Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
La bestia de Akachamura
#31
El doctor Heiwamaru pidió las bebidas en la barra mientras los ninjas tomaban asiento en torno a una de las mesas bajas que poblaban el local, y bajo la mirada inquisitiva del único ojo de la mercenaria con el cabello color fuego.

Aquí tienen... —dijo el médico mientras dejaba los vasos en la mesa.

Akame tomó el suyo y bebió un largo sorbo con la cañita de plástico que se hundía en el rojo contenido del vaso, agitando los hielos. Todo el repentino jaleo de la plaza le había dado una sed tremenda, y mientras terminaba de poner sus pensamientos en orden, escuchó lo que el doctor tenía que contarles.

Verán, este es un asunto delicado —comenzó—. Lo primero que deben entender es que esta criatura tiene un gran val...

De repente, se detuvo. Había estado lanzando miradas de escrutinio a su alrededor y había reparado en la presencia de Ninjin algo más tarde que los tres ninjas. Heiwamaru compuso involuntariamente un gesto de absoluto desprecio, y un bufido molesto escapó de sus labios. Cuando volvió a hablar al trío de shinobi, su voz sonaba mucho más cautelosa y desconfiada.

Vaya, hombre, ya es mala suerte... —sacudió la cabeza, resignado—. Como les iba diciendo, pese a que entiendo su preocupación para con la gente de Akachamura, creo que lo justo es que conozcan toda la historia. Esta criatura, o "bestia", como algunos ignorantes la llaman —escupió, mirando de reojo a la esquina del local donde se encontraba Ninjin Brazo Fuerte—, es en realidad un rarísimo especimen de primate que sólo habita en esta isla, la Mediana Roja. Uno que llevo estudiando durante muchos, muchos años.

«¡Ah! Así que por eso se encontraba aquí y parece conocer el pueblo, a pesar de que no tiene aspecto de isleño», dedujo Akame.

¿Pero no es usted médico? —preguntó el jōnin con verdadero interés—. ¿Cómo se relaciona esto con su... Campo de trabajo?

Heiwamaru infló el pecho como un pavo real y carraspeó sonoramente para tratar de disimular su patente orgullo y ego profesional. Por sus gestos, parecía evidente que se tenía a sí mismo en gran estima.

Bueno, debo confesar que además de un doctor excelente, soy un reputado naturista —respondió, tomando un sorbo de su bebida—. Mis investigaciones son bien conocidas a lo ancho y largo de Oonindo, aunque ninguna de ellas ha tenido nunca tanta relevancia como esta en la que me encuentro inmerso.

El Uchiha asintió, escéptico, mientras alzaba una ceja. Desconfiaba de la gente que presumía tanto de sus aptitudes profesionales.

Como sea —continuó el doctor Heiwamaru—, el asunto es que esta criatura ha estado volviéndose más y más territorial con el tiempo. Mi teoría es que se está desplazando hacia una zona con más recursos, dado que probablemente su ecosistema natal no está preparado para surtirla de todo lo que necesita. De ahí que, recientemente, haya estado molestando a los habitantes de Akachamura.

¿Molestando? —inquirió Akame—. Bueno, a lo que ha ocurrido en la plaza yo no lo llamaría precisamente "molestar".

El doctor se irguió en su asiento, visiblemente incómodo.

¡El asunto!, es que quiero pedirles que me ayuden a solventar este problema de forma que nadie salga herido. Es lo mejor para todos, sin duda —argumentó—. Y también para la criatura.

En ese momento una docena de publerinos, hombres y mujeres, irrumpió en el chiringuito. El vocerío que traían consigo eclipsó por momentos a la música cumbiera de fondo y captó la atención del doctor y el jōnin del Remolino. Los pueblerinos cruzaron la terraza en mitad de discusiones e improperios hasta plantarse frente a Ninjin Brazo Fuerte, que los observó con una mueca codiciosa en los labios.

¡Está bien, mercenaria, tú ganas! —dijo una mujer menuda, delgada y que vestía con un pareo y un top playero—. ¿Cuánto quieres por la cabeza de ese monstruo?

Y la mercenaria besada por el fuego ensanchó su sonrisa.
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Ceniza, Verano de 218
Responder
#32
Juro sonrió cuando el médico volvió con los tres vasos de los shinobi. Akame, Reika y él se habían mantenido en la mesa, sentados y esperando a que llegara. Nada más hacerlo, el médico comenzó a hablares sobre el caso, aunque se detuvo al darse cuenta de que la mujer mercenaria estaba ahí.

Frunció el ceño. Quizá no se hubiera dado cuenta de su presencia antes, después de todo.

Entonces, el hombre les reveló a que se enfrentaban: la "bestia", solo era una especie de primate, que parecía tener una antiguedad de muchos años. El doctor no solo se dedicaba a curar gente, si no también realizaba investigaciones sobre el campo de la naturaleza.

« ¡Qué hombre más interesante! » — pensó Juro, y empezó a entender por donde iba el asunto. El señor investigaba sobre animal. Si animal moría, el señor se quedaba sin investigación. Por eso no le agradaba la mercenaria y tenía bastante miedo a lo que pudieran hacer.

Akame repuso que los daños que había causado no eran cosa de bromas. Ahí tenía que darle la razón.

¡El asunto!, es que quiero pedirles que me ayuden a solventar este problema de forma que nadie salga herido. Es lo mejor para todos, sin duda. Y también para la criatura.

Antes de poder contestar, sin embargo, un gran grupo de gente del pueblo irrumpió en el chiringuito. Una portavoz anunció lo que había pasado: la gente del pueblo se rendía.

¡Está bien, mercenaria, tú ganas! ¿Cuánto quieres por la cabeza de ese monstruo?

« ¡Esto es malo! » — pensó.

— Vale. La gente del pueblo no parece verlo de esa manera — Y no les culpaba. Ellos veían unas amenazas —. No creo que podamos convencerles así de buenas de que es un animal y no una bestia. Nuestro deber es tratar de detener a esa criatura antes de que cause más daños, o incluso muertes. Podemos tratar de detenerla sin causarle daños... pero esa mujer nos va a estorbar. Ella no va a preocuparse por el animal, siempre y cuando cobre.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

Responder
#33
El medico, que al parecer no solo se trataba de un medico sino que ademas era un naturista, explico resumidamente de que se trataba esto de la supuesta bestia «Una especie de primate, si estas clases de animales estan por aqui ¿Habra tambien seres escondidos en los alrededores de Amegakure?» se preguntaba la kunoichi para sus adentros a medida que escuchaba al medico y las preguntas de Akame

La mercenaria estaba en la cercanías de la reunión y, al parecer, la gente del poblado ya estaba aceptando su oferta de erradicar a la criatura de la existencia

-Evidentemente, si vamos a hacer algo...tiene que empezar lo mas rapido posible- sugirio la kunoichi luego de escuchar que ya le estaban preguntando el valor de su "trabajo" a la mercenaria

Perdon por el mierdipost, pero por sobretodas las cosas, la demora en responder, estoy mal de salud y no me estaba dando la cabeza, pero ya me estoy reponiendo y le estare respondiendo nuevamente en tiempo y forma
Hablo - Pienso - Telepatía


[Imagen: latest?cb=20120226161742&path-prefix=es]
Responder