Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Ceniza, Verano del año 217.

Saga Torneo de los Dojos (fecha bloqueada)
Últimos rumores: ¡Sigue las tramas de los Hilos del Mundo! Primer Hilo | Segundo Hilo | Tercer Hilo
(S) Los hilos del mundo: primer hilo
#1
Tres figuras bastante pintorescas caminaban sorteando altísimas cañas de bambú, en algún punto del País del Bosque. El más alto de los dos, y también el de más rango, vestía un uwagi verde y un pantalón de color azul marino, y todavía se tapaba el cabello azul exótico con aquél kasa de paja. Pero sus extraños ojos anulares, dorados, como dos anillos de boda de oro; su nariz tosca y aguileña y su sonrisa misteriosa ya no eran, paradójicamente, ningún misterio para los otros dos. Taeko, una muchacha muda, y Yota, un shinobi vestido de colores estridentes.

Viajaban a buen ritmo, a buen ritmo pero en total silencio, pues la suya era la más secreta de las misiones, una misión importante del más alto de los rangos.

O más bien, hubieran viajado en total silencio, de no ser por ese sonido.

Slurp, slurp.

Los pasos sólo eran una caricia a través del aire en comparación con el

slurp, slurp.

Era difícil correr y mantener una respiración correcta, pero lo era aún más si además tienes que chupar un caramelo de un tamaño moderadamente grande. Los tres corrían con su caramelo en la boca.

Slurp.

—Dissllrrculpa, Yota-kung —dijo de pronto Yubiwa—. Esrrlhtaba tan conshentrado eng el assrlunto que nosh ocupa que no conteshrlté tu pregunta de antesh. Verash, esh muy srlrsrencillo.

»El shrlakra naturad esh la energía de la naturalezzhsa. No srle puede generar con el cuerpo, she concentra del ambiente. Pero no esh algo que she pueva hacerl...

Crack, crack, CRONCH. CRONCH. ¡CRRRRONCH!

—De verdad, Yota-kun, no sé cómo puedes hablar con esos caramelos en la boca, joder —rio el jounin—. Como decía: no es algo que se pueda hacer fácilmente, creo que muy pocos ninja han conseguido dominarlo, y por lo que tengo entendido a uno de ellos le crece una trompa de elefante en todo el jeto cuando lo hace. Normalmente este chakra está alrededor de nosotros, en todas partes, sobretodo donde hay vegetación.

»Lo grave es lo de estos tipos, según ha dicho Gouna-dono. Han encontrado unos sellos que, por lo visto, liberan una gran cantidad de chakra natural desde el interior del propio planeta. Lo cual, si se me permite la expresión vulgar, es un putísimo problema de mierda que hay que arreglar o nos vamos todos a la Ribera Sur.

Rio.

—Osea, a la mierda.

Los ninjas continuaron con la marcha. Al cabo de unos minutos, Yubiwa se dirigió a Taeko:

—Taeko-chan, tu mudez puede ser un problema bastante grave —dijo—. ¿Qué te parece si das un silbido fuerte si quieres llamar nuestra atención por algo? O un pss, si estamos de sigilo. Silbidos cortos o pss-es, rápido y en repetida sucesión, significará una advertencia grave, o que necesitas ayuda. ¿vale?

»Por lo que pudiera pasar.

Daruu al habla. Este tema ocupará el primero de mis dos huecos de master oficial del foro.

Recibiréis, en breves, la experiencia correspondiente al prólogo de Los hilos del mundo. Utilizaremos estos tres temas separados como núcleos de la acción.

Seguiremos la norma de que, entre masterización y masterización, tendréis 72 horas para contestar los dos. Por favor,
estad atentos a estos post y ser puntuales. Intentemos llevar una trama dinámica y que no perdamos el hilo (¡jeje!).

Como master, me comprometo a intentar contestar también en esas 72 horas, pero al mismo tiempo me reservo el derecho de no hacerlo, no sólo por preparar bien lo que vaya a venir después, sino para coordinar la acción con las otras dos tramas que comparten el nombre y la ambientación con esta. Así, puedo retrasar las tramas porque algo va a suceder al mismo tiempo en todas o para dar tiempo a que termine una de ellas, o algo que está sucediendo en una de ellas, o por cualquier otro motivo similar. Espero que lo comprendáis.

¡Vamos allá!
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#2
Nada más salir de Kusagakure fuimos en busca del bosque de bambú con tal de continuar el viaje. Tanto Taeko como Yubiwa aceptaron el caramelo y aunque nadie abrió la boca hasta el momento, los lametazos al cristal dulce que teníamos en la boca actuaba como música ambiental. No obstante, Yubiwa tampoco abrió la boca y mis dudas no se vieron saciadas.

—Dissllrrculpa, Yota-kung —dijo de pronto Yubiwa—. Esrrlhtaba tan conshentrado eng el assrlunto que nosh ocupa que no conteshrlté tu pregunta de antesh. Verash, esh muy srlrsrencillo.

»El shrlakra naturad esh la energía de la naturalezzhsa. No srle puede generar con el cuerpo, she concentra del ambiente. Pero no esh algo que she pueva hacerl...


*¿Lo qué?*

Era totalmente imposible que nadie hubiese entendido una sola palabra de lo dicho por el líder del grupo, aquel del kasa y las cejotas. Me quedé mirando a Taeko mientras caminábamos con los hombros encogidos. Hasta que Yubiwa masticó con fuerza el caramelo y lo destrozó en el interior de sus fauces. Ahora se le quedarían los dientes con esa sensación de que ambas mandíbulas se enganchaban...

—De verdad, Yota-kun, no sé cómo puedes hablar con esos caramelos en la boca, joder —rio el jounin—. Como decía: no es algo que se pueda hacer fácilmente, creo que muy pocos ninja han conseguido dominarlo, y por lo que tengo entendido a uno de ellos le crece una trompa de elefante en todo el jeto cuando lo hace. Normalmente este chakra está alrededor de nosotros, en todas partes, sobretodo donde hay vegetación.

»Lo grave es lo de estos tipos, según ha dicho Gouna-dono. Han encontrado unos sellos que, por lo visto, liberan una gran cantidad de chakra natural desde el interior del propio planeta. Lo cual, si se me permite la expresión vulgar, es un putísimo problema de mierda que hay que arreglar o nos vamos todos a la Ribera Sur.

Volvió a reír.

—Osea, a la mierda.


No pude evitar una carcajada ante sus risas y la forma con la que hablaba. Parecía un tipo divertido, pero sobre todo por la forma en la que se expresaba.

— Es cuestión de práctica, Yubiwa-dono — explicaba en relación al caramelo — Aunque también puedes sacarlo sujetándolo con este palito de plástico que tiene enganchado...

Parecía una obviedad, pero igual no lo era tanto teniendo en cuenta lo visto anteriormente.

— ¡Oh! Un chakra tan especial que solo unos pocos han sido capaces no solo de asimilar, sino de usarlo correctamente... Definitivamente tengo que aprender a usarlo. Ya lo verá, aprenderé a usarlo y me volveré alguien poderoso. Ahora bien... — de pronto mi voz se cargó de dudas — ¿Como vamos a identificar esa fuente de chakra natural? quiero decir, gouna-dono dijo que su escuadrón tenía un Hyuga y que ese Hyuga tenía un chisme para poder verlo ¿Como lo dijo? Bya.. By.. ¿Byancutan? No sé vosotros, pero yo no tengo de esos chismes

Seguimos caminando. De hecho nunca nos detuvimos. Cuando una nueva incertidumbre golpeó a Yubiwa con dureza. El hombre trató de buscar una rápida solución.

—Taeko-chan, tu mudez puede ser un problema bastante grave —dijo—. ¿Qué te parece si das un silbido fuerte si quieres llamar nuestra atención por algo? O un pss, si estamos de sigilo. Silbidos cortos o pss-es, rápido y en repetida sucesión, significará una advertencia grave, o que necesitas ayuda. ¿vale?

»Por lo que pudiera pasar.


*Si... De eso no me cabe duda. Será un autentico problema*

— No me separaré de ella, Yubiwa-dono, no permitiré que nadie le haga daño y... si nos vemos acorralados gritaré

Tal y como lo dije parecía el plan maestro. Ya lo creo que lo parecía.
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#3
No perdieron tiempo. Apenas terminaron la reunión en la terraza del Morikage, el trío de Kusagakure partió rumbo a su objetivo. Habían caminado ya un rato, pues se encontraban en el paraje de bambú.

Taeko tuvo que contener sus ganas de detenerse a admirar aquella flora, tan estricta y rígida, tan perpetua y armónica. Mientras tanto, Yubiwa explicaba cosas acerca del chakra natural y su relación con el mundo entero. Era un tema por demás interesante, aunque Yota lo hacía ver bastante simple (y algo ambicioso) con sus comentarios. La peliplateada rio en silencio (o en el silencio que le permitía su paletita).

El chico bronceado mencionó algo muy importante entonces. ¿Cómo encontrarían aquel hilo si no tenían un… byancutan?

≫Creo que es byakugan.

Escribió a toda prisa en una nota. Caminaba al lado del chico, detrás de su líder, así que no le sería difícil ver la nota. Y ella ya estaba acostumbrada a escribir en diferentes situaciones, aunque su caligrafía no fuese tan perfecta como siempre.

”Tal vez Yubiwa-san tiene alguna manera de ubicarlo… O ya sabe la locación exacta del mismo.

Justo cuando pensaba preguntarle al respecto, el cabecilla del trío mencionó la mudez de la chica, y el problema que representaría en ciertas situaciones. Taeko bajó la mirada por un segundo. Odiaría ser una carga para sus compañeros, pero no dejaría que eso la venciera. Yubiwa le sugirió silbar para comunicarse, ante lo cual la chica asintió.

Yota hizo entonces un comentario que le apenó: dijo que la protegería y no dejaría que alguien la dañara. Taeko se puso levemente roja y se apresuró a escribir más.

≫No creo que sea necesario, Yota-san. ¡Muchas gracias, eres muy amable!

Y no se preocupen, si me capturan, prometo no decir nada a nadie.


Hizo el último comentario con algo de humor, sonriéndole ampliamente al mostrarle la nota.

Sabía que no era muy fuerte, pero no podía dejar que alguien más tomara la responsabilidad de cuidarla. Ella misma debería de hacerlo.

”Para eso he entrenado, ¿no? Para eso me he vuelto más fuerte… Aunque sea un poco. ¡Esta será la ocasión perfecta para demostrarlo!”
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!

Responder
#4
El trío seguía corriendo entre los juncos y las cañas de bambú. Dos de ellos conversando y la otra escribiendo notas a falta de una habilidad primitiva para conversar.

Yubiwa se aclaró la garganta y soltó una risilla que no sonó muy humorística.

—Yota-kun, espero que prestes más atención durante la misión que la que has prestado en la reunión —dijo—. Gouna-dono indicó que el hilo acabó siendo visible a simple vista. Además, si ellos han dicho que se encuentra en el árbol sagrado, no tenemos más que llegar allí y buscar. O protegerlo.

»Si no recuerdo mal, lo más importante es que esos tipos no se hagan con el chakra. Si aparecen, podremos usar el pergamino para traer hacia nosotros a los demás, y entonces acabaremos con ellos.

El grupo continuó la marcha durante un rato. Poco a poco, tenían que apartarse menos de la senda para evitar las cañas, señal inequívoca de que estaban abandonando el bosque de bambúes. Apretaron el paso, aunque muy pronto un bosque se entremezcló con otro y tuvieron que subir a las ramas de un frondoso robledo.

Ya hacía rato que se había hecho de noche, pero Yubiwa no aminoró el paso, pese a que el cansancio de los otros dos genin se hacía más que evidente, pues ellos sí que estaban bajando el ritmo. Ahora el peliazul les sacaba una distancia considerable, aunque de vez en cuando echaba la vista atrás para no perderlos de vista.

(Aguante < 40)

Finalmente, el jonin cedió y acamparon en un claro del bosque. Ordenadamente, se sentó al lado de la hoguera y sacó de la pequeña mochila que cargaba una fiambrera de madera con unos bollos hechos con pasta de arroz y rellenos de carne. Cogió una ramita de un arbusto cercano, la pinchó en uno de los bollos y lo puso al fuego para calentarlo.

—Eh, ¿habéis visto eso, chicos? Allí, en el árbol de allá atrás. Parece... Parece... —Una figura rectangular, de papel, asomaba de dentro de un arbusto—. ¡Qué suerte! Un billete de 500 ryos. Joder, Yota-kun, ¡corre a por él! Se le habrá caído a alguien.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#5
Nada más cerrar la boca vi la nota de Taeko en la que me corregía pro mi error al referirme a aquella cosa que dijo Gouna.

— Ah si, eso es. Byakugan. Byakugan, joder. Pero sigo sin tener cosas de es...

No tarde en ser corregido de nuevo, solo que esta vez fue Yubiwa y por su risilla, deduje que algo hice mal.

—Yota-kun, espero que prestes más atención durante la misión que la que has prestado en la reunión —dijo—. Gouna-dono indicó que el hilo acabó siendo visible a simple vista. Además, si ellos han dicho que se encuentra en el árbol sagrado, no tenemos más que llegar allí y buscar. O protegerlo.

»Si no recuerdo mal, lo más importante es que esos tipos no se hagan con el chakra. Si aparecen, podremos usar el pergamino para traer hacia nosotros a los demás, y entonces acabaremos con ellos.


Cierto, maldita sea. Nada más me lo repitió Yubiwa me vino como un flashazo en la cabeza. Entonces problema resuelto, ahora tan solo debía disculparme por... mi supuesta falta de atención.

— Lo.. lo siento, Yubiwa-dono. No volverá a suceder

En realidad solo había olvidado aquella parte de la reunión. Sin embargo no podías entretenernos y el grupo siguió la marcha, aunque cada vez había menos población de cañas de bambú, las cuales dieron paso a un bosque de arboles normales y corrientes. Fue entonces cuando mi caramelo se vio consumido por mis fauces y arrojé el palito de plástico con la diestra. Justo después nos adentramos entre las ramas gruesas de aquellos arboles para avanzar lo más rápido posible.

Pese a que la noche empezaba a caer y el cansancio era más que evidente en mi cuerpo, Yubiwa ni se detuvo ni aminoró el ritmo. Yo tenía un buzón abierto de par en par en vez de una boca y en cuanto comprobé que Taeko iba bien vi que estaba en una tesitura similar a la mía. No pude evitar sonreír en cuanto se cruzasen nuestras miradas y tratar de ir cogiendo bocanadas de aire en cuanto fuera posible. Era inevitable, pese a que intente que no sucediera que fuera deteniéndome de tanto en tanto en vez de realizar una sola bocanada y para descansar mis mullidas piernas.


— Esto.. Yubiwa-dono, ¿Podríamos parar un rato?

Rezaba a todos los dioses que conocía en mi interior pero el jonnin hizo caso omiso. No tenía intención de detenerse y no iba a hacerlo. Hasta que llegó un punto en el que mis plegarias surtieron efecto. Fue entonces cuando acampamos. montamos una hoguera y sobre ella Yubiwa estaba haciendo unos bollos de arroz rellenos de carne. Noe ra mi comida favorita pero...

Groaaa.

Para mi tripa cualquier cosa sería un buen manjar.


— Ufff... Eso tiene una pinta excelente

—Eh, ¿habéis visto eso, chicos? Allí, en el árbol de allá atrás. Parece... Parece... —Una figura rectangular, de papel, asomaba de dentro de un arbusto—. ¡Qué suerte! Un billete de 500 ryos. Joder, Yota-kun, ¡corre a por él! Se le habrá caído a alguien.

— ¿Eh? ¿El qué? — vi el billete, completamente indefenso, incluso se podría decir que nos hacia carita, como diciendo cógeme — ¡Hostias! ¡500 ryos!

Mi cuerpo no estaba muy por la labor de ir a coger eso, aunque Yubiwa me instase a ello pero... Eran 500 malditos ryos, lo mismo que una maldita misión de las que solía, no como la que estábamos haciendo en ese momento. Esto era distinto. El estomago seguía rugiendo.

— Yo... — instintivamente mis manos se posaron en el suelo, empezando maniobras de levantamiento de Yota — No deberíamos... quiero decir... ¿Y.. Y si alguien se da cuenta de que lo ha perdido y vuelve a por él?... cogerlo estaría mal...

Pero mi cuerpo ya se movía solo, quizás producto del cansancio físico y mental. El cuerpo iba solo y mi boca por otro.

— Sería una putada que ese alguien volviese y no lo encontrase.. Aquí.. Donde se supone que lo perdió...

A la mierda la moralidad. Cogí el billete sin dudarlo.

— El que lo coge se lo queda
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#6
Yubiwa se rio de Yota, pues se había explicado en la reunión que los hilos eran visibles sin la necesidad de técnica alguna. Pero a Taeko le quedó una duda.

”Sí, pero ¿Cómo encontrarlo? Un hilo de seda es visible al ojo humano, pero hallar uno en un bosque no es para nada fácil…”

No obstante, no externó su duda, y se limitó a seguirle el paso al líder del grupo, mientras que la flora del área pasaba de tallos bambú a árboles más convencionales y la noche se cernía sobre ellos. La travesía se fue haciendo gradualmente más difícil. Yubiwa claramente tenía una capacidad mayor que los genin que lo seguían. En unos minutos, el ninja mayor les llevaba nucha ventaja, aunque parecía no quitarles atención de encima.

Taeko comenzaba a sentir el trabajo en sus piernas, alegrándose de haber entrenado aunque sea unos días antes. Sin embargo, esto no fue suficiente, pues también Yota comenzaba a dejarla atrás. La peliplateada resollaba, aunque intentaba con todas sus fuerzas enfocarse en no detener el paso, y aminorarlo lo menos posible. El ninja de piel bronceada le regaló una mirada y una sonrisa, y Taeko no pudo evitar devolvérselas, pues le habían infundido ánimos.

Después de un buen rato con el corazón y pulmones pidiendo a gritos un descanso, se detuvieron. Taeko soltaba sonoros respingos, recuperando el aire. Después de unos minutos, se sentó frente a la fogata que el jōnin había hecho, mientras él ponía unos cuantos bollos al fuego.

Mirando el crepitar del fuego, la chica se dio cuenta de que su situación era aun más inútil. En la oscuridad de la noche, ¿qué tan bien podrían leer sus notas? Bajó la mirada, entristecida levemente. Pero al siguiente momento, Yubiwa señaló un rectángulo que se veía entre las sombras, y alentó a Yota a ir a recogerlo, diciendo que era un billete de 500 ryos.

”¿Eh? ¿Quién dejaría dinero tirado en medio del bosque? Debió ser un accidente muy poco conveniente… ¿Pero en serio es un billete? Jum…”

Taeko entrecerraba los ojos, intentando divisar entre las sombras si era en efecto dinero, mientras que Yota seguía las indicaciones del peliazul y se levantaba a recogerlo, discutiendo consigo mismo si era correcto o no.

”No será… ¿alguna trampa?” pensó la peliplateada, tensándose levemente, atenta a su compañero.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!

Responder
#7
Yota se acercó al pequeño papelito cuadrangular a tiempo para descubrir, cuando apenas lo tenía ya delante de las narices, que se trataba de una pequeña hoja recortada y pintarrajeada, además de forma cutre.

Sin previo aviso, una figura vestida con el manto negro de la noche salió de entre los arbustos y le hizo una llave al chico, haciéndolo girar y agarrándolo por el cuello, imposibilitándole el movimiento. Entonces, un sentimiento de puro terror le invadió cuando sintió la punta de un cuchillo jamonero apuntándole al vientre. (Voluntad < 30) Yota sintió como se le helaba la sangre, y quedó totalmente paralizado e impotente.

—¡LE VOY A SACAR LAS TRIPAS A ESTE HIJUEPUTA SI NO ME DAIS TODO EL DINERO QUE LLEVÁIS ENCIMA! —gritó el encapuchado.

Y luego, hizo puff.

Yubiwa se dejó caer en el césped y soltó el palo con su bollito de carne. Cruzó los dos brazos sobre el estómago y se desternilló como nunca.

—¡Dios mío, te tenías que haber visto la cara! —dijo—. Pero tío, si la broma era evidente.

Sí, sí, mucha broma. Pero Yubiwa había escondido un kage bunshin y había preparado la treta antes de parar, y ellos ni siquiera se habían dado cuenta. ¿Hasta dónde llegaba la fuerza de aquél jounin?

—A ver, vamos a cenar, que nos harán falta las energías para mañana. ¡Hostia mi bollito, que se quema! —Yubiwa se reincorporó con rapidez y cogió el bollo, que estaba ya medio negruzco—. Bien tostadito. Así me gusta.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#8
Avancé todo lo decidido que mis cansadas piernas me lo permitían con el objetivo brillando en mis orbes dorados. No tenía nada más entre ceja y ceja, aunque no dejaba de resultar extraño que si fue Yubiwa el que lo descubrió no fuera él mismo el que optase por ir a por el maldito dinero. Pero daba igual, ahora seria mio y de nadie más. 500 ryos, así, en plan fácil.

Pero cuando estuve ante él, ya casi lo había cogido y me di cuenta de qué era un engaño de los más rudimentario. Era una maldita hoja de un árbol, pintada, eso sí con el objetivo de engañar a algún gilipollas. Ese gilipollas fui yo mismo. Triste pero real. Sin tiempo para poder reaccionar algo estaba haciéndome una llave.

*Me cago en mi vida*

Lo siguiente que vi fue que un tipo encapuchado me cogió por el cuello y si bajaba la vista vería que me apuntaba a las tripas con un machete. Mis tripas volvieron a revolverse, pedían un bocado a gritos.


— Tio, tio tio, tioooooooooooo — exclamé más acojonado que la puta madre — Es todo un gravísimo malentendido, ¡Puedo explicarlo! Pero suéltame, joder

—¡LE VOY A SACAR LAS TRIPAS A ESTE HIJUEPUTA SI NO ME DAIS TODO EL DINERO QUE LLEVÁIS ENCIMA!

Vale, ya me había acojonado del todo. Era hombre muerto. Yubiwa debía hacer algo o estaba realmente jodido. ¿De qué mierdas servía tener un jonnin a nuestro lado si era incapaz de mover el culo para salvar el gennin de turno?

— No, no ,no, tio. Por favor. No me mates, haré lo que quieras pero no me mates, joder — miré de reojo a Yubiwa y Taeko — Vamos, joder, dadle el puto dinero, ¡NO QUIERO MORIR!

Y entonces... ¡PUFF! el encapuchado desapareció y yo caí al suelo de culo, justamente con la rabadilla recibiendo una punzada muy intensa y muy local. Mientras tanto, Yubiwa no tuvo nada más que hacer que tirarse al suelo a carcajada limpia. Me daban ganas de cortarle el gaznate y beberme su sangre.

— Ah sí... qué gracia, ¿Eh? ja ja...

—¡Dios mío, te tenías que haber visto la cara! —dijo—. Pero tío, si la broma era evidente.

— ¿Y cómo iba a darme cuenta? Parecía... tan real. Además estoy cansado y tengo hambre

Menuda excusa de pacotilla.

La adrenalina bajó y con ella el efecto rebote hasta el punto de que hasta los párpados ya me pesaban cientos de kilos así que me levanté y traté de volver a dodne estaba sentado antes, al lado de Taeko. Ella al menos era simpática conmigo y no me hacia putadas.


—A ver, vamos a cenar, que nos harán falta las energías para mañana. ¡Hostia mi bollito, que se quema! —Yubiwa se reincorporó con rapidez y cogió el bollo, que estaba ya medio negruzco—. Bien tostadito. Así me gusta.

No pude evitar sonreír. fue el subconsciente, lo juro. Pero en el fondo me alegraba que se le hubiese quemado por reírse ante la broma que me había hecho. Toma ración de karma.

*Que te jodan, mamón*

Por mi parte cogí uno de esos bollos y antes de llevármelo a la boca...


— Esto... Yubiwa-dono. Estos bollitos no serán la segunda broma de la noche, ¿Verdad? Quiero decir, no les has metido veneno o algo así, ¿Cierto?
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#9
Al inicio no pasó nada. Yota tomó el billete y se quedó quieto un instante, tranquilizando la preocupación de Taeko. Al momento siguiente, una sombra surgió de entre los arbustos, tomando al chico como prisionero y amenazándolo de muerte si no le daba su dinero.

”¡Yota-san!” lo llamó mentalmente la chica, alarmada. No podía quedarse sin hacer nada. Se puso de pie de un salto, o al menos eso intentó. Al hacer el movimiento de estar sentada a estar en cuclillas, cayó de rodillas en su lugar. Sus piernas seguían cansadas por la travesía que habían hecho durante el día. ”¡No! ¡Vamos, piernecitas!”. Llevó su diestra a su portaobjetos, sacando velozmente un kunai, mientras que se auxiliaba de la mano izquierda para levantarse.

Pero cuando alzó la vista, la persona que atacaba a Yota ya no estaba. Se había desvanecido en una nubecilla de humo. Le recordó algo en su entrenamiento con Izumi.

”Un… ¿un clon?”. Miró a Yubiwa, quien ahora se desternillaba de risa. ”Fue… ¿una broma?”

Iluminado por la fogata, Yota parecía muy avergonzado. A Taeko se le hacía un muy mal juego por parte de su líder, más durante una misión rango S. La joven guardó el kunai y se sentó de nuevo, aunque no podía dejar de pensar en algo.

”¿Fue él? ¿En qué momento hizo un clon y colocó el billete? Siempre estuvo enfrente de nosotros… ¿Cómo…?”

Le dedicó una ligera sonrisa de empatía al rubio cuando éste se sentó a su lado, y le dio una palmadita en el hombro. No le había causado gracia. La mirada de Taeko se desvió hacia Yubiwa con aires de preocupación. Sintió un dolorcillo en el vientre y se dio cuenta de que tenía hambre. Imitó al peliazul, buscando un palito para ensartar uno de los bollos y ponerlo al fuego. Lo retiró apenas se hubo tostado levemente.

Yota hizo un comentario acerca de si los bollos eran otra trampa y estaban envenenados. Taeko sonrió ante lo dicho, aunque le hiciera dudar. Comenzó a soplar su bollo para entibiarlo un poco, aunque en realidad lo que quería era esperar a que Yubiwa le diera un bocado al suyo.

”Sólo por… precaución.”

No es que no tuviera sentido del humor, solamente se le hacía incorrecto que un superior actuara así en un momento así. Después de que viese a Yubiwa comer de su bollo, la peliplateada haría lo mismo con el propio.
Responder
#10
Pero Yubiwa, con una presteza digna de un jounin, se inclinó rápidamente cuando los genin fueron a coger sus bollos y les dio una fuerte yoya en las manos para apartarlas de su cena.

—¡Eh! ¡Oye! Que esta es mi cena, chicos. —Y tan ancho él, empezó a comerse el primero mientras colocaba los otros dos cerca del fuego y que se fueran calentando—. Encima sólo me he traído tres.

»¿Acaso no os habéis traído vuestras propias provisiones?

Todo esto lo dijo sin dejar de sonreír. El hombre devoró los bollos uno a uno, despacio, contento. Tanto si respondían afirmativamente como si no, él no compartió ni un sólo trozo de su comida.

—Y después de una buena cena, más vale que nos pongamos a dormir. Mañana nos levantaremos tempranito para continuar la misión.

Yubiwa dejó su mochila apoyada en el tronco de un árbol y se tumbó, apoyando la cabeza en ella. Cruzó las piernas y se echó los brazos detrás de la cabeza.

—Hala, buenas noches mozos.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#11
Antes de poder hincar el diente a aquel bollito una yoya cayó sobre mi mano para que no llevase a cabo dicha tarea. Fue Yubiwa. Una vez más dispuesto a tocarme las pelotas. Por lo visto lo de compartir no era lo suyo.

—¡Eh! ¡Oye! Que esta es mi cena, chicos. --acto seguido empezó a comérselos—. Encima sólo me he traído tres.

»¿Acaso no os habéis traído vuestras propias provisiones?

—Y después de una buena cena, más vale que nos pongamos a dormir. Mañana nos levantaremos tempranito para continuar la misión.


Colocó su mochila apoyada en un tronco y no tardó en recostarse para disponerse a dormir por lo que yo cogería mi mochila y rebuscaría en ella.

—Hala, buenas noches mozos.

*Qué te jodan un rato, gilipollas*

Finalmente de la mochila saqué un bocatatún el cual partí por la mitad, dejando dos buenos trozos y le extendí uno a Taeko ya tuviera ella provisiones o no.


— ¿Quieres?
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#12
Pero no pudo hacerlo.

Yubiwa, rápido como un rayo, les dio unas palmadas en las manos antes de que pudieran tomar los bollos que los genin creían eran para ellos. Taeko se quedó viendo su mano vacía unos instantes.

”¿Qué…? ¿Qué?”

Miró a Yota, luego a Yubiwa. Un atisbo de decepción se fusionó con uno de enojo y otro de tristeza en sus ojos. Tardó unos instantes en entender que el jōnin iba en serio. Es más: el peliazul se había zampado los bollos vilmente frente a ellos, y luego se había echado a dormir.

Taeko se preguntó si en realidad era una misión S o si el ninja los había sacado a pasear y a ser emocionalmente abusados.

”Aunque creo que es muy pronto para decir abuso...”

Rebuscó entonces en su mochilita, aunque ya sabía lo que encontraría: su kit de shodō. No había empacado nada de comida. ¿Para qué? Al fin y al cabo iba a ser una misión clase D, en la aldea, sin peligro alguno. ¿No?

”Pues en caso de emergencia podría comerme la tinta… Creo…”

Inclinó la cabeza y soltó un suspiro.

Sin embargo, algo hizo que se pusiera radiante con una sonrisa de nuevo. Yota había sacado lo que parecía un emparedado de atún, lo había partido y le ofrecía la mitad. Taeko asintió con ganas, sin dejar de regalarle reverencias, y tomó el alimento delicadamente con ambas manos. Comenzó a comerlo a bocados pequeños y largos periodos de masticar, disfrutando cada milímetro de pan y pescado. Al terminar, se chupó la punta de los dedos y se los limpió en el bordecillo interior de su hanfu. Luego le escribió una nota al rubio.

≫¡Te agradezco tanto, Yota-san!
Aunque me siento algo tonta por no haber traído nada para comer…
¡Te debo la vida!”


Y al final, dibujó una carita muy sonriente. La nota era apenas visible a la luz de la fogata, pero esperaba que fuese suficiente para su amigo. Después le retribuiría en la medida de lo posible. ¡Qué alegría que su compañero no fuese tan desalmado como Yubiwa!
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!

Responder
#13
El grupo cenó y se fue a dormir, auspiciado por la brisa que, en el bosque, entre los árboles corría; los sonidos silvestres como único acompañamiento a los intensos e intermitentes ronquidos de Yubiwa.


···


Yota y Taeko despertaron con un agradable olor. El estómago les rugió al unísono, producto del hambre. Si se reincorporaban y echaban un vistazo a su alrededor, verían que se encontraban frente a prácticamente un banquete. Cada uno de ellos tenía una taza de café caliente recién hecho delante. Había multitud de pastas, bollos, pan y huevos con bacon. Yubiwa se encontraba sentado al pie de un árbol degustando un sencillo paquete de galletas.

—Chicos, tenéis que aprender a decir las cosas. Y a pensarlas —dijo—. Si salís de viaje, tenéis que ir a casa, coger comida, provisiones.

—Ya estoy aquí. —Una segunda voz, que también era de Yubiwa, salió de entre los arbustos. Era un clon, y llevaba unas cuantas bolsas en cada mano. Las depositó al lado de Taeko y Yota, y se deshizo en una nube de humo.

—El clon ha comprado algunas provisiones para vosotros. Varios sandwiches y agua. Guardároslas en la mochila, las váis a necesitar.

»He hablado con Kenzou-sama, cambiando de tema, por cierto. Según me ha dicho, nos espera un contacto de la aldea en la orilla del río con una barcaza especial. En esta época del año, las corrientes son bastante fuertes, si intentásemos cruzar a pie utilizaríamos demasiadas energías. De modo que tenemos que reunirnos con él cuanto antes. Tengo entendido que tiene cosas importantes que hacer.

»Desayunad bien, que saldremos pitando.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#14
Dios sabe que dormimos como troncos gracias a que estábamos hechos mierda que sino aquellos ronquidos se hubieran convertido en nuestra peor pesadillas y nos hubiéramos levantado con unas ojeras de la hostia. Pero lo logramos, dormimos hasta el día siguiente...


···


Esa mañana fue de lo más aprticular. Al menos en su inicio. Desperté con un aroma de los fuertes en toda la napia. el mismo olor que hizo que me levantase y abriese solo el ojo derecho. Tenía que liberar más energías para abrir el izquierdo y por el rabillo del ojo vi todo lo que había preparado ¿Yubiwa-dono?

*¡La hostia chaval! ¿Pasas de no darnos bocado a montar todo esto? Quién te entienda que te compre*

Pero no era un sentimiento de odio como los de anoche. No, no. Me sentía agradecido. Ahora si se le veía como el jonnin que debía ser para nosotros. cuidándonos como si fuéramos dos renacuajos, sus renacuajos... Ante mis anrices y la de Taeko había una taza de café bien calentito y cuando la vista avanzó, podríamos ver el mejor banquete que podríamos imaginar si teníamos en cuenta que estábamos en mitad de un bosque.


— ¡JODER CHAVAL! — exclamé sorprendido.

— ¡Eh, Taeko! ¡Taeko! — llamaba su atención al mismo tiempo que con mis brazos y manos la sacudía para que saliera de su sueño. Este sueño era todavía mejor.

—Chicos, tenéis que aprender a decir las cosas. Y a pensarlas —dijo—. Si salís de viaje, tenéis que ir a casa, coger comida, provisiones.

—Ya estoy aquí. —Una segunda voz, que también era de Yubiwa, salió de entre los arbustos. Era un clon, y llevaba unas cuantas bolsas en cada mano. Las depositó al lado de Taeko y Yota, y se deshizo en una nube de humo.

—El clon ha comprado algunas provisiones para vosotros. Varios sandwiches y agua. Guardároslas en la mochila, las váis a necesitar.

»He hablado con Kenzou-sama, cambiando de tema, por cierto. Según me ha dicho, nos espera un contacto de la aldea en la orilla del río con una barcaza especial. En esta época del año, las corrientes son bastante fuertes, si intentásemos cruzar a pie utilizaríamos demasiadas energías. De modo que tenemos que reunirnos con él cuanto antes. Tengo entendido que tiene cosas importantes que hacer.

»Desayunad bien, que saldremos pitando.


— Sí, ya lo sé, ya lo sé. Pero... Yo iba a solicitar una misión de las mías de las que haces en unas horas, un día como mucho. Para nada esperaba esto, de haberlo sabido me hubiera preparado mejor. Y bueno, gracias por la comida, Yubiwa-dono

Empecé a comer lo que me encontraba por mi camino. Bollos, pastitas y los huevos con bacon, por supuestísimo. Entre mordisco y mordisco caí un trago de aquella bebida calentita que tan bien sentaba. Después guardé la bolsa del clon de Yubiwa en mi mochila cuando de pronto me asaltó algo a la cabeza.

— Esto, Yubiwa-dono... ¿Por qué nos escogieron a nosotros?

Necesitaba saberlo. Era evidente que aquella misión nos iba más grande que cualquier cosa y aquello nod ejaba de generar curiosidad en mi interior. Le hubiera pedido de hablar con directamente con el Morikage, pero supuse que me contestaría con un no rotundo.

— ¡Ah! Otra cosa... ¿Puede firmarme un autografo en la camiseta? — saqué un permanente de la mochila y se lo enseñé — No todos los días uno tiene el placer de compartir su tiempo con un ninja de su nivel, ¿Sabe?
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#15
La mitad de aquel bocadillo, aunado a el cansancio de la travesía, fue suficiente para adormilar a Taeko. Intentó no cerrar los ojos tan pronto, pero no tardó en caer. Soñó con pálidas flores plateadas y una lluvia de gotas de cristal.

···

Despertó, sin embargo, con algo más placentero que su sueño. Un aroma que hizo a sus tripas rugir. Parpadeó varias veces al incorporarse, pues creía seguir durmiendo. Había un bufé completo frente a ella y Yota. Desde pasta hasta huevos con tocino, y café. Taeko se restregó los ojos.

"¿Qué...? ¿Pero de dónde vino todo esto?"

Los gritos de Yota la ayudaron a despertar mejor, llamándola a prestar atención al banquete.

No tardó en ubicar a Yubiwa, al pie de un árbol, comiendo galletas. Lo que dijo sonó a una mezcla entre regaño y consejo: estar preparado antes de salir a una misión. Pero lo que Yota respondió tuvo también mucho sentido, pues tenían la intención te tomar una misión sencilla. La peliplateada señaló a Yota (intentando no verse muy maleducada), mientras asentía repetidamente, dando a entender que estaba completamente de acuerdo con el rubio. Mientras tanto, un clon del jônin se acercaba, dándole a los genin sendas bolsas con provisiones. Taeko las aceptó gustosa y las acomodó con prontitud en su mochila. Luego, siguiendo el comentario del ninja líder, se dispuso a tomar un abundante desayuno.

Se detuvo, sin embargo, y le dedicó una nota al peliazul.

≫Muchas gracias, Yubiwa-san.
Lo tendré en cuenta para la siguiente misión.


Juntó las manos, agradeciendo a los dioses que Yubiwa no fuese tan cruel como había parecido la noche anterior.

"Tal vez es un guía que quiere que sus pupilos aprendan de una manera algo estricta... Será difícil acostumbrarme a seguirle el paso... Y al parecer es bueno con el jutsu de clonación..."

Comenzó bebiendo algo de café, y luego sirviéndose de las cosas de apoco. Tenía mucha hambre, pero no quería verse muy avorazada. Yota, por su lado, se miraba algo parlanchín, aunque muy agradable. Le hizo una pregunta algo curiosa a Yubiwa.

"¿Ser escogidos? Pensé que habíamos sido los primeros en estar disponibles para la misión...".

Por un momento quiso poner por escrito su reacción, pero se entretuvo comiendo, y mejor esperó a lo que fuese que el jônin respondiese. Seguidamente, el chico de piel bronceada le pidió a Yubiwa un autógrafo. Esto hizo que Taeko soltara una risita suave y honesta. Se le hacía curioso que un genin tratara con tal aprecio y admiración a un ninja superior.

"Eso demuestra lo poco que conozco de la cultura general del shinobi... Como mi plática con Ayame en el Vale del Fin..." pensó, sin pausar su desayuno.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!

Responder