Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual (global): Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar, quizás más esperada que la anterior. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Sea como fuere, la banda sigue ahí fuera. Más perseguida que nunca por el crimen más grande de la historia reciente. Pero quizás no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Akamatsu Nao Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 12
Exp: 56 puntos
Dinero: 50 ryō
· Fue  30
· Pod  20
· Res  30
· Int  50
· Agu  30
· Car  50
· Agi  30
· Vol  50
· Des  30
· Per  30
#1
Debido a que ya tengo otra misión en curso con Ren, no cobraré recompensa de esta.

Nao recibió temprano en la mañana a un mensajero, quién le había llevado un pergamino de misión. Sería mentira si dijéramos que ya estaba despierto a esa hora, pues la verdad aprovechaba de su soledad para quedarse dormido a la hora que se le diese la regalada gana. Ciertamente el era el único que podía autodisciplinarse, pero por eso mismo prefería darse sus lujos de vez en cuando, aunque esta vez su sueño fue interrumpido por ello.

De todas formas, trataría de ser puntual, porque mantener la buena apariencia ante los demás era extremadamente clave. Sin embargo, se sentía enormemente decepcionado cuando leyó el contenido del pergamino, pues claramente sería una misión muchísimo menos entretenida que la de su última aventura y eso en cierta manera le desmotivaba en demasía. Se volvió ninja para vivir aventuras, no para ser el mandadero personal del primer tipo con algo de dinero. No estaba nervioso en lo absoluto, más bien estaba desganado, pero eso no impidió que su maña saliese a flote y cediese a su deseo de sacar un pincel y metérselo a la boca, moviéndolo de arriba a abajo con ritmo.

Aún así, se alistó como de costumbre, tardándose más de lo habitual en su peinado. Por muy temprano que fuese quería lucir impecable. Tomó su peculiar paraguas y partió rumbo al distrito comercial con galante paso. Ciertamente era un chico de nieve que aún no aguantaba el agua. Al llegar a la zona indicada, con mucha precaución y curiosidad ladearía a los lados buscando a quién pudiese tener alguna bandana shinobi, esperando que pudiesen luego ir juntos a concretar el encuentro con su cliente. Tenía la cara larga, claramente decepcionado del duro trabajo que se les venía por delante.


(D) Colores indeseables


Publicada en: Ame
Rango recomendado: Genin
Nivel recomendado: -
Solicitante: Nadeshiko Karako
Lugar: Sección suroeste del Distrito Comercial

En días recientes, una banda de delincuentes realizó distintas pintas y graffitis en las paredes de los callejones y también en las fachadas de distintos comercios de una zona específica del distrito comercial. La agrupación de comerciantes dl sector está enfurecida pues la mala imagne generada por las pintas de los vándalos alejan a los clientes y causan que tenga el aspecto de un lugar de mal vivir. Se ha solicitado por lo tanto, que un par de genin puedan limpiar los distintos establecimientos, que permanecerán cerrados para facilitarles el trabajo y puedan proceder tranquilamente sin que los transeúntes los molesten. Pueden avocarse al último local indicado en el mapa adjunto dónde la Señora Karako les brindará los utensilios necesarios para su labor.
[Imagen: tenor.gif?itemid=11985769]

RushHablo || «Pienso» || NarroRush
Responder
Maki Isamu Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 1
Exp: 69 puntos
Dinero: 1800 ryō
· Fue  20
· Pod  20
· Res  20
· Int  20
· Agu  20
· Car  20
· Agi  20
· Vol  20
· Des  20
· Per  20
#2
Más raro de lo común, Isamu se había levantado de la cama a una hora temprana. Eso si, sus horas de descanso no fueron muchas y, al despertarse, no pudo volver a conciliar el sueño. Mientras estaba desayunando, raro en él también, recibió a un mensajero que le traía una pergamino. Lo leyó atentamente mientras comía. Parecía que ninguna de las veces que tuvo que hacer una misión daba en el clavo con el tema de estar descansado. Aunque, por suerte, aún el tipo de misiones que se le encomendaban eran bastante simple, lo cual el desgaste físico que estas pedían no eran demasiado alto.

Anteriormente ya se había bañado y alistado, por lo que solo se tenía que terminar el desayuno, cosa que haría con calma y sin mucho apuro. Al terminar esto, se dirigiría directamente hacia el lugar descrito en el pergamino, para así poder juntarse con el compañero de misión que se le había asignado. No estaba muy emocionado que digamos por la tarea que se le asigno, pero de todos modos no tenía otra opción. Si quería llegar a embarcarse a otro tipo de aventuras, primero iba a tener que pasar por todo tipo de misiones más sencillas.

Quizás no tan cauto, buscaba al otro shinobi que debería estar por la misma zona que este. Con su mirada lo primero que buscaba era una bandana, objeto que era lo único que iba a hacer diferenciar al otro chico, ya que no tenía información ni nada sobre esta persona. A lo lejos, pudo llegar a reconocer un chico y, así es, tenía una bandana. También llevaba un paraguas, algo que no le era muy común ver por las calles de Ame, pero tampoco era algo a resaltar mucho. No se le notaba muy animado al otro muchacho, un sentimiento que quizás ambos compartían con respecto a la tarea que estaban por realizar.

Hey. — Dijo fuerte, pero sin muchas euforia, intentando llamar la atención del castaño, que se notaba que también lo estaba buscando. Acompañado al llamado, levanto su brazo para que reconozca de donde venía la voz, además de ir caminando despacio hacia él.

Esperaba hablar un poco con él, viendo como iban a coordinar y organizar las tareas que le deparaban, a pesar de que estas no tengan mucha ciencia.
Hablar«Pensar»
Responder