Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#1
Era un día normal en Kusagakure. Todo lo normal que podría ser un día invernal. Lo único que faltaba era la nieve pero se necesitaba ir con ropa de cierto abrigo para enfrentar las temperaturas y la humedad de los bosques de la zona. No obstante el sol que se posó en los cielos daba ese calorcito relajante típico del invierno. Ese mismo día, Kaguya Koji y Akiyama Haru vieron como una nota se colaba por debajo de la puerta. Llevaba el símbolo de Kusagakure impreso en ellas.

A nuestro genin Kaguya Koji,

Nos complace comunicarle que Kusagakure ha decidido asignarle un sensei para ayudarle a tener una adaptación lo más rápida posible a su nueva vida como ninja de la hierba. Para reunirse con él y empezar con el tutelaje deberá acudir a la cita el próximo Kazeyōbi a primera hora de la mañana en los dojos de instrucción.

Estimado Akiyama Haru,

Nos complace notificarle de que a través de su aplicación para ingresar en un equipo ninja una vez superada su graduación como gennin de Kusagakure ha sido un éxito. Su nuevo equipo ninja ya ha sido creado y están convocados para su primer encuentro en el próximo Kazeyōbi en los dojos de instrucción.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#2
¡Abuela! ¡Ya está arreglado el tejado! —notificó utilizando ambas manos como megáfono para que Futaba lo escuchara. Suspiró y echó un vistazo a su arreglo, quedando satisfecho con su resultado. Sonrió, orgulloso, antes de trepar hacia abajo.

Por desgracia, trastabilló con una ventana y cayó al suelo.

Ay... Duele... —gruñó, frotándose la zona afectada.

El llamado de su abuela le hizo levantarse y ajustarse su cinturón, donde brillaba su bandana gracias al sol de invierno. Entró para recibir una notificación sobre haber sido aceptado en su equipo nuevo. «Se han dado prisa...»

Realmente no fue él quien lo había solicitado, no en su totalidad al menos, pues al tener problemas para relacionarse su abuela intentaba forzarlo a crear relaciones con otra gente más allá de ella, o los médicos. En la academia hizo más bien pocos amigos tirando a ninguno, por lo que debía hacerlo ahora.

Guardó la carta y se dispuso a entrenar un tiempo en su habitación.

• • •

El día acordado llegó sin ningún tipo de complicación, y Haru caminaba tranquilo disfrutando de la brisa invernal que lo acompañaba aquel Kazeyobi hacia los Dojos dd Instrucción.

Aquí estoy.
Hablo (rosybrown)«Pienso (sandybrown)»
Responder
#3
Era la hora del desayuno y Koji se disponía a volver a casa de su entrenamiento matutino cuando vio como un shinobi, que estaba haciendo las labores de reparto del correo, salía corriendo de enfrente de su apartamento con la velocidad que representaba al servicio postal de la villa, también ser rápido en desaparecer era lo mejor. Los kusajines, al menos los de su zona, no se toman bien las malas noticias y las pagan con los mensajeros, bueno, lo cierto es que las buenas las celebran golpeándose de manera afectiva que no era muy diferente.

Abrió la puerta mientras sacaba los brazos de su kimono y lo dejaba caer hasta su cintura, era invierno, pero la verdad es que después de vivir tanto tiempo en el bosque y madrugar para pillar el desayuno, el frío de la zona no le afectaba, o eso se decía a sí mismo mientras se sonaba la nariz por el catarro que había pillado. Es cierto que en el bosque hace frío, pero que los árboles ayudan a que éste no sea tan marcado es una verdad que hasta ahora desconocía y que por orgullo se negaba a aceptar.

Al mirar al suelo vio bajo su bota una carta con el sello de la villa, aunque ahora debido a su zapato y al barro de fuera, era medio símbolo y la mitad de la huella de su zapato.

Rápidamente se apresuró a abrir la carta esperando que esta no estuviese manchada porque el barro hubiese calado. Para su suerte esto no había ocurrido, la carta era blanca y claramente legible.

«Así que ahora me van a asignar a un sensei, ojalá sea alguien con quien tenga cosas en común. Según esto debo reunirme con él el Kazeyōbi a primera hora de la mañana en los dojos de instrucción, creo que será mejor que me cure el catarro lo antes posible para estar en la mejor forma.»

El Kaguya se dispuso a tomar su desayuno favorito, ramen de cerdo y huevo duro precocinado y sobre todo bien caliente, que la sopa este al punto de ebullición era lo mejor de tener las cocinas de la villa y no la fogata del bosque, ya que en invierno beberse la sopa caliente era una misión de rango S, entre que salía de la olla, la ponías en el tazón y llegaba a tu boca, la sopa ya estaba que daba pena.

«Cuando venga el abuelo tengo que darle esto de comer, seguro que con probar esto, a la próxima se trae a toda la familia.»

...

El día llegó y con el catarro totalmente curado, el peliblanco salió de su habitación camino al punto de encuentro, con muchas ganas de conocer a su nuevo sensei.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#4
Llegué antes de la hora prevista, claro. No era serio que eventualmente llegase el primer de aquella nueva etapa y que los alumnos, discípulos o como diantres se tuvieran que llamar llegasen antes a la hora de reunión. Así que usé la baza de la media hora de antelación. el chico de los cabellos marrones y la túnica de un color parecido fue el primero en llegar. De hecho, era el gennin que no había tenido el placer de conocer aún.

Aquí estoy.

— Bienvenido, aun falta un compañero por llegar así que si lo deseas puedes entrar dentro y esperar allí

Haru podría comprobar que la puerta de aquel dojo estaba entreabierta y mi mano le invitaba a cruzarla. De hacerlo, dentro se encontraría con una araña de unos 30cm negra como el carbón y unos ojos carmesíes. Sobre su dorso se dibujaba un reloj de arena del mismo color de sus ojos y que rápidamente hizo un repaso del muchacho.

— Así que tu eres el primero, ¿eh?


···


Poco más tarde, apenas unos 5 minutos a lo sumo llegaría els egundo de los genin que iban a formar parte de aquel equipo que me habían encargado. Pese a no ser lo más habitual que un chūnin se encargase de aquellas tareas, la aldea vio oportuno darme aquel trabajo.

— Bueno, bueno, bueno, ¿qué tenemos aquí? Pero si es el mismísimo Kaguya Koji. Vamos, pasa, pasa, ya están todos esperando dentro

Crucé la puerta y esperé que Koji hiciese lo propio.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#5
Koji llegó al dojo designado y frente a la puerta se encontró a Yota, él cual estaba esperando seguramente al sensei o a que comenzase la Reunión ya que quizás no estaban todos aun.

«No me digas que llego tarde y están esperándome.»

Apresurándose hacía la puerta saludó a Yota con una mano y con la otra abrió la puerta para encontrarse a Kumopansa justo delante de él. Algo más apartado había un muchacho algo más joven, llevaba puesto unos ropajes de tonalidades marrones, bueno realmente todo en él era marrón, su pelo marrón, sus ojos marrones, su piel ligeramente marrón, el único color que despuntaba era un mechón de color verde.

Al ver que no había nadie más se relajo un instante y procedió a saludar correctamente a su compañero.

Buenos días Yota, así que a ti también te van a asignar un sensei. —Dijo mientras miraba de reojo a Kumopansa la cual estaba detrás de su amigo. —Un momento... No me digas que Kumopansa será nuestro sensei, eso será genial. —Dijo mientras se acercaba al arácnido y le saludaba inclinándose sobre su cintura.

Tras esto y sin esperar la reacción de nadie, se dirigió hacía el ultimo ocupante de la sala, y se presento de la manera más adecuada que conocía.

Encantado de conocerte, mi nombre es Kaguya Byakkojin, aunque puedes llamarme Koji, todo el mundo me llama Koji, excepto mi abuelo si el tema es serio, bueno en el edificio de la Morikage también me llaman así, aunque allí siempre suelen ser muy formales, en fin que me enrollo, mis amigos me llaman Koji, y el panadero, y bueno alguno más, sabes una cosa, llamame como te de la gana, aunque he de decir que prefiero Koji, es más corto y así no nos alargamos a lo tonto, que siempre sienta mal. ¿Y tu como te llamas?
Narro — Hablo Pienso
Responder
#6
Ante las palabras de quien sería de ahora en adelante, su sensei, asintió y siguió la mano que le invitaba a unirse. Parecía fuerte, aunque su chapa dijera que ostentaba solo el rango chūnin. Su cabello era claro, recogido en una trenza, y su ropa era negra como la noche. Haru no quiso presentarse aún por si quería esperar, así que entró por la puerta y...

— Así que tu eres el primero, ¿eh?

Haru se quedó, por un momento, estático en la puerta. ¿Le hablaba a él? ¿Desde cuándo no limpiaban ese Dojo? No era muy normal ver arañas de ese tamaño. Pero bueno, si ella le hablaba mientras esperaba, por él no había problema, así que se encogió de hombros y se sentó junto a la araña.

Sí, ¿y tú qué eres? ¿Mi compañera? Yo soy Akiyama Haru, es un placer.

Mientras él esperaba dentro, una nueva conversación se había iniciado fuera. Haru esperaba junto a la araña, hasta que vio a un chaval entrar por la puerta justo detrás de su propio sensei.

La nueva incorporación se trataba de un chico de, probablemente, su edad, de cabellos níveos y ojos azules como la escarcha. Haru se levantó justo cuando él comenzó a hablar, o, más bien, a no parar de hacerlo.

«Kaguya Byakkojin... Koji... Todos le llaman así... ¿El panadero?»

¿Quizá algún rollo raro con su familia?

Encantado, mi nombre es Akiyama Haru, llámame Haru —Se llevó una mano al pecho e hizo una reverencia.
Hablo (rosybrown)«Pienso (sandybrown)»
Responder
#7
— No, Koji, Kumopansa seguirá siendo Kumopansa, Venga entremos

Y así fue, ambos entramos para encontrarnos a Haru charlando como si tal cosa con Kumopansa. Esbocé una sonrisa al ver que se llevaban tan bien de buenas a primeras. Tras ello, ambos gennins se presentaron el uno al otro, un poco de aquella manera. Me senté al lado de Kumopansa con las piernas cruzadas.

— ¿Por qué no os sentáis, chicos?

Tras interrumpirles les mostré el suelo justo en frente de mi posición y la de Kumopansa.

— Vuestro sensei no será Kumopansa, lamento decepcionaros pero seré yo. Mi nombre es Sasagani Yota y como habréis comprobado por la placa de mi hombro soy chūnin de la aldea

— ¿Cómo que no? Ya los tenía en el bolsillo...

La verdad es que cuanto antes se hicieran con las bromas del arácnido, mucho mejor.

— Tendrás que buscarte a otros discípulos, algunos de tu tamaño probablemente. Bien, sigamos. Quiero que os presentéis para que nos vayamos conociendo todos. Ya sabéis, decid vuestro nombre y decidnos qué os gusta hacer, por qué queréis ser ninjas y cual es vuestra meta

Tampoco hacía falta mucho más. Solo... bueno, romper un poquito el hielo.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#8
Haru tomó asiento tal y como su nuevo sensei le había sugerido. Se volvió a sentar, pero esta vez no se había situado junto a la araña, de nombre Kumopansa —como había podido escuchar—, sino que esta vez tomó asiento frente a ella.

«Sasagani Yota... Creo haber escuchado algo sobre él.»

La araña soltó una broma. Haru sonrió. No parecía agresiva ni nada por el estilo, y la verdad era que parecía algún tipo de compañera de su sensei, quien comenzó a hablar para preguntarles sobre ellos mismos. El joven Akiyama miró a Koji, por si quería ir delante pues él era demasiado tímido a la hora de hablar de él.

Sin embargo, volvió a mirar a Yota y...

Bien, si quieren empiezo yo —se ofreció, jugando con sus manos a la par que hablaba—. Mi nombre es Akiyama Haru, soy huérfano y vivo con mi abuela adoptiva, Futaba. Mi Kekkei Genkai es el Mokuton y últimamente he estado ayudando a reparar numerosas casas en la aldea... —tomó aire y bajó un poco la mirada, más nervioso. Sus palabras comenzaron a salir más deprisa pese a parecer calmado—. Me gusta ayudar a la gente y tocar la flauta, y quiero ser ninja para poder salvar a muchas personas que tengan problemas«Como tuve yo...». Pero de momento mi meta es ir aprendiendo a ser un buen ninja.

«¿Con eso bastará?»
Hablo (rosybrown)«Pienso (sandybrown)»
Responder
#9
Hubo un momento de incertidumbre, ninguno de los dos tuvo claro quien debía empezar y fue Haru quien me miró a mí una última vez antes de pedir paso. Asentí dándole así el permiso para lanzarse a su presentación.

. Mi nombre es Akiyama Haru, soy huérfano y vivo con mi abuela adoptiva, Futaba. Mi Kekkei Genkai es el Mokuton y últimamente he estado ayudando a reparar numerosas casas en la aldea...

Se le notaba que lo estaba pasando algo mal debido a los nervios, parecía un chico tímido. No era de extrañar que hubiese desarrollado eso debido a su condición de huérfano y que le costase abrirse al mundo.

. Me gusta ayudar a la gente y tocar la flauta, y quiero ser ninja para poder salvar a muchas personas que tengan problemas. Pero de momento mi meta es ir aprendiendo a ser un buen ninja.

— Eso está muy bien, Haru. Así que Mokuton, ¿eh? Incluso yo voy a aprender cosas con vosotros. He oído hablar del Mokuton, pero poca cosa, será interesante conocerlo. Y la voluntad de querer ayudar a la gente también es una gran virtud, debéis saber que aquí en Kusagakure somos una gran familia.

Y así era. Todos arrimábamos el hombro el uno para el otro y aquella fue la gran enseñanza o mejor dicho, el legado que había dejado Moyashi Kenzō para todos los kusajins y algo que la actual Morikage, Aburame Kintsugi trataba de contagiar entre las nuevas generaciones de shinobis y kunoichis, además de la gente propia de la aldea.

— ¿Qué hay de ti? — dije mirando al peliblanco.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#10
Koji escuchó atento la conversación que se estaba desarrollando frente de él. Al parecer su nuevo compañero se llamaba Haru y parecía estar algo nervioso, pero lo más curioso fue la reacción de Yota al mencionar la habilidad única de la cual disponía.

«Mokuton, no me suena de nada, debe ser algo poco común para que Yota solo lo haya oído de pasada.»

Cuando acabaron la conversación el amigo de las arañas desvió su mirada de Haru dirigiéndola directamente hacia él.

— ¿Qué hay de ti?

Bien, pues como ya os he mencionado a ambos mi nombre es Kaguya Byakkojin, aunque espero que me llaméis Koji, mi objetivo es dominar el mundo y hacer de todos vosotros mis subordinados. —Hizo una pausa dramática mientras esperaba ver las caras de los dos muchachos. —Bueno la verdad es que solo quiero ayudar a mi familia a que pueda salir del bosque y traerlos a la civilización, enseñarles que el mundo exterior puede ser un lugar seguro.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#11
Koji no tardó en tomar las riendas del asunto y tomó uso del turno de palabra que se le había dado.

Bien, pues como ya os he mencionado a ambos mi nombre es Kaguya Byakkojin, aunque espero que me llaméis Koji, mi objetivo es dominar el mundo y hacer de todos vosotros mis subordinados.

— ¡QUÉ MIERDAS LE PASA AL TIO ESTE!

Ante la sonora exaltación del arácnido lo acompañaron mis dos ojos que se habían abierto hasta tal punto que parecían dos platos soperos. De hecho, quería responder pero no sabía hacer una buena elección de palabras. De nuevo, el peliblanco se adelantó a mi réplica.

Bueno la verdad es que solo quiero ayudar a mi familia a que pueda salir del bosque y traerlos a la civilización, enseñarles que el mundo exterior puede ser un lugar seguro.

— ¿Y para ayudar a tu familia necesitas dominar el mundo? En ese caso debo entender que tus aspiraciones mínimas pasan por llegar a ser el Morikage, ¿no?
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#12
«Este tipo...»

La verdad era que, pese al rostro calmado de Haru, por dentro no podía creer lo que decía. ¿Dominar el mundo? Pero este chico... ¿Sabía que solo era un genin? «Quizá es hijo de alguien muy poderoso, o guarda un poder sin igual...»

Aunque la araña no opinaba lo mismo, claro, pues no dudó en chillar sobre lo que él había dicho. Haru se rascó la mejilla, sin saber qué decir.

— ¿Y para ayudar a tu familia necesitas dominar el mundo? En ese caso debo entender que tus aspiraciones mínimas pasan por llegar a ser el Morikage, ¿no?

Eso es una gran meta, Koji, mucha suerte. —Animó él, levantándole el pulgar.
Hablo (rosybrown)«Pienso (sandybrown)»
Responder
#13
Sus tres acompañantes reaccionaron de manera más o menos drástica a su comentario, tal vez la broma había sido demasiado buena o él demasiado convincente en su actuación.

Si lo de dominar el mundo era una broma, realmente con ser un buen líder para mi familia me doy por satisfecho, aunque lo de Morikage no suena mal no creo que sea para mi, quiero conocer mundo.

Tras la explicación el Kaguya guardo silencio durante un momento, esperando que los presentes no se hubiesen tomado a mal la broma.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#14
Si lo de dominar el mundo era una broma, realmente con ser un buen líder para mi familia me doy por satisfecho, aunque lo de Morikage no suena mal no creo que sea para mi, quiero conocer mundo.

Tras la clarificación del Kaguya todos respiramos algo más tranquilos y vimos que las intenciones de Koji eran mucho más loables que el mero hecho de dominar el mundo con unos métodos similares a los de Kurama y sus Generales. Ya en nuestro primer encuentro supe que su familia de sangre era su gran prioridad, solo de la forma con la que se le llenaba la boca uno podía darse cuenta.

— ¡Joder, menos mal, tio! Me habías asustado, colega

— Ahora todo está resuelto — indiqué con un claro alivio — La familia es importante y como veo que también lo es para ambos, creo que nos llevaremos bien. Kusagakure será nuestra gran familia y este equipo, el equipo número 2 de la promoción será nuestra pequeña familia. Pase lo que pase nos cuidaremos entre todos

— ¡Eso es! Nuestra pequeña familia

En ocasiones la vitalidad y el buen rollismo de Kumopansa podía contagiarse con suma facilidad.

— Por ahora quiero que nos conozcamos cómo lo hacen los shinobis y las kunoichis. Si vamos a trabajar juntos debemos conocernos los unos a los otros. Si, ya lo sé, he leído vuestros informes de la academia, pero nada como la experiencia real, no sé me explico — dije mientras me levantaba hasta recuperar la verticalidad — Unid vuestras fuerzas y cuando hayáis logrado darme un golpe habrá terminado el entrenamientos. venga, preparaos

Una pelea. Una simple pelea en los dojos de instrucción y si lograban entre ambos darme un golpe todo acabaría. Obviamente el objetivo de aquello no era ganar o perder. Había que mirar más allá.

— Oye, ¿y yo qué?

— Tu haz lo de siempre — dije para darle luz verde a que se subiese a mi cabeza.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#15
Haru sonrió de nuevo, es más, aquella sonrisa no parecía abandonarle en ningún momento mientras pasaba una agradable velada junto con su nuevo compañero y sensei —sin olvidar a Kumopansa, claro—, así que se mantenía en silencio mientras ellos hablaban.

«Familia...»

Estaba contento de poder formar parte de ella de manera activa.

Pasadas las presentaciones, ahora tocaba un nuevo ejercicio según su sensei.

—Unid vuestras fuerzas y cuando hayáis logrado darme un golpe habrá terminado el entrenamientos. venga, preparaos.

Vale —Dijo Haru, levantándose del suelo y girándose hacia Koji, a quien tendió una mano para ayudar—. Vamos Koji, a por él.

Necesitaban una estrategia, claro, pero no sabía nada de su sensei ni de lo rápido o perspicaz que era, así que, necesitaba investigar antes. Por ello, cuando el Kaguya se hubiera levantado, Haru se daría la vuelta e intentaría arremeter contra Yota con su izquierda.
Hablo (rosybrown)«Pienso (sandybrown)»
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.