Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
[Misión Rango D] 420 hierbas
#16
Antes de retirarse la anciana les hizo entrega de una pequeña muestra, con la condición de que reuniesen una flor adicional para reponerla. La mujer pelirroja encargada de supervisar la misión les estaba esperando con la solicitud de una pequeña búsqueda secundaria. Kazuma reviso sus notas, en busca de la hierba de la cual le estaban hablando. Y por lo visto resultaba algo fácil de cumplir, por lo que no vio problemas en acceder.

Entendido —respondió ante las palabras de ánimo—. Nos marchamos.

Y sin decir más se puso en camino hacía el cercano bosque, pensando en cuál sería la mejor forma de proceder con su labor.

No parece haber posibles complicaciones, según lo dicho por la señora de las hierbas —recordó, tratando de aclarar el panorama—. Tomando eso en cuenta, ¿no creen que sería conveniente dividirnos las labores?

El de mayor fuerza hacia el hoyo y el de mejor ojo arrojaba las semillas: siendo que eran varias plantas las que se tenían que buscar, terminarían más pronto si dividían sus fuerzas. Ya que Etsu y su perro formaban un equipo de buena experiencia, era factible que fueran más rápido por su cuenta si se trataba de buscar la más esquiva de las hierbas.
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#17
Nadie se opuso a la petición extra de Komachi, y los cuatro partieron de Kusagakure rumbo al sur. El primero en hablar fue Kazuma. No parecía preocupado por la misión de búsqueda, y sugería dividirse las tareas. Ranko asintió detrás de todos.

¡S-sí! C-creo que Inuzuka-san podría… ahm… podría alcanzar las más difíciles… Son las que están… uhm… más lejos. Su olfato es excelente. ¿No? —Se sorprendió de lo fácil (bueno, fácil no, menos difícil) que era hablar con Etsu y Kazuma, pues su previa interacción con ambos le había dado ya cierta confianza. Aunque casi no lograba hilar una oración completa sin dudar o titubear —. S-si Inuzuka-san-tachi están de acuerdo… Sólo si les… ahm… parece bien… Ellos podrían ir por las taidoka, mientras… ahm… mientras Hanamura-san y y-yo vamos a por las que están más cerca.

Por un lado, le daba pena quedarse solo en compañía de Kazuma, por otro, era una persona menos con quien interactuar. Ya sabía que Etsu era un shinobi más fuerte que ella, y confiaba en que le costaría mucho menos seguirle el rastro a la flor. El chico de las rastas aceptó alegremente, tomó tanto la bolsa para guardar la taidonka como el pañuelito con la muestra, y se apresuró a acelerar el paso junto con su hermano casi gemelo, alejandose y desapareciendo entre los árboles a lo poco.

Ranko se dirigió al peliblanco entonces.

Hanamu… Ka-Kazuma-san —Se corrigió, pues recordó que el chico le había pedido que le llamara de manera menos formal —. ¿Hacia… Hacia dónde de-deberíamos…? ¿Por dónde…? ¿Cu-cuál es el rumbo que deberíamos…. Seguir?

La kunoichi sentía que podía seguirle el ritmo al otro genin, al menos por el momento, y estaba lista para emprender carrera si era necesario.

Por motivo de ausencia, Etsu irá paralelamente por una de las hierbas. Cuando regrese, deberá rolear qué hizo en su parte de la misión.

Rafure:
Niratsubu:
Mannerikko:

0/100


Baiko:

0/100


Baiko extra:

0/50


Taidonka:
Responder
#18
Desde aquí, hacia el sur y un poco hacia el este —aseguro, recordando el camino que había seguido durante su primera misión—. Conozco una zona que sería buena para comenzar la búsqueda.

Kazuma se pondría en marcha, contando con que su compañera le siguiera el paso. El lugar del cual hablaba no estaba muy lejos de la aldea, pero resultaba una pequeña laguna verde en donde la flora crecía furiosamente. Allí había encontrado las hojas de la esquiva y rarísima camellia sinensis, por lo que intuía que debía de ser un lugar tan bueno como cualquier otro para buscar hierbas raras. En cuanto llegasen al borde del sitio, un poco falto de aliento, dispondría de la información que había anotado para establecer un plan de trabajo:

Bien estas son las que tenemos que buscar —aseguro, sentándose en el suelo y ordenando frente a él las notas que había tomado durante la charla con la anciana—. Siendo que Etsu-san fue en busca de la taidonka, quedarían cuatro más para nosotros.

»¿Cómo crees que deberíamos proceder con la búsqueda, Ranko-san?
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#19
La mujer había dado su brazo a torcer, al menos un poco, y terminó por dar una preciada muestra de taidonka. Por suerte o por desgracia, la muestra les costaría un ejemplar mas a recabar. Pero bueno, era un precio realmente bajo en comparación a todo el tiempo que podrían ahorrar buscando la hierba. Por suerte o desgracia, el equipo contaba con dos buenos sabuesos. Ahora, era cuestión de tiempo que encontrasen las muestras que necesitaban.

Con un último empujón, la madre de Ranko incitó a los chicos a que no perdiesen demasiado tiempo en su labor. Se trataba de una misión oficial, sin límite de tiempo. Pero una cosa no llevaba a la otra, el tiempo es oro. Justo antes de lanzar a los jóvenes a correr, lanzó una última solicitud. La mujer entregó a su hija una bolsa mas, y pidió que le trajesen también a ella unas muestras de las llamadas baiko.

Etsu no tardó en confirmar la petición, a pesar de no haber sido directamente a él a quien se lo solicitasen. Eran un equipo, y como tal aceptaron el encargo adicional. Ranko hizo un inciso en el mismo camino, al igual que Kazuma. Lo más fácil para recolectar las plantas a toda velocidad sería dividirse las labores. La idea era muy buena, y la kunoichi destacó que Etsu podía buscar las supuestamente mas complicada de todas, gracias a su olfato no le costaría demasiado. Etsu lo confirmó, la idea era muy buena, y ahorrarían mucho tiempo. Además, así podría poner todas sus fuerzas en hacer su tarea lo más rápido posible.

Sin demora, tanto Etsu como Akane se pusieron en marcha, corriendo a toda mecha dirección al corazón del bosque. Se perdieron entre los árboles, dejando de lado a Ranko y Kazuma, al menos de momento. Una vez llegó a una zona profunda del bosque, tomaría la muestra de la taidonka y la olió en pos de descifrar su inconfundible fragancia. Akane también hizo lo mismo, y tras ello, la volvería a guardar en el pañuelo.

Que olor mas... peculiar... —se quejó a Akane.

Y cual sabueso de caza, el Inuzuka y su gemelo comenzaron a olisquear el entorno, en pos de encontrar un buen rastro. Contaban con una gran ventaja, y pensaban usarla a su favor.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder