Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Estudiar es más duro de lo que parece
Hayato
Invitado
#1
Como cada mañana se había levantado bien temprano para llevar a su hermana a la guardería y llegar antes a la Academia para entrenar a primera hora y luego estudiar un rato antes de las clases. El chico era consciente de que necesitaba trabajar como mínimo el doble que cualquiera de aquel lugar, había llegado muy tarde a la Academia y tenía mucho que recuperar.

Hayato acababa de salir del vestuario de la zona de entrenamiento en la torre de la Academia aún con el cabello mojado. pero como ya se había acostumbrado a tenerlo prácticamente todo el día a sí por culpa de la lluvia del lugar no le dio demasiada importancia. Vestía como solía hacerlo habitualmente con su vieja camiseta de cuello alto de color verde oscuro, sus pantalones marrones de tela recia y sus viejas botas. Aunque en esta ocasión cargaba con una pequeña mochila de tela desgastada donde llevaba un par de libros de iniciación a la lectura.

Se dirigió hasta la zona dedicada a los ascensores de la planta sin prisa, pero sin pausa. No quería perder el tiempo si quería dedicarle un tiempo a aprender a leer puesto que le daba vergüenza que el resto de los chicos de la Academia le viesen en aquel empeño puesto que le hacia sentirse un tanto estúpido.

No tardó demasiado en coger la primera cabina disponible y descender hasta la planta dedicada a la biblioteca, como cada mañana el sitio estaba totalmente despejado. Así que avanzó por la sala hasta la mesa más alejada de la entrada para apartarse lo máximo posible de las posibles miradas indiscretas que pudieran llegar de improvisto. Se sentó con rapidez y dejó la mochila sobre la mesa, la abrió y extraño un par de libros.

Las portadas de ambos volúmenes eran las típicas de los libros para la introducción a la lectura con dibujo de animales de colores y palabras escritas en diferentes fuentes de letras. Eso era una de los motivos por lo que sentía vergüenza, el otro era reconocer abiertamente que apenas era capaz de comprender un puñado de palabras y encima de las más sencillas.

Hayato dejó escapar un pequeño suspiro mientras abría el libro y repasaba por lo bajo las pronunciaciones que había estado practicando la noche anterior.
Responder