Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
El velo de Amanozako
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#16
Hacía varias horas que Karamaru se encontraba en el mismo local de una de sus tías. Una de las mayores y más experimentadas, aunque no por eso era considerada "la mejor" entre el resto porque en el grupo todas tenían la misma jerarquía. Incluso la más joven que había llegado a Shinogi-To por primera vez. Gente empapada entraba y salía a ratos, con estancias de tiempo que iban variando pero que por lo general no pasaban de unos largos minutos.

«Ningún cliente grande por lo que se ve hoy, mejor así, tengo el día para estar tranquilo»

Nadie causaba problemas, en ningún momento tuvo que hacer sentir en el lugar por algún problema, su tío lo había dejado tranquilo horas antes y por fin estaba seco comiendo un pedazo de pan saborizado caliente. Pero tiempo al tiempo, con calma y paciencia, finalmente un grupo grande como aquel con el que el amejin se había reído tanto volvía a aparecer, aunque se haría desear que soltaran los ryos.

Karamaru se tensionó en un instante, clavó la mirada en una persona que había entrado detrás de aquel común y normal grupo de tontos. Su rostro serio, el pan a un lado. Un hombre bien vestido, de buen porte, demasiado... "bien" para frecuentar aquel antro y esa extravagancia extraña hacia que llame la atención. La anciana en silencio, el hombre elegante con seguridad se movió al frente de un grupo que había tomado un paso atrás sin mediar palabra por el momento. El ruido de las monedas golpeando sonó y la figura de su tío se asomó levemente por la puerta, aún fuera, aún mojándose, pero con la mirada clavada en la nuca debajo de aquel sombrero.

No toda declaración de su futuro tiene la misma importancia en su camino de vida...— rápidamente tomó el saco de monedas y lo guardó bajo la mesa. La mujer mantenía una calma soberbia—,algunas podrán cambiar radicalmente su dirección y por ende sabrá entender por lógica que el valor de las adivinaciones estarán fijadas por sus preguntas, no por sus monedas.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 21 puntos
Dinero: 200 ryōs
#17
No toda declaración de su futuro tiene la misma importancia en su camino de vida...— rápidamente tomó el saco de monedas y lo guardó bajo la mesa. La mujer mantenía una calma soberbia—,algunas podrán cambiar radicalmente su dirección y por ende sabrá entender por lógica que el valor de las adivinaciones estarán fijadas por sus preguntas, no por sus monedas.

El hombre rio con fingida afabilidad.

Claro, por supuesto, es la misma respuesta en cada locación suya —dijo mientras se quitaba un guante blanco de la mano izquierda.

»¿Sabe? En estas cuestiones de lo misterioso son muchos y muy variados los estafadores y falsos místicos… Y aunque todos los de su calaña me repugnan sobremanera —aseguro, haciendo un gesto que abarcaba todo el local—, me son indiferentes sus actividades. Sin embargo, jamás he de permitir que manchen el sagrado Velo de Amanozako, intencionalmente o por omisión.

El sujeto seguía sentado en el mismo sitio, pero por su forma de hablar era evidente que estaba buscando problemas. Sin duda, Karamaru ya estaría alertado; pero de pronto su entorno entero se oscureció y el tiempo pareció detenerse. Mientras esto ocurría aquel hombre tomaba la mano de la anciana con caballerosidad y la sostenía debajo de la suya. Lo normal hubiese sido que alguien se moviese o la señora retirase la mano, pero nadie podía moverse por alguna razón. El ninja de Ame sería el único que podría ver como una especie de miasma etéreo surgía del cuerpo del sujeto para rodear agresivamente a su familiar y luego penetrar en su cabeza; al tiempo que escuchaba un eco, una voz, que recitaba una especie de plegaria.

Considere esto como el regalo de un don; un don si es que puede manejarlo, claro. —dijo con malicia.

Un instante después el sujeto había desaparecido.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#18
«Ahí está, Velo de Amanozako, ¿qué será esa poronga?»

Karamaru seguía serio concentrado solamente en los movimientos de aquel hombre y los de su tío, esperando una orden que lo hiciese mover ante cualquier inconveniente que el señor elegante pudiese causar. Porque esas últimas palabras sonaban demasiado fuerte a una amenaza, una advertencia de algún tipo que el amejin tal vez prefería ni saber.

Y esperó que pasará algo, pero nadie se movía. El hombre tomó la mano de la señora, turbio pensó el gennin, pero todos se quedaron congelados. Los bordes de su visión en un instante comenzaron a oscurecer reduciendo rango de visión. Los objetos lejanos se apagaban cada vez más hasta no ser más que sombras borrosas. Un escalofrío recorrió todo su cuerpo y su mente no llegaba a procesar qué era lo que ocurría.

«la... puta... madre...»

¿Drogas? ¿Había injerido? No, no podía ser, él se había mantenido lejos de esa mierda. Lo podrían haber puesto en la comida pero, ¿su tío? No, no tenía sentido, pero sus ojos no le engañaban. Seguían todos quietos, como si el tiempo se hubiese detenido y allí una nube de humo comenzó a moverse por la habitación. Apareció bruscamente desde las ropas púrpuras del intimidante hombre para poco tiempo después insertarse en el cuerpo de su tía como si lo estuviese aspirando.

Chabon…— susurró sorprendido Karamaru. Miró su comida, a pesar de que si estaba contaminada no podría notarlo, y cuando levantó la mirada, no había nadie sentado frente a la anciana. Su visión se había recuperado pero su mente seguía en estado de confusión.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 21 puntos
Dinero: 200 ryōs
#19
Al principio, todo lo sucedido parecía ser solo un mal sueño o una alucinación colectiva causada por una comida insalubremente condimentada. Pero con el pasar de los días comenzaron a acumularse los misterios, y con ellos la angustia: la pariente de Karamaru sufría de migrañas y de unas pesadillas que resultaban terriblemente vividas; y por si eso no fuera suficientemente malo, las mujeres de los otros establecimientos estaban padeciendo los mismos síntomas. Recién cuando le pidieran ayuda a un médico y se intercambiaran historias llegarían a un macabro punto común. Parecía ser que todas las mujeres habían sido visitadas por el mismo sujeto, con acontecimientos igual de extraños… Los médicos, por su parte, no encontraban ninguna dolencia física o envenenamiento de algún tipo.

Siendo que las visiones se hacían más atormentantes, lo extraño es que también parecían cumplirse con absoluta precisión: en sus delirios las mujeres vaticinaban algún accidente, un atropellamiento o una caída fatal en la ciudad. Casi parecía un don profético, si no fuera porque las visiones eran siempre funestas e indetenibles, llegando a sus cabezas con constantes clamores de campanas martillantes.

Y lo más natural seria buscar ayuda, pero los locales parecían estar enterados de la naturaleza de sus anteriores negocios, y atribuían lo sucedido a una maldición de la gente del velo, un castigo a la charlatanería. Como es natural, las personas no querían tener nada que ver con algo tan oscuro.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#20
En la cabeza de Karamaru quedó fija la escena que había vivido con aquel señor durante un largo tiempo. Buscaba de maneras de razonarlo lógicamente, entender qué fue, pero nunca llegaba a una buena conclusión. La realidad de esos momentos es que empezaba a asustarse con el negocio que sus familiares se traían entre manos, su tío en particular era el más raro y sospechoso.

Todo se volvió más raro al enterarse de que el hombre que los había visitado había hecho la misma visita a todas sus tías y cada una de ellas comenzó a tener ciertas secuelas. Su tío, preocupado, gasto unas monedas de más y reunió a todas las damas en unos pocos locales que estaban a poco metros uno del otro para poder cuidarlas mejor. Y era suerte para Karamaru porque tenía que caminar mucho menos.

Te vas a quedar acá. Ante el mínimo problema salís corriendo a dar una mano, ¿entendido?— fue la orden que le dieron a Karamaru sin opción a replica ni pregunta. En el exterior, bajo un techo que lo cubría de la lluvia, pero con la mirada puesta en todas las entradas de los locales de sus tías.

Karamaru no era tan tonto, sabía que algo muy turbio estaba ocurriendo y comenzaba a preocuparse. Las falsas adivinas dejaban de ser falsas, estaban prediciendo correctamente el futuro de las personas y a cada minuto que pasaba el amejin podía jurar que esas mujeres se volvían más y más locas. La preocupación pasaba al miedo por momentos. Calles desoladas y en silencio a ratos, aún con la ignorancia sobre aquel Velo de Amanozako.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 21 puntos
Dinero: 200 ryōs
#21
Las calles estaban vacías, y el sucio recorrido de los callejones era ocupado por el sonido de un solitario pisar. Kazuma caminaba de forma lenta y algo desorientada, haciendo más ruido del sensato con aquellas sandalias de madera que tanto le habían recomendado: el calzado de tela no era muy práctico en sitios con tanta lluvia.

«Por aquí debe ser…» se dijo mientras trataba de seguir un mapa rudamente dibujado en un trozo de papel.

Por momentos desconfiaba de la información que le habían dado, pero los rostros asombrados de los jóvenes interrogados denotaban un sombro autentico; aunque algo crédulo en su opinión. Le habían asegurado que en aquel sitio había “uno o varios” tugurios en los que operaban hazañas místicas unas adivinas de Amanozako.

Se detuvo un momento frente a una puerta descolorida, y se aseguró de que fuera la dirección adecuada. Aquel sitio parecía de todo menos confiable, incluso sin haber entrado, pero era la única pista que tenía.

«Aquí vamos».

Buenas, ¿hay alguna adivina por aquí? —pregunto mientras entraba en aquel sitio en donde estaba Karamaru.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#22
Un hombre alto, de grueso bigote y fortachón había salido hacía solo pocos minutos de uno de los locales que Karamaru estaba vigilando. De apariencia intimidante y amenazadora en un principio, pero con una personalidad divertida y un carácter amable tras escucharlo hablar. Fue esa primera impresión lo que dirijo al amejin hacia el local, pero estuvo distraído luego de ver que no era un problema. Se estaba terminando un dulce que no se animaba a comer afuera por miedo a que se moje cuando un muchacho entró al local. Atento abrió los ojos y le presto atención, no era una figura como el hombre anterior pero lo que se encontraba en su frente provocó en Karamaru un estado de alerta y curiosidad.

Buenas, ¿hay alguna adivina por aquí?— fueron sus primeras palabras al entrar. La anciana, aún ordenando algunas cartas de su mesa, no tardó en responder en un tono divertido y jovial.

Mi niño, claro que si, heme aquí presente. Encontraste lo que buscaste porque yo soy esa adivina que deseas. Toma asiento por favor, solo estoy ordenando un poco este desorden. Decime tesoro, ¿qué te trae por aquí? ¿en qué te puede ayudar una anciana como yo?

Karamaru no paraba de mirar fijamente desde su oscuro rincón la frente y los ojos del kusajin expectante a ver que salía de encuentro. Lejos de casa, en días problemáticos, en un ambiente que no era el más sano ni seguro. El morocho en silencio mantenía su lugar aún terminando de masticar ese último pedacito de dulce que le quedaba.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 21 puntos
Dinero: 200 ryōs
#23
Mi niño, claro que sí, heme aquí presente. Encontraste lo que buscaste porque yo soy esa adivina que deseas. Toma asiento por favor, solo estoy ordenando un poco este desorden. Decime tesoro, ¿qué te trae por aquí? ¿en qué te puede ayudar una anciana como yo?

Buenas —dijo mientras tomaba asiento—. Más que para una lectura, estoy en busca de algo de información. ¿Qué saben acerca del Velo de Amanozako?

Y como si aquel nombre impío desatase una maldición aferrada a su ser, la mujer comenzó a sollozar, atormentada por un montón de visiones que le quemaban los sesos hasta el punto de llevarla a arrancarse los cabellos.

Al principio Kazuma se mostró impasible, sospechando un posible teatro; pero a lo poco se dio cuenta de que las lágrimas y la desesperación eran auténticas. Y así mismo, aquella desgracia no parecía ser por un dolor físico, sino por algo que solo ella podía ver y que parecía estarle disolviendo por dentro. Lo peor fue cuando la mujer dio un grito gutural que le helo la sangre, para luego caer de bruces sobre la mesa y quedar inerte.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#24
Ahí estaba otra vez, el Velo de Amanozako nuevamente. Karamaru tensó los músculos dispuesto a levantarse de su asiento al más mínimo movimiento sospechoso por parte del peliblanco. Pero nunca lo hizo, al igual que el hombre sospechoso de hacía un corto tiempo no hizo daño con sus palabras. La anciana comenzó a retorcerse de dolor, llorar y finalmente caer sobre la mesa golpeando su bola de cristal que estalló contra el piso.

¿¡QUÉ MIERDA HICISTE, BOLUDO!? LA CONCHA DE TU HERMANA PEDAZO DE HIJO DE PUTA.

El grito no tardaría en poner a su tío en la puerta del local, pero antes siquiera que pudiese dar un paso en su dirección Karamaru ya se había levantado con furia en los ojos. Avanzó a paso rápido, saltó sobre la mesa y desde allí arriba se abalanzó sobre el kusajin aunque sin ideas claras de qué hacer. Tal vez le pegaría, o lo ahorcaría o tal vez escupirle, él solo era un remolino de emociones dispuestas a no dejar que ese muchacho saliera de allí impune.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 21 puntos
Dinero: 200 ryōs
#25
Como si aquel espectáculo terrible no hubieses sido suficiente, ahora tenía que lidiar con un enfurecido guardia.

¿¡QUÉ MIERDA HICISTE, BOLUDO!? LA CONCHA DE TU HERMANA PEDAZO DE HIJO DE PUTA.

No he hecho nada —contesto luego de que la silla se fuese hacia atrás y terminase en el suelo—. Solo he venido por un poco de información y me he encontrado con esto.

Con serenidad se dirigió a Karamaru:

De hecho, la pregunta sería: ¿Qué han estado haciendo ustedes?
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#26
La tranquilidad con la que el kusajin respondió a la intensidad impuesta dejó descolocado a Karamaru. La realidad es que físicamente no había hecho nada pero la experiencia pasada le dejaba entender que eso no era necesario. Desde aquella situación extraña comenzaron los problemas peculiares y esta podía ser una segunda, pero la decisión del amejin se convirtió en una duda suficiente para detener cualquier intento de agresividad.

¿Quién sos loco? ¿Qué mierda haces acá? Acá el del bardo fuiste vos, así que metete las preguntas en el orto.— cuestionó sin salir de encima del cuerpo del kusajin.

Sos de Kusa— golpeó varias veces con el índice la frente del peliblanco— ¿Qué haces en Shinogi-To? Estás en la loma del orto nene.

Su tío no aparecía todavía. O estaba lejos o no lo había escuchado, tal vez estaba en camino como tal vez no. Fuese quien fuese el hombre debajo de él tenía que estar preparado para resolver el problema él solo. De haber sabido que iba a tener que sufrir toda esa tensión que venía cargando ya desde el misterioso hombre se hubiese pensado dos veces el casi ser obligado a ir a la ciudad.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 21 puntos
Dinero: 200 ryōs
#27
Sos de Kusa —golpeó varias veces con el índice la frente del peliblanco— ¿Qué haces en Shinogi-To? Estás en la loma del orto nene.

Estoy aquí por… —Pensó el decirle acerca de que tenía curiosidad sobre la misteriosa agrupación del Velo, pero aquello le parecía demasiado superficial—. Estoy aquí porque estoy investigando a la agrupación conocida como El velo de Amanozako.

»Poco más te puedo decir.

Se calló el resto de la información, pues si aquel muchacho creía que se trataba de una misión quizá colaborase un poco; después de todo también era un ninja, debía entender de esas cosas.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#28
Había tardado demasiado en golpearlo, le había agarrado del cuello de la ropa pero la furia descontrolada que había sentido y a ese punto estar en esa posición se sentía incluso raro. Lo miró durante unos segundos, dudó, se enojó consigo mismo por no hacer nada y lo largó. Volvió a estar en sus pies, miró la puerta y su tío todavía no estaba allí. Eso solo podía significar que no lo había escuchado y que no vendría hasta dentro de un largo rato.

La re calcada putisima madre que los re mil parió... ¡AAAAH!— un gritó de desahogo inundó el pequeño local mientras veía a la vieja inerte sobre la mesa. No eran cercanos pero eran familia y perder a un familiar le dolía más que cualquier otra cosa.

Mas te vale que le hagas honor a esa bandana de mierda tuya— comenzó a hablar mientras caminaba nervioso por la habitación— Hace poco tiempo apareció un chabón por acá. Quería los servicios estos truchos de la vieja, no esta, otra. No me acuerdo bien que boludeces se dijeron pero me acuerdo que el negro dijo algo así como que no podía dejar que... manchen el Velo ese de Amanozako. Al toque no sé que mierda rara pasó y como que le hizo algo a la vieja, ¿viste?, y de la nada desapareció. Así como te la digo, desapareció. Y desde ese momento están re raras las cosas loco, las viejas estas que están conmigo empezaron a dar predicciones re precisas y que terminaban pasando posta, una fumada tremenda. Y se descomponían y cada vez estaban más locas y.... y... posta que re loco todo boludo, hasta que llegaste vos y bueno... la vieja.... la vieja palmó, la pobre.

Se detuvo un segundo y volvió a mirar a la mujer con la mirada perdida, un leve recuerdo nostálgico surgió en él. Agitó un poco la cabeza, trató de pensar en otra cosa e intento continuar. Era la primera vez que veía a alguien morir, o al menos él suponía que estaba muerta, y estaba tan asustado que prefería hablar para no quebrarse.

Bueno, eso, no sé que más decirte. ¿Y vos? ¿Qué onda? ¿Tenés algo más para decirme? No tengo idea qué es esto del Velo y me estoy empezando a re cagar en las patas boludo.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder