Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Entretiempo, Otoño del año 217.
Últimos rumores: Durante el mes de Augurio la situación política de Oonindo dio una sacudida que casi causa una guerra. Uzumaki Gouna, la Cuarta Uzukage, murió durante una reunión de los tres líderes de las aldeas más importantes en Kusagakure. Ame acusó a Kusa, y Kusa acusó a Ame. Durante la mayor parte del mes, se creó un rencor entre los ninjas de ambas potencias al que finalmente puso fin la propia Uzushiogakure. Zoku, un traidor a la villa, se había hecho con el poder y asesinado a Gouna intentando inculpar a las otras dos aldeas. El orden fue restablecido por el Daimyo de la Espiral, y Uzushio emitió una disculpa pública. Circula el rumor de que Zoku selló a un bijuu en dos genin, pero sólo los uzujin conocen su identidad. Sólo se conoce que se hacen llamar los Hermanos del Desierto.

Uzushiogakure: el nuevo mandato de Sarutobi Hanabi como Quinto Uzukage legítimo ha sido recibido con los brazos abiertos, pero hay un sentimiento generalizado de temor a un nuevo cambio de líder. Sin embargo, la gestión de la aldea se está produciendo como debería, así que hay esperanza colectiva en que esta vez todo vaya bien. La relación con las demás aldeas se mantiene neutral, pero, sintiéndose debilitados, los shinobi consideran que tal vez podrían llegar a ser una amenaza, de modo que hay cierto clima de desconfianza hacia Kusagakure y Amegakure, al mismo tiempo de que todos saben que la culpa de todo la han tenido ellos mismos.

Kusagakure y Amegakure: la noticia de que la propia Uzushiogakure había sido la causante de la muerte de su propia líder fue recibida con algo de alivio, aunque inevitablemente algo de rencor, aunque sea muy ligero, ha penetrado en los shinobi de ambas aldeas para con las otras. Hacia una porque creían que habían traicionado al Pacto y hacia la otra porque la inestabilidad de su liderazgo les causa desconfianza, escépticos de que este nuevo líder no sea otro peligro.
(C) El albino y la rubia
#91
Lejos de aceptar la propuesta de la rubia, Riko optó por proponer otra cosa igual de válida aunque… ¿hasta qué punto era conveniente que ninguno durmiera? Además, en teoría el establo es un lugar seguro.

—No creo conveniente eso, alguno tiene que estar descansado para mañana —respondió la pecosa.

Si ninguno de los dos estaba en condiciones de vigilar el carromato en pleno viaje podría pasar algo bastante malo siendo que solo el viejo estaría en condiciones.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
#92
(Nada que añadir)

P.D. Pero el tiempo va pasando...
Responder
#93
No había nada que hacer con aquella chica, se ofrecía a hacerla compañía para que no estuviera sola toda la noche y que pudiera descansar un poco y aún así se negaba. Un suspiro salió de su boca, no quería seguir allí perdiendo el tiempo, por lo que lo más sensato era aceptar la propuesta de la rubia e irse a dormir.

Está bien, si en algún momento quieres que cambiemos, despiértame, ¿vale? — Ofreció el peliblanco, con pocas esperanzas de que eso fuese a pasar. — Buenas noches Koko. — Se despidió el joven sonriente.

Entró a la casa, camino al dormitorio, dispuesto a recuperar fuerzas para el día siguiente.
[Imagen: tumblr_n4fzpkaZST1rmi71zo1_500.gif]
~ Narro ~ Hablo ~ «Pienso»
Responder
#94
Luego de ganar aquel debate, el peli-blanco accedió a la propuesta de la rubia y se retiró sin más. La cuestión era que aunque quisiera pasarle la posta para vigilar el establo no podría hacerlo por desconocer completamente la ubicación exacta de la habitación, y del mismo modo que no sabía cómo llegar, tampoco sabía si le habían dejado un lugar especial para ella o debían de compartir.

De igual manera, la Kageyama simplemente se ubicó en un lugar donde pudiera mirar fácilmente la ventana y también la puerta del establo. Con girar la cabeza en una dirección podía echar un vistazo a la ventana y girando en dirección opuesta la puerta. Así al menos no tendría que estar marchando constantemente de un lado a otro.

Y así se tiraría toda la noche, bostezando y estirando una que otra vez cada tanto debido al inmenso aburrimiento de estar sola allí.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
#95
Cuando Riko volvió a la casa, los borrachos parecían haberse movido, uno de ellos estaba tirado por el suelo durmiendo a pierna suelta mientras el otro dormía sobre la mesa con un charco de saliva bajo él. Nada reseñable, vamos.

Fue hasta su habitación abandonado a su compañera en el exterior y se quedó tan ancho, en el momento en que se tumbó se durmió. Horas después, se despertaría con un olor dulzón en la nariz que le despertó a él y a su estomago.

Koko, por su parte, había estado toda la noche vigilando la ventana del establo. Los caballos de vez en cuando hacían algún sonido, como un relincho o un quejido, pero poco más escuchó durante toda su guardia.

El Sol empezó a asomar mientras los sonidos de movimiento se hacían presentes dentro de la casa. Minutos después, un olor dulzón le llegó a la kunoichi. ¿Cuanto hacía que no comía nada? Demasiado. Sin embargo, tenía la voluntad suficiente para resistirse, por ahora.
Responder
#96
Riko entró en la casa tratando de hacer el menor ruido posible para evitar despertar a los dos hombres que se habían quedado dormidos hacía un rato. Al mirar hacia donde se encontraban pudo ver que uno de ellos estaba tirado en el suelo mientras el otro se había acostado encima de la mesa. Negó con la cabeza y se dirigió a la habitación.

En cuanto entró procedió a quitarse la ropa que llevaba, para no arrugarla durmiendo y se metió en la cama, cayendo dormido prácticamente en el instante, había sido un duro día de viaje y estaba bastante cansado.

En un momento dado del sueño, la nariz del peliblanco captó un olor bastante atractivo, que le hizo despertar y, casi al instante, estar activo al máximo, tenía hambre y era momento de desayunar. Se levantó, se vistió y se dirigió a la sala en la que había dejado por la noche a los dos hombres borrachos dormidos.

¡Buenos días! ¡Qué bien huele! — Exclamó el Senju una vez abajo y rápidamente se dirigió fuera, esperando encontrar allí a Koko que, tal y como había supuesto, no había ido a despertarle para hacer el cambio. — ¿Qué tal Koko?
[Imagen: tumblr_n4fzpkaZST1rmi71zo1_500.gif]
~ Narro ~ Hablo ~ «Pienso»
Responder
#97
Absolutamente nada ocurrió durante aquella noche, nadie pasó, nada explotó, las puertas permanecieron cerradas de principio a fin y ni siquiera los caballos se vieron alertados de ninguna manera. La ventana por otra parte había permanecido abierta toda la noche pero tampoco pasó nada por allí.

En palabras sencillas, la rubia se había pasado la noche en vela de gusto, porque al final de todo no pasó nada. «¿Estaré exagerando? »se planteó, dándose un masaje en el cuello con una mano, la otra la tenía sobre su regazo.

En eso, un dulce y bastante suculento aroma llegó a la kunoichi quien estaba padeciendo por no haber ingerido absolutamente nada desde la noche anterior. Pero por suerte Riko llegó al rescate, aunque saludando de una forma bastante más alegre de lo necesaria.

—Aburrido, no pasó nada de nada —dijo de mal humor. Se le veían las ojeras muy claramente—. ¿A ti no te ha caído mal la comida ni nada? —preguntó en lo que se levantaba algo torpe mientras su estómago aprovechaba el momento para gruñir.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
#98
Al entrar en el salón verían varios platos de tortitas repartidos por toda la mesa, con una generosa cantidad de miel. Obviamente había uno para Koko.

Poco despues de que los shinobis entrasen apareció la mujer de la casa con algunos cubiertos que se puso a repartir por la mesa mientras saludaba a los recien llegados.

¡Buenos días! Vaya, que ninjas más diligentes que madrugan sin que les tengan que arrastrar fuera de la cama, no como el resto de la casa. Sentaos, chicos, que yo voy a buscar a los "adultos"

Tras depositar todos los cubiertos desapareció por la puerta que llevaba a los dormitorios de la planta baja. No había ni rastro de los borrachos, así que en algún momento de la noche habían conseguido moverse hasta sus aposentos, fuesen los que fuesen.

Ahí estaban Riko y Koko, solos con sus platos que olían divinamente y su compañía mutua.
Responder