Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
¡Únete a nuestro grupo de Telegram!
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
(D) Ya es momento de arrancar
#1
No era usual que duerma hasta tarde, pero hoy tome la decisión de ir a solicitar mi primer misión y la sola idea no me dejo dormir en toda la noche ¿Nervios? oh si!, esa era la respuesta de porque hoy me estaría levantando a las nueve y media de la mañana.

Desayune a la velocidad mas rápida que jamas había alcanzado con mi mandíbula, recogí del perchero la capa de lluvia y salí directo al edificio de Arashikage-sama

«Ya es tarde, creo que apurar el paso seria al divino boton» me dije a mi misma en pensamientos, mientras caminaba por las veredas de las calles de Amegakure.

En frente mi, el edificio insignia de la aldea se erguia imponente, tal y como nuestra mandataria, pensaria cualquier Amejin al ver tal bestia edilicia. Trague saliva y entre por la puerta, camine por el pasillo de marmoles hacia el fondo en donde se encontraba la recepcion -[color=steelblue[/color]Buen día senpai[/color]- saludé cortés a quien estuviera a estas horas en la recepcion -Mi nombre es Senju Shijima, numero de registro 55237, vengo a solicitar una misión de rango D- solicité de forma amable
- Hablo - Pienso -

Responder