Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
—¿Que lo sabías? Man, que a simple vista se nota que es un hacha. Tampoco es como si quisiera disimularlo, y aunque quisiera estaría difícil—

Daisuke mostró una sonrisa y llevó su mano izquierda a su propia nuca, levemente avergonzado por el comentario.

Bueno, es que... Como no habías dicho nada, pensé que... querías ocultarlo. Aunque era bastante evidente.

—Meh, el pie de la letra acaba donde empieza el sentido común. No diría que protegido, más bien, le caí bien. Yo sólo he visto una vez en persona a Yondaime-sama, y si tuviera que elegir un adjetivo, diría que ella misma es la Tormenta. Daisuke tragó saliva al escuchar aquel comentario. No se imaginaba a la Amekage y no quería hacerlo, pues, tal y como la había descrito, parecía una mujer horrible. —Nah, Amegakure es mi hogar y no hay un sitio mejor para mí. Para los extranjeros quizá sea demasiado rudo, pero es como los Hijos de Amenokami somos.

—Joder hombre, ¿te despides ya sin siquiera haberte presentado? ¡Ni nombre ni apellido has dado!—

La respuesta del Nara no se hizo de rogar.

Ya, bueno... si los Hijos de Amenokami sois rudos, nosotros somos educados y respetuosos, aunque a veces perdamos las formas si se nos provoca. Después de todo, somos humanos y los humanos inteligentes aprenden de sus errores. — Respondió Daisuke, sonriendo. — Normalmente, si quieres saber el nombre de un desconocido, lo correcto es dar el tuyo primero. — Le recordó, con el rostro serio. — Pero ya que me lo has preguntado y yo también quiero saber cómo te llamas... — Añadió, realizando una breve pausa al final para generar cierta incertidumbre y captar su atención y curiosidad. — Me llamo Nara Daisuke. Encantado de conocerte. — Dijo finalmente el Nara mientras mostraba una sonrisa, aunque no estaba encantado precisamente, pero después de todo se trataba de una mera formalidad.
Responder
#17
"Pues Uchiha Datsue estará fuera de esa lista." No era la primera vez que conocía a alguien de la Espiral, y en efecto la mayoría de los Uzujines eran cordiales salvo la mentada excepción. Sin embargo, hablarlo en voz alta no era correcto y se lo guardó para sí. Ya había pasado más de un año, pero aún así quedaba el resquemor. Si no abrió la boca cuando se había roto el primer pacto, mucho menos ahora que estaban en alianza.

El genin de la Espiral se hizo el digno, pero al final cedió y se presentó primero. Dicho esto, el de cabellos tricolor sonrió pues venía la hora del verdadero show.

—Yo soy...

Con un gesto melodramático, tomó su hacha desde la espalda y giró sobre sí, haciendo un corte en el suelo que dividía su camino entre él y el Nara. Se agachó estirando la pierna derecha y con la izquierda se sostenía con la rodilla flexionada. Con la zurda se abrazó de la caja de su arma conde había quedado clavada y con la diestra se cubrió la mitad del rostro del lado derecho dejando que sus dedos se entrelazaran con sus cabellos.

King Rōga~

Finalmente pronunció aquel místico nombre, tan extraño y extravagante como él mismo era-
[Imagen: 7FT8VMk.gif]

RushHablo || Pienso || NarroRush

~Ausente los fines de semana~
Responder
#18
—Yo soy...

La respuesta de aquel extraño desconocido no se hizo de rogar. Sin embargo, antes de pronunciar su nombre, volvió a coger su hacha y realizó una línea en el suelo a modo de separación con el Nara. Luego, el cantante se agachó, abrazando la caja de su arma con su mano izquierda y tapándose la mitad derecha de su rostro con su otra mano mientras se tocaba el pelo.

King Rōga~

Daisuke contempló toda la escena en completo silencio, sin dar señales de ninguna mueca o expresión. Cuando el guitarrista terminó, el Nara ni siquiera arqueó su ceja como solía hacer. Es más, tenía cara de circunstancias, por así decirlo. El rostro del rubio denotaba incredulidad a la par que indiferencia. No le había impresionado en absoluto.

Asombroso. — Dijo en voz baja. — Está claro que se trata de un idiota. — Pensó.

Realmente el silencio era bastante incómodo.

Bueno... y, ¿qué te trae por aquí, lejos de tu villa? — Quiso saber el Nara, por sacar algún tema de conversación. No es que le importase lo más mínimo los motivos de su visita a Yamiria, pero prefería seguir conversando con él que continuar en silencio.
Responder
#19
El Yotsuki pegò entonces un único brinco que lo regresó a una posición erguida, ajustándose nuevamente la guitarra a la espalda.

—Pues a decir verdad, ninguno en específico— Puso los brazos como jarra. —Siempre que me es posible viajar sin depender de las misiones trato de conocer lugares nuevos. Me sirve de experiencia personal para tener referencia en caso de tener que volver a algún sitio bajo alguna circunstancia. El conocimiento nunca viene mal y ya que nunca había indagado a fondo en la Espiral decidí darme una vuelta por la capital. También visité Los Herreros, pero me temo que tendré que volver a mi patria pronto para volver al trabajo. Al menos las misiones C dejan mejor dinero — carcajeó. —No tengo motivo especial pero no desaprovecho mi tiempo.
[Imagen: 7FT8VMk.gif]

RushHablo || Pienso || NarroRush

~Ausente los fines de semana~
Responder
#20
El cantante no tardó en responder a la pregunta del joven Nara, tras recuperar la verticalidad con un salto y colocándose una vez más su arma en la espalda.

—Pues a decir verdad, ninguno en específico. Siempre que me es posible viajar sin depender de las misiones trato de conocer lugares nuevos. Me sirve de experiencia personal para tener referencia en caso de tener que volver a algún sitio bajo alguna circunstancia. El conocimiento nunca viene mal y ya que nunca había indagado a fondo en la Espiral decidí darme una vuelta por la capital. También visité Los Herreros, pero me temo que tendré que volver a mi patria pronto para volver al trabajo. Al menos las misiones C dejan mejor dinero. No tengo motivo especial pero no desaprovecho mi tiempo.

Daisuke sonrió ante las palabras del guitarrista. Era toda una caja de sorpresas. Tal vez no fuese tan inmaduro y cretino como el Nara había creído previamente.

Así que vas a lugares desconocidos porque el conocimiento nunca viene mal, ¿eh? Interesante... — Repitió el rubio, entrecerrando sus ojos, pensativo. — Si quieres, puedo hacerte de guía por estas tierras, y así, aprenderás una mayor cantidad de conocimientos más fácilmente. — A Daisuke le gustaba enseñar a otros. — Y, si yo voy algún día a Amegakure y nos encontramos casualmente por allí, espero que tú hagas lo mismo. — Añadió, mostrando una leve sonrisa. El Nara no creía en las casualidades. El destino estaba forjado por algo superior y ese primer encuentro era un primer paso para algo más grande que ni el propio Daisuke podía imaginar.
Responder
#21
Rōga alzó la ceja un tanto escéptico de la proposición del otro chico. ¿Le valía la pena una guía para luego tener él mismo que hacerle de guía turístico luego? "Nah." Era como si le estuviera comprometiendo, y a él no le gustaban los compromisos en vano. De por sí, la ciudad de Yamiria se le había antojado muy simplona y aburrida comparada al bullicio y fiesta que él acostumbraba en el distrito comercial de Amegakure. Además, ya el tiempo para estar fuera era limitado y tenía que volver a determinada fecha para que no empezaran a pensar cosas de él por sus constantes salidas de la aldea. "Aunque supongo que puedo negarme sin ser demasiado pesado." No todo el tiempo tenía que ser un patán.

—Si te soy sincero no creo que sea buena idea— se rascó la nuca. —Como mencioné antes, yo ya estoy de salida para volver a mi aldea. Pero si algún día de verdad necesitas un guía en Amegakure— "Que dudo muchísimo que eso pueda suceder en mil años." Quizá yo ye puedo dar una mano. Eso sí, por adelantado te doy un consejo. Si de verdad alguna vez visitas el País de la Tormenta, lleva paraguas o una buena capa impermeable, que no querrás pescar un resfriado y luego morirte de una hipotermia—. Levantó el dedo índice al soltar aquella indicación.

—Quizá ahora si me toca despedirme, que mi tren sale en un par de horas y de por sí da un montón de vueltas... Supongo que este es el momento donde a mí me toca decir hasta luego— Se encogió de hombros..

El genin no era muy formal en general para ese tipo de situaciones.
[Imagen: 7FT8VMk.gif]

RushHablo || Pienso || NarroRush

~Ausente los fines de semana~
Responder
#22
Daisuke comprobó levemente desilusionado la negativa del cantante.

—Si te soy sincero no creo que sea buena idea. Como mencioné antes, yo ya estoy de salida para volver a mi aldea. Pero si algún día de verdad necesitas un guía en Amegakure. Quizá yo ye puedo dar una mano. Eso sí, por adelantado te doy un consejo. Si de verdad alguna vez visitas el País de la Tormenta, lleva paraguas o una buena capa impermeable, que no querrás pescar un resfriado y luego morirte de una hipotermia.

El Nara asintió con su cabeza en señal de afirmación, y acto seguido, mostró una sonrisa.

Lo tendré en cuenta. Gracias por la información. — Respondió amablemente.

—Quizá ahora si me toca despedirme, que mi tren sale en un par de horas y de por sí da un montón de vueltas... Supongo que este es el momento donde a mí me toca decir hasta luego.

Bueno, pues... hasta luego. — Dijo Daisuke sonriendo mientras volvía a extender su mano derecha hacia su compañero Gennin. — Tengo la ligera impresión de que volveremos a vernos más pronto de lo que creo. — Añadió el rubio, a modo de presentimiento. — Es como si el mundo entero se hubiese vuelto más loco de lo que ya estaba, ¿verdad? Parece que todo está a punto de explotar en algún momento, con la reunión de los Kages, los Bijuus por ahí sueltos y descontrolados en su mayoría... — Hizo una breve pausa mientras meditaba. — A decir verdad, me dan cierta pena. Parece como si estuvieran llenos de odio, resentimiento, dolor y sufrimiento. Ojalá alguien algún día pueda hacer algo para ayudarlos. — Sin duda, su forma de pensar era muy diferente de la del resto de las personas normales y corrientes. Tenía algo de lo que muchos carecían: empatía y compasión por el prójimo.
Responder
#23
—¿No puedes decir algo sin que suene pesimista? Joder, que yo no querría volver a la época de la tensión. No es para nada grato ir y cuidarse las espaldas no sólo de desconocidos, sino de viejos amigos...— Suspiró con una cara desanimada. La primera vez que el Nara le vería con esa expresión.

Él inició su vida ninja en la época posterior a la rotura del antiguo pacto tras el fin de la Era de la Paz de Shiona. La última vez que el Gobi estuvo a punto de causar una masacre en Uzushiogakure, el joven genin llegó a la conclusión de lo injusto que era pagar por las decisiones tomadas en ciertos casos por los altos mandos. Si bien, no culpaba tampoco a nadie por el incidente, ni siquiera a Uchiha Datsue. Él no estuvo presente y no sabía con exactitud cuál había sido el desencadenante del terrible percance.

—Yo no puedo dar opinión de ello... No es como si conociera un bijuu o algo, pero tampoco me dejó guiar al cien por ciento de las historias...— Aunque muchas veces las pruebas apuntaban a lo contrario. "Aún me preguntó qué demonios es lo que planean los Ocho Generales de Kurama... Meh, como soy un genin dirán que no es de mi incumbencia." —Como sea— Correspondió al apretón. —Ten un buen viaje de regreso a tu aldea, hasta luego, supongo.

Luego del apretón, el genin se daría la vuelta y empezaría a andar. Oh, pero pese a sus esperanzas, al final de cuentas las cosas iban a ir a peor sin que él estuviese involucrado. ¿Habría forma de que él pudiera remediarlo?
[Imagen: 7FT8VMk.gif]

RushHablo || Pienso || NarroRush

~Ausente los fines de semana~
Responder
#24
Daisuke escuchó con atención las palabras de su compañero.

—¿No puedes decir algo sin que suene pesimista? Joder, que yo no querría volver a la época de la tensión. No es para nada grato ir y cuidarse las espaldas no sólo de desconocidos, sino de viejos amigos...

Tienes razón, aunque supongo que es mi manera de ser. Aun así espero que te vaya bien. — Respondió con sinceridad.

—Yo no puedo dar opinión de ello... No es como si conociera un bijuu o algo, pero tampoco me dejó guiar al cien por ciento de las historias... Como sea— Dijo el cantante mientras estrechaba su mano con la del Nara. —Ten un buen viaje de regreso a tu aldea, hasta luego, supongo.

Nos vemos entonces. — Respondió Daisuke con una sonrisa mientras veía cómo el Gennin de Amegakure se daba la vuelta y comenzaba a alejarse de aquél lugar, dejando al rubio allí solo.

Bueno, supongo que es hora de que yo también regrese... — Se dijo a sí mismo, con cierta pasividad. — Este chico... — Pensó, llevando su mano derecha al mentón. — Tendré que empezar a entrenar más duramente y a realizar más misiones, si no, no creo que le pueda considerar como a un igual, y así tampoco podré derrotarlo nunca en caso de que sucediera... — Suspiró. Aborrecía combatir, aunque si empezaba un combate, al menos se aseguraba de terminarlo, para bien o para mal. — Menudo fastidio.

Dicho esto, el joven Nara se dio media vuelta y comenzó a caminar tranquilamente, retomando el camino de vuelta a su casa mientras observaba con calma y detenimiento las nubes del cielo. Eran muy bonitas, y parecían suaves y esponjosas, como una cama bien mullida. Y también eran libres. Libres de peleas, de guerra y de altercados o dificultades. En realidad las envidiaba.
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.