Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Ceniza, Verano del año 217.

Saga Torneo de los Dojos (fecha bloqueada)
Últimos rumores: ¡Sigue las tramas de los Hilos del Mundo! Primer Hilo | Segundo Hilo | Tercer Hilo
(C) El albino y la rubia
#16
—Curioso... Yo soy buena con el combate cuerpo a cuerpo, y uso Raiton.

Riko abrió los ojos un poco más de lo normal, aquella chica era su complementación perfecta en cuanto a combates se trataba, ella podría mantener a sus enemigos a raya con el cuerpo a cuerpo mientras él atacaba desde la distancia, sin duda alguna aquello había sido una muy buena casualidad.

¿En serio? ¡Joder, qué bien! Parece que vamos a formar un buen equipo al final, ¿eh? — Rió el muchacho.

El tiempo pasaba y de momento el cliente les estaba dejando plantados, a pesar de ser él el que iba a pagar por aquel servicio, no estaba bien hacer esperar a la gente, era una de las pocas cosas que ponía un poco más nervioso a Riko, la impuntualidad, por lo que, de cuando en cuando, lanzaba una mirada fugaz a todas las calles que acababan allí, tratando de visualizar al que les había pedido ayuda.

¿Sabes? Te me pareces mucho a una persona que conozco, Noemi, ¿la conoces? — Preguntó el peliblanco algo curioso, ya que les encontraba bastante parecido.
[Imagen: latest?cb=20150526183516]
~ Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#17
Claro que iba a estar animado, se había encontrado justo con una persona que le podía complementar perfectamente en combate, una persona que podía utilizar técnicas elementales más potentes en conjunto con el elemento que él podía utilizar y también que pudiera retener a algún enemigo que pudieran encontrarse por el camino mientras que él atacaba a la distancia. Mejor imposible, ¿verdad?

La rubia sencillamente sonreía ante la emoción de parte del albino, y también hacía lo que el contrario, es decir, cada tanto miraba en todas direcciones por si aparecía aquel cliente que debían de escoltar pero seguían sin verle, cosa que era sumamente molesta para ella que quería sacarse de encima el trabajo lo antes posible.

Fue entonces cuando, incluso sin desearlo, el tema de Noemi salió a la luz. «Bueno, nunca fue un mal tema del que hablar »pensó centrando su mirada en el Senju.

—Es mi hermana —respondió con una cálida sonrisa—. Melliza para ser exacta, las únicas diferencias que nos ves está en los ojos y las pecas, ¿verdad? Además de peinado y tal vez altura.

No iba a decir ancho de nada, iba a ser ofensivo e incómodo, lo primero principalmente para su hermana que gozaba de una bonita silueta pero en cuanto al busto no llegaba al nivel de la pecosa. Lo cual para la tan mencionada y ausente rubia era algo molesto.

—Fuiste su compañero en la academia, ¿verdad?
[Imagen: gZnx69m.png]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
#18
Ya habían pasado varios carromatos pero ninguno se había parado ni les había prestado la más mínima atención, igual alguno le dedicó alguna mirada algo impura a algun miembro de la pareja que hablaba tranquilamente a un lado del camino, y puede que no todas fueran a la kunoichi.

Finalmente uno de los carromatos paró a un lado y un hombre ataviado con una capa de viaje y con una frondosa barba se bajó y se acercó a ellos.

Perdonad, niños. ¿Habeis visto a un par de ninjas por aquí? Ya sabeis grandes, fuertes, con esa misma bandana que llevais vosotros, pero de verdad.

Lo más irritante de aquel hombre es que no lo decía con malas intenciones, sino que realmente creía que solo eran crios jugando a shinobis o algo así. Se tocaba la barbara mientras buscaba con la mirada a dichos ninjas.

Vestía una capa beis, una camiseta interior blanca y un chaleco del mismo color que la capa, así como unos pantalones marrones y unas sandalias de madera. Su barba era más bien una barba descontrolada, de un palmo de largo se le extendía por toda la parte baja del rostro y se juntaba con el bigote, haciendo casi imposible verle la boca. Todos sus pelos eran negros como una pizarra y sus ojos eran marrones como sus pantalones, de un marrón oscuro y mate, sin brillo alguno.
Responder
#19
—Es mi hermana. Melliza para ser exacta, las únicas diferencias que nos ves está en los ojos y las pecas, ¿verdad? Además de peinado y tal vez altura.

Riko abrió los ojos como platos, ¿cómo no se había dado cuenta? De ahí que las encontrara tanto parecido, y seguidamente rió, sin ningún motivo, simplemente le chocaba no haberla conocido antes.

Vaya... Ya decía yo. Sí fuimos compañeros de clase en la academia. — Admitió el peliblanco con una sonrisa en la cara.

Tras un rato, y tras varias maldiciones en voz baja, un carro de los muchos que habían pasado por la zona se detuvo, y un hombre bajó de él, ataviado con la típica capa de viaje y una llamativa barba, espesa como ninguna otraque Riko hubiera visto en su vida.

Perdonad, niños. ¿Habeis visto a un par de ninjas por aquí? Ya sabeis grandes, fuertes, con esa misma bandana que llevais vosotros, pero de verdad.

El de los ojos violetas frunció el ceño, les estaba tomando por una broma y pensaba que no se trataban más que de unos simples niños, pero, al fin y al cabo, tenía pinta de ser el cliente que les había contratado por lo que no podía soltarse un mizurappa en la cara.

Perdone señor, pero creo que somos nosotros esos ninjas que está buscando, con bandanas de verdad — Dijo con algo de rintintín. — Mi nombre es Senju Riko y soy uno de los ninjas asignados a esta misión. — Se presentó, ahora en un tono más serio, adecuado a la situación que estaban viviendo.
[Imagen: latest?cb=20150526183516]
~ Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#20
Mientras dialogaban, un hombre bastante barbón se les acercó preguntando por unos shinobis, unos de verdad que probablemente tendrían que ayudarle en algo. Cosa que a Riko pareció molestarle un poco, por lo que decidió hacérselo saber mediante la palabra, pero la pecosa estaba muy segura que con solo palabras no lograrían nada así que tenía dos opciones.

La primera era mostrarle el pergamino con el sello oficial que dejaba en claro que aquellos dos iban a hacerse cargo de todo. Rápidamente descartada al no ser ella quien tuviese dicho pergamino.

Y la segunda, era más sencilla y no requería nada.

—Somos shinobis de verdad —le dijo la rubia con una inocente sonrisa dibujada en el rostro.

Justo después de ello, se llevó una mano a la muñeca contraria y la sostuvo con firmeza, mientras que una masa de electricidad se formó en su mano. Creó un chidori sin emplear ningún tipo de sello y tan pronto como se formó, dejó que se esfumase para asegurarse que chisporroteo no dañaría a nadie.

—Y usted es… —Hizo una pequeña pausa, justamente para intentar recordar el nombre exacto que había leído—. Shin… ¿Fu?

En la mirada de la rubia se notaba la duda, aunque estaba esforzándose por no mostrarse agitada, después de todo el gasto de chakra que suponía un chidori era bastante para ella.
[Imagen: gZnx69m.png]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder