NinjaWorld
(C) La banda de la calabaza - Versión para impresión

+- NinjaWorld (https://ninjaworld.es)
+-- Foro: Uzushiogakure (https://ninjaworld.es/foro-uzushiogakure)
+--- Foro: Edificio del Uzukage (https://ninjaworld.es/foro-edificio-del-uzukage)
+--- Tema: (C) La banda de la calabaza (/tema-c-la-banda-de-la-calabaza)

Páginas: 1 2 3


(C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 18/09/2020

Apenas el primer rayo de sol surcó el azul cielo, la inmortal apoyó las manos en la puerta principal del edificio que se erigía rente a ella, esa enorme puerta de bambú. Se trataba ni mas ni menos que del edificio del Uzukage, y con ésta acción la chica accedió a la iluminada estancia principal. A su izquierda, en la recepción, pudo ver que se encontraba la kunoichi de rojiza cabellera que en alguna ocasión le había atendido, Uzumaki Kiyomi. La chunin andaba con el pelo recogido, y manejaba numerosos papeles. De vez en cuando sellaba alguno que otro, grapaba otros con unos, y hacía montañas con los susodichos intentando de manejar la situación sobre su zona de trabajo. Sin embargo, la mujer lucía bastante alegre, en contra de lo que pudiese parecer ese infierno burocrático.

¡Bueeeeenos días! —anunció la pelirroja que recién entraba al lugar. —¿Que tal todo Kiyomi? ¿los niños bien?

La mujer acentuó su sonrisa viendo que se trataba de Aiko. La genin había pasado por incontables decepciones en sus misiones, y la chunin había sido un valioso aliado que siempre la había animado a no sucumbir. Al final, el roce hace el cariño, o eso dicen.

Hoy hay bastante trabajo, pero nada que no se pueda sobrellevar, cariño. Los niños andan más salvajes que nunca, pero bueno, son etapas...

»¿Y tu qué tal? ¿vienes a por una misión? —preguntó en lo que miraba hacia un flanco, en busca de algunos pergaminos. —Creo... creo que tengo por aquí... alguna misión disponible de rango D... algún trabajito sencillito.

Aiko se aproximó un poco, entrecruzando los brazos estrepitosamente —N-no, no, no es eso. Al menos no del todo. Había quedado con Datsue para hacer una misión, y que me aconsejase un poco. Por cierto, ¿está por aquí?


RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 23/09/2020

Oh, sí, lo estaba. Y Uzumaki Kiyomi así se lo hizo saber. Datsue se encontraba en una pequeña reunión en la sala de Jōnins junto a Uchiha Raito —su sensei— y otros compañeros, en pleno reporte de una misión que habían hecho hacía tiempo. Hacía cosa de un año, ambos habían acabado con un pequeño grupo de delincuentes. Ahora resultaba que aquel grupito —que acabó en la cárcel— no eran sino los miembros de rango medio de una organización mayor. De ahí la reunión, para recabar datos. No dejaba de ser algo rutinario.

Cuando Uchiha Datsue bajó, lo hizo solo. Tras haber contado todo lo que sabía, dejó a Raito y al resto en la sala, y descendió rápidamente por las escaleras esperando no llegar tarde.

¡Aiko! —exclamó, nada más verla. Llegó hasta ellas y apoyó un brazo en el escritorio—. Bueno, Aiko te lo habrá contado, ¿no? —preguntó, mirando a Kiyomi—. Queremos una misión para ir en pareja. Q-quiero decir… —quiso corregirse, algo sonrojado—. En dúo. ¡Como compañeros! —carraspeó—. ¿Tienes algo que merezca la pena? Una S no estaría mal… —dejó caer, medio en broma.


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 24/09/2020

La pregunta que le lanzó la pelirroja a la otra pelirroja no tuvo ni necesidad de ser respondida, pues apenas haber sido arrojada se topó con un enérgico saludo por parte del susodicho. Datsue no llegaba ni tarde ni temprano en ésta ocasión, llegaba justo a tiempo. Una sonrisa aún más pronunciada de lo habitual se marcó en el rostro de la kunoichi, a la par que saludaba con un gesto de mano al jonin. Éste se acercó hasta las chicas, y terminó con el codo reposado en el mostrador de la chunin. Preguntó a Kiyomi si Aiko le había contado, y especificó que ambos querían una misión en pareja. No tardó en retractar sus palabras, inquiriendo que se refería a dúo, y termino por solicitar de buena manera una de rango S.

Ambas kunoichis se miraron, y no pudieron evitar reírse. La genin reía por la combinación del comentario de la pareja, así como lo del rango de la misión; en ésto que la chunin se reía obviamente por lo del rango de la misión.

Verás Datsue, la señorita Aiko está bastante atascada con las misiones más sencillas, debe de ser todo un honor que un jonin te ayude en enmendar el camino y volver a realizar misiones sin problema, pero me temo... que cuanto máximo os puedo ofrecer una misión de rango B, y aún así recomendaría que fuese de rango C.

Aiko se rascó la nuca, en un gesto de clara incomodidad —La verdad, mientras me puedas supervisar, supongo que dará igual la que escojamos, ¿no? —preguntó al Uchiha.

»Pero como te dije, se me están atascando mucho hasta las misiones más comunes. Quizás Kiyomi tenga razón y deberíamos pillar una misión C. Además, no me gustaría que hicieses tú todo el trabajo y ser una carga.


RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 27/09/2020

Datsue hizo un ademán, como quitándole importancia.

Está bien, está bien —Pues claro que no creía que le fuesen a dar una S. ¡Estaba de broma! Aunque a una B no le hubiese hecho ascos—. Sea una C, pues —accedió, mirando primero a Aiko y luego a Kiyomi—. ¿Qué tienes para ofrecernos?


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 27/09/2020

El jonin no tardó en aceptar la propuesta, accediendo a realizar una misión de rango C. Seguramente eso era ridículo par él, pero en el caso de Aiko, la verdad es que era un mundo. El Uchiha, sin pelos en la lengua, preguntó que tenía por ahí para ellos con ese requisito. Kiyomi revisó entre los pergaminos de la mesa, en un montón que bien organizados tenían un color similar entre ellos. Leyó por encima las referencias, y apenas leídos unos cuantos se decidió por uno, y lo antepuso para que ambos pudiesen echarle un ojo.

Aquí tengo una bastante interesante, se trata de una banda de grafiteros y delincuentes juveniles, la misión es básicamente evitar que dañen la estética de la villa, y si es posible disolver la organización. Pero ésto último no es un requisito, tan solo una sugerencia del cliente.

Aiko miró a Datsue, algo incómoda. Si liaba la gorda intentando atrapar a un gato, o limpiando los baños de la academia, o simplemente organizando los libros de la biblioteca... ¿qué podían esperar de ella con ésta misión?

EL RAGNAROK ESTABA CERCA.

Rió, y terminó por llevarse la mano tras la nuca —Jajajaja... bueno, al menos ésta vez no saldrá quemado ningún pobre gatito.

La chunin entrecerró los ojos, y casi pareció decirlo todo con la mirada. En un acto casi reflejo, retrayó parcialmente la mano que ofrecía el pergamino, con una clara imagen de varios niños ardiendo en una improvisada hoguera. Carraspeó un poco, y miró nuevamente los otros pergaminos que tenía en la mesa.

O... bien podemos buscar otra cosa.



(C) La banda de la calabaza


Solicitante: Miyamoto kote
Lugar: Distrito norte, cerca de la biblioteca.
En la zona norte de la villa, una banda de chicos que se dedican principalmente a pintorrear toda pared virgen, están causando estragos en la belleza de la arquitectura local. No hay nadie ni nada a salvo, los chicos a veces pintan desde árboles a personas que duermen plácidamente en el parque. Una de las fachadas que tienen entre ojos es la parte trasera de la biblioteca del distrito norte la cuál no dura ni unas horas sin pintar tras limpiarla. El señor Miyamoto, trabajador de la biblioteca, solicita la ayuda de la villa para detener a éstos agresores, y si es posible desarticular la banda por completo.



RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 27/09/2020

Una banda de… ¿grafiteros? Se le cayó el alma a los pies. Él, Uchiha Datsue, el Intrépido, el Hijo del Desierto y Matakages en los ratos libres, de misión para capturar a una banda juvenil que se dedicaba a hacer gamberradas por la villa. Era un bajón enorme.

Miró a Aiko. Suspiró. Lo que uno hacía por amistad.

No, no. Esa está bien, Kiyomi. Esa está bien. ¡Haremos que esos malhechores no vuelvan a mancillar nuestra sagrada Villa, ya lo verás! —exclamó, intentando animarse. Le arrebató el pergamino y le dio la espalda—. ¡Nos vemos!

Ya fuera del edificio, el Uchiha se dirigió a Aiko.

¿Y bien? ¿Cómo crees que deberíamos proceder? —No era una pregunta desde la duda o la ignorancia, era una evaluación.


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 28/09/2020

El Uchiha apresuró a recoger el pergamino, antes de que la chunin cambiase de idea. Con las mismas zanjó de manera enérgica y completamente envidiable que acabarían con los malhechores, y evitarían que mancillasen la aldea. Justo tras ello se despidió de forma apresurada, y Aiko le imitó con un gesto de mano dirigido a la encargada del mostrador.

¡Hasta luego!

¡Hasta luego! ¡y suerte! —apresuró a acompañar Kiyomi.

No tardaron demasiado en salir del edificio, y Datsue le lanzó una rápida pregunta a la inmortal. Éste quería saber cómo debían proceder, o más bien dicho, cómo lo haría la chica de manera habitual.

Pues... deberíamos leer primero el contenido del pergamino, por si hay algún detalle que se le ha escapado a Kiyomi, y para saber quién nos contrata. Luego, supongo que ir a hablar con esa persona, porque puede tener más información de la que ha dado en éste contrato, incluso podría saber dónde suelen pintorrear... —marcó una pausa leve. —¿No?

»¿Dice algo importante el pergamino? —preguntó, sin querer quitárselo de las manos, puesto que era el más experimentado y quien mejor podría cuidar de éste.


RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 30/09/2020

En vez de responder directamente a la pregunta, Datsue le entregó el pergamino.

Básicamente —empezó a resumir—, nos cuenta que el parque y la parte trasera de la biblioteca suele ser la zona donde delinquen estos vándalos. Y sí, yo también creo que lo mejor será hablar primero con Miyamoto.

»Vamos. Me sé el camino de memoria —aseguró—. Han sido varias las veces que acudí para tomar prestado algún libro de fūinjutsu.


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 3/10/2020

El Uchiha le entregó a la genin el pergamino, y remarcó que la presunta banda de maleantes juveniles parecía estar frecuentando el parque y la zona de la biblioteca, pero que coincidía en que ir a hablar con Miyamoto era una buena idea. Incentivó el camino, en lo que la chica intentaba leer el contenido del pergamino. Al parecer Datsue se sabía más que de memoria el camino, pues había tomado varios libros prestados de la susodicha biblioteca.

Yo también debería empezar a hacer lo mismo... jajajaja.

El camino prosiguió, siendo que éste no era muy extenso llegarían en no demasiado tiempo. Para cuando llegasen, podrían observar que las puertas de la biblioteca estaban abiertas, sujetas principalmente por un cubo de agua, unas fregonas y varios trapos. El agua del cubo parecía recién cambiada, aunque los trapos y la fregona no corrían la misma suerte; se denotaban bastante deteriorados, y sobretodo manchados de pintura.

Vaya.

¿Qué podía decir? Parecía que alguien había tenido que usar varias veces ese material de limpieza.

Al atravesar el umbral de la puerta de la biblioteca, podrían ver que el dueño dela misma se encontraba en el lateral izquierdo, justo donde había un habitáculo que de seguro servía como pañol para el material. El hombre salía con un delantal bastante manchado de la misma, con un bote de lejía y otro de agua fuerte, además de un rascador. Refunfuñaba, visiblemente enfadado, en lo que parecía un dialecto casi incomprensible.

Cagoenlaputisimadredelosmalparidosestosconsusmuertosacaballosobrelatumbadesusmadresjoderya

Buenos días, señor Miyamoto —interrumpió la pelirroja el salmo del hombre.

Éste la miró, arqueó una ceja y conservó la cara de pocos amigos —Si venís a por libros, la biblioteca está cerrrrrada.

A decir verdad, no se veía a nadie más en la biblioteca, parecía estar desierta.


RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 3/10/2020

Datsue tuvo que disimular su sonrisa ante el malhumor del bibliotecario. Entendía su frustración, pero también pensaba que si lo peor que le pasaba en el día a día eran unas pintadas de unos gamberros, entonces podía considerarse afortunado. Ahí afuera, el mundo estaba lleno de crueldades peores.

No, no se trata de eso, Miyamoto-san. Venimos por el encargo. —Con las manos en los bolsillos, echó distraído un vistazo a los alrededores—. Mejor hablemos dentro, si le parece bien.

Nunca se sabía quien podía estar observando.


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 4/10/2020

El saludo de la genin quedó en el más absoluto y frío olvido. Junto a los "te quiero" de papá.

¿Papá lo decía, no?

La mente de la kunoichi quedó helada, sin saber muy bien cómo reaccionar. Por suerte para ella, no estaba sola. El jonin apresuró a corroborar que andaban allí por más que unos libros, tenían una misión. De hecho, tenían su misión, la que el propio bibliotecario había publicado en la villa. No era poco.

El Uchiha inquirió que fuesen dentro, en lo que echaba un vistazo alrededor. La sonrisa se hizo ineludible en el rostro del cascarrabias, que sin preámbulos indicó que entrasen en un mero gesto de manos. Por los alrededores no se veía más que los transeúntes de posiblemente cualquier día, nada sospechoso que pudiese alertar al más experimentado de los shinobis.

¡Aaaah! ¡haber empezado por ahí, chicos! —interrumpió el andar para cerrar las puertas tras cruzar el pequeño grupo, dejando el cubo y los enseres de limpieza dentro. —¿Y bien? ¿qué les trae por aquí? ¿ya los han cogido?

N-no, de hecho recién empezamos... ¿Habría algo más de información que nos pudiese dar? ¿alguna descripción de los chicos? ¿alguna hora o habito que repitan en sus gamberradas?

El hombre se llevó al mentón la zurda, y lo acarició en lo que rondaba sus pensamientos —Pues... son demasiados chicos como para acordarse de todos. Bastante tengo ya con saberme todos éstos libros de memoria, en orden y autor. Pero lo que sí puedo decir, es que tienen como dos bandas. Y obviamente cada banda sigue a uno, los más peculiares del grupo. Casi... casi parecen sacado de algún manga de héroes de poca monta, la verdad.

»Los que suelen pintar con unas aspas verdes y círculos rojos, se llaman los... ¿kurokuro? ¿karukuro? —ladeó varias veces la cabeza, buscando zafarse de esa vaga idea del nombre. —En fin, esa banda es la de un pelirrojo que viste una especie de pijama blanco con una bufanda verde. El chico es de piel oscura, y ojos rojizos. Suele ser el que más da la tabarra, porque es el primero en provocar a los de la otra banda.

»Por el otro lado, tenemos a los que pintan unos círculos verdes con triángulos rojos. Ésta pandilla la lidera una chica pelirroja, de piel muy clara y ojos verdes. Parece una mosquita muerta, pero no os confiéis con ella, es todo lo contrario a lo que aparenta. Es la más agresiva de todos éstos pandilleros, y se ha peleado con muchos de la otra banda. Seguramente ese sea uno de los principales problemas entre ellos.

»¿Hay algo más que queráis saber? Aunque no tengo mucha más información que brindaros...


RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 5/10/2020

Datsue se cruzó de brazos, ya en el interior de la biblioteca, mientras Aiko explicaba los motivos de su visita. Miyamoto no tardó en responder con pelos y señales todo lo que sabía sobre la panda de niñatos que pintarrajeaban las paredes. Al parecer, no se trataba de una sola banda, sino de dos enfrentadas.

«Vaya, vaya, vaya. Esto se pone cada vez más interesante…»

¿Conoce la vivienda o el nombre de al menos uno de esos chicos, Miyamoto-san? ¿O alguien que los conozca? Aunque no sean los líderes, me es lo mismo. Ah, ¿y sobre qué edad tienen estos mequetrefes? —quiso saber también.

Aclarado aquello, el Uchiha creía que ya tenían una buena base para empezar a investigar.


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 7/10/2020

La kunoichi dejó un tiempo prudencial para que Datsue preuntase algo, si es que aún tenía dudas. Éste no se demoró demasiado, preguntando por la vivienda o al menos uno de los nombres de esos supuestos líderes de sendas bandas. Antes de que el hombre llegase a contestar, hizo un inciso para preguntar también la edad de esos pequeños delincuentes. Aiko llevó de nuevo la mirada hacia el bibliotecario, curiosa también por el resultado de esas preguntas.

Miyamoto lanzó un suspiro, que casi se podría confundir con un carraspeo, o algún tipo de sonido similar. De nuevo se llevó la zurda a la barbilla, y desvió la mirada hacia el suelo, intentando hacer memoria. —Puede... puede que la chica se llame Sakura, o Kurasa, o... ¿Arasaku? —volvió su mirada hacia el jonin, y terminó por encojerse de hombros. —Sinceramente, no estoy seguro. Éstos chicos no suelen usar sus nombres, se suelen llamar los unos a los otros "lotos" o "tigres", dependiendo de la banda. Con respecto a una dirección... si supiese al menos una, ya habría ido yo en persona a propinarle una buena reprimenda ante sus padres... pero no, no sé dónde viven. Lo que si puedo deciros es que la parte trasera de la biblioteca, el loto central del parque, y la panadería de Koto-delicias son los lugares donde más suelen pintorrear. A veces, se tapan unas pintadas a otras, lo cuál suele ser motivo de más rivalidad entre ambas.

»La edad de esos mocosos... yo diría que entre ocho y trece años. Quizás alguno se salga de esas edades, pero la mayoría rondan eso.

Aiko, realizó una pequeña reverencia. —Muchas gracias señor Miyamoto por la información, por mi parte creo que es suficiente con ello. —Miró al Uchiha, pendiente de si él pudiese necesitar algo más. La chica ya tenía un plan, aunque podría ser quizás de lo más descabellado.


RE: (C) La banda de la calabaza - Uchiha Datsue - 7/10/2020

«Entre ocho y trece años, ¿hmm? Joder, son unos mocosos. Quien me iba a decir a mí que a estas alturas estaría con este tipo de misiones». Suspiró. Lo que uno hacía por amistad.

Muchas gracias, Miyamoto-san. Resolveremos su problema en la mayor brevedad posible —dijo, realizando una reverencia formal. Luego dio media vuelta y salió al exterior.

Ya caminando al aire libre, el Uchiha, cual sensei formativo, lanzó una pregunta a Aiko.

¿Cuál crees que debe ser nuestro próximo paso?


RE: (C) La banda de la calabaza - Watasashi Aiko - 7/10/2020

Al parecer, la kunoichi no era la única que había acabado de preguntar, el Uchiha no tardó en agradecer al hombre también lo que había aportado. Esclareció que resolverían el asunto lo más rápido posible, y tras una formal reverencia, ambos marcharon hacia el exterior de la biblioteca. Una vez fuera, Datsue preguntó a la pelirroja cuál debía ser el próximo paso.

La chica se giró, y llenó el pecho de aire. Estaba completamente segura de su respuesta, orgullosa, llena de confianza. —Debemos hacer una pintada nosotros, así creerán los chicos que ha sido uno de la otra banda, y esperaremos escondidos a que vengan a taparla con una de ellos. Los pillaremos con las manos en la masa, y así por lo menos tendremos a una de las bandas. Incluso podría funcionar para la otra también.

¡BUM!

Y así lo soltó, como si nada. Para pillar a un ladrón, pretendía ser otro. Para atraer a un tiburón, pretendía echar carne al agua. Quizás para ella era una de las ideas más geniales posibles, la verdad. Aunque cualquiera que lo viese desde fuera, seguramente podía discrepar.