Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Los que han quedado atrás
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 38 puntos
Dinero: 1400 ryōs
#1
Primera Flor del 220

La aldea aún seguía de luto y el ambiente general era de angustia. No solo había muerto Moyashi Kenzou, si no que el nuevo Morikage, Aburame Kintsugi había decido abandonar la alianza de los tres grandes. Además, estaba la preocupación por el asunto del guardián traidor. A la gente le preocupaba que pudiese regresar para destruirles; de suerte que en la aldea todos comentaban en voz baja que sería de Eikyuu Juro, y que ojalá le diesen pronta muerte o captura.

Kazuma había pasado un tiempo recluido en casa, poniendo en orden sus pensamientos y evitando a la gente que le sabia discípulo de aquel que cuyas manos dieron muerte al estimado Morikage. Sin duda, comprendió que la infamia, el miedo y el desprecio se extendían como un incendio por el bosque. En poco tiempo todo el mundo sabía que él era aprendiz del guardián; y lo supo no porque nadie se lo contara, sino por los gestos y las miradas: de pronto, la gente le veía con miedo o con rabia, le evitaba y se negaba a atenderle.

«Preocupante: el malestar crece y es solo cuestión de tiempo para que busquen en quien proyectarlo», pensó, justo antes de tener un desagradable altercado con unos “patriotas” altamente intolerantes a la traición.

Puede que el sol brillase como siempre, pero la oscuridad parecía estar sobre la aldea, sobre él; de suerte que decidió a acudir a una de las pocas personas de confianza que le quedaban alli.

Ya era tarde y el crepúsculo devoraba el cielo cuando, cubierto por una capa, dio un par de golpecitos a la puerta de la tienda de armas, esperando encontrar allí a Katsue.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
1
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Exiliado
Nivel: 18
Exp: 43 puntos
Dinero: 610 ryō
#2
Si bien la Aldea había perdido su habitual esplendor, la situación en la casa de los Eikyuu no era para menos. Al fin y al cabo, su hogar era el hogar de un asesino: su hermana, la hermana de un asesino y su abuela — su dulce y pacífica abuela — la abuela de un monstruo.

No, la aldea no había organizado una caza contra la familia de Juro, pero no hacía falta. La gente sabía quienes eran: les miraban por encima del hombro, declaraban que, siendo su familia, tenían que haber sabido lo que estaba pasando. Que igual ellos no eran tan leales a Kusagakure cómo todo el mundo había esperado. Incluso habían relacionado el hecho con su padre que, tiempo atrás, se volvió loco y trató de asesinar a su familia. De tal palo tal astilla, se rumoreaba.

Una vez que la rueda empieza a girar, ya nada la detiene. Y está dispuesta a aplastar a una pobre familia que, en el fondo, ya ha sufrido bastante con la pérdida de su miembro más joven y prometedor.

Su tienda había perdido su brillo característico. La madera parecía más vieja, más gastada. Alguien, en una de las paredes (un valiente anónimo) había escrito, en pintura roja, las palabras "Traidores". Las tejas estaban que se caían. Y lo peor de todo era el silencio. Ya no había una chica riendo con confianza ante los clientes, ni una anciana paseándose por ahí, viendo a su nieta trabajar.

Ya no había rastro de nadie, porque la tienda estaba cerrada.

Kazuma llamó una vez, pero nadie le contestó. Lógico, claro esta. Tras el trato que la familia ha recibido de la gente de la aldea, nadie en su sano juicio abriría a un desconocido a aquellas horas. Kazuma pudo notar como sí había alguien en su interior: la madera había crujido segundos antes, había habido una respiración. Pero ahora, solo había silencio otra vez.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 38 puntos
Dinero: 1400 ryōs
#3
La nada fue lo que obtuvo por respuesta. Kazuma dio un paso atrás para observar mejor la tienda, y al momento se sintió mal: aquel sitio también había pasado por mucho, también había sido castigado por los acontecimientos.

El joven se quitó la capucha y dio un par de golpecitos a la puerta, nuevamente.

Soy Kazuma —añadió esta vez, esperando que sin la capucha pudiesen identificarle desde adentro.

Por supuesto, cabía la posibilidad de que adentro no hubiese nadie; pero, ¿Qué tan probable era? ¿En que otro lugar podría estar Katsue sin que nadie le molestase? Además, tarde o temprano tendrían que verse las caras; él lo sabía y esperaba que la hermana de su sensei también.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder