Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#1
Voy a tomar esta trama en el hueco para nuevos usuarios

Era el principio del verano y allí me encontraba, en aquel torreón, rodeado de gente y locales. Sin lugar a dudas el centro neurálgico de la aldea, donde más kusajin por metro cuadrado había en todo Ōnindo. Probablemente, el único lugar en el que Kumopansa pasaba desapercibida mientras descansaba encima de mi cabeza. Los niños con los que me cruzaban, incluso, se la miraban con ganas de jugar mientras que el arácnido se mostraba tenso ante sus miradas que, a su entender, se antojaban diabólicas.

Dimos con un local que solíamos visitar. El Yugo del lechugo se llamaba y no era otra cosa que un local en el que tomarte un buen refrigerio o alguna tapita para llenar el hueco de la muela. En aquella ocasión sería un refresco de frambuesa con dos pajitas, una para mí y la otra para mi fiel compañera. Nos acercamos hasta una de las vallas que daban a una de aquellas plazas multiusos que en el caso de los ninja como yo y Kumopansa servían para entrenar y, en algún que otro momento del año, para hacer alguna exhibición a los habitantes de Kusagakure.


— Echaré de menos estos ratos, te lo juro

No hubo respuesta, pero supe que Kumopansa también los iba a echar de menos. No obstante, había fecha de regreso. Tras el entrenamiento en el Valle Aodori regresaríamos a la aldea.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#2
Como la mayoría de las tardes que tenía libres, Koji había decidido salir a dar un paseo, su curiosidad le hacía querer exprimir hasta el último rincón de aquella extensa villa.

Aunque ya llevaba viviendo en ella unos meses no pasaba el día en que veía, olía o escuchaba algo nuevo. Su lugar favorito era la Torre de ocio de la villa, estaba siempre abarrotada de gente, y los comercios siempre lucían todo tipo de objetos que a Koji le encandilaban. Normalmente pasaba allí muchos días pero siempre encontraba algo nuevo para satisfacer sus ansias de ver algo diferente.

En esta ocasión no fue tanto un comercio o un objeto en particular sino un joven que le transmitía un aire apagado, casi como de melancolía, pero lo que más llamó la atención fue la extraña araña que el joven llevaba en la cabeza como si fuese un sombrero.

Movido por su curiosidad, por el animal y por el joven, decidió seguirlo entre la multitud hasta un local que nunca antes había visitado. Una vez allí Koji decidió obsérvalo sin llamar mucho la atención. Vio como el joven se iba a una zona vallada y empezaba a hablar como esperando la respuesta de aquel arácnido.

— Echaré de menos estos ratos, te lo juro.

Tras esperar unos segundos y ya sin poder contener más su curiosidad decidió acercarse al joven.

Tu araña es muy rara, no había visto ninguna como ella antes en el bosque —dijo Koji intentando empezar la conversación de algún modo antes de hacer la pregunta que realmente le carcomía por dentro —. ¿Sabe hablar?
Responder
#3
Tu araña es muy rara, no había visto ninguna como ella antes en el bosque

Por supuesto, tenía que llegar ese momento que tenía que joder el mío, sino no sería la vida del Yotas, sería otra vida. Lo cierto es que a partir de aquello había dos opciones; que Kumopansa se tirase encima del tipo en cuestión y tratase de mordisquearle o que le soltase algún bufido de los suyos.

. ¿Sabe hablar?

Procedí a darme la vuelta, sujetando el vaso con el zumo con la mano derecha. Sentí como Kumopansa dio un sorbo de su pajita y cuando me giré vi a un tipo de aspecto más bien joven a pesar de sus cabellos nevados que lucía un kimono blanco y unos pantalones negros. Por lo visto le iban los tatuajes y tenía un par de cicatrices a la vista. Fue entonces cuando el arácnido descargo el líquido que reposaba en sus fauces hasta la cara del tipo.

— ¿Un gennin? — pregunté al reparar en la bandana que hacía las labores de cinto.

— Un gennin gilipollas querrás decir

Levanté la mano, con el dedo índice en lo alto, haciendo callar al animal.

— Callate, seguro que es nuevo en la aldea y por eso no te conoce, ¿Verdad que si, chico?

La pelota para tratar de arreglar las cosas estaban en el tejado del chico.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#4
Mientras se limpiaba la cara de aquel líquido que el arácnido le había escupido directamente a la cara, escuchó la conversación que el joven y su acompañante estaban teniendo.

— ¿Un gennin?

— Un gennin gilipollas querrás decir.

— Callate, seguro que es nuevo en la aldea y por eso no te conoce, ¿Verdad que si, chico?


El animal había hablado. Cuando realizó aquella pregunta lo hizo con la ilusión de que fuera cierta, pero jamás había visto un animal que hablase. Rápidamente se inclinó.

Si--siento si os he molestado, no quería ofenderos a ninguno de los dos—dijo avergonzado por haberlos ofendido con sus palabras, cosa que supo por la reacción de ambos—. Efectivamente soy nuevo en la villa, bueno en realidad, no sé casi nada acerca del mundo. Mi familia vive apartada de la sociedad y lo poco que sé es lo que había en el bosque donde crecí, y allí los animales no hablaban, tienes suerte de tener un amigo tan impresionante.

Las palabras se le escapaban de la boca sin darle tiempo a pensarlas, tenía sentimientos encontrados, por una parte no quería molestarlos de nuevo, pero el hecho de poder entender a un animal despertaba en él la mayor de las curiosidades.

No me he presentado: soy Kaguya Koji, llegué a esta aldea hace menos de un año y la verdad que, a excepción de profesores y algún compañero, no he tenido mucho contacto con el resto de gente. ¿Vosotros cómo os llamáis?

Terminó de hablar, nervioso, no quería causarles una mala impresión.
Responder
#5
Si--siento si os he molestado, no quería ofenderos a ninguno de los dos

— Bah, no te preocupes — dije haciendo un ademán con la mano para quitarle importancia.

. Efectivamente soy nuevo en la villa, bueno en realidad, no sé casi nada acerca del mundo. Mi familia vive apartada de la sociedad y lo poco que sé es lo que había en el bosque donde crecí, y allí los animales no hablaban, tienes suerte de tener un amigo tan impresionante.

Mientras Kumopansa daba un nuevo sorbo, esta vez para beber un poco de zumo, yo escuchaba con bastante interés. Parecía una historia, cuanto menos, interesante la de aquel tipo.

No me he presentado: soy Kaguya Koji, llegué a esta aldea hace menos de un año y la verdad que, a excepción de profesores y algún compañero, no he tenido mucho contacto con el resto de gente. ¿Vosotros cómo os llamáis?

— Oh, si, por supuesto. Esta de aquí es Kumopansa y como ya habrás deducido noe s una araña cualquiera, pues sabe usar el chakra y lucha conmigo. Yo soy Sasagani Yota, chūnin de la aldea — dije para completar la ronda de presentaciones — ¿Entonces vienes del bosque o eres natural de más allá de las fronteras del país? La verdad es que tu historia es interesante pero debe de haber sido duro, ¿no?
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#6
Koji se exaltó, no era común que le preguntasen por su vida antes de su llegada a la villa, y la verdad, es que tampoco sabía muy bien que decir, no quería revelar más información de la que debería.

Vengo de lo profundo del bosque que hay a las afueras de la villa, si no recuerdo mal lo llamáis Bosque de Hongos, mi familia ha vivido oculta en él durante mucho tiempo.

Koji se detuvo un segundo mientras pensaba si fue difícil, la verdad es que siempre hubo épocas, la primavera siempre traía bonanza, los árboles daban frutos, los animales pequeños salían de sus madrigueras, y los grandes que solían migrar habían regresado. El invierno en cambio era muy duro, el alimento escaseaba y las lluvias caían sin parar, lo que dificultaba poder hacer fuegos para protegerse del frío. Muchos Kaguya habían muerto durante esas épocas, algunos de hambre, otros en accidentes mientras buscaban algo que llevarse a la boca, y el asentamiento donde vivían había sido tragado por repentinas riadas.

La vida en el bosque no es fácil, pero somos gente dura, nos hemos acostumbrado y sabemos sobrevivir, aunque claro si estoy aquí es para que esa vida dura pueda llegar a su fin, mi objetivo es sacar a mi familia de su escondite, por así decirlo.

Terminó de hablar, y aunque estaba contando algo que a priori podría parecer triste, en su rostro no había ni rastro de dolor o pena, sabía que esa vida le había hecho ser quien era y estaba orgulloso de haberla vivido junto a su abuelo.

Bueno pero basta de hablar de mi, cuéntame sobre ti y sobre cómo conociste al pequeño ninja que te acompaña.
Responder
#7
Vengo de lo profundo del bosque que hay a las afueras de la villa, si no recuerdo mal lo llamáis Bosque de Hongos, mi familia ha vivido oculta en él durante mucho tiempo.

Oh, claro, el Bosque de Hongos. Lo cierto es que por una cosa o por otra lo había visitado en muchas ocasiones y en ese bosque había vivido bastantes aventuras. aun recuerdo lo que vivimos aquel gennin y yo con la falsa prueba que me saqué de la manga. Pero ya no recordaba su nombre, fue tan efímero como su existencia en mi cabeza.

La vida en el bosque no es fácil, pero somos gente dura, nos hemos acostumbrado y sabemos sobrevivir, aunque claro si estoy aquí es para que esa vida dura pueda llegar a su fin, mi objetivo es sacar a mi familia de su escondite, por así decirlo.

— Creo que podría decirse que has venido a hacer fortuna aquí, ¿eh?

Bueno pero basta de hablar de mi, cuéntame sobre ti y sobre cómo conociste al pequeño ninja que te acompaña.

Él también dio una muestra de curiosidad y seguía interesándose por los orígenes de Kumopansa.

— Creo que podemos decir que me encontró ella

— Aún recuerdo tu cara de susto

— Hombre, te colaste en la habitación de aquel hotel. Creo que es normal que me sorprendiera verte allí, no te esperaba — dije en mi defensa — Pero bueno, que me desvío del asunto. Fue lejos de aquí en las montañas nevadas al norte del País de la Tormenta. Kumopansa me llevó hasta la líder de su familia y me ofreció sus poderes a cambio de un sacrificio.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#8
Koji miraba al joven y su compañero mientras no paraba de darle vueltas a cada palabra que estos decían: un país distinto, una familia de arañas ninjas, poderes arácnidos. ¿Qué había tenido que sacrificar para conseguir algo así?

Ya sin poder aguantar más, decidió empezar con la pregunta que más despertaba su hambre de saber.

¿Has dicho poderes? ¿Cómo los de una araña? ¿Puedo verlos?

En los ojos del joven se veía claramente como rogaban por saberlo todo, el miedo inicial a molestar a la pareja casi había desaparecido, y en su lugar solo había toneladas de nerviosismo queriendo escapar.

Koji se pellizcó disimuladamente el muslo, como intentando recuperar el control de su boca, el cual había perdido claramente. Tras un segundo y un ligero ardor en su muslo, lo había conseguido.

Siento si os he incomodado con tanta pregunta, la verdad es que soy muy curioso y me cuesta controlarme al escuchar sobre algo que desconozco. —Se llevó la mano a la cabeza mientras se disculpaba de nuevo.

Tras sus disculpas, esperó impaciente la respuesta de la pareja, mientras deseaba que estos tuvieran a bien responder las preguntas que les había formulado.
Responder
#9
Era increíble el nivel de admiración que emanaba Koji. Empezaba a pensar que había visto en mí algo equivocado, ni siquiera mi madre me miraba con tanta admiración y eso ya era decir. En cualquier caso, las cosas seguían su cauce y el Kaguya seguía queriendo saciar su hambre de curiosidad.

¿Has dicho poderes? ¿Cómo los de una araña? ¿Puedo verlos?

Cualquiera diría que podía convertirme en una especie de hombre araña. La verdad es que quizás con el tiempo aquella frase pudiese ser literal y el viaje que me ocuparía en el futuro podría ser una llave hasta ello, pero por el momento solo podía imitar algunas de sus funcionalidades.

— Más o menos

— Menos o más

Kumopansa trató hacerse la graciosa, creo que incluso llegó a soltar una risita. buena señal, era un claro indicador de que el cabreo inicial ya se le había pasado.

Siento si os he incomodado con tanta pregunta, la verdad es que soy muy curioso y me cuesta controlarme al escuchar sobre algo que desconozco.

— Oh, no te preocupes. Lo cierto es que no soy un hombre araña como tal. Hice un pacto de sangre con ellas, seguro que en la academia oíste hablar de los Kuchiyose. Son pactos con familias animales. En mi caso con las arañas, tengo acceso a habilidades como lanzar telarañas o producir venenos a base de chakra, así como invocar alguna de ellas — dije, señalando la que tenía en mi cabeza. — Aunque no es lo mismo decirlo que verlo

Señalé la plataforma que ahora tenía a mi espalda.

— Yo también estoy deseando ver tus habilidades

Claro y conciso, seguro que Koji había captado la proposición.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#10
Koji vio cómo el joven apuntaba a una de las plataformas, en principio no tenía muy claro para qué servían, pero al ver como las otras estaban ocupadas por personas batiéndose en combates le dio una idea de que es lo que Yota tenía en mente.

— Yo también estoy deseando ver tus habilidades


Bueno, la verdad es que no se si estaré a vuestra altura —Cruzó los brazos y se paró un segundo a pensar—. Está bien, estoy deseando ver esos poderes tuyos y a Kumopansa en acción.

Rápidamente Koji se dirigió al centro de la plataforma, y mientras esperaba a su contrincante, decidió acomodarse el kimono como tenía por costumbre,saco los brazos de las mangas y dejo caer el kimono hacia abajo, el cual se detuvo a la altura de su cadera, realizo una serie de pequeños estiramientos junto a un rápido intercambio de golpes al aire, como intentando desentumecer sus músculos.

¿Qué reglas te gustaría establecer para el combate?

Era el primer combate de Koji fuera de la academia en mucho tiempo, solía intercambiar algunos golpes con su abuelo cuando iba a verlos pero nada parecido a un combate, podría decirse que era un saludo. Koji no sabía muy bien como funcionaban las reglas en aquel local por lo que decidió esperar a que Yota se las explicara.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#11
Bueno, la verdad es que no se si estaré a vuestra altura —Cruzó los brazos y se paró un segundo a pensar—. Está bien, estoy deseando ver esos poderes tuyos y a Kumopansa en acción.

No hizo falta un gran discurso, pues el muchacho parecía haberse adaptado a Kusagakure en poco tiempo y como todo buen kusajin, cualquier momento es bueno para mover el culo y darse unas cuantas hostias. Tanto fue así que rápidamente accedió a la plataforma y se dirigió al centro de la zona de combate. Yo por mi parte, antes de nada, tuve que tirar a la papelera el vaso del zumo que ya se había acabado, después me dirigí a donde estaba Koji, pero lo iba a hacer sin Kumopansa que no estaba muy por la labor aquel día.

— Esto... yo creo que os miro desde aquí, ¿eh?

Aquella fue la confirmación de mis sospechas.

— Bueno, me temo que ya no hay vuelta atrás

¿Qué reglas te gustaría establecer para el combate?

— ¿Reglas? — dije algo pensativo mientras me rascaba la nuca con la mano izquierda. — Bien, creo que ya sé. Si logras golpearme te invito a comer, sino tendrás que hacerlo tú, ¿hay trato?
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#12
— Bien, creo que ya sé. Si logras golpearme te invito a comer, sino tendrás que hacerlo tú, ¿hay trato?

Sabía que era una apuesta perdida, pero aun así se moría por ver lo que Yota podía hacer con esos poderes arácnidos.

Hay trato, enséñame de lo que son capaces esos poderes tuyos.

Aunque lo había dicho movido por su curiosidad, la verdad es que había sonado como si retara al joven, parecía que lo estaba tratando de provocar para que fuera con todo a por él.

Tras estas palabras, se abalanzó rápidamente sobre su oponente. Mientras empezaban a florecer huesos en las palmas de sus manos y en sus codos, intentó encajar una rápida serie de golpes cortantes sobre el cuerpo de su oponente. Con los huesos que salieron en sus codos cargo contra el torso de su oponente, realizando dos tajos ascendentes en forma de cruz, a los que les siguieron otros dos con los huesos de sus palmas.


PV:

120/120


CK:

76/100

- 24 CK (Yanagi no Mai: 4 huesos) (divide chakra)

Daño causado: 40 PV
Acciones ocultas:

Fuerza: 20
Resistencia: 20
Aguante: 20
Agilidad: 30
Destreza: 30
Poder: 20
Inteligencia: 20
Carisma: 20
Voluntad: 20
Percepción: 20

—Bandana ninja [En la cintura sustituyendo al cinturón]
—Portaobjetos básico [2/10 objetos]
  • kunai (x2)

Narro — Hablo Pienso
Responder
#13
Hay trato, enséñame de lo que son capaces esos poderes tuyos.

Aceptó y lo hizo sin mostrar duda alguna. Había determinación en sus palabras y también las ganas de impresionar y demostrar su habilidad y su talento. sonreí, hasta que el tipo se lanzó directamente a por mí.

«¿Sin el sello de la confrontación?»

Qué descaro y qué mala educación. Batirte en un combate amistoso sin haber realizado el sello... Mi rostro se tornó más serio. No era una seriedad de concentración, sino como de haber visto un fantasma del pasado. Justo en el momento en el que Koji había sacado los huesos de las palmas de sus manos y de sus codos. Aquella era una gran coincidencia. no hacía mucho ya vi algo similar. Tuve que dar un salto hacía atrás para evitar el primer envite al mismo tiempo que de mis dedos índices, tanto el derecho como el izquierda salieron un par de telarañas que se pegaron en sus rodillas, así que, antes de que siguiese intentando lanzar golpes tiré con toda mi fuerza de ellas para hacerle caer de culo contra el suelo.


— Chico, aún hay modales que debes aprender — dije, acercándome hasta él — ¿qué hay del sello de la confrontación cuando te enfrentas a un camarada? vamos, muestramelo

Mi mano diestra ya mostraba mi sello de la confrontación. Ahora solo debía hacer él el suyo y unirlo con el mío. Entonces podríamos pelear.


Estado de Yotita

• PV:

220/220




• CK:

238/250

-12



  • Fuerza: 40
  • Resistencia: 60
  • Aguante: 40
  • Agilidad: 60
  • Destreza: 50
  • Poder: 60
  • Inteligencia: 40
  • Carisma: 20
  • Voluntad: 40
  • Percepción: 60


  • Portaobjetos [Muslo derecho] [9/10]
    • Hilo shinobi (30 metros)
    • Kemuridama x1
    • Hikaridama x1
    • Pack de 5 cascabeles
    • Sello explosivo clase C x1
    • Shuriken x2 (8 PV/corte superficial, 12 PV/corte e impacto directo)
    • Esposas supresoras de chakra
    • Juego de ganzúas
    • Kumo no Kaori

  • Fuuma Shuriken x1 25 PV/corte superficial, 40 PV/corte, 65 PV/impacto (En el cinto por el costado izquierdo)

  • Mecanismo oculto de kunai [Muñeca izquierda]
    • Kunai (9 PV/golpe con anilla, 8 PV/corte superficial, 12 PV/corte, 18 PV/penetración)

  • Mecanismo oculto de kunai [Muñeca derecha]
    • Kunai (9 PV/golpe con anilla, 8 PV/corte superficial, 12 PV/corte, 18 PV/penetración)

  • Ninjato (15 PV/golpe con mango o vaina, 20 PV/corte superficial, 30 PV/corte, 40 PV/penetración) (en horizontal en la parte trasera del cinto)

¤ Senpō: Kuromibōjin no Shiruku
¤ Arte Sabio: Seda de la Viuda Negra
- Tipo: Apoyo
- Rango: D
- Requisitos: Senjutsu 20
- Gastos: 6 CK/telaraña (1 telaraña cada 10 puntos en Senjutsu, máximo 5 telarañas) (divide regeneración de chakra)
- Daños: -
- Efectos adicionales: (Senjutsu 50) Se pueden redirigir las telarañas y hacerlas girar un máximo de 90 grados
- Carga: 1
- Velocidad: Instantánea (creación), Rápida (velocidad de movimiento)
- Alcance y dimensiones:
Sencilla creación de hilos de telaraña, estas pueden ser originadas o bien por los dedos de la mano o bien escupidas por la boca y puede llegar a alcanzar algo que esté a 10 metros. Al estar reforzadas en chakra tienen una resistencia digna de mención, siendo capaces de resistir el peso del usuario sin romperse. Aún así, cualquier daño por sección partirá en dos el hilo de telaraña. Resultan ser de increíble utilidad, desde apoyo para movimientos complicados y cabriolas hasta para sujetar un enemigo o la extremidad de este, para desestabilizarlo o hacerle mover en la dirección deseada. Las telarañas tienen la misma resistencia que cualquier otra telaraña y si es expuesta a cualquier fuente directa de fuego se quemará. Por otra parte, una vez se deje de aplicar chakra en ellas serán totalmente inservibles.

(Senjutsu 50) Alcanzado cierto nivel de maestría se puede cambiar la dirección de la telaraña al aplicar un impulso de chakra (5 CK).

Kumopansa puede utilizar esta técnica pero solo con tareas de apoyo, nunca para desestabilizar enemigos..

Daño recibido
Daño causado

[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#14
— Chico, aún hay modales que debes aprender ¿qué hay del sello de la confrontación cuando te enfrentas a un camarada? vamos, muestramelo

Se quedó tendido en el suelo por un momento, mientras escuchaba lo que su oponente le decía. «¿Sello de confrontación? Se que lo he oído antes pero no recuerdo dónde.»

Al dirigir la vista hacia su oponente vio que este tenía las manos como si formara la mitad del sello del carnero. De un salto se puso de pie y subió la defensa. Al ver que su rival permanecía inmóvil mientras lo miraba, decidió guardar los huesos de sus manos y codos, los cuales fueron lentamente desapareciendo en su cuerpo. Comenzó a limpiarse la suciedad que había en su ropa debido a la caída y se puso a observarse las rodillas, dos telas de araña no mucho más grandes que unos cordeles se le habían pegado al pantalón y no parecían irse a soltar fácilmente. Cuando terminó de quitarse el polvo de encima, dirigió de nuevo la vista a su oponente que no había cambiado de postura en ningún momento. Koji no paraba de intentar recordar a qué se refería, pero no había manera, esa información parecía evadirle y no tenía todo el tiempo del mundo para descubrirlo así que hizo lo único que se le ocurrió.

Perdona que te pregunte pero, se que he oido lo del sello antes pero no recuerdo donde o para qué servía.¿Te importaría refrescarme la memoria?

PV:

120/120


CK:

96/100

+20 CK

Daño causado:
Acciones ocultas:

Fuerza: 20
Resistencia: 20
Aguante: 20
Agilidad: 30
Destreza: 30
Poder: 20
Inteligencia: 20
Carisma: 20
Voluntad: 20
Percepción: 20

—Bandana ninja [En la cintura sustituyendo al cinturón]
—Portaobjetos básico [2/10 objetos]
  • kunai (x2)

Narro — Hablo Pienso
Responder
#15
Tras mi intervención vino una breve pausa en las hostilidades propias de un combate como aquel. Koji, desde el suelo tras la treta de las telarañas se mostraba confuso por lo que el estaba diciendo, como si estuviera accediendo a aquel conocimiento por primera vez. Aquella vez no pasaba nada, pues ahí estaba yo para explicarle, pero en otro tipo de situaciones, su ignorancia si podía suponer un problema. Las telarañas de sus rodillas se fueron despegando progresivamente hasta que, llegado el momento terminaron adornando el suelo.

Perdona que te pregunte pero, se que he oido lo del sello antes pero no recuerdo donde o para qué servía.¿Te importaría refrescarme la memoria?

— ¿En serio no has oído hablar del sello de la confrontación?

Era extraño y resultaba algo realmente particular, pues era algo bastante básico y que todo ninja conocía.

— Es algo que se hace en señal de respeto cuando vas a pelear con un compañero o un amigo en un combate amistoso. Simplemente tienes que hacer la mitad del sello que he hecho yo — dije acercando un poco más mi mitad del sello — Y entonces tan solo debemos unir nuestras mitades para formar el sello. Una vez acabemos con el combate debemos realizar el sello de la reconciliación

Ahora solo quedaba esperar para que el genin hiciese su parte del sello, solo entonces uniriamos nuestros dedos para formar aquel sello de la confrontación.


Estado de Yotita

• PV:

220/220




• CK:

250/250

+20



  • Fuerza: 40
  • Resistencia: 60
  • Aguante: 40
  • Agilidad: 60
  • Destreza: 50
  • Poder: 60
  • Inteligencia: 40
  • Carisma: 20
  • Voluntad: 40
  • Percepción: 60


  • Portaobjetos [Muslo derecho] [9/10]
    • Hilo shinobi (30 metros)
    • Kemuridama x1
    • Hikaridama x1
    • Pack de 5 cascabeles
    • Sello explosivo clase C x1
    • Shuriken x2 (8 PV/corte superficial, 12 PV/corte e impacto directo)
    • Esposas supresoras de chakra
    • Juego de ganzúas
    • Kumo no Kaori

  • Fuuma Shuriken x1 25 PV/corte superficial, 40 PV/corte, 65 PV/impacto (En el cinto por el costado izquierdo)

  • Mecanismo oculto de kunai [Muñeca izquierda]
    • Kunai (9 PV/golpe con anilla, 8 PV/corte superficial, 12 PV/corte, 18 PV/penetración)

  • Mecanismo oculto de kunai [Muñeca derecha]
    • Kunai (9 PV/golpe con anilla, 8 PV/corte superficial, 12 PV/corte, 18 PV/penetración)

  • Ninjato (15 PV/golpe con mango o vaina, 20 PV/corte superficial, 30 PV/corte, 40 PV/penetración) (en horizontal en la parte trasera del cinto)


Daño recibido
Daño causado

[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.