NinjaWorld

Versión completa: Ambientación: País de la Tierra
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.

País de la Tierra


Breve historia

El País de la Tierra es uno de los territorios más estables del continente, siempre gobernado por la misma familia feudal: los Kurawa. Actualmente, el Señor Feudal es Kurawa Jagaimo, un chico de 12 años (este escrito data del año 218) que gobierna el país desde la muerte de su padre (tras caer desde un risco en una de sus borracheras), en el año 216.

Aconsejado por su tío, Kurawa Kaikei, el joven Daimyo ha subido los impuestos en todo el país y aumentado la guardia de Notsuba. Más que aconsejado, las malas lenguas aseguran que maneja a su sobrino como a un títere y es él quien tiene en realidad el poder.

La hermana mayor de Jagaimo, Kurawa Ivvatsumi, y heredera natural del Daimyo, fue desheredada por su padre en el año 215 por negarse a contraer matrimonio concertado. Actualmente es una joven de 17 años que se encuentra en paradero desconocido. El pueblo está convencido de que con ella el país iría mucho mejor, y hay quien dice que está reclutando un ejército para asaltar Notsuba y recuperar lo que le pertenece.



Mitología

Se dice que, hace cientos y cientos de años, el Daimyo del país vio descender desde el cielo a una doncella celestial. Ambos se enamoraron el uno del otro, se casaron y tuvieron descendencia. A los siete años, no obstante, ella se despidió de él con gran pena. Aseguró que no era un ser humano, que su tiempo en la tierra había expirado y que debía regresar a su morada celestial. Con estas palabras, desapareció.

El Daimyo, con gran melancolía, trató de seguirla al cielo. Recordando el lugar donde la había visto descender, subió hasta el monte Sora y rezó a los Dioses para que la llevasen junto a ella. No dio resultado, pero sin darse por vencido, repitió aquel peregrinaje año tras año. Hasta que, un día, desapareció.

Algunos dicen que marido y mujer se reencontraron al fin en el Cielo, y que viven felices y juntos desde entonces. Otros, sin embargo, que la vejez del Daimyo le hizo caer desde la cima, y que sus restos se pudren todavía al pie de la montaña.



Ambientación

El País de la Tierra se encuentra al noroeste de Oonindo, y se caracteriza por ser una zona eminentemente montañosa, escarpada y con numerosos valles y ríos. Salvo Notsuba, no existen grandes ciudades en ella, y la población está distribuida en pequeñas y desperdigadas aldeas. La suya es una economía de subsistencia, y es considerado como el país más pobre del continente.

Es común ver rebaños de cabras, ovejas y vacas (principal ganado de la población) en los campos, así como cabras monteses, linces, osos y —en las altas montañas del norte— leopardos de las nieves.

Debido a lo numerosos escondites que proporciona su irregular terreno, y la escasez de guardia, el país suele ser cobijo de exiliados y delincuentes buscados por la ley.