Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#31
El viaje de aprendiz y sensei proseguía y poco a poco íbamos recortando distancias. Cada paso que dábamos nos iba acercando a Los Herreros y eso se podía percibir en Eri que cada vez estaba más pendiente de nuestro alrededor más que de mí. En cierto modo me lo tomaba como un cumplido, señal de que confiaba en mí, o por lo menos de que quería confiar en mí.

Dime, Natsu, ¿alguna vez has estado en Los Herreros?

Aquel debía de ser el tipo de cosas que no salían en los informes de los que disponían los senseis de sus discípulos. Sacudí mi cabeza, negándolo.

— Apenas he salido de Uzushiogakure. Digamos que para mí Ōnindo es todo un misterio

«Cosas de vivir en un orfanato»

Bueno, ahora ya no vivía en el orfanato, pero si lo había hecho durante buena parte de mi vida, desde que murieron mis padres y me gradué como gennin y pude costearme un alquiler. Osea, a duras penas podía hacerlo, pero durante mi etapa lectiva hubiese sido económicamente inviable.

— ¿Cuál es el sitio más bonito en el que has estado?

De pronto me entró la curiosidad. eri parecía del tipo de gente que ha visto mucho mundo.
Responder
#32
Ante la negativa de Natsu, Eri asintió, aunque un pelín entristecida. ¿Qué podría haber visto aquel muchacho que acababa de graduarse? Quizá aquel viaje había sido su primer encuentro con el mundo exterior como tal y se lo estaba perdiendo. Se apuntó intentar llevárselo alguna vez de viaje con ella, pero quizá era demasiado pronto para ello.

A pesar de aquello, hizo una nota mental.

— ¿Cuál es el sitio más bonito en el que has estado?

«Muy a tu pesar, Natsu, diría que el Jardín de los Cerezos es el lugar más hermoso en el que he estado...»

El Lago de Shiona es un lugar emblemático para aquellos que sirven y han servido a Uzushiogakure —explicó ella—. Algún día podríamos ir juntos.

A la vez que decía aquello último, vieron aparecer un carro siendo empujado por una persona por el sendero que recorrían.
[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 5: Eri, Daigo, (Invierno, 220), Poder 60
—Grupo 10: Eri, Daruu y Yota, (Otoño, 220), Poder 60
—Grupo ???: Eri, Datsue, Reiji y Hanabi, (Invierno, 220), Poder 100
Responder
#33
El Lago de Shiona es un lugar emblemático para aquellos que sirven y han servido a Uzushiogakure

Jamás olvidaría el nombre de Shiona, quien al igual que mi interlocutora, compartían apellido puesto que ambas eran Uzumakis. No sabía lo que me deparaba mi relación con Eri pero a Shiona le debía la vida después de que permitiese mi ingreso en el orfanato bajo unas condiciones algo especiales tras la muerte de mis padres. No tuve la oportunidad de conocerla de cerca, pero aún así le guardaba un gran recuerdo dentro de mí.

. Algún día podríamos ir juntos.

— Eso sería genial, me encantaría ir algún día

La verdad es que la simple idea de ver y descubrir mundo me apasionaba y me iba a servir de mera excusa para seguir compartiendo tiempo con mi sensei con quien cada segundo que pasaba me sentía más a gusto. De pronto, no obstante, apareció un lugareño llevando un carro por el sendero. Y quizás no era lugareño, quien sabe.

— Mira, sensei, ya debemos estar muy cerca
Responder
#34
Eri miró hacia donde Natsu señalaba. Sin duda deberían estar ya cerca de Los Herreros e incluso de la aldea vecina, Yokkai. Tenían una misión y estaba a punto de comenzar.

Ambos recorrieron la distancia que les separaba del lugar en un tiempo récord, encontrándose con el bullicio de una ciudad de metal, con idas y venidas de gente con materiales pesados, armas de todo tipo y compradores dispuestos a dejarse una fortuna en el mejor acero de todos. ¿Forjas? El nombre que pudieras pensar se encontraba entre esas calles, pero ellos buscaban una en particular: La Forja de Acero.

También tendremos que buscar algún hostal... —Mencionó la kunoichi—. Pero vamos a buscar la Forja de Enzo primero.

No tardaron en divisarla: el humo que salía de las chimeneas les parecía estar llamando, junto al letrero, de acero sobre madera; que se colocaba justo encima de la puerta maciza entreabierta. Eri señaló el lugar y pronto ambos se podrían adentrar.

Se escuchaban los golpes contra el metal, limpios y certeros. No parecía haber nadie más allí que el herrero: un hombre fornido, calvo, y con una cicatriz en la nariz que se ocultaba bajo su barba de unos cuantos días. No levantó la vista pues permanecía concentrado en su tarea junto al yunque, detrás, muy detrás del mostrador. La forja contaba también con diversos expositores de numerosas armas, principalmente de filo.

Aunque la tienda parecía algo vieja.
[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 5: Eri, Daigo, (Invierno, 220), Poder 60
—Grupo 10: Eri, Daruu y Yota, (Otoño, 220), Poder 60
—Grupo ???: Eri, Datsue, Reiji y Hanabi, (Invierno, 220), Poder 100
Responder
#35
Pronto nos vimos rodeados por el bullicio de aquella aldea. La actividad era frenética y la gente iba de aquí para allá. Bueno, algo como lo que se podía ver en plena mañana en la propia Uzushiogakure. No obstante, no estábamos allí para comprobar cómo la gente completaba su día a día.

También tendremos que buscar algún hostal... —Mencionó la kunoichi—. Pero vamos a buscar la Forja de Enzo primero.

— Como digas, sensei

Eso fue exactamente lo que hicimos, buscar aquella forja. Su entrada ya avisaba de lo que uno podría encontrarse dentro. Atravesamos aquella contundente puerta de madera y hierro. Dentro nos encontramos con un hombre fortachón, sin apenas pelo y una señora cicatriz que le daba personalidad a su nariz. Aquel debía ser el tipo que estábamos buscando, que estaba trabajando junto al yunque. Más allá del mostrador en el que se exponían algunas armas no parecía haber nada más.

— Disculpe, señor, ¿es usted Enzo?
Responder
#36
Ante la llamada, el hombre soltó una risa algo seca. No levantó la vista, simplemente respondió:

Así es, ¿qué necesitan?

A pesar de que la primera impresión podía haber sido no de las mejores, Enzo dio otro sonoro golpe y dejó el martillo junto al yunque. Se limpió el sudor de sus manos y la frente con una toalla algo oscura por el uso, apreciándose aún el color claro que seguramente tuvo tiempo atrás. Se acercó al mostrador con una sonrisa afable y miró, de arriba a abajo, a sus nuevos posibles clientes.

¿Buscan un arma? Están en el sitio indicado, aunque últimamente andamos algo escasos de material. —Informó, dejándose caer en un taburete que rechinó por el peso que de pronto le habían puesto encima.

Eri se cruzó de brazos y miró a Natsu. Quería ver cómo se desenvolvía él en estos momentos, aunque no dudaría en interceder si se requería.
[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 5: Eri, Daigo, (Invierno, 220), Poder 60
—Grupo 10: Eri, Daruu y Yota, (Otoño, 220), Poder 60
—Grupo ???: Eri, Datsue, Reiji y Hanabi, (Invierno, 220), Poder 100
Responder
#37
Así es, ¿qué necesitan?

¡Bingo! Ahí estaba nuestro hombre. Ahora si que si, la misión podía declararse oficialmente iniciada. Enzo dejó lo que estaba haciendo y se acercó hasta nosotros, desde el otro lado del mostrador, claro.

¿Buscan un arma? Están en el sitio indicado, aunque últimamente andamos algo escasos de material.

Sacudí las manos y miré a Eri,la cual ya me estaba dirigiendo una mirada que me hizo tragar saliva. Vale, lo había captado. Quería que tomase yo la iniciativa y contestase al hombre. Supongo que si la cagaba en algún momento me corregiría y tomaría ella las riendas de la conversación. Carraspee.

— Lo cierto es que somos conscientes de su situación, señor Enzo. Yo soy Uchiha Natsu y ella es Uzumaki Eri, mi sensei. Básicamente somos los ninjas que Hanabi-sama ha enviado tras su solicitud

Mostré una sonrisa lo más afable posible mientras entrelacé mis dedos tras mi nuca.

— Necesitaríamos que nos contase todos los detalles posibles para iniciar la investigación. ¿Le parece que lo hablemos aquí o quizás prefiere un lugar más reservado? Ya sabe, lejos de miradas curiosas
Responder
#38
Enzo clavó su mirada oscura en Natsu y le dejó hablar, interiorizando la información que el joven ninja le dotaba. Se rascó la barba y miró a la otra integrante del grupo cuando éste pronunció su nombre, la cuál le dedicó una inclinación de cabeza.

Pasad a la trastienda. Yo echaré el pestillo. No quiero que me escuchen —dijo, señalando justo detrás de él donde yacía el yunque. A su derecha se podía ver una puerta algo vieja entreabierta—. Id por ahí.

Él se levantó y, con cierta lentitud, fue a la puerta y la cerró con llave, no sin antes colocar un cartel que anunciaba lo ocupado que se encontraba el herrero. Luego les acompañó al lugar indiciado, el cuál contaba con una mesa, varias sillas desordenadas, numerosas armas en diversos niveles de creación y algún que otro estante. Enzo se acercó a uno de ellos y tomó un par de vasos y una jarra de agua, que dejó sobre la mesa.

Bien, la situación con Yokkai no es la idónea, como decía en el pergamino que envié a vuestra aldea unos días atrás: nos han cortado los suministros de golpe y porrazo, y nuestro proveedor se niega a darnos una respuesta, ¡ni si quiera ha dado la cara! —le dio un golpe a su rodilla y bufó, molesto—. Algunos de mis compañeros han intentado acercarse, pero no se han sentido cómodos a medida que avanzaban. Alguno me ha indicado que se sentía observado desde los lados del camino, por lo que creo que han tomado Yokkai y sus minas, pero nosotros no somos rivales, solo somos herreros.
[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 5: Eri, Daigo, (Invierno, 220), Poder 60
—Grupo 10: Eri, Daruu y Yota, (Otoño, 220), Poder 60
—Grupo ???: Eri, Datsue, Reiji y Hanabi, (Invierno, 220), Poder 100
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.