Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Despedida, Invierno de 219
Situación actual: La muerte de Moyashi Kenzou, el Morikage, a manos de su propio jinchuuriki, ha provocado el adelanto de una reunión ya prevista en la que Sarutobi Hanabi y Amekoro Yui deseaban dar constancia de acontecimientos de extrema importancia para el destino de Oonindo. Ahora, Aburame Kintsugi se enfrenta a su primera Reunión de los Tres Grandes y la Alianza tendrá que demostrar su fortaleza e integridad por primera vez desde que Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure la firmaron. Enlace al tema: (aquí).
Por los viejos tiempos...
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 15 puntos
Dinero: 0 ryōs
#16
La mujer no dudó en aceptar la petición de Hana, que seguía cruzada de brazos y con el ceño fruncido. Al parecer, su idea había desconcertado a casi todos los presentes. Lo cierto era que a ella le había parecido la solución a todos los problemas y tenía al shinobi de Kusa de su lado, pues no iba a dejar a su perro atrás.

¡E-espera! ¡no lo hagas!

La intervención del chico la hizo dudar. ¿Por qué la intentaba detener? ¿Y si sabía algo que ella no? Para cuando se planteó el cambiar de opinión ya estaba bajo la manta y la supuesta ilusionista estaba pronunciando las palabras mágicas.

¡Mona ero kito sena!

La kunoichi había esperado dos cosas. Un dolor extraño síntoma de que realmente estaba desapareciendo o que no pasase absolutamente nada porque todo eso era una tontería. A pesar de que había desaparecido el perro, aún confiaba bastante en la segunda. Pero no pasó nada de eso. Cayó hasta que su culo topó con el suelo, un suelo diferente al último que habían tocado sus pies.

Se levantó rápidamente, alarmada y masajeandose el culo. Miró alrededor para ver oscuridad. Nada más y nada menos. Esperó a ver si sus ojos se adaptaban a esa oscuridad.

¿Ababaur?

¿Akane? — había memorizado el nombre en cuanto el chico lo había pronunciado, podía ser olvidadiza y despistada, pero no con nombres de animales. — ¿Donde estás?

Decidió empezar a moverse paso a paso, con cuidado, y palpar todo lo que encontrase. No había mucho más que hacer. Una vez encontrase al can ya vería como salir de ahí.
Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Loquesea de Daigo

Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 0 puntos
Dinero: 440 ryōs
#17
La chica respondió al llamamiento del can con su nombre, tras lo cuál preguntó donde estaba. Trató de moverse un poco a oscuras, intentando ser cuidadosa. Lástima que en ese sitio poco cuidado se podía tener. Al segundo paso apenas, la chica golpearía con el pie una mesa, y de ésta cayeron varios cacharros metálicos al suelo. Entre el estruendoso sonido, hasta podría apreciarse porcelana o algo que claramente rompió en mil pedazos. No sería la única en liarla de esa manera, pues Akane al escuchar a la chica también trató de ir hasta ella. Obviamente, el can también tropezó con algo, quizás una silla. Otra estruendosa orquesta de percusión dio lugar, acompañada de sampleados de cristal. El suelo había de estar estupendo.

El lugar parecía un concierto de Skrillex.

Pero tras unos segundos de continuos estruendos, cosas golpeando otras cosas, y a saber qué más, el can pudo llegar hasta la chica. O la chica hasta el can, también puede ser. El huskie sin querer tropezó también con la chica, pero ésta no se rompió ni nada por el estilo.

Ababaur —aclaró el can.

Pero todavía quedaba la cosa de... ¿dónde estaban? Todo permanecía en la más absoluta oscuridad, sus ojos apenas podían tomar algo de luz, por lo cuál era bastante difícil que terminasen acomodándose a esa ausencia de luminosidad.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 15 puntos
Dinero: 0 ryōs
#18
Tras intentarlo con fuerza y paciencia, mucha paciencia, Hana consiguió alcanzar a Akane, o más bien fue Akane el que casi desmonta a la kunoichi. Por suerte, nadie se mató, de momento, porque entre cosas rotas y lo que pudiese haber allí ya de por sí, había más peligro ahí que en un entrenamiento amenio.

Muy bien, Akane, si tienes un plan, ahora es el momento de decirlo. — le dijo al can, intentando calmarse ella sola.

Estaba en un sitio oscuro, rodeada de chatarra y con un perro al que salvar. Intentaba ver algo, pero aún no veía ni papa. Respiró hondo y empezó a caminar con una mano pegada al pelaje del perro.

Vamos a ir hacia delante hasta topar con una pared, quédate detrás mio por si hay algo peligroso. — esperó que Akane la entendiese y le hiciese caso, porque si encima empezaba a ignorarla y a ir a su rollo le iba a costar un riñón descubrir como salir de ahí.
Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Loquesea de Daigo

Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 0 puntos
Dinero: 440 ryōs
#19
Hana inquirió al can que si tenía un plan, era el momento de decirlo. Akane estuvo a un pelo de gamba de decirle que no tenía ni puta idea, pero sin duda alguna no habría sido la mejor idea del mundo, y eso bien lo sabía. Si de algo podía presumir el can, era de una inteligencia que rivalizaba con la de muchas personas. Huskie y kunoichi comenzaron a andar lentamente, con la última de primeras a modo de "escudo" ante todos los peligros que allí surgían. La intención de la genin era topar con la pared más próxima, pero la más próxima estaba algo lejos. Bastante lejos, a decir verdad.

Les levaría casi diez lastrosos minutos, diez minutos en que tropezarían con mil y una cosas. Hasta tuvieron que sortear un enorme armario, o mueble de mayor altura a la de la chica. Pero al final, llegarían a donde la chica tenía planteado, la pared más próxima. Se trataba de una pared de madera, o eso podría pensar la chica al palparla. Parecían tablas de madera bien unidas entre sí, de un tacto desgastado y seco.

Cerca de ella, a la derecha, había una enorme mesa cargada con muchos trastos. A su izquierda parecía estar algo más liberado el espacio, o simplemente estaba dispuestos con algo más de orden los susodichos. El único consuelo que le quedaba a la chica, es que al menos Akane le había seguido sin rechistar, como si hubiese entendido todas y cada una de sus palabras.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 15 puntos
Dinero: 0 ryōs
#20
Controlar el tiempo en la oscuridad total de aquel lugar era un desafío que Hana no era capaz de superar de ninguna de las maneras. No contó ni los pasos que dio hasta llegar a la pared ni los segundos ni las cosas que tuvo que apartar, bordear o tirar, solo sabía que había llegado a algo que parecía ser el final.

Era una pared de madera, por lo que el tacto le decía. La golpeó suavemente para saber qué grosor podría tener antes de planificar nada sobre abrir un boquete. Empezó a inspeccionar aquella superficie con la esperanza de encontrar un haz de luz en algún agujero o alguna imperfección que poder usar para salir de allí.

Al parecer, Akane sí la entendía o por lo menos podía hacerse una idea de qué le pedía. Así que decidió que lo mejor sería pedirle ayuda.

Akane, ¿sientes algo? ¿Una salida? ¿Un olor? Cualquier cosa del otro lado. — preguntó con su mano sobre el pelaje del can.
Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Loquesea de Daigo

Responder