Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Aspa y hueso
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 24 puntos
Dinero: 5 ryōs
#31
El Ninpō Bunkai, ¿dices? Pues está feo que yo lo diga, pero sí, soy un artista. Soy octavo dan en bukijutsu, hombre. Si es que no estás hablando con un cualquiera. Con toda la modestia del mundo te lo digo. —Si algo era Datsue, eso era modesto—. Y fíjate que siempre fui por la rama del shurikenjutsu, pero estoy acudiendo a clases de kenjutsu últimamente. Ya que me compré una espada quiero perfeccionar mi manejo con ella.

Porque Datsue era uno de esos extraños casos en los que no se compraba una katana para usarla, propiamente dicho. Él, siempre tan burlón con los samuráis, creía que eran un estorbo. Que no merecían la pena, pues molestaba para hacer sellos. ¿Para qué se le había comprado? Pues para fardar, claro. Eso y ligar. Cabía decir que no le había funcionado tan bien como esperaba.

No obstante, había descubierto que, usada en los momentos oportunos, un ninjato podía ejercer una gran presión sobre el contrario.

La conversación siguió por otros derroteros, y el Uchiha no tardó en preguntar a Riko por las chicas de su clase. Si tenía novia, si le gustaba alguna… Lo típico entre adolescentes, vaya. No fue hasta treinta minutos más tarde que llegaron al hospital. El lugar donde casi había estallado la guerra.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Riko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 12 puntos
Dinero: 50 ryōs
#32
El Ninpō Bunkai, ¿dices? Pues está feo que yo lo diga, pero sí, soy un artista. Soy octavo dan en bukijutsu, hombre. Si es que no estás hablando con un cualquiera. Con toda la modestia del mundo te lo digo. Y fíjate que siempre fui por la rama del shurikenjutsu, pero estoy acudiendo a clases de kenjutsu últimamente. Ya que me compré una espada quiero perfeccionar mi manejo con ella.

Riko no pudo evitar sonreír, si algo era Datsue, eso no era modesto, aunque por lo poco que le conocía, tenía la idea de que le gustaba pensar eso de sí mismo.

Pues está feo que lo diga yo también, pero no se me da mal el combate con espadas a mi tampoco. — Se permitió decir. —Aunque tengo que decirte que el Ninpō Bunkai lo tengo que practicar, sin duda.

El resto del camino la conversación fue bastante banal, típica de un par de adolescentes, con sus bromas y demás, hasta que llegaron al hospital, con Riko a punto del desmayo, pues el efecto del sello se le había pasado hacía un tiempo y había intentado aguantar el dolor como pudo.

Se internaron en el edificio, y cuando llegaron a la recepción, la mujer les vio a los dos, a uno con el brazo destrozado y con sangre reseca y al otro con quemaduras por todo el cuerpo y rápidamente se les llevó a cada uno a una sala para proporcionarles el tratamiento necesario.
[Imagen: tumblr_n4fzpkaZST1rmi71zo1_500.gif]
~ Narro ~ Hablo ~ «Pienso»
Responder