Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
(C) Hedor a muerte
Sagiso Ranko En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 2 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#31
No tardaron en llegar al campamento.

"Era una manera cortés de preguntar tu nombre" pensó mientras fruncía levemente el ceño. Sin embargo, su pregunta indirecta fue contestada indirectamente por un hombre rubio ojiazul que salió de la tienda más grande de las tres.

Ranko supuso que aquél era quien había encargado la misión, Yōgi. Imitó a Kazuma y le dedicó una breve reverencia.

A-así es. M-muchas gracias, Kyo-san —intentó agradecer al chico. Luego se señaló a sí misma y a su amigo, respectivamente—. Sagisō Ranko y Hanamura Kazuma, de Kusagakure. —dijo la kunoic

A pesar de que estaba ansiosa por comenzar (y por al fin dejar de caminar entre las dunas), no dijo nada más, sino que esperó la confirmación que el peliblanco había pedido. Esperaría a que Yōgi, si es que era él, explicase la situación y aquello en lo que pudiesen ayudarles.
Responder
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 11
Exp: 28 puntos
Dinero: 0 ryōs
#32
—. ¿Y usted es…?

¿Cómo que quien soy? — dijo con una sonrisa tensa para después girarse a Kyo que ya estaba mirando en otra dirección disimuladamente — Kyo, pero ¿les has explicado algo?

Perdona, me dijiste que vigilase y que si aparecian los ninjas te los trajese, pues aquí los tienes, ahora voy a comer algo y echarme una buena siesta.

¡Pero si te acabas de levantar! Haz el favor de volver al camino, aún pueden aparecer más maleantes. Seguro que el rumor ya ha circulado.

Kyo suspiró y se fue arrastrando los pies, pero no opuso demasiada resistencia, seguramente porque se esperaba aquella orden ya. Yōgi volvió a encarar a la pareja de Kusagakure y se frotó las manos.

¿Por donde ibamos? Ah, sí. Llamadme Yōgi, por favor. Y sí, soy yo el que pidió la misión. Venid, por favor. — empezaría a andar hacia la tienda grande, esperando que ambos le siguiesen. — En fin, no os voy a aburrir con los detalles pero estaba yo haciendo una transacción tan tranquilo y cuando hemos acabado y cada uno tiene su parte, aparece un chacal, le quita de las manos a mi subordinado el maletin con todo el dinero y empieza a correr. Por suerte, Kyo le dio un buen tajo en una pierna, seguro que no contaba con eso el maldito chacal. Resumiendo, él huye, nosotros le seguimos y decide adentrarse en las cuevas, y no, no fue improvisado, llevaba mascara el muy desgraciado.

Hizo una breve pausa para buscar algo. El interior de la tienda no era nada del otro mundo, había un saco de dormir a un lado, varias mesas plegables, una en el centro con papeles y un par a cada lado con comida y bebida, y varios sacos cuyo contenido no podían ver sin abrirlos expresamente. Seguramente era la tienda salón, mientras que las otras se usarían para poco más que dormir.

Aquí está. La factura de la broma. — le pasó un pergamino a Kazuma, donde ponía qué había vendido y cuando había cobrado. — Para que veais la magnitud del problema. Y claro, nosotros no teníamos ni respiradores ni manera alguna de pasar a las minas, ¿para qué? Que solo íbamos a hacer una pequeña transacción en el oasis. Pues una semana llevamos aquí montando guardia con la broma.

La factura evidenciaba que había vendido cinco estatuillas de oro que representaban los elementos de la naturaleza, cada estatuilla costaba más de lo que se pagaba por hacer una misión de rango S. También era evidente que su cliente se estaba desahogando más que explicando nada que tuviese que ver con la función de los ninjas en todo esto.
Hermandad Intrépida:
  • Uzumaki Eri, canal 2 — Verano, 221

Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Barreño

Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 10
Exp: 17 puntos
Dinero: 950 ryōs
#33
«No sé qué le ve la gente al oro: es escandaloso, es caro y solo sirve para adornar», pensó mientras leía una factura que tenía más ceros que con los que hubiese trabajado alguna vez.

El joven peliblanco paso el pergamino a su compañera, para luego sacar de su túnica una pequeña libreta y algo para escribir.

Ya tengo claro lo sucedido, señor Yōgi, pero aún hay algunas cosas que necesitamos saber —argumento, listo para comenzar con su parte preferida, la de las preguntas—: todo lo que pueda decirnos sobre el “chacal” y todo lo que pueda decirnos sobre las minas.

Suponía que, si aquel sujeto había burlado a los subordinados, y había logrado escapar hasta allí con una herida en la pierna, no se trataba de alguien común; por lo que necesitaba saber que armas, métodos o técnicas utilizo durante el altercado. En cuanto a la mina, quería saber que tan grande era, que peligros le eran propios y si tenían a su disposición algún mapa.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder