Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Templos e Ídolos
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#61
Kumokichi, ya te puedes ir, estaré bien —dijo Yota de repente, y el arácnido, tras refunfuñar por lo bajo, estalló en una súbita nube de humo y desapareció sin dejar rastro.

No fue algo que alarmara a Ayame, sin embargo. Después de todo, y aunque ella no contaba aún con ningún contrato animal, había visto el proceso de invocación en centenares de ocasiones.

¡Oh! ¿quieres saber lo que ha pasado? —esgrimió Yota, acuchillándola con sus ojos dorados y sendos puños apretados junto a sus piernas.

Ayame desvió la mirada, con un amargo dolor en su pecho.

Yo... yo... —balbuceó, incapaz de responder algo coherente. ¿Que si quería saber lo que había pasado? ¡Pues claro que quería! Aunque una parte de ella sabía muy bien qué era lo que había sucedido después de verse sumergida en aquella nube de humo. La verdadera pregunta era si después sería capaz de soportarlo...
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Sasagani Yota Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 punto
Dinero: 570 ryō
#62
No hubo respuesta. Tan solo una actitud que se antojaba ciertamente algo nerviosa. En lugar de decir algo, soltó un par de balbuceos. Claro, sabía perfectamente lo que había pasado y por qué estaba teniendo una actitud dura con ella.

— Vale, vale, si no quieres saberlo... te acompañaré hasta la frontera

Prometería mi palabra y, aunque no la llevaría hasta Amegakure, si que me iba a asegurar de que llegaba hasta la frontera del País de los Bosques sana y salva.

Aquel día había aprendido una valiosa lección. De hecho, qué narices... todo aquel año estaba siendo un sensei de lujo que me hacía ver y entender que el ser humano es despreciable y que todos y cada uno de nosotros nos movíamos por unas ambiciones y unos objetivos y que todo lo demás era secundario. Lo único que no entendía era por qué no me mató y se frenó en el último momento...
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#63
No hubo una respuesta tras los balbuceos de Ayame. Yota se mantuvo sumido en un silencio que cargó el ambiente de una tensión que, como electricidad estática, hizo que la kunoichi se estremeciera.

«Habla. Di algo. Grítame, ódiame o perdóname. Pero no me dejes así...» Rogaba para sus adentros, conteniendo la respiración.

Vale, vale, si no quieres saberlo... te acompañaré hasta la frontera.

Vale... —Ayame hundió los hombros, sintiendo que algo dentro de ella se resquebrajaba un poco más.

Pero no añadió nada más. Ni suplicó su perdón, ni trató de excusarse, ni dio más explicaciones. Simplemente se limitó a seguir los pasos de Yota, arrastrando los pies hacia la frontera del País de los Bosques. Muda, en completo silencio, Ayame mantuvo los ojos fijos en el suelo. No levantó la mirada en ningún momento. Las hierbas resecas del verano y alguna que otra florecilla fue todo lo que vio en todo aquel trayecto.

«La Señorita sabe perfectamente lo que ha pasado. ¿Por qué no dice nada al respecto?»

Silencio. Ayame ni siquiera respondió a la voz de Kokuō.

Y así terminaron llegando a su destino. Ayame se despidió de Yota con una profunda reverencia, un agradecimiento por haberla acompañado hasta allí y una repetida disculpa. Y sus caminos se separaron. Quizás, para siempre.

«Porque si le hablo de ti, de que te liberé de tu sello y de que ahora compartimos cuerpo, es muy probable que acabe llegando a oídos de Yui-sama. Y sabes perfectamente lo que ocurrirá si eso llegara a pasar.» Respondió al fin, una vez en soledad. «¿Por qué decidiste salvarle? No lo creía propio de ti, salvar a un humano...» Se atrevió a preguntar, tras varios segundos.

Y Kokuō tardó varios más en responder.

«Por no tener que escuchar los lamentos de la Señorita si llegaba a matarlo.»

Ayame suspiró, con un profundo pesar, y alzó la mirada hacia el cielo. El sol se estaba poniendo.

Y lejos, muy lejos de allí, entre las ruinas de los Templos Abandonados del País de los Bosques, un agónico chillido hizo temblar los cimientos de aquellas ancestrales construcciones.
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Sasagani Yota Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 punto
Dinero: 570 ryō
#64
Aquel día todo había cambiado. La Ayame que conocí en el pasado había marchitado en su lugar había aparecido una kunoichi feroz que ni siquiera era consciente de sus propios actos. Sentí miedo, mucho miedo. Vi mi vida pasar pero sucedió algo que escapó de mi alcance y de mi conocimiento que un par de segundos antes de que me arrebatasen la vida, me la devolvieron. No supe si estar agradecido o aliviado. Pero así fueron las cosas.

Cumplí mi palabra y la acompañé hasta la frontera. No cruzamos palabra alguna. Había demasiada tensión como para romper el hielo
Y yo estaba furioso, sentía como si me hubiesen arrebatado a mi amiga. En su momento, el conflicto de Uzushiogakure me robó a mi amigo y ahora una fuerza mayor me robaba a mi amiga.


— Ya nos veremos, cuidate

Fueron palabras sinceras, aunque cargadas de pena. Deseaba con todas mis fuerzas que me devolviesen lo que fue mío en su momento. Quizás aquello era lo que llamaban madurar, no lo sé. Pero aprendí la lección y cada vez me fiaba menos de nada ni de nadie.

«El ser humano da puto asco»
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder