Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Despedida, Invierno de 220

Fecha del foro bloqueada
Actualmente se están desarrollando varias tramas importantes que podrían cambiar la ambientación y también prolongarse unos meses en el tiempo. Para evitar futuras incongruencias argumentales con las tramas de los usuarios, se ha bloqueado la fecha del foro. Asegúrate de ambientar tus tramas en una época igual o anterior a la fecha bloqueada. Cuando la fecha se desbloquee, habrá un salto temporal.

(S) Espiral de problemas
(S) Bosque de intrigas
(S) Tormenta en el norte
Situación actual (global): Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar, quizás más esperada que la anterior. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Sea como fuere, la banda sigue ahí fuera. Más perseguida que nunca por el crimen más grande de la historia reciente. Pero quizás no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Eikyuu Juro Sin conexión
Exiliado
Nivel: 20
Exp: 56 puntos
Dinero: 610 ryō
· Fue  40
· Pod  50
· Res  50
· Int  50
· Agu  50
· Car  40
· Agi  50
· Vol  40
· Des  60
· Per  40
#31
No hubo más tiempo para conversar. Ni tratos, ni preguntas, ni amenazas. Al final, resultó que la tormenta no había pasado. Todo lo contrario. Esa sensación de falsa paz no significaba más que estaban dentro del ojo del huracán.

La bestia emergió de las rocas. Medio muerta, pero preparada para acabar con todos. Con los humanos que tenía delante, con los humanos de los alrededores. Con la misma isla si pudiera. Cuando vio las cabezas muertas o moribundas y a la del gorila, alcanzando el dominio completo del cuerpo, Juro supo que iba a acabar con todo. Esa bestia había vivido en agonía desde el momento que fue creada. Una estrategia kamikaze era lo más lógico.

«Sal de ahí. ¡Sal de ahí!»

Juro sintió escalofríos cuando sintió el poder que él también tenía. El que había asesinado a su kage y había destruido todo. El que casi se llevaba por delante la villa. No tenían ninguna oportunidad.

Podría haberse trasformado. Podría haber contrarrestado aquel poder con el suyo. Pero en cuanto hubiera pensado hacerlo, esa isla y todo lo que viviera en ella estaban más que terminados. El daño colateral se lo llevaría por delante, y la explosión acabaría con todo. No. No era la misma persona que un año antes y la destrucción masiva no era un arma que pensase utilizar a la ligera nuevamente.

Juro sabía dos cosas. La primera, que esa técnica requería concentración y amasar el chakra correctamente. Lo segundo, que esa cabeza no tenía ninguna clase de protección y era la única capaz de usar la técnica de manera funcional.

Su brazo izquierdo agarró algo del portaobjetos y con toda la fuerza disponible, lo lanzó. Era un veneno. En esta ocasión, mucho más refinado que el anterior. Una neurotoxina paralizante. Esa técnica era rápida, pero aún así, necesitaba un poco de tiempo y esfuerzo. El veneno recortaría distancias rapidamente y explotaría justo frente al cuerpo superior de la criatura, dando a parar a sus cabezas. Si funcionaba, no podría moverla. Y por tanto, no podría atacarlos.

Pero había muchas cosas que podían salir mal. Si la proporción se volvía inestable, podía explotar. Si el veneno no funcionaba, morirían.

— ¡Por favor agarrate y aguanta el dolor! — Y sin decir nada más, Juro agarró por la cintura al Uchiha, y al instante, dos de sus colas se transformaron en versiones imperfectas de las alas de un insecto, que comenzaron a moverse toda velocidad. El brazo izquierdo de Juro, el que no estaba agarrandole, se extendió, formando un brazo de puro chakra que se apoyó en el suelo, y al instante, se alargó, sirviendo de punto de apoyo para que los dos cogieran altura más rápidamente, hasta cinco metros de altura.

Una vez alzaron el vuelo, ese mismo brazo usado para apoyarse se ramificó en dos brazos de chakra más, que al instante se lanzaron a por la criatura, que supuestamente debía de estar paralizada. Ambos se lanzaron a por la cabeza, buscando desgarrarla con sus uñas.

PV:

250/250


CK:

40/220

+

100/100

-
24
-
40


Explicación: Me he sumado + 40 de CK por los dos turnos donde Juro no ha hecho más que hablar. No estoy seguro de si he contado bien los gastos de los brazos xD, he quitado 20CK del primero + 20 CK por las dos ramificaciones, que formarían los dos brazos que lanza para atacar.

Fuerza: 52
Resistencia: 62
Aguante: 62
Agilidad: 62
Destreza: 60
Poder: 62
Inteligencia: 50
Carisma: 40
Voluntad: 40
Percepción: 40

¤ Mordisco de serpiente
- Tipo: Veneno
- Tamaño: Pequeño
- Requisitos: Iryo-Nin o Marionetista
- Precio: 2500 ryos
- Uso: Parálisis en la zona afectada durante 3 turnos.
Veneno líquido que se fabrica mezclando los venenos de distintas serpientes y que da como resultado una poderosa neurotoxina que paraliza las partes del cuerpo afectadas.

¤ Chakura no Ude
¤ Brazos de Chakra
- Tipo: Apoyo, Ofensivo
- Requisitos: Capa de Chakra (Versión 1 ó 2)
- Gastos:
  • 20 CK
  • 10 CK por metro adicional
  • 10 CK por división
- Daños:
  • 12 PV por contacto
  • 25 PV por golpe
- Efectos adicionales: -
- Velocidad: Rápida
- Alcance y dimensiones: Los brazos pueden llegar hasta los cinco metros de longitud
Esta es una habilidad que los jinchūriki poseen mientras se encuentran en su forma de capa de chakra. Pueden utilizar el chakra bruto de su bestia para formar brazos que pueden manipular libremente para atacar a sus objetivos y golpearlos a altísima velocidad. Las manos de estos brazos de chakra poseen afiladas garras, aunque parecen carecer de cualquier tipo de articulación, por lo que pueden realizar movimientos increíblemente flexibles que serían imposibles para cualquier tipo de extremidad normal. El usuario puede formar los brazos que él desee y pueden servir a otros propósitos, como garfios, para agarrar objetos o a cualquier enemigo desde la distancia o con fines ofensivos. El mero hecho de entrar en contacto con estos brazos causará dolorosas quemaduras. Debido a que el chakra está unido al cuerpo, estos brazos pueden crecer en tamaño o, dividirse para formar más apéndices o incluso transformarse en cuernos en aquellas bestias que lo posean.

¤ Transformación Parcial
- Tipo: Apoyo
- Requisitos: Control del Bijū
- Gastos: 24 CK, impide regeneración de CK
- Daños: 40 PV por golpe
- Efectos adicionales: (ver descripción)
- Velocidad: Instantánea
- Alcance y dimensiones: Las extremidades pueden extenderse hasta tres metros
En lugar de transformarse en la forma completa de sus respectivas bestias, el jinchūriki puede aislar la transformación a una de las partes de su cuerpo. En vez de aparecer una capa traslúcida de chakra, estas transformaciones parciales se asemejan por completo a las extremidades del bijū, con sus escamas, pelo, etc...

Por cada golpe asestado de esta manera, el usuario debe volver a pagar el coste de chakra si quiere mantener la transformación parcial activa.

Al gorila, 25 PV por golpe (50 PV, al ser 2 brazos). 12 PV contacto con brazo.
A Zaide, 12 PV por contacto
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Uchiha Zaide Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 36
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#32
Uchiha Zaide hacía un buen rato que había dejado de entender nada. Todavía no daba crédito a la suerte que habían tenido de encontrar a la niña viva. Menos podía creerse que una criatura sacada de un cuento de fantasía fuese la responsable del rapto. Y, para que terminase de estallarle la cabeza, aquel animal no solo contaba con una cantidad inusual de chakra, sino que era capaz de comprimirlo en una esfera mortífera. De no ser porque tenía el Sharingan activado, hubiese contemplado la posibilidad de que se encontrase en un Genjutsu.

Antes de que pudiese hacer nada, el chico de cabellos oscuros actuó, lanzando un nuevo gas a la criatura que pareció paralizarle las facciones.

—¡Por favor agarrate y aguanta el dolor!

¿Hu…h?

Pronto comprendió a qué se refería. Aquella cola que parecía hecha de pura energía estaba jodidamente caliente. No supo si le dolió más eso o el hecho de que un crío considerase que alguien como él necesitaba su ayuda. «¿Tan demacrado estoy, huh?»

Alicaído, se dejó llevar en volandas, observando los movimientos de aquel jodido crío con un monstruo en su interior. «Se necesita un monstruo para matar a otro, ¿huh?»

Las garras despedazaron la cabeza del gorila sin misericordia. La sangre salpicó el cielo y regó el suelo. El cuerpo de la criatura cayó como una torre desmoronándose. La gigantesca bola de energía no terminó de formarse por completo. Pura energía concentrada que, con la chispa adecuada, podía arrasar con una montaña entera. Ahora puntitos de luz caían como canicas y se evaporaban en el aire. Qué cerca habían estado de no contarlo. Qué cerca... No supo si sentirse aliviado o triste por desaprovechar un final tan fácil.

Hacía muchos meses que Uchiha Zaide no sabía nada en absoluto. Sobre nada.
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Exiliado
Nivel: 20
Exp: 56 puntos
Dinero: 610 ryō
· Fue  40
· Pod  50
· Res  50
· Int  50
· Agu  50
· Car  40
· Agi  50
· Vol  40
· Des  60
· Per  40
#33
Las garras que Juro había materializado acariciaron el interior de la cabeza del monstruo. Aquella bestia había dado su último suspiro y se fue dolorosamente de este mundo. Aunque claro, después de toda la agonía que llevaba experimentando desde el mismo momento en que se creó, probablemente no fue más que un final misericordioso.

El marionetista se apresuró para aterrizar nuevamente, permitiendo al hombre liberarse de su agarre, impregnado por aquel chakra que le estaría quemando vivo. Aun así, pudo notar que había aguantando la compostura perfectamente.

« Él también es un monstruo, a su manera. Si no estuviera borracho y sin una pierna herida, probablemente no habría necesitado ninguna ayuda » — Quizá le estaba subestimando, claro. Había sobrevivido a una muerte segura y eso quería decir que podía sobrevivir a otra. Pero aquel día, al menos por su parte, no habría más muerte.

Esta vez seguro de encontrarse a salvo, Juro deshizo los efectos de la capa de chakra que le rodeaba. Sus facciones de bestia y el chakra burbujeante que le cubría desaparecieron, dejandole otra vez con su aspecto desaliñado y corriente.

— Siento la brusquedad. No esperaba que ese monstruo pudiera hacer... algo así — admitió. No había tenido tiempo para procesar la situación, pero... ¿Una bijuudama? Era la técnica estrella de los bijuu. Una técnica capaz de destruir aldeas y asesinar a Kages. Que una bestia sin mente pudiera usar algo así era aterrador. Kurama había creado un verdadero monstruo —. Esa bestia iba a morir pasara lo que pasara y era consciente. Un animal acorralado y moribundo es una de las cosas más peligrosas en este mundo. Si hubiera completado la técnica, nos habría arrastrado al otro barrio con ella.

» No lo entiendo... ¿Cómo una criatura como esta ha sido creada? Esto no debería de existir — Juro pensaba en voz alta, consternado, mientras observaba el cadáver de la bestia. ¿Cuántas criaturas más existían como esta? ¿Qué planeaba hacer Kurama con ellas?

Desde luego, otro objetivo había aparecido en su lista. Ya no solo era el propio Kurama y sus generales. Tampoco podía dejar que estos monstruos vagaran libres por la tierra. Si encontraba la más mínima sospecha de que había algo así suelto por alguna zona del mundo, tendría que eliminarla antes de que la cosa empeorara.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Uchiha Zaide Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 36
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#34
Uchiha Zaide se miró la cintura: tenía la camisa chamuscada y la piel enrojecida por las colas de pura energía que le habían rodeado. Eso, y unos cuantos moratones que se había hecho cuando la criatura le golpeó. Probó a apoyar el pie derecho en el suelo, y tuvo que apretar los dientes cuando un latigazo de dolor le recorrió de arriba abajo.

Miró de nuevo al chico. Había visto su jodida cara en algún que otro cartel. Un ninja de Kusagakure no Sato por el que ofrecían un buen botín. Lo que no sabía es que el chico, además, era un jodido jinchūriki. Hubiese pagado mucho por aquel encuentro en otros tiempos, con otras circunstancias.

¿Dices que el animal ha sido creado? —preguntó, atónito. Justo entonces se acordó: Akame se había enfrentado a algo parecido hacía cosa de un año. ¿¡Cómo no lo había recordado hasta ahora!? ¡Era cosa del Kyūbi! «Podía haberlo parado con el Mangekyō…». Ah, Kurama, ¿huh? Ese bijū… —No solo había hablado con Akame, sino que había hecho una oferta a Dragón Rojo en el Valle de los Dojos. Oferta no respondida por no ser la persona adecuada quien la escuchó. Pensar que un monstruo así tuviese el raciocinio suficiente como para hablar e incluso planear a largo plazo… Qué locura—. ¿El bicho que llevas dentro también puede hablar?
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Exiliado
Nivel: 20
Exp: 56 puntos
Dinero: 610 ryō
· Fue  40
· Pod  50
· Res  50
· Int  50
· Agu  50
· Car  40
· Agi  50
· Vol  40
· Des  60
· Per  40
#35
Juro no pudo evitar sorprenderse al darse cuenta del estado del hombre. Además de las quemaduras que le había provocado, y del pie derecho que se había fracturado, todo lo que los golpes que aquella monstruosidad le había provocado eran unos cuantos moratones. Desde luego, aquel hombre debía de tener una pie de hierro.

— Si, bueno, un animal como este no se ve todos los día...

Interrumpió su discurso en cuanto escuchó una de las palabras que no imaginaba oír de los labios de aquel hombre.

« Kurama... »

Su interior se revolvió de puro asco y tuvo que calmarse. Sí, había nombrado a aquel zorro. Y más que hacerlo, aquel hombre parecía conocerlo. Sintió la necesidad imperiosa de saltar hacia él, de sacarle toda la información que tuviera sobre el bijuu al que perseguía. Pero se contuvo. Se contuvo porque no sabía nada de aquel hombre ni de la relación que tenían, y porque aún seguía sin poder olvidar el hecho de que gracias a él la niña estuviera viva.

Tras meditarlo un poco, consideró que al menos, se merecía el beneficio de la duda. Sin embargo, si daba a entender que era uno de sus aliados... entonces esa pequeña tregua se terminaría. No estaba seguro de poder acabar con él y en el fondo, no quería hacerlo, pero no se sentaría a hablar con un cómplice de aquel monstruo.

La pregunta que le hizo solo le dio a entender, aún más, que aquel hombre había hablado con su enemigo. Tuvo que hacer un gran ejercicio de autocontrol para dirigir las cosas a un terreno más neutral.

— ¿Hablar? Te refieres a... oh, claro. Bueno, sí, técnicamente, pero tuvimos un inicio complicado. Las primeras palabras que le escuché decir es que iba a despedazarme en cuanto tuviera la ocasión. Para que te imagines. Así era un poco difícil mantener una conversación —Nada de lo que le había dicho era mentira, pero decidió guardarse información. Sin saber la relación que tenía con Kurama, no iba a decirle alegremente que mantenía conversaciones amigables con su bijuu. No sabía qué clase de cosas haría con aquello, pero prefería ahorrarse los detalles. Quizá así se ganara su confianza. O al menos, le haría creer que no contaba con la ayuda de un ser racional que, en según que casos, podría salvarle —. Pero... ¿Cómo sabes esto? ¿Te has encontrado con... otra de estas cosas como la mía, verdad?
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Uchiha Zaide Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 36
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#36
Uchiha Zaide dejó escapar una carcajada cuando el exiliado de Kusa le reveló las primeras palabras que le había dedicado el bijū. Al menos, el monstruo era franco y directo, dos cualidades que Zaide apreciaba en las demás personas.

Pese a la risa, los relámpagos del Yoroi no abandonaron su cuerpo. Pese a la conversación distendida, el Sharingan no abandonaba su ojo. Ninguno de los dos había sobrevivido hasta entonces con las tres grandes villas buscando sus cabezas bajando la guardia a la primera de cambio.

¿Yo? No. Es la primera vez en mi puta vida —confesó, sin ánimo de esconder o camuflar la verdad. Quizá, en otros tiempos, hubiese jugado más con las palabras. Hubiese sonado más enigmático. Hubiese hecho de aquella conversación un tira y afloja, una negociación de mercadillo para ver quién daba más información al otro. Ahora simplemente estaba dolorido, ya con síntomas de la resaca y jodidamente cansado. De todo—. Pero conozco a alguien que sí lo hizo. Por lo que me contó, era tan amigable como el bicho que llevas dentro.
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Exiliado
Nivel: 20
Exp: 56 puntos
Dinero: 610 ryō
· Fue  40
· Pod  50
· Res  50
· Int  50
· Agu  50
· Car  40
· Agi  50
· Vol  40
· Des  60
· Per  40
#37
Sus palabras no hicieron más que avivar aun más la curiosidad del marionetista. ¿Conocía a alguien que sí había hablado con él? Mierda. ¿Kurama había tratado de contactar con su organización? ¿Sería otro colega criminal? ¿Uno de los generales quizá? Desde luego, era la pista más sustancial que lograba en meses. Y necesitaba más.

Pero Juro sabía perfectamente como funcionaban las cosas. En aquella vida, cuanto más interés manifestabas por un tema, más posibilidad de que lo utilizaran en tu contra. Lamentablemente él tampoco tenía tiempo para negociaciones ni tiras ni aflojas.

Sin perder de vista al Uchiha, Juro señaló al cadáver de la criatura.

— Como te decía, ese monstruo no es natural. Ha sido creado. Y no por un humano — aclaró Juro —. Sé que la situación es confusa, pero hasta donde yo sé, solo hay un bijuu suelto a sus anchas por el mundo. Tu conocido debe de haberse encontrado con el Kyūbi. Él es el responsable de la creación de esta cosa. Probablemente no sea la única.

» Me sorprende que tu conocido pudiera regresar con vida para contártelo, la verdad. No he oído de nadie que haya sobrevivido a un encuentro con él. Es un ser muy peligroso y no hay que tomarlo a la ligera.

Solo estaba tanteando el terreno. Al fin y al cabo, la información que le había revelado, realmente, ya era conocida por el Uchiha en su mayor parte. Con un poco de suerte, podría conseguir alguna pista más. Algo que le pudiera decir si el hombre que tenía delante era de confianza, o, por el contrario, era un enemigo.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Uchiha Zaide Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 36
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#38
«Así que efectivamente, este monstruo fue creado por Kurama». A Zaide todavía le costaba asimilar que los bijūs no solo tuviesen capacidad de hablar, sino la inteligencia suficiente como para planear y crear semejantes cosas.

Mi conocido tuvo la suerte de ser un Kage Bunshin en esos momentos —explicó, recordando a Aiza—. De lo contrario hubiese sido reducido a partículas de polvo por la bijūdama que le lanzaron.

Aiza había sido el clon que atacó a la jinchūriki de Ame a traición. Ella había sido la que, después de tantas cosas, se prestó a ayudarle en aquella empresa suya. Por última vez. Recordaba demasiado bien cómo le remarcó esto último cuando se encontraron, días después del atentado, en una taberna de mala muerte. El rostro de Aiza siempre había sido un libro abierto para él. Zaide podía sentirse orgulloso de que en la mayoría de las ocasiones este reflejaba felicidad, pasión y amor cuando se veían. Llegó un tiempo en que la felicidad se transformó en pena; la pasión, en compasión; el amor en cansancio. Pero nada le había dolido tanto como lo que vio aquel día: decepción, repudia… asco.

Aquella misma noche, tras su encuentro, y con los chillidos de centenares de personas todavía resonando en su cráneo, Uchiha Zaide se tomó dos botellas de sake y, en algún momento poco claro, se ató una soga al cuello.

Se colgó de ella.

No se murió.

Lo intentó de nuevo.

No se murió.

Lo intentó de nuevo.

Se quedó dormido.

Al día siguiente, cuando despertó encharcado en su propio vómito, comprendió lo que había sucedido. El imbécil había estado tan borracho que no se dio cuenta de que había intentado colgarse atando el otro extremo de la soga a la pata de una cama. En el momento debió confundir el suelo con la pared y la pata de la cama con una viga del techo.

Solo de recordarlo le daba vergüenza ajena.

Pareces conocer mucho sobre Kurama, ¿huh? Dime, chaval, ¿cuál era tu nombre? Lo tengo visto en los carteles bajo el precio por tu cabeza, pero no termino de acordarme.

Sí se acordaba de la bonita cifra que le habían puesto, sin embargo. Supuso que por gajes del oficio. Eso, y porque era la más alta que había visto en su maldita vida. Treinta mil jodidos y genuinos ryōs. Casi nada.
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Exiliado
Nivel: 20
Exp: 56 puntos
Dinero: 610 ryō
· Fue  40
· Pod  50
· Res  50
· Int  50
· Agu  50
· Car  40
· Agi  50
· Vol  40
· Des  60
· Per  40
#39
Un Kage Bunshin. El marionetista asintió, fingiendo convencimiento. La verdad es que le gustaría saber más, mucho más, de cuales habían sido las circustancias de aquello. Pero por el momento, tendría que valer. No se encontraba ante un amigo con el que charlar, sino con uno de los criminales más buscados de todo Oonindo.

Y entonces, la conversación dio un giro bastante... repentino.

Juro sintió los cuchillos apuntando a su cuello sin si quiera escuchar sus palabras. Instinto, se podría decir. Trató de mantener su posición. No podía permitirse dudar, ni mostrar debilidad o miedo. Era un criminal y se encontraba ante otro y si le dejaba sentir esa superioridad que estaba tratando de lograr a base de achantarle, entonces, a saber lo que le pasaría.

Esas palabras escondían una amenaza que ni si quiera se había molestado en ocultar. No pudo evitar tensarse.

«Ten cuidado con él, chico.
Las personas desafortunadas son las más peligrosas»

— ¿Te acuerdas de los carteles y no de mi nombre? ¿Sabes lo hiriente que resulta eso? — mencionó, con una sonrisa de lo más falsa. Recordarle a alguien que había carteles con su cabeza en todas partes no era precisamente algo amable —. Me llamo Juro. Y si, sé algunas cosas de Kurama, pero supongo que es normal. Al fin y al cabo, yo también tengo un bicho como él en mi interior.

»Tus compañeros y tú tampoco os quedais atrás. Casi debería daros las gracias. Después de haber cometido semejante crimen, muchos ojos han dejado de fijarse en mi para ir a por vosotros.

Era consciente de la distancia que les separaba. De los movimientos del cuerpo del Uchiha. También de la armadura de rayo que le recubría, que le haría, probablemente, mucho más veloz de lo que Juro podría aspirar a ser. Si de verdad decidía luchar, estaría en una desventaja más que clara, incluso estando él herido. Por eso, tenía que tratar de evitar las confrontaciones.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Uchiha Zaide Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 36
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#40
Uchiha Zaide no pudo evitar sonreírse, aunque solo fuese por unos momentos, por la tensión que provocó en el joven jinchūriki. Unas palabras eran todo lo que había necesitado. Unas palabras que muy pronto se le volvieron en contra.

La media sonrisa se escurrió de su rostro como la sangre en una herida abierta. Abrió la boca para replicar con algo, pero se lo pensó mejor y calló. Los pequeños relámpagos que le envolvían centellearon con más violencia si cabe, pero no se movió.

Mira eso —dijo, señalando con un dedo el cadáver de la bestia—. ¿Viste lo que tuviste que hacer para matarla? ¿Viste a lo que tuviste que recurrir? —Zaide le dio unos instantes para que comprendiese a lo que se refería. Luego añadió, con voz ronca:—. Yo hice lo mismo que tú. Me convertí en un monstruo para matar a otro.

Con la diferencia de que a él le había salido mal. Dragón Rojo se había inmolado con aquella acción, y su sacrificio había sido en vano. El mundo seguía igual, Ōnindo seguía bajo las mismas normas, y lo peor de todo es que ni siquiera estaba contando la verdad. Lo peor de todo es que había sido tan imbécil, tan iluso como para creer que el atentado le saldría bien. Que solo caerían los Daimyōs y algunos ninjas. Que los civiles únicamente contemplarían la caída del viejo régimen.

A veces se preguntaba si aquello no sería también otra de sus mentiras, esta vez para engañarse a sí mismo. Para quitarse culpa. Para sobrevivir a lo que hizo. A veces se preguntaba si lo que había dicho Ryū sería cierto. ¿Había escogido a Ryū para ejecutar la parte más importante del plan tan solo porque era el más capacitado para ello? ¿O porque sabía que, llegado el momento, no le temblaría el pulso para que se viese cumplido, sin importar el precio?

Como cada vez que lo pensaba, le entraron náuseas. Como cada vez que le entraban, pensó que lo mejor serían ahogarlas con una buena botella de alcohol. Al menos el vómito provocado por una borrachera era pasajero.
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder