Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Madrugada de Entrenamiento Ligero
Rain
Invitado
#1
Shishio, mi hermano menor, estaba tan ansioso por verme entrenar que era imposible evitar sus locuras.
Me aportaba algo de ánimo en entrenamiento, algo así estaría de lo mejor porque no es fácil llevar a un niño a la zona de entrenamiento. Y más difícil aún sacar tiempo para ello.

Se me ocurrió el perfecto lugar para entrenar. Después de todo mi hermanito es fanático a este tipo de ambiente. Se trataba de las costas del remolino.

Era de madrugada y esperaba no encontrarme a nadie por la zona. Ose que seguiría mi entrenamiento sin ningún problema ni distracción a excepción de Shishio que no es distracción aún, ya que todo lo que hago en mi vida es para él, y por él. Además, siempre he disfrutado de su compañía.

Agarré par de objetos y una bolsa de alimentos para pasar el día. Caminamos por un tiempo atravesando el pueblo para llegar a las costas.

La temperatura ambiente estaba fresca, la marea alta y oleaje alocado como casi siempre. El viento soplaba muy fuerte en esa zona, tanto que golpeaba mi cuerpo haciéndole fuerza para rebatirlo. Pero, como desde muy pequeño pasan estas cosas, ya mi cuerpo es una máquina de resistencia a estas olas de viento, incluso mi hermanito, cuál ropa quería salirse de su cuerpo.

Desempacamos todo entre las rocas que allí durmiendo eternamente yacían. Para que nada se volara pusimos piedras sobre las cosas y al menos yo me puse en marcha.

Empecé haciendo calentamientos, los ejercicios que normalmente hacía. Planchas sobre rocas, cuclillas, abdominales, barras alternas en el suelo, y trotes. Casi una hora calentando para preparar mi cuerpo.

A todas estas Shishio me seguiría los pasos tratando de hacer lo mismo que yo a su ritmo.

Entonces, llegó el momento del entrenamiento fuerte. Agarré unos palos que había traído y juntándolos armé el tonto que usaría para practicar las artes marciales y evolucionar física y mentalmente. Estuve golpeando el muñeco de madera por varias horas. Mi hermanito por otro lado hacia las kata de karate que le había enseñado anteriormente. Para posteriormente unirme a él comenzando con rectificar sus errores y luego liderarlas siendo mi hermano mi sombra.

Luego terminamos las secciones de entrenamiento y nos tiramos en las rocas a comer lo que trajimos.
Guardé el dummy de madera y nos quedamos un rato disfrutando y relajándonos en aquel ambientado sitio. Entonces, nos regresamos a casa, bastante cansados pero satisfechos.
Responder