Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Primavera-Verano de 221

Fecha fijada temporalmente. Actualmente están ocurriendo sucesos importantes para el destino de Oonindo y todos jugamos en una ambientación temporal fija. La fecha irá avanzando y finalmente ocurrirá un salto temporal tras el que volveremos al sistema de calendario habitual.
Situación actual (global): La muerte de Amekoro Yui, en Yukio, ha desencadenado una guerra hace tiempo anunciada. Kurama y sus renovados Ocho Generales, al mando de sus ejércitos, se mueven rápido y ya han conquistado territorios a oeste y este del Oonindo septentrional. Los ataques han sido rápidos y en algunos casos desde dentro, así que se sospecha que el Nueve Colas llevaba tiempo clavando sus zarpas desde las sombras. Sea como fuere, estos logros retrasan una posible reconquista de la nevada Yukio, terreno ya difícil por las condiciones climatológicas adversas del norte del País de las Tormenta.

Los ninjas de Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure son la única esperanza que queda de acabar con esta amenaza. No todos están seguros de que puedan vencer, e incluso algunos parecen decantarse por el otro bando. Entre los muros de las ciudades de los países que aún no han caído ante Kurama se esconden, además, agentes del zorro ocultos en las sombras, a la espera de una oportunidad...

Los tres líderes mundiales han convocado una reunión para discutir sobre sus siguientes pasos. Es necesario actuar. ¡Y rápido! ¿Conseguirá la guerra que unan sus fuerzas contra un enemigo común, o morirán con su orgullo como única defensa?
#76
Datsue empezó a darse cuenta que quizá su propuesta había sido demasiado… intrépida cuando una llamarada de fuego se prendió en el puño de Umi. «Ey, ey, ¿tiempo muerto?» ¡Creía que iba a darle una hostia, no a utilizar un puto Katon!

El ejercicio de autocontrol que tuvo que hacer para no evadir aquel golpe, o desviarlo, fue titánico. Tan solo comparable a ver un billete de quinientos ryōs en el suelo y, en vez de guardárselo discretamente en el bolsillo, preguntar si a alguien se le había caído. Qué cojones, quizá hasta fue peor. Porque pocas cosas había en el mundo que odiase más a que le golpeasen en…

… ¡la jodida cara!

Instintivamente, cerró los ojos y torció el rostro para encajar el golpe en la mejilla. El puñetazo fue tan brutal que su cuerpo salió despedido contra los ventanales, cuyos cristales rompieron en mil pedazos, hasta derrumbarse sobre el riachuelo. El agua le empapó de cabeza a los pies y él tardó un rato en salir. Más que nada porque le ardía tanto la cara que el agua fresquita del río era lo único que le calmaba un poco.

Maldita… cría. Haciendo puras D con semejante poder —farfulló, usando las manos para apoyarlas en la superficie del río gracias al uso del chakra y levantarse.

¿Uzukage-sama…? ¡Uzukage-sama, ¿qué ha pasado?! —gritó Akimichi Yashiro, que con semejante estruendo había salido del edificio a ver qué pasaba. Un par de ninjas jóvenes habían también salido, asustados. ¿Sus próximos entrevistados?—. ¡VOY A AVISAR A LOS ANBU!

No… ¡No avises a nadie! Yashiro, ¡por los Dioses! —gritó, con un cabreo monumental que ya no sabía muy bien cómo gestionar—. Solo estaba… ¡practicando una técnica!

¿En el despacho? —preguntó Yashiro, atónita.

Era una demostración para… Bueno, ¡qué ha sido un accidente! ¡No pasa nada, de verdad! —exclamó. Por el rostro de los tres, no parecían muy convencidos—. Volved con... vuestros quehaceres. —Antes de que le atosigasen a nuevas preguntas, Datsue realizó un poderoso salto haciendo uso del chakra que le hizo aterrizar en el umbral de los ventanales de su despacho.

Con cuidado de no cortarse con un cristal, se metió adentro.

Bueno, ¡estarás satisfecha, espero! —exclamó, sin poder disimular esta vez su irritación. Le dolía demasiado la jodida cara, y tenía unas ganas casi irresistibles de lanzarle un Gōkakyu a algo. «Su escudo, su escudo. ¡Al diablo con tu discursito de mierda, Datsue! ¡Escudo mis cojones bien gordos!»

Se quitó la chaqueta, empapada, y la dejó sobre la mesita donde se tomaba el té. Luego hizo lo propio con la camiseta que llevaba debajo, enrollándola con fuerza para quitarle algo de agua. Luego se quitó las gomas que sujetaban sus trenzas e hizo lo mismo con su cabello. Era una suerte que Datsue no tuviese un espejo en el que verse en aquellos momentos. Porque aparte del moretón que le había salido en la mejilla derecha y el hilo de sangre seco que le caía por la nariz…

Bueno, digamos que con el fuego se había quedado sin ceja y media.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado



Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#77
El último resquicio de las virutas de fuego que se desprendían del brazo de Umi bailoteó en el aire. Las tres pequeñas llamas, cada una de una tonalidad distinta, se volvieron rojas, y luego sólo dejaron tras de sí un pequeño rastro de humo. Fue entonces cuando Umi fue verdaderamente consciente de las líneas que había cruzado. Cualquier otra persona se habría ido corriendo, habría tratado de esconderse, y luego, por la noche, habría tratado de huir lejos, bien lejos. Pero ella descubrió que unas pesadas raíces la ataban a aquella aldea. Unas raíces con el pelo del color del cerezo en flor, pero también unos recuerdos que creía olvidados y de los cuales no se sentía para nada orgullosa.

Tomó una bocanada de aire cuando el Uzukage la sobresaltó, y retrocedió un paso. Pero ver su estúpida cara volvió a enfadarla y sin quererlo volvió a dar un paso al frente.

¡Volvería a r-repetirlo! —desafió, no muy convencida, aunque tuvo que obligarse a cerrar la boca cuando Datsue se quitó la camiseta y se dejó el pelo suelto. A decir verdad, no era la primera vez que Umi se fijaba en aquél estúpido patán, cuando entrenaba en la playa arrastrando aquellos troncos como un puto animal. Que no os confunda, le parecía un payaso, pero un payaso que estaba bueno.

Pero era, al fin y al cabo, el perro faldero del Uzukage. Qué asco se daba a sí misma. Apartó la mirada, sonrojada. Ni siquiera se había fijado en sus cejas.

»¿Cuál es mi castigo? ¿Limpiar váteres? No me da tanto asco la mierda como tu cara, no conseguirás que me importe un carajo.
Responder
#78
Datsue chasqueó la lengua, todavía irritado, mientras tomaba la capa de Uzukage de la silla y la pasaba sobre sus hombros, envolviéndose con ella.

No voy a castigarte por algo que te di permiso para hacer. —Aunque, oh, sabían los Dioses que ganas no le faltaban—. Aunque algo me dice que lo que te voy a decir te sentará como uno.

Dejó correr el comentario sobre su cara, aún sintiendo una puñalada a su orgullo. Por Susano’o, ¡aquella chica le estaba llevando al límite de su paciencia! «Si yo hubiese pasado por lo que ella… probablemente hubiese hecho algo peor», tuvo que recordarse. Probablemente no. Había estado a puntito de hacerlo cuando creyó que Hanabi había asesinado a Akame. Se agarró a eso para no ponerse a discutir como cuando estaba recién salido de la Academia.

El trato al que llegaste con los ANBUs para esconder la verdad a tu hermana… Mira, puedo entender tus motivos, pero es un sello explosivo a la espera de la menor chispa para que te estalle en las manos. Y ahora en las mías, de paso.

Por ello, prefería estallarlo de forma controlada y vigilada.

Alguien tiene que contarle la verdad. Y quiero que ese alguien seas tú.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado



Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#79
Umi cruzó los brazos y desvió la mirada.

¿Crees que me importa lo que quieras? Hice lo que hice para que mi hermana pudiese tener una vida digna, aunque ahora la estás mandando a morir lejos de la seguridad de estos muros —espetó—. ¿Quieres que le cuente la verdad, huh? ¿Y luego qué? ¿Qué es lo que querrá hacer? ¿Vengarse? ¿Escapar?

»Mis padres intentaron irse y les cazaron a sangre fría. No pienso arriesgarme a que sufra el mismo destino. He criado a Suzaku. A día de hoy sigo siendo su responsable. La protegeré de las consecuencias del fanatismo de mi madre.

»Ojalá pudiera protegerla del fanatismo de esta Villa...
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.