Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
La cosa verde no es una planta.
Yoshimura Ken Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 6 puntos
Dinero: 1000 ryōs
#1
Big Grin 
Ya se estaba haciendo a la idea de ser un genin de la aldea, todo era nuevo y emocionante aunque había cosas que no eran lindas, ser ninja no era una vida fácil y color de rosa pero le estaba gustando, después de todo todavía no conocía el terror o las tragedias de ese estilo de vida.

Esa tarde recorría las calles de su aldea, caminando a sus anchas mientras tarareaba una canción, sus espaditas se agitaban a cada paso quedaba ya que estaban en su cintura y su paso era rápido.

- Juuumjuju.. juju jujuuuumm….juuuuuum jjujuuum..juumjum juuum.jujujumjumjum – Se le escuchaba murmurar por lo bajo mientras que andaba, podría decirse que estaba contento.

Se dirigía a una tienda a comprar unos dulces para pasar el rato libre que tenía, finalmente doblo en la esquina de la larga calle por la que caminaba para al caminar unos metros más llegar a la tienda.

Esta era casi como una casa normal, el frente estaba abierto, los lados tenían dos paredes con forma de pirámide ya que parecían estar sin terminar, un toldo arriba y al frente daba sombra a los clientes, una ventanilla con rejilla que abarcaba todo lo largo de la pared que se interponía entre los clientes y la preciada mercancía.

- Hola, quiero una bolsita de caramelos de leche. – Le diría al vendedor, el cual no tardaría en contestarle.

- Claro, pequeño ken, aquí te la tengo. – Ya hasta lo conocía de nombre pues el genin frecuentaba esa tiendita justamente por los caramelos de leche que vendían.

Esperando siguió tarareando su canción y se puso a ver a un costado, pudo ver como un arbusto verde se asomaba por el borde de una de las paredes de los costados pero no le dio mucha importancia aunque era algo nuevo.

- - Juuumjuju, juju jujuuuumm… - Tarareaba y se escuchaba.

-Veo que estas contento hoy, aquí tienes y con una ñapita. – Dijo el hombre de la tienda metiendo varios dulces más en la bolsita.

- Jaja, gracias no hacía falta. – Comentaría ken sacando las monedas para pagarle al buen viejo de la tienda.

Recibió la bolsa de dulces y saco uno para llevárselo a la boca y saborearlo, como siempre el sabor a dulce lo empalago de inmediato, entonces se dio la vuelta para continuar su camino, pensaba doblar tras una de las paredes de los costados y como iba comiendo dulce hasta cerro los ojos por unos momentos.
Hablo - Pienso
Responder