Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
El regreso de los lechugos
Llegada a los Dojos
Sasagani Yota Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 18
Exp: 9 puntos
Dinero: 570 ryō
#1
Habían pasado dos largos años desde la última celebración del evento que congregaba gente de todo Oonindo para presenciar un evento en el que las Tres Grandes Aldeas demostrarían quién la tenía más larga para ganarse el respeto y el favor de los principales señores feudales.

De Kusagakure partió una delegación liderada por Hana Sora, la cual era seguida por un servidor, Sagisō Ranko y Tsukiyama Daigo. Llevábamos ya un par de días de viaje, puesto que llevábamos a cabo el viaje a pie, en vistas de la negativa de Sora de utilizar un tren con el que no comulgaba en lo absoluto. Pero al fin dejamos el Paraje del Bambú atrás y estábamos ya muy cerca del Valle de los Dojos, donde nos íbamos a quedar durante una buena temporadita. Lo cierto es que todo había cambiado mucho desde la última vez, nosotros y nuestros potenciales rivales habíamos crecido y nos habíamos fortalecido, además, esta vez se permitía la participación no solo de gennins, sino también de chunnins y jōnins.


— Bueno, chicos, ¿cómo van esos nervios? Creo que es tu primera vez, ¿verdad, Ranko-san?

— ¡Eh! Que también es mi primera vez

— Cierto, cierto, han cambiado mucho las cosas desde el 218, perdona Kumopansa

— Sí... algo me dice que esta vez va a ser muy diferente
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 5 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#2
El corazón de Ranko había aumentado a un sobrenatural ritmo de cinco cuartos desde que se había confirmado que participaría en el Torneo de los Dojos. Su padre la felicitó, su madre la alentó, y su hermana se emocionó con ella. Para Ranko sería una oportunidad de demostrarse a sí misma lo fuerte que era. Sin embargo, Kuumi veía en el Torneo una chispa de genialidad.

Si tú heredaste las piernas de madre, yo heredaré las mañas de padre. Y sus telas.

¿Eh? ¿A qué te refieres, Kuu-chan?

¡Oh! ¡Ya lo verás! ¡Estarás al frente no sólo por Kusagakure no Sato, sino también por el Clan Sagisō! ¡Y por ti misma! ¡El Conejo Blanco de Kusagakure!

Ranko se extrañó.

¿¿Aah?? ¿A qué te refie…?

¡A esto! Promete que lo usarás, ¿Sí?

Kuumi le había entregado un paquete grande, una caja envuelta en tela blanca y firmemente atada con cordel verde. Luego la despidió a la puerta de la aldea.

Ábrelo allá, léelo y considéralo, ¿Está bien, Ran-chan? ¡Buen viaje!


Y todo el trayecto a pie, Ranko no lograba quitarse a su hermana de la cabeza. La vería a ver justo antes de que comenzaran los combates, según tenía entendido, pero hasta entonces estaría incomunicada con su familia. Le alegraba, por ello, que su maestra Sora y sus compañeros Yota (y Kumopansa) y Daigo fueran con ella.

A-ah… A-así es. Mi primer torneo. S-sí, estoy… estoy nerviosa —respondió a su maestra pelirrosa. Había sido un viaje intenso, y se le hacía raro que Sora prefiriese no tomar el tren. La de la trenza, sin embargo, lo consideró como parte de su entrenamiento. Sí, sería como un calentamiento muy largo ¿no? —. ¿Diferente? ¿P-por qué sientes eso, Yota-san?

”Me pregunto si… Si en algún momento me enfrentaré a ellos. No creo poder luchar contra Yota-san y vencer. Contra Daigo-san… tal vez. ¡Será emocionante de cualquier forma!”
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 7 puntos
Dinero: 300 ryōs
#3
2 años más tarde, la oportunidad de pelear en el Torneo de los Dojos se volvió a presentar frente a Daigo, aunque la situación se le hacía tan distinta que casi parecía tratarse de un evento totalmente distinto. Primero porque el genin ya no temblaba de miedo y se preguntaba por qué habían escogido a un inútil como él para pelear, sino que esta vez sentía una confianza inquebrantable en sí mismo; y segundo... bueno, todo el mundo conocía la situación actual de Kusagakure en ese entonces.

Pero eso no lo desanimaría. Tenía que pelear por sí mismo y por su aldea.

Ya se había despedido tanto de sus padres como de Koku y Gura, sabiendo que ninguno podría ir a verlo. Sus padres por cuestiones monetarias, y Koku y Gura porque ahora tenían una cafetería de la que ocuparse en la aldea.

Pero eso no lo desanimaría. Tenía que volver victorioso y contarles lo bien que le había ido.

. . .

Con un par de días de viaje a sus espaldas, el grupo ya se encontraba muy cerca de su destino. La verdad es que Daigo agradecía enormemente la decisión de hacer el viaje a pie. Ya había probado uno de esos trenes antes y no le había gustado nada la experiencia.

—Sorprendentemente no estoy nada nervioso, Sora-sensei —respondió, alegre.

Yota, igual que Daigo, sentía que este año todo sería distinto. En ese entonces los chicos no sabían que, en muchas cosas, este torneo se parecería al anterior en mucho más de lo que pensaban.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Sasagani Yota Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 18
Exp: 9 puntos
Dinero: 570 ryō
#4
Lo cierto es que la única que parecía nerviosa era Ranko. Yo no voy a negar que lo estuviera un poco, pero digamos que habían otras cosas que me preocupaban más, quería hacerlo bien y dejar alto el listón de Kusagakure, así que era bueno tener esas mariposillas en el estómago que le activan el organismo a uno, pero lo cierto es que me preocupaba más llegar a aquel lugar, donde estarían delegaciones de Uzushiogakure y Amegakure con la Alianza recién rota.

. ¿Diferente? ¿P-por qué sientes eso, Yota-san?

— Bueno... —[/sub] decía mientras buscaba la mirada de Ranko — Ya no formamos parte de la Alianza. Espero que las cosas no se pongan feas en ningún momento.

[p=crimson]Además... Jurete-kun


—Sorprendentemente no estoy nada nervioso, Sora-sensei

— Chicos, chicos, es un torneo. Se trata de un evento para que representeis a la aldea y lo disfruteis, no para que vayáis pensando lo que podría o no pasar. De eso ya nos encargamos los demás. Además, los días de los combates yo estaré en el estadio, también Kintsugi-sama y los demás. Todo irá bien, ¿vale?

— ¡Eh! qué yo también estoy aquí. A mí no me vence un cualquiera
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 5 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#5
Oh… Cierto…

No sabía si lo había olvidado o si había algo en su interior que de negaba a aceptar aquello. Kusagakure ya no era una aldea aliada. Su padre había dicho que agradecía que los tratados y las rutas de comercio se mantuvieran, pero a Ranko eso no le importaba mucho.

Lo que le dolía a la kunoichi era que ahora había un muro entre ella y algunos sus amigos: Rōga, Ayame, Karamaru, Hana… ¿Cómo reaccionarían si se los encontraba? ¿Y si le tocaba pelear contra alguno de ellos durante el torneo? ¿La tratarían diferente? ¿O aun peor…?

"¿Los trataré diferente yo? No. No tengo razón para ello. Sé lo buenos que son, sé por qué los considero amigos, y no tiene que ver con el estado de nuestras aldeas. Aunque al fin y al cabo…"

Escuchó a Daigo decir que no estaba nervioso, a Sora decir que les dejaran los problemas a los líderes y que se enfocaran en el combate, y a Kumopansa decir que no se olvidaran de él.

"Al fin y al cabo somos ninjas."

¿Ya… ya han participado a-antes, Yota-san, Daigo-san? ¿Qué… Qué tal estuvo?

Había escuchado de destrozos, pues su padre está siempre tan atento a todo encuentro social posible, pero quería escucharlo más… directamente.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 7 puntos
Dinero: 300 ryōs
#6
Daigo se esforzó en mantenerse como siempre al escuchar a su compañero. Ya había pensado en todo aquello antes de salir, y era hasta desalentador.

Sentía que estaba perdiendo mucha gente. Yubiwa los había traicionado, luego Juro mató a Kenzou... y ahora, por las decisiones de Kintsugi-sama, seguramente perdería amistades como la Hana, o la de Daruu, o incluso la de Rōga...

La verdad. ya tendría que habérselo esperado, al fin y al cabo eso era parte de la vida ninja.

«Todo se resume a que somos ninjas y nos jodemos... Al final parece que tenías razón, Lobo».

Sora quiso relajar el ambiente, y Kumopansa estaba siendo Kumopansa. Por eso Daigo se esforzó en actuar con normalidad, porque no podía permitir que eso le afectara, porque tenía que pelear como lo hacía siempre.

—Oh, pues... yo perdí en la primera ronda —dijo, y sonrió.

Deseaba poder repetir aquel combate, incluso cuando unos meses atrás Daruu le había demostrado hacía unos mesesque la diferencia entre ellos era incluso mayor que en aquel entonces, pero no sabía si Daruu podría poner de lado la situación actual para tener un combate normal.

¿En qué estaba pensando? Seguro que sí. Era su amigo.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder