Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Ceniza, Verano del año 217.

Saga Torneo de los Dojos (fecha bloqueada)
Últimos rumores: ¡Sigue las tramas de los Hilos del Mundo! Primer Hilo | Segundo Hilo | Tercer Hilo
(D) ¿Cómo será eso de ser ninja?
#1
Era de mañana, Kimi se dirigía hacia el edificio del Morikage, para pedir su primera misión. El cielo estaba despejado y los rayos del Sol resplandecían con fuerza. Esto último era lo que más le llamaba la atención, y era porque fueron esos mismos rayos del Sol los que la sacarón del momento más cómodo de su sueño esa mañana.

Tal ves fuese por el disgusto que le causaba despertar temprano o que no era la primera vez que salía de casa para traer dínero, pero Kimi no se sentía nerviosa en lo absoluto, al contrario, sentía curiosidad por saber que clase de misión realizaría, ya que ahora se tendría que ganar la vida de esta manera. ¿Sería tan divertido como pelear?

Mientras caminaba, iba pateando una piedra y quejandose por lo bajo para desahogarse, hasta que por fin llego a su destino. Una ves dentro, la genin se acercó al mostrador para pedir una misión, buscando con la mirada a algún encargado que pudiese atenderla.

— Hey ¿Hay alguna misión rango D?
Responder
#2
Aquella mañana era como cualquier otra, y el viejo y canoso Shiten se encontraba detrás del mostrador haciendo lo que más le gustaba: atender a la gente de su villa. Estaba siendo una buena mañana, y el anciano rebosaba de alegría. No fue hasta pasadas las once de la mañana que el lugar no comenzó a vaciarse, lo suficiente para que nadie se pasase por recepción y él pudiese atender a los pergaminos que tenía que presentar antes de acabar su turno.

— Hey ¿Hay alguna misión rango D?

El encargado levantó la vista y la genin pudo apreciar su arrugado rostro seguramente por culpa de los años que traía encima, sin embargo; también pudo contemplar que por muy viejo que fuera, tenía unos músculos envidiables, ¡y eso que seguramente le cuadruplicaba los años!

Primero de todo, buenos días jovencita —dijo pasando de una afable sonrisa a un rostro serio, seguramente por los modales de la chica que acababa de aparecer frente a él en el mostrador —. Segundo, necesitaré su nombre completo y rango para poder asignarle una misión oficial.
Responder
#3
Kimi se mantuvo esperando en el mismo lugar, apoyando el peso de su cuerpo de una pierna a otra y explorando el lugar con la mirada con curiosidad, hasta que apareció un anciano, muy bien musculado para su edad y con una sonrisa en el rostro, que cambió a una expresión de seriedad en cuanto oyó las palabras de la chica.

—Primero de todo, buenos días jovencita. —Dijo el anciano en señal de reproche por su falta de educación—. Primero de todo, necesitaré su nombre completo y rango para poder asignarle una misión oficial.

— Claro, Kuroyama Kimi, genin de Kusa.

Dijo de manera tranquila, abriendo un poco los ojos en señal de sorpresa por la musculatura del encargado.
Responder
#4
Kuroyama Kimi, sí... Un momento, por favor —pidió el recepcionista con un tono más amable esta vez.

Echó hacia atrás su musculado cuerpo y comenzó a rebuscar en uno de los cajones a su derecha. Desplegó un largo pergamino de color claro y con bordes verdosos, lo miró con los ojos entrecerrados hasta por fin dar con lo que buscaba, escribió algo en un papel que tenía frente a él y lo guardó, acto seguido fue hacia un cajón de la izquierda, tomó un rollo de pergamino esta vez con una D escrita a lo largo de él y asintió con convicción.

Esta vez no guardó el pergamino, sino que lo dejó a su lado, enrollado de nuevo. Con tranquilidad tomó ahora otro rollo mucho más pequeño, de bordes oscuros y con una D escrita en grande de color verde.

Aquí tiene, Kimi-san, le deseo suerte en su primera misión.


Misión rango D. Goteras


Solicitante: Megumi Haru
Lugar: Calles de la Aldea
Solicitud: Unos días atrás, la señora Haru pidió por favor que se le arreglase su tejado debido a la serie de aberturas que ha ido cogiendo con el paso del tiempo, sin embargo nadie acudió en su ayuda, por ello se ha visto obligada a pedir ayuda a los shinobi de su aldea para que le echen una pequeña mano con el arreglo, ya que ella no está en condiciones de hacerlo.
Responder
#5
Mientras esperaba, permaneció de pie en el mismo lugar, esta vez tan solo se limito a balancearse hacia delante y atras en silencio, para distraerse.

—Aquí tiene, Kimi-san, le deseo suerte en su primera misión.

En cuanto escuchó la voz del anciano, la morena dejó de balancearse y miró al frente.

—¡Genial, gracias!

Dijo, mientras alargaba el brazo, esta vez con un tono un poco más animado, probablemente porque por fin vería la misión que le tocaría cumplir.

En cuanto tuvo el rollo en sus manos, salió por la puerta del edificio y abrió el pergamino para leer el contenido, esperando que no le tocara nada demasiado aburrido.

—¿Arreglar... goteras...? ¿¡En serio!? ¿Me están tomando el pelo?

En ese momento Kimi estuvo a punto de darse media vuelta y exigir otra misión, pero ya sabía que la única manera de conseguir algo más interesante sería subiendo de rango y para ello necesitaba cumplir misiones. Así pues, resignada, puso rumbo a donde se debía encontrar la casa de Megumi Haru.
Responder
#6
Aunque Kimi estaba un poco decepcionada por el trabajo que le acababan de asignar, no había que darlo todo por perdido, pues un trabajo era un trabajo, y el pago después de todo iba a ser muy bien recibido. Así que siguió hacia delante muy a su pesar, hacia la casa donde habitaba la señora Haru.

Con suerte no tenía que ir más allá de un par de calles, y como no había mucha gente a esa hora de la mañana, no tuvo ningún inconveniente en llegar. La casa de Megumi Haru era pequeña, completamente hecha de madera que ya parecía deteriorada por los años, con la pintura desgastada y los tablones a medio romper. Era de un piso, con un pequeño jardín repleto de flores de todos los colores y un gran árbol que llegaba muy por encima de la casa, otorgándola una agradable sombra que seguro se agradecía en los días más calurosos.

Había una pequeña puerta de madera para acceder al jardín, el cual estaba rodeado por una pequeña pero al parecer bien cuidada vaya de madera brillante, probablemente porque había sido construida hace poco, si Kimi decidía entrar por allí podría acceder a la puerta principal por un camino de piedra.

Fuera, en un pequeño buzón de color verde podía leerse una pequeña placa que rezaba Megumi.

Siento mucho la demora, aquí está el post :3
Responder