Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Ceniza, Verano del año 217.

Saga Torneo de los Dojos (fecha bloqueada)
Últimos rumores: ¡Sigue las tramas de los Hilos del Mundo! Primer Hilo | Segundo Hilo | Tercer Hilo
Una noche para olvidar
#46
Hmm… —No supo qué más añadir al comentario de Noemi, que aseguraba irse en seguida. Por una parte no quería que se fuese, pero por otra... se encontraba demasiado espeso como para soltar ninguna ocurrencia para convencerla de lo contrario. Su mente, simplemente, todavía estaba en proceso de activarse.

Distraído, su mirada se desvió hacia el escritorio, y por un momento su corazón se agitó. Sus ojos fueron directos hacia el marco con la fotografía, que por suerte seguía boca abajo. Emitió un suspiro de alivio. No había nada de lo que preocuparse…

Mañana te devolveré la ropa ya lavada y… —hizo una ligera pausa—. Lamento todo lo ocurrido.

Datsue hizo un ademán con la mano, como quitándole importancia.

Bah, no te preocupes. Me dejaste la espalda dolorida, pero… —se frotó la espalda con la mano, mientras la estiraba un poco inclinándose hacia atrás—. No estuvo tan mal —esbozó una débil sonrisa, tratando de ser amable.

«Me pregunto cuál sería el momento adecuado para recomendarle mi tienda… Definitivamente no éste»

Oye, ¿te preparo algo para desayunar? Un zumo… Un vaso de leche… —Teniendo en cuenta lo vacía que estaba su nevera, tampoco había muchas más opciones—. No te irás con el estómago vacío, ¿no?
[Imagen: 0acb84072c6d0cd5194c4c4011f342878342e44a_hq.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]
Responder
#47
Cuando la kunoichi salía de la habitación, el dueño de la casa comenzó a hablarle seguramente en un intento por aliviar un poco a la joven que se notaba a leguas un tanto dolida por lo sucedido, pero había tenido la mala fortuna de escoger las palabras equivocadas en el momento equivocado.

No estuvo tan mal

La chica todavía tenía a Haskoz muy presente en su cabeza, no podía simplemente olvidarse de la noche a la mañana de él y peor considerando que había intimado con alguien más a pocos días de enterarse de su muerte.

Por ello y los recuerdos de la rubia sobre lo que escuchó del propio Datsue aquella mañana, no pudo evitar que sus ojos se inundasen de lágrimas en un parpadeo y soltar un gemido que ahogó al llevarse ambas manos a la boca. Sin dirigirle la palabra ni una simple mirada, la chica se dirigió rápidamente a la puerta de entrada y tras cruzarla sencillamente corrió sin saber a dónde, luego de haberse alejado lo suficiente podría orientarse, pero primero tenía que desaparecer del rango de visión de Uchiha Datsue, de ser posible a un lugar donde pudiese llorar sin temor a ser escuchada por nadie.

—Perdón Haskoz... —repetía una y otra vez mientras se alejaba del departamento tan rápido como podía.
[Imagen: gZnx69m.png]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
#48
Pero…

Datsue ni tiempo había tenido de ofrecerle un desayuno. Sin ningún tipo de aviso previo, la kunoichi se había puesto a sollozar, desconsolada, como si el mal trago que pensaba había hecho pasar al Uchiha fuese demasiado para su conciencia.

¡Pero no llores, mujer! Ya te dije que tampoco fue para… —Ni pudo terminar la frase. La Sakamoto, tapándose el rostro para ocultar las lágrimas, había puesto pies en polvorosa, incapaz de resistir ni por un segundo más la gran culpa que le carcomía...

La culpa de haberle fastidiado la noche a Uchiha Datsue, intrépido shinobi de Uzushiogakure no Sato.

¡N-noemi! —gritó, llamándola, tras alcanzar el pasillo del edificio y asomarse por las serpenteantes escaleras. La kunoichi le respondió con un ¡plaf!. El sonido del portal al cerrarse de un portazo.

•••

Ah, mujeres… ¡Más complicadas que un Kusareño carnívoro, ya lo creo que sí! —exclamó, minutos más tarde, recostado en el sofá. Abrió el libro por la página doscientos cincuenta y cuatro y se dispuso a leer—. Veamos, Genji Monogatari… A ver si me das alguna explicación a esto. Confío en ti.
[Imagen: 0acb84072c6d0cd5194c4c4011f342878342e44a_hq.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]
Responder