Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
El acero peregrino
Sasaki Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 16 puntos
Dinero: 1150 ryō
Yo...

Cuando Gyūki la miró, Yuuna aparto la mirada. ¿Por qué? ¿Acaso sentía lo mismo que Katsudon? ¿Acaso le culpa de la muerte de su padre? O ¿También era una cobarde?

Esperaba que ninguna de esas preguntas tuviera una respuesta afirmativa, por que de ser así, se desplomaria la imagen que tenia de ella, como había pasado con la de Katsudon.

A veces no es cuestión de fuerza, ni de sangre, ni de honrar memorias. Aunque no dudo que es una buena persona, igual que tú, e igual que vuestro amigo el grandullón probablemente —¿Primero lo rechazaba y ahora le ofendía que no le tuviera en tanta consideración? Vaya vaya...—, encontrar al compañero adecuado es una elección... bien hecha. Ya que tengo la libertad que mis hermanos no tuvieron, permíteme tomarme mi tiempo. Y si en el futuro lo reconsidero, tal vez os haga una visita. A alguno de los tres. —Katsudon tembló al escuchar eso. Pero vista su anterior reacción, seguramente acabarían por llevarse bien y competir a ver cual de los comía mas. —No obstante, Sasaki Reiji, tengo un regalo especial para ti, aunque conlleva una pequeña carga sobre tus hombros. —Vaya, a parte de tentáculos tenia manos. Y yo que estaba pensando que, con una espada gigante por cada tentáculo se vería muy molon—. Chócala.

Sasaki Reiji solo dudaba de muchas, de entre ellas, de sus capacidades como ninja, como cantante o como capitan pirata. Pero esta vez no dudé, extendí mi puño, que se veia muy muy muy pequeño al lado de la descomunal mano del hachibi, y lo choqué como pidió.

»Te daré un poco de mi chakra. No lo suficiente como para que lo detecten mis Hermanos si tú no lo manifiestas, lo que te mantendrá a salvo de Kurama. Sí lo suficiente para que tu testimonio adquiera credibilidad. Te escucharán.

Llevaré tu mensaje a tus hermanos, buscaré, si es necesario, también a aquellos que no tengan compañero para darles tu mensaje. Quizás así, también tengan la opción de elegir.

Y hablando de eso...

Yo, y espero que Katsudon también, intentaremos no hablar de esto con nadie a parte de con tus hermanos, no obstante, quizás intenten sacarnos información, o los humanos que portan a tus hermanos se lo cuenten a su Kages. Y si algún Kage se entera de que estas vivo y libre, vendrán a encerrarte, a quitarte la libertad de elegir. No te digo que te des prisa, solo que te escondas bien y tengas cuidado.

Intentaría, por todos los medios, que eso nadie intentará arrebatarle la libertad, sin embargo, no sería capaz de traicionar a Hanabi o a uzushigakure.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
1
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
¡Sí, por favor! Ten mucho cuidado, Gyūki-san —pidió Yuuna también.

Gyūki asintió, sombrío.

No os preocupéis por mi. Seguiré cumpliendo mi papel de kraken solitario —rio—. Gracias por preocuparos. No sabéis lo mucho que significa para mi ver tanta esperanza para nosotros en los humanos. —Dirigió la mirada a Katsudon—. ¡Eh, shinobi! ¿Te llamabas Katsudon?

Katsudon pegó un brinco en el sitio.

S... sí.

¿Íbais al País del Hierro primero, verdad? —dijo la bestia, y nuevamente los alzó en el aire, haciendo tambalear toda la cubierta—. ¿Qué os parece si os doy un pequeño empujoncito para poneros en buena dirección?

¡Espera, espera! ¿¡Qué vas a ha...!?

¡Agarráos fuerte! ¡Capitán, todo recto cuando aterrices!

¿¡Cuando aterriqué!? —gritó Yuuna.

No tardaron en averiguar a qué se refería. El monstruo, con sus enormes manazas, cogió el barco y, tras tomar impulso, lo arrojó a toda velocidad hacia el horizonte. El dúo de ninjas y la samurái se vieron volando como si estuvieran en un vehículo con alas durante al menos diez segundos, a toda velocidad. Katsudon tuvo que agarrarlos de nuevo para que no salieran despedidos.

Cuando llegó el aterrizaje, el navío levantó unas olas enormes y la inercia le hizo navegar a toda velocidad.

¡Maldito bicho, la madre que lo parió!
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Sasaki Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 16 puntos
Dinero: 1150 ryō
¡Sí, por favor! Ten mucho cuidado, Gyūki-san

Bien. Ninguna de mis preguntas mentales sobre Yuuna parecía tener una respuesta afirmativa, lo cual, me alegraba. Parecía que podía confiar en ella.

No os preocupéis por mi. Seguiré cumpliendo mi papel de kraken solitario —Quizas eso era lo que me preocupaba. Parecía... en fin... quizás lo mejor era hacerle caso y no preocuparse.—. Gracias por preocuparos. No sabéis lo mucho que significa para mi ver tanta esperanza para nosotros en los humanos.¡Eh, shinobi! ¿Te llamabas Katsudon?

Al final, acabarían por llevarse bien. En serio, la próxima vez que se juntarán ambos, si es que había próxima, les haría competir a ver quien comía más.

S... sí.

¿Íbais al País del Hierro primero, verdad? —Lo intentábamos, mejor dicho...—. ¿Qué os parece si os doy un pequeño empujoncito para poneros en buena dirección?

Pues maravilloso. Como si nos quería llevar el mismo. Mientras llegaramos a nuestro destino lo mas a salvo posible...

¡Espera, espera! ¿¡Qué vas a ha...!?

¡Agarráos fuerte! ¡Capitán, todo recto cuando aterrices!

¡A sus ordenes, Kraken-sama!

¿¡Cuando aterriqué!?

El barco voló a toda velocidad en dirección al pais del hierro tras ser lanzado por Gyūki. Ahora si era un capitan pirata del aire, por que mi barco estaba volando.

El barco podía haberse hecho pedazos al aterrizar, pero no lo hizo. Lo que si hizo, fue acelerar en dirección al país de los Samuráis. Por fin, y tras muchas emociones nuevas, íbamos a alcanzar la primera meta de la aventura.

¡Maldito bicho, la madre que lo parió!

En el fondo te cae bien.

Dije antes de correr a la cabina del capitán, al puesto que me había ganado en aquel viaje. Iba a cantar de nuevo, tenia nuevas letras para la canción, pero mejor no hacerlo hasta estar seguro de que el kraken toro no me escuchaba.

También fui a buscar la brujula, si es que quedaba algo de ella o no había salido ya disparada por la ventana. Aunque suponía que Yuuna sabría giarse por el pais del hierro, era mejor asegurar.

¡Oye Katsudon! —Grité desde mi puesto del capitán —¡Sigo sin saber como se para el barco!

Ni como bajar la velocidad que ahora llevábamos, que esperaba que se redujera sola, por que si no...
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
Katsudon se limitó a gruñir cuando Reiji bromeó con él. Ambos, él y Yuuna, estaban demasiado alterados todavía. Más él, que ya había sufrido un ataque de ansiedad hacía apenas unas horas. El hombre no pudo resistirlo más y se retiró discretamente a la parte posterior del barco para volver a vomitar. Yuuna se limitó a sentarse en el suelo, al lado de la pared.

Como ya había supuesto Reiji, la brújula había salido disparada por la ventana. El mapa estaba hecho un barullo en el suelo. Pero si el Hachibi les había enviado en la buena dirección, sólo tenían que seguir hacia adelante. Además, en el horizonte, una fina línea se divisaba en el horizonte. Tierra.

Reiji gritó a Katsudon que todavía no sabía parar el barco. El hombre, tras reponerse, le contestó también a gritos:

¡Ya nos preocuparemos de eso cuando lleguemos a la costa! ¡Déjame reponerme! —Lo de ese día había sido demasiado fuerte para Katsudon. ¿Un bijuu? ¿Amigo de un humano? ¿Ahora, aliado contra Kurama? Bueno, Kurama también era un bijuu, y tenía generales. «Supongo que no debería sorprenderme... ¡pero...!»

«Shiona-sama, menos mal que no estás aquí. Porque ni tú podrías haberle dado orden a este desastre de mundo.»
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Sasaki Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 16 puntos
Dinero: 1150 ryō
¡Ya nos preocuparemos de eso cuando lleguemos a la costa! ¡Déjame reponerme!

Bueno... Si el lo decía... Por mi, podíamos meter el barco y en la primera playa que encontráramos, ya se pararía solo. Total, si había alguien, ya se apartaría. ¡Ahora el mar era mio!

Reiji, peor pirata de los ciento ochenta y siete mares de Oonido y Peor pirata del Aire. Mensajero del Hachibi y Recadero de Uzushiogakure. El peor Ninja de la historia y el futuro herrero mas legendario que Oonido verá jamas.

Sólo había salido de la aldea una vez y ya tenia tantos títulos. ¡Y otros muchos que me daba pereza enumerar!

Menudo viajecito. Apenas había tenido unos segundos para respirar y pararme a pensar, y por lo visto, solo acabábamos de empezar. Ni siquiera habíamos llegado al sitio de los samuráis y aún teníamos que volver a Uzushiogakure despues.

Sin hablar de la tarea que ahora pesaba sobre mis hombros. ¿Como iba a encontrar a los Bijuus? Mira que son grandes, pero claro... Igual estaban atrapados ya. Al menos uno de ellos sabía donde estaba, tenia por donde empezar.

Y si... ¿Y si alguno de ellos ya se había aliado con Kurama? Me devoraria o me aplastaria solo por intentar hablar con él... O ella.

Me apoye en la barandilla observando al frente, donde ya se podía ver la tierra a lo lejos. Si Gyūki estaba en lo cierto, por fin íbamos a alcanzar el pais del Hierro.

Tararee la cancioncilla del pirata mientras la cantaba en mi cabeza. Ahora tenia muchas frases nuevas para añadir, pero esperaría a estar mucho las lejos del pupotoro para dejar mi arte fluir. Parecía ser un bijuu de oído sensible.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
¡Yo iría pensando en cómo detener el barco, eh! —les gritó Yuuna poco después. Reiji también podía verlo: se acercaban a toda velocidad hacia la costa. No había puerto a la vista, de modo que no habían entrado por el lugar convencional. Les esperaba una playa natural de arena blanca, y más allá un bosque con algunas briznas de nieve en los árboles.

¡No os preocupéis, tengo un plan!

Katsudon, que ya se había repuesto de toda la agitación que había supuesto aquél día, se encontraba en proa, como un grotesco y gordo mascarón de barco pirata, y miraba concentrado las arenas con un rictus adusto.

¡Katsudon-san!

¡Espérate, Yuuna!

Pero la arena se acercaba a toda velocidad, y Katsudon no se movía. No se movía. No se mov...

El hombre desapareció de la proa como si se lo hubiera llevado un portal al otro mundo. Reiji, desde la cabina, ni siquiera llegaba a verlo.

¿¡Qué!? ¿¡Cómo...!?

¡BAUM!

Unas manazas enormes habían agarrado el casco del barco a babor y a estribor, y lentamente, el navío frenó. Llegó a atrancar en la arena y a arrastrarse por ella unos metros, pero más allá de que Reiji y Yuuna cayeron al suelo, parecía que habían llegado relativamente a salvo.

¡Hecho!
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Sasaki Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 16 puntos
Dinero: 1150 ryō
¡Yo iría pensando en cómo detener el barco, eh!

¡No os preocupéis, tengo un plan!

No me preocupaba en absoluto. Todo el camino que recorriera el barco a través de tierra, era camino que me ahorraba hacer a pata. Y no parecía, al menos desde lejos, que hubiera nadie, ni pueblos, en esa costa.

Mirando en dirección a la playa que nos aguardaba, apoye mi pie izquierdo sobre la barandilla, y grite.

¡Preparate Pais del hierro, El peor pirata de los ciento noventa y dos mares de Oonido y primer peor pirata del aire va a desembarcar en tus costas! ¡MUAJAJAJAJAJA!

¿Que por que seguía llevando mi papel hasta ese extremo? Muy sencillo, por que meterme tanto en papel hacia que me olvidara de todo lo demas, lo cual ayudaba a que no hubiera saltado por la borda del barco hacia un buen rato, cuando todos estaban desesperados por que no había tierra alrededor.

¡Katsudon-san!

¡Espérate, Yuuna!

Confiaba en Katsudon, pero... Solo por si acaso, baje la pierna y me agarré fuerte a la barandilla del barco. Pero eh, juro que confiaba plenamente en las habilidades de Katsudon para parar barcos. Había practicado conmigo en el estanque del jardín de casa.

¿¡Qué!? ¿¡Cómo...!?

¡BAUM!

Aunque estaba bien agarrado a la barandilla, y repito que confiaba plenamente en Katsudon, me lleve un buen golpe contra el suelo cuando sus enormes manos pararon el barco en la costa.
El dolor volvió a recorrerme todo el cuerpo, desde la herida del pecho, para recordarme que, a pesar de todo, aún era muy débil.

¡Hecho!

Mientras bajaba a los camarotes a buscar mi mochila, pensé como podía hacer para bajar del barco sin saltar para no hacerme mas daño en la herida. Pensé y pensé y pensé. Pronto me di cuenta que eso de pensar, definitivamente, no era lo mio.

Cuando ya tenia mis cosas, y estaba al lado de la barandilla mirando la arena me acordé de algo importante. ¡Yo también era un ninja! O al menos lo intentaba. Pero eso no necesitaba sellos, así que caminé con cuidado por la pared del barco hasta llegar a bajo.

¡Lo ves Katsudon! Te dije que llegaríamos a tierra.

Y todo gracias al peor pirata de los doscientos un mares de Oonido: ¡Yo!
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
1
Responder