Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#76
Pudo escuchar la voz de su compañero nuevamente, negándole que saliera de aquel lugar. Si salía de allí de nuevo, tal vez no pudiera volver, al fin y al cabo parecía que ninguno de los dos tenían claro bajo que condiciones se podían entrar a aquellos infinitos pasadizos ocultos en los muros. La puerta corredera de papel volvió a cerrarse de golpe y porrazo; Ren la empujó con suavidad con la mano en gesto de tanteo y confirmó así, que parecía tan impenetrable como la vez anterior.

Sigh... Entonces solo me queda hacer lo que me pidió — afirmó tras suspirar dejando caer los hombros, para después caminar hasta la mesita de madera volteada, buscando el pergamino que comentó anteriormente; lo extendería en el suelo, y se cruzaría de brazos. — Debía poner la mano sobre el símbolo de la rata en el papel, y después intentar concetrar mi chakra en la palma de la mano ¿no?

Recitó en voz alta, mientras hacía lo que estaba describiendo; cerraría finalmente los ojos intentando concentrarse, aunque la kunoichi no tenía muy claro si estaba haciéndolo bien, solo se dejaba llevar por lo que le pidió su compañero. Inspiraría y espiraría profundamente, intentando centrar todas sus energías en la palma de la mano.
[Imagen: tenor.gif?itemid=14400974]


Hablar (Royalblue)Pensar (MediumOrchid)
#77
Ante la acción de la kunoichi, notaría que algo ocurrió entonces con el pergamino: Las ratas dibujadas se distorsionarían en distintos símbolos incomprensibles para la muchacha, que luego se enredarían en cada uno de sus dedos para luego convertirse en una suerte de "llamas" de chakra que ella podría sentir en la punta de cada uno de sus dedos, mientras el centro de cada una se representaba una magatama exactamente en la misma posición que los que rodeaban el rojizo kanji que estaba bajo la mesa.

Nao, por su propia cuenta, decidió mejor alejarse, no estaba muy feliz de dejar solos a los herederos siendo que ellos seguían lanzándose acusaciones. Se sentía responsable que un intento de asesinato ocurriese justo delante de sus narices. ¿En serio se había complicado de tal manera la misión? Además que las sospechas del castaño rodeaban aún el misterio de la mujer que fue lanzada por las escaleras. Tal vez no era parte de su misión como tal, pero al menos él creía que se había vuelto parte de su responsabilidad al ser los shinobi presentes en la zona. Sin más, bajaría de nuevo hasta la sala dónde los dos hermanos se habían quedado.

Al momento que Nao se alejó, la puerta se volvió a abrir, dejando a Ren libre una vez más.
[Imagen: tumblr_omcmlg1jbn1w69amjo1_500.gifv]

RushHablo || «Pienso» || NarroRush
#78
Abrió los ojos cuando un cosquilleo en la punta de sus dedos se intensificó, retirando no solo la mano con rapidez si no abriendo los ojos y retrocediendo un paso hacia tras estando ya de pie, y bastante sorprendida observando su mano.

¡¿P-P-Pero que co...?! ---- Agitó un poco la mano intentando disipar el fuego, y al agitar la mano, fue cuando algo llamo la atención en la punta de sus dedos; recelosa de quemarse pese a ser su elemento afín, acercó lentamente la mano para mirar con mas detalle la yema de sus dedos. — ¿Y esto? ¿Pero...? ¿Quién coño nos ha encargado esta misión? Entre el intento de asesinato, esos snobs estirados y esto, esta más que claro que no es trabajo de un par de genins, joder.

Fruncía el ceño, mientras miraba alrededor de la sala bastante mosqueada; puede que fueran más que capaces de solucionar todo aquel entuerto, pero a cada paso que daban, temía más porque no acabaran creando algún problema en la villa por ser aquella una de las familias más adineradas de la Lluvia. Siempre podría echarle la culpa a quien les asignó aquella misión, escudándose en que tenían poca experiencia ambos. Suspiró y volvió a mirar los rojizos magatamas que adornaban ahora sus dedos, un fugaz pensamiento cruzó entonces su mente «"¿Me quedaría bien un tatuaje? Tal vez por el brazo, o en la espalda ¿Y si...? ¡No! ¡No! ¡Céntrate!». Volvió a mirar alrededor de la sala mientras mantenía su ardiente mano algo alejada de su rostro, en búsqueda de que hacer con ella. La puerta yacía otra vez abierta, lo más sensato sería buscar a Nao y mostrarle lo que había "avanzado"; pero aquello no aseguraba que pudiera volver a aquella sala otra vez.
[Imagen: tenor.gif?itemid=14400974]


Hablar (Royalblue)Pensar (MediumOrchid)



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.