Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
La Gran Reunión
Umikiba Kaido Sin conexión
Exiliado
Nivel: 26
Exp: 19 puntos
Dinero: 4450 ryō
#46
¿Kaido?

Kaido lo tenía clarísimo desde que equilibró la balanza para que se diera el Kaji Saiban. Esta era un conflicto entre dos dragones, única y exclusivamente de su interés. Ryu y Zaide llevaban desde que había empezado la reunión hostigándose el uno al otro, y, la mejor forma de resolver sus conflictos, eran con la prueba de fuego. ¿Que le importaba alguno de los dos, o de la posición que defendían, como para luchar por alguno de ellos?

Indudablemente que no. Entre los ocho dragones, Kaido sólo se habría motivado a luchar junto a uno sólo. Ese era Shaneji. Y Shaneji ahora estaba muerto.

—Esto es entre ellos dostock, tock. El sonido que hacía sus nudillos sobre la mesa, para evidenciar que pasaba del combate.
[Imagen: baOPN59.png]


— Kincho:
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 24 puntos
Dinero: 5 ryōs
#47
Nada más Kaido tocar la madera, como en una partida de póker al pasar, Money le imitó. ¿Acaso le estaba esperando? ¿Tanto le había dolido el insulto de Kaido, que quería cobrárselo en el Kaiji Saiban?

Fuese como fuese, ahora solo quedaba Akame por decidirse. Zaide le observó, intrigado. Aquel Uchiha ya le había sorprendido varias veces en el poco tiempo que le había conocido, y realmente le vendría bien un aliado. Su anterior plan había sido pillar a Ryū desprevenido, herirle de gravedad y ya luego darle el golpe final.

Pero, ¿luchar en buena lid? Ya antaño, cuando estaba en su apogeo y creía tener el favor de Susano’o, dudaba de poder vencerle. Y tras su combate contra Kaido y Muñeca había comprobado que no estaba ni al ochenta por ciento.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Uchiha Akame Sin conexión
Exiliado
Nivel: 27
Exp: 5 puntos
Dinero: 650 ryōs
#48
«¡Qué hijo de puta!» Kaido acababa de joder, y bien jodido, a Zaide. Akame habría querido ciscarse en el escualo y sus palabras en aquel mismo momento, pues incluso sin Sharingan podía ver que el pez lo estaba haciendo por puro resentimiento. «Cabrón egoísta, ¡esto nos va a traer problemas! ¿Por qué arriesgar a que nuestros dos mejores luchadores se maten en esta disputa sin sentido?» No pudo decir nada, claro, porque cuando la votación terminó en empate sólo quedó una forma de resolverlo.

Así pues, a la votación se sucedió una ronda de toques de nudillo en madera, conforme todos los presentes iban declinando participar en el Kaiji Saiban. Todos menos Zaide y el propio Ryu, claro, quien parecía sumamente confiado en su inevitable victoria. «El puto de Kaido nos ha puesto en una posición jodida, me cago en...», se lamentaba Akame. Si ese duelo ocurría, nada garantizaba que ninguno de los dos hombres no intentara matar al otro; y Akame se temía que había más posibilidades de que fuese Ryu quien saliera con vida. Parecía más bruto, más fuerte y más decidido a matar al Uchiha de lo que lo estaba el otro. «Mierda...»

El silencio se hizo cuando Money redobló el toque de Kaido, dejando ahora tan sólo a Akame como única incógnita. El joven Uchiha estaba callado como una prostituta.

«Mierda...»

Apretaba los puños con gran fuerza, ocultos bajo la mesa. ¿Iba a arriesgarse a meterse en medio de aquella lucha de titanes? ¿A que Ryu le aplastara la cabeza con su dai tsuchi? Pero, por otra parte, ¿podía simplemente dejar a Zaide morir? El veterano Uchiha parecía un tipo con recursos, pero en palabras de él mismo, no estaba a su cien por cien. Confiar no ya en que ganaría, sino en que Ryu no consumaría su venganza durante el Kaiji Saiban, era lanzar una maldita moneda al aire y esperar que cayese del lado adecuado...

Tock, tock.

... y a Uchiha Akame nunca le había gustado realizar una apuesta que no fuese a ganar.
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Caída del Pétalo, Primavera de 219



¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 24 puntos
Dinero: 5 ryōs
#49
Zaide chasqueó la lengua, pero no dijo nada. Era entendible. ¿Por qué Akame iba a jugarse el pellejo por una chica que no conocía, al lado de un tío que, en parte, era responsable de la muerte de su novia?

Que así sea, pues. Que la mejor Cabeza sea quien se imponga y guíe el cuerpo por el camino de la fuerza, el triunfo y la gloria —dijo la Anciana, solemne—. El duelo se producirá el Día del Fuego, cuando salga la primera luz del alba, en la Llanura de Halita. ¿Podrás venir, Kyūtsuki? Quizá te necesitemos.

Mi trabajo aquí ha terminado, ¿no? —dijo como toda contestación. No obstante, añadió:—. Estaré.

La Anciana asintió, conforme.

Entonces, la Gran Reunión se ha terminado.

Los hologramas de la Anciana y Kyūtsuki desaparecieron, y la mesa pronto se disolvió. Ryū fue directo a su habitación; Otohime, tras despedirse, al pueblo más cercano; y Money…

Y, pues, ¿usted no se olvida de nada, papi?

¿Hmm?

El sello, papi. ¡El sello!

Zaide se golpeó la frente con la palma de la mano. ¡Qué cabeza la suya!

Tranquilo, lo de la cuenta atrás era un farol.

Y, pues, claro que lo era. O no estalía yo tan tlanquilo, ¿viste? Pude leel a tlavés de tu mentira al instante. ¡Pol supuesto que no tenía cuenta atlás! ¡No tendlía sentido! —rio, mientras evitaba mirar a Akame—. Pues si me hace usted el favol de quitálmelo, tengo cosas que hacel, ¿viste?

Sí… Sobre eso…


• • •


¡¡¡¿¿¿QQQQUUUUUUUUUEEEEEEEEÉ???!!! ¿Cómo que se ha olvidado de cómo se hacía? ¿¡Cómo se va a olvidal de semejante cosa!? ¡Eso es como montal en bici!

Zaide, más que preocupado por no poder quitárselo, lucía avergonzado de sí mismo por haber decaído tanto. Pero no había manera, por mucho que ejecutase el sello del Carnero, no era capaz de liberar el sello y desactivar la bomba. Se preguntó si todavía sería capaz de ejecutar la técnica del Desvío Divino, su jutsu insignia cuando era pequeño.

Y en dos días luchaba contra Ryū… Genial.

La última vez que lo usé fue hace ya dos años —dijo, tratando de hacer memoria—. En el Cañón del Secuestrado, cuando… —Cuando Katame había pegado un sello explosivo en el cuello de Koko—. Tú trata de no alterarte, que aún vas a activar el sello con ese calentón que me llevas.

¡Y aún pol encima con recochineo! ¡Selás hijo de puta mamón y mamarracho!
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
1
Responder
Umikiba Kaido Sin conexión
Exiliado
Nivel: 26
Exp: 19 puntos
Dinero: 4450 ryō
#50
Es innegable que Kaido sintió ligeramente aliviado cuando Akame pasó de inmiscuirse en la batalla entre Zaide y Ryu. Siendo sinceros, si acababa metiéndose al lío, seguramente el tiburón se hubiera replanteado su voto y, por una razón desconocida —quizás la voluntad del sello, o qué coño, su propio ego—. habría querido ayudar al Dragón más fuerte. Pero ya podía quedarse tranquilo, que por primera vez en mucho tiempo el meollo del asunto no era suyo, y no era su espada la que iba a encontrar sangre durante aquél duelo ancestral para pregonar al Cabeza de Dragón que por mérito propio, tomaría las decisiones en los futuros empates como lo venía haciendo el guerrero de ébano.

Cuando todos se desperdigaron, el escualo tuvo la intención de hacer lo mismo; pero paró el oído cuando Money suplicaba a Zaide que le quitase un... ¿sello? ¡joder, si es que tenía un puto sello explosivo en el cogote! ¡lo había tenido todo este tiempo!

Kaido rió por detrás, mientras se acercó pavoneándose, al darse cuenta de que Zaide era incapaz de hacerlo sin correr el riesgo de que la cabeza del contador volara en cientos de pedazos.

El escualo se acercó hasta Money, realizó el sello del carnero y colocó su mano derecha por encima del papel explosivo, mientras que su palma emanaba un aura azulada que de a poco fue desconjeturando los mecanismos del kibaku fuda. Una vez supo que la técnica había logrado su objetivo, arrancó el sello de raíz y lo tiró al suelo.

—Me debes una —y dicho ésto, desapareció en el siguiente pasillo, que daba a su habitación.
[Imagen: baOPN59.png]


— Kincho:
Responder