Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Entretiempo, Otoño del año 217.
Últimos rumores: Durante el mes de Augurio la situación política de Oonindo dio una sacudida que casi causa una guerra. Uzumaki Gouna, la Cuarta Uzukage, murió durante una reunión de los tres líderes de las aldeas más importantes en Kusagakure. Ame acusó a Kusa, y Kusa acusó a Ame. Durante la mayor parte del mes, se creó un rencor entre los ninjas de ambas potencias al que finalmente puso fin la propia Uzushiogakure. Zoku, un traidor a la villa, se había hecho con el poder y asesinado a Gouna intentando inculpar a las otras dos aldeas. El orden fue restablecido por el Daimyo de la Espiral, y Uzushio emitió una disculpa pública. Circula el rumor de que Zoku selló a un bijuu en dos genin, pero sólo los uzujin conocen su identidad. Sólo se conoce que se hacen llamar los Hermanos del Desierto.

Uzushiogakure: el nuevo mandato de Sarutobi Hanabi como Quinto Uzukage legítimo ha sido recibido con los brazos abiertos, pero hay un sentimiento generalizado de temor a un nuevo cambio de líder. Sin embargo, la gestión de la aldea se está produciendo como debería, así que hay esperanza colectiva en que esta vez todo vaya bien. La relación con las demás aldeas se mantiene neutral, pero, sintiéndose debilitados, los shinobi consideran que tal vez podrían llegar a ser una amenaza, de modo que hay cierto clima de desconfianza hacia Kusagakure y Amegakure, al mismo tiempo de que todos saben que la culpa de todo la han tenido ellos mismos.

Kusagakure y Amegakure: la noticia de que la propia Uzushiogakure había sido la causante de la muerte de su propia líder fue recibida con algo de alivio, aunque inevitablemente algo de rencor, aunque sea muy ligero, ha penetrado en los shinobi de ambas aldeas para con las otras. Hacia una porque creían que habían traicionado al Pacto y hacia la otra porque la inestabilidad de su liderazgo les causa desconfianza, escépticos de que este nuevo líder no sea otro peligro.
(D) Entrenamiento intensivo
#46
La intervención de Juro interrumpió a la anciana que se acercó a él y le apreto la mejilla con fuerza.

Ay, pobrecito mi niño que se ha asustado de mi perrito. Bueno, mejor me voy yendo a casa que mi Kouseki estara preocupado. Vamos, Kaka-chan.

El perro le lanzó una mirada extraña al genin y se iría tras la anciana tan tranquilo. El chunin suspiró y se giró hacia Juro.

No pasa nada, ni te imaginas la de situaciones así que tenemos que cubrir, en cualquier caso la próxima vez asegurate de que haya peligro y no solo sea un perro que te ladre porque estas en su territorio o algo así.

Volvió por donde había venido hasta el puesto de guardia puentaria.
Responder
#47
El hombre se mostró muy comprensivo con Juro, diciéndole que esto ocurría más de una vez y que no pasaba nada. Tras eso y un suspiro, se marchó.

« Lo que tendrá que aguantar » — reflexionó el joven.

De repente, se quedó solo. La anciana se había marchado con el perro por otro lado. Estaba solo otra vez, y sin molestias que pudieran impedir que continuase corriendo.

Así que, sin pensarlo y tras estirar un poco, volvió a la carga. Juro empezó a correr, continuando el recorrido de siempre, para seguir reduciendo vueltas.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

Responder
#48
El tiempo iba pasando lenta pero inexorablemente como el agua de un rio. Juro daba vueltas a la villa tan tranquilamente, con un ritmo apropiado para el aguante y no para la velocidad. Antes de que se diese cuenta era de noche, noche profunda, igual no tan profunda pero la cuestión era que empezaba a correr el fresco y que la parada que había hecho para comer empezaba a sonarle como un recuerdo lejano.

Llegó a un punto en que corría sin estar muy pendiente de casi nada, casi por inercia de todas las vueltas que daba, mantenía una distancia con el precipicio y ya. Hasta que chocó contra un muro y cayó de culo contra el suelo. Solo que no era un muro, sino el mismo que le había dado aquella absurda misión y que se disponía a darle la mano para levantarlo.

Vaya, vaya, Juro-san. Volvemos a vernos. ¿Qué tal llevas mi encargo?
Responder
#49
Juro corrió y corrió. Corrió durante más rato de lo que nunca hubiese imaginado. Sin que casi se diese cuenta, la noche había llegado y él seguía corriendo.

« No puedo...respirar... »

Pero continuaba. Era un ejemplo de superación. Un proyecto de futuro shinobi que se superaba así mismo a pesar de las dificultades...

... hasta que se topó contra algo y cayó al suelo. Durante unos segundos, estuvo seguro de que se había desorientado a causa de la deshidratación y se había chocado contra el edificio en un giro. Pero se dio cuenta de que no. Era aquel hombre, el secretario. El que le había mandando la misión.

Vaya, vaya, Juro-san. Volvemos a vernos. ¿Qué tal llevas mi encargo?

— Yo... — Juro se dejó ayudar por aquel hombre. No tardó mucho en que le levantarse, como un peso muerto. Se puso en pie y se apoyó contra la pared de uno de los edificios —. Llevo...casi todo el día corriendo, menos por una distracción con un perro que me ha atacado. Pero no he parado de correr desde entonces. Es... duro. Me estoy esforzando.

Y así era. Sus piernas y sus brazos temblaban. Parecía que le costase hasta mantenerse en pie. Había dejado de ser productivo en algun momento y practicamente se estaba arrastrando.

¿Cuántas vueltas llevaba?
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

Responder
#50
— Yo... Llevo...casi todo el día corriendo, menos por una distracción con un perro que me ha atacado. Pero no he parado de correr desde entonces. Es... duro. Me estoy esforzando.

El hombre lo levantó como si no fuera nada, como quien levanta un cachorrillo que se ha tropezado. Acto seguido se llevó las manos a la espalda y empezó a hablar.

Lo sé, Juro-san, lo sé. ¿No pensarías que te iba a dejar dar vueltas sin supervisión? No, hombre, no. Los guardias del puente son alumnos mios, ellos ya saben que de vez en cuando... bueno. Que en el cambio de guardia vinieron a decirme que todavía estabas aquí, esforzandote al máximo.

Hizo una breve pausa para mirar de arriba a abajo a Juro que estaba que no se aguantaba ni los pedos.

Te explico, normalmente los genins a los que les doy la misión se lo toman con calma, total, no hay límite, pero no es que no haya límite. Es una prueba, una prueba de la voluntad de las nuevas generaciones con la villa. Una prueba de tenacidad, de orgullo, de espiritu. La mayoria la rechazan de primeras, una vergüenza si me preguntas, de los que la aceptan, la mayor parte acaba fallandola porque prefieren hacer otra misión que sea limpiar retretes, una vergüenza aún mayor.

Negó con la cabeza unas cuantas veces y suspiró antes de seguir con su explicación.

No te voy a mentir, no eres la primera persona a la que le doy por aprobada la misión sin haber hecho las cien vueltas. Sobretodo porque solo se la ofrezco a genins como tú, que necesiten un poquito de ejercicio. Mirate, si pareces hasta más fuerte y resistente que cuando nos vimos en el edificio del Morikage.

Se rió como se rien los viejos.

Así que mañana pasate por secretaría y te doy la recompensa anda. Si alguien te pregunta, la misión era dar todas las vueltas a la villa que pudieses en un día, eh. Jojojojo.

Y se fue por donde había venido tras darle un par de golpecitos suaves en el hombro a Juro.
Responder
#51
Juro escuchó con atención. Primero, incrédulo. Después, sonrió un poco.

« Era lógico. »

¿Cómo había podido pensar en que había estado solo todo el tiempo? Le habían estado vigilando todo el tiempo Afortunadamente, no habían dado reporte del bochornoso comportamiento con el perro. Tendría que agradecérselo a esos chicos más tarde.

Juro alzó la cabeza, con sus pocas fuerzas. Se sentía orgulloso.

— Muchas gracias... — murmuró, aunque estuvo a punto de desfallecer otra vez. ¿Cómo diablos llegaría a casa? —. Esta bien. Lo haré. Le veré mañana.

Tras una leve reverencia, se marchó a casa a descansar como pudo. Se perdería claro esta, pero llegaría, y caería desfallecido en la cama.

« Misión cumplida... »
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

Responder