Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Primavera-Verano de 221

Fecha fijada temporalmente. Actualmente están ocurriendo sucesos importantes para el destino de Oonindo y todos jugamos en una ambientación temporal fija. La fecha irá avanzando y finalmente ocurrirá un salto temporal tras el que volveremos al sistema de calendario habitual.
Situación actual (global): La muerte de Amekoro Yui, en Yukio, ha desencadenado una guerra hace tiempo anunciada. Kurama y sus renovados Ocho Generales, al mando de sus ejércitos, se mueven rápido y ya han conquistado territorios a oeste y este del Oonindo septentrional. Los ataques han sido rápidos y en algunos casos desde dentro, así que se sospecha que el Nueve Colas llevaba tiempo clavando sus zarpas desde las sombras. Sea como fuere, estos logros retrasan una posible reconquista de la nevada Yukio, terreno ya difícil por las condiciones climatológicas adversas del norte del País de las Tormenta.

Los ninjas de Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure son la única esperanza que queda de acabar con esta amenaza. No todos están seguros de que puedan vencer, e incluso algunos parecen decantarse por el otro bando. Entre los muros de las ciudades de los países que aún no han caído ante Kurama se esconden, además, agentes del zorro ocultos en las sombras, a la espera de una oportunidad...

Los tres líderes mundiales han convocado una reunión para discutir sobre sus siguientes pasos. Es necesario actuar. ¡Y rápido! ¿Conseguirá la guerra que unan sus fuerzas contra un enemigo común, o morirán con su orgullo como única defensa?
#61
Los tres cocineros habían sido derribados, tanto por patadas como por cenizas como por bolas de fuego. Sentía que estábamos más y más cerca de largarnos y buscar un buen lugar para comer. Sólo quedaba la mujer, cuya frente parecía que estallaría del enojo.

¡Bola de imbéciles! —la mujer alzó la voz mientras hacía sellos. Oh no. —. ¡Tenían que hacerlo igual que la vez pasada! ¡Ahora no queda opción!

¡No, espera, no vayas a...! —suplicó el cocinero más gordo, intentando levantarse.

¡Suiton: Suishōha!

Justo antes de que la alcanzáramos, la mujer lanzó un chorro de agua desde su boca (qué insalubre), el cual pronto se elevó en una gran ola que avanzó por prácticamente todo el restaurante, apagando las llamas y llevándose a los cocineros, e intentando llevarnos a nosotros [50PV]. No sé mis compañeros, pero yo no tenía cómo contrarrestar algo así. Atraje a Suiken hacia mí justo antes de recibir aquella dolorosa descarga acuática en todo mi cuerpo, siendo arrastrada hacia el fondo del restaurante junto con los cocineros. Lo intenté, pero no pude ponerme en pie, y el dolor hizo que se me escaparan algunas lágrimas. Tendría que agradecerle a mi creadora hacerme susceptible al dolor. Aunque de cierta forma el que hubiese recibido el impacto en todo el cuerpo evitó que algo se me rompiera.

No pude alzar la mirada, pero supuse que la mujer se prepararía para efectuar un segundo ataque.


PV:

50/100

-50

CK:

112/140

+20

Contusión:

5/5


Destreza: 10
Agilidad: 10

¤ Hitai-ate [Protección 7PV)] (en el obi)
¤ Portaobjetos básico [Capacidad 5/10] (en el muslo derecho), dentro el cual:
  • Kunai [Anilla 9PV, Corte superficial 8PV, Corte 12PV, Penetración 18PV]
  • Shuriken x 4 [Corte superficial 8PV, Corte/impacto 12PV]
  • Hilo shinobi [Consumible, 10/10m]
¤ Tantō [Mango/Vaina 2PV, Corte superficial 8PV, Corte 12PV, Penetración 20PV] (a la cadera, a la derecha.)
A la vista / No visible / Agotado



Mujer

PV

80/80


CK

50/80

-30


Destreza 20 - Poder 50

Técnicas:
¤ Suiton: Suishōha
Responder
#62
¡Bola de imbéciles! —bramó la mujer, con la frente tan tensa como si le fuera a estallar en cualquier momento. Para horror de Suzaku, sus manos se entrelazaron en el sello de la serpiente. «¡Es una kunoichi!»—. ¡Tenían que hacerlo igual que la vez pasada! ¡Ahora no queda opción!

«¿Igual que la vez pasada?» Repitió Suzaku en su mente. Pero no tuvo demasiado tiempo para pensar en ello.

Pese a la advertencia de uno de los cocineros, que trataba de levantarse a duras penas, la mujer que les bloqueaba el paso exhaló una enorme bocanada de agua. Suzaku se detuvo en seco, e intentó entrelazar las manos para realizar un Intercambio con una de las mesas más alejadas del local. Pero no era lo suficientemente rápida. El agua la atrapó entre sus garras, la envolvió en su asfixiante abrazo y la lanzó junto a Meme y el resto de cocineros hasta el fondo del restaurante. El choque contra la pared le cortó bruscamente la respiración, obligándola a toser violentamente para expulsar el agua que, inevitablemente había tragado.

Mal... dita... —resopló, intentando moverse para volver a ponerse en pie.

Pero una sacudida de dolor recorrió todo su cuerpo cuando hizo el amago, y la obligó a volver a su postura inicial. Suzaku miró a su alrededor, entre aterrada y dolorida. Meme no parecía encontrarse en mejores condiciones, ¿pero qué había sido de Natsu?




PV

52/120

-50 PV

CK

118/120

+20 CK


Estado alterado: Contusión 5 turnos restantes


Fuerza 20 Resistencia 20 Aguante 20 Agilidad 20 Destreza 10
Poder 30 Inteligencia 30 Carisma 20 Voluntad 20 Percepción 30


Técnicas utilizadas: ¤ Katon: Haijingakure no Jutsu

Inventario a la vista/gastado:
—Hitai-ate (abdomen)
—Portaobjetos básico (pierna derecha)
—Wakizashi (cadera izquierda)
—Kunai (mano diestra)
Responder
#63
¡Bola de imbéciles!

Ahora era la mujer la que bramaba, enfurecida y decepcionada con sus fieles lacayos que no habían sido capaces de reducir un grupo de 3 aparentes crios.

. ¡Tenían que hacerlo igual que la vez pasada! ¡Ahora no queda opción!

Se estaba preparando para algo. sus palabras así lo presagiaban pero el aviso del sharingan nunca fallaba ye ste me mostró que se disponía a formar una cadena de «¿sellos?». Yo también hice uno, concretamente el del carnero.

— ¡No!

Desaparecí ante el ojo inexperto y me planté delante de la tipa con mi brazo diestro envuelto en llamas, el cual realizó un gancho que primero impactaria en sus manos para romper la cadena de sellos y posteriormente golpear la mandíbula de la muchacha y enviarla por los aires. Pero la autentico pregunta pregunta es, ¿llegué a tiempo o me comí el suitonazo a bocajarro?




- PV:

150/150


- CK:

98/170

-14
-24
Sharingan activado




- Fuerza: 30
- Resistencia: 30
- Aguante: 30
- Agilidad: 40
- Destreza: 30
- Poder: 40
- Inteligencia: 30
- Carisma: 20
- Voluntad: 30
- Percepción: 40


  • Portaobjetos básico [2/10]
    • 2 Kunai (9 PV/golpe con anilla, 8 PV/corte superficial, 12 PV/corte, 18 PV/penetración)

Técnicas utilizadas:
¤ Katon: Karyūkōgeki
¤ Shunshin no Jutsu

Daño recibido
Daño causado
Karyūkōgeki: 15 + 40= 55 PV

- Acciones ocultas:

Responder
#64
Natsu no había llegado a tiempo para interrumpir el jutsu, pero su puñetazo había conectado justo después de que la mujer lo lanzara. El Uzujin se vería golpeado y arrastrado por la corriente, pero la mujer se vería lanzada por el aire también.

Al final, todos estábamos en el suelo, empapados. Bueno, prefiero estar cubierta de agua y no de fuego.

¿Suzaku? ¿Natsu? —llamé, respirando con algo de dificultad mientras me ponía en pie —. ¿Están… bien?

Los cocineros estaban apenas conscientes, pero ya no parecían tener energía para levantarse. La mujer, en el suelo cerca de la puerta, se agarraba la quijada con ambas manos, gimiendo del dolor.

Ahm... ¿Nos vamos? —dije con sencillez y un suspiro.
Responder
#65
Natsu también había caído a consecuencia de la técnica acuática de la mujer. Pero al menos no había sido en vano, el Uchiha había conseguido encajarle un puñetazo envuelto en fuego prácticamente al mismo tiempo que la había hecho salir despedida por los aires en dirección contraria.

¿Suzaku? ¿Natsu? —Suzaku escuchó la voz de Meme cerca de ella, llamándola. La kunoichi se estaba poniendo en pie, pero también parecía tener problemas después de haber recibido aquel golpe—. ¿Están… bien?

Yo... —Suzaku tosió varias veces, escupiendo agua en el proceso—. Voy a necesitar unos takoyaki de verdad para recuperarme de esto...

Se permitió el lujo de bromear. Parecía que el resto de cocineros ya no suponían una amenaza seria, por lo que se podía decir que estaban a salvo. Al menos por el momento.

Ahm... ¿Nos vamos?

Suzaku terminó de reincorporarse, con un gemido de dolor. Podía moverse, pero aún sentía el cuerpo como si le hubiese pasado un camión por encima.

No me quedaría en este restaurante de pacotilla ni un segundo más ni aunque me pagaran por ello —musitó, antes de volverse hacia su compañero y tenderle una mano para ayudarle a levantarse—. Natsu, ¿estás bien? ¡Ese último golpe ha sido espectacular!
Responder
#66
Pero no llegué a tiempo. Llegar a tiempo hubiera sido épico y bonito, a la par que útil,. pero no fue el caso. Alcancé a golpear algo aunque no conseguí comprobar el qué, puesto que la tiparraca alcanzó a realizar su jutsu, el cual me abrazó de forma violenta haciéndome rodar por el ¿suelo? golpeándome varias veces contra la cabeza y el cuerpo. Cuando todo terminó tosí y escupí algo de agua mezclada con la sangre, clara consecuencia de los golpes.

«Y parecía una mosquita muerta...»

Meme y Suzaku fueron quienes reaccionaron antes. Yo trataba sencillamente de recuperarme, tratando de recuperar la verticalidad, cuando ellas ya habían tomado la decisión de largarse de allí. Fue entonces cuando vi la mano de la Uchiha. La tomé para acabar de levantarme.


— Lamentablemente no ha servido de mucho. El jutsu nos lo comimos igual... — contesté, ligeramente apenado. — Bueno, larguemonos de aquí

Eché un vistazo, una vez levantado del todo y vi los cocineros o mejor dicho, los lacayos de esa tipa esparcidos por el suello, con sus vestiduras chorreando agua, pues al parecer ellos también se vieron alcanzados por el suitonazo. La tipa estaba al lado de la puerta, con el rostro con restos de quemadura.

— ¡Vaya, al final le dí!
Responder
#67
Los otros dos no parecían estar muy mal. Asentí a todo.

Sí, takoyaki de verdad. Sí, golpe espectacular. Sí, larguémonos.

Me costaba un poco caminar, debido el fuerte golpe del jutsu acuático. Pero al parecer no me rompió nada, así que muy bien. Atraje a Suiken hacia mí y le di forma de nuevo: un vestido corto con esponjoso cuello cual pelusa.

Apuesto a que la mayoría de los locales no nos intentará asaltar. No, no apostaré nada. —me corregí.

No creía que la mujer evitara que pasaramos por su lado, y la puerta no tenía más seguro que un grueso pestillo, así que no sería problema salir. Esperé a que la chica fénix y Natsu estuvieran listos y les seguí.

Ahora sí tenía hambre.
Responder
#68
Lamentablemente no ha servido de mucho. El jutsu nos lo comimos igual... —se lamentó Natsu, tras aceptar la ayuda de Suzaku para reincorporarse.

¡Una ducha de vez en cuando tampoco está tan mal! —bromeó ella, tratando de quitarle importancia al asunto.

Bueno, larguemonos de aquí

Aunque visiblemente magullados, y aunque les costaba moverse con celeridad, se pusieron en marcha a toda prisa. Para nada deseaban pasar un minuto más en aquel restaurante de mala muerte. No sólo la comida era abominable, ¡habían intentado agredirles al manifestar sus quejas! ¿Pero cómo podía aquel local estar abierto siquiera? Por el camino, Meme volvió
a utilizar sus curiosas habilidades con aquella masa metálica para darle forma de un bonito vestido corto y cuello alto y esponjoso con el que se envolvió. Cuando pasaron junto a la puerta, Natsu se volvió, entusiasmado:

¡Vaya, al final le dí!

Y lo suyo parece peor que una simple ducha —respondió ella, con una sonrisa torcida. Consiguieron llegar al fin a la calle, y sólo entonces Suzaku se permitió el lujo de apoyarse en las rodillas y respirar hondo—. Yo no sé vosotros... pero a mí se me ha quitado el hambre.

Y, además, se estaba haciendo tarde. Si se tardaba aún más, estaba segura de que su hermana comenzaría a preocuparse por ella. Y lo último que deseaba era que viniera a buscarla. ¡Parecería una niña pequeña!
Responder
#69
Todo había terminado y aquello fue como una pequeña victoria a pesar de que todo acabase con una técnica algo suicida por parte de nuestros enemigos. No dejaba de preguntarme que les había movido a intentar colarsela a unos ninjas. Sabían que lo éramos, pues las bandanas nos delataban. En fin...Pasamos por al lado del cuerpo de la chica, el cual yacía inconsciente. Me quedé mirándola mientras Suzaku decía algo pero no prestaba atención a la pelirosa.

— ¡Bah! — bufé, hastiado. — No vale ni la pena

Pensaba en voz alta. Se me había pasado por al cabeza tomarla a lomos y llevarla a las autoridades de la aldea y que ellos hiciesen lo que considerasen, pero solo era una infeliz.


— Sí, será mejor que vayamos volviendo. Se está haciendo tarde

Bajo aquella directriz abandonamos el local, ahora arrasado primero por las llamas y luego por aquel tsunami improvisado.
Responder
#70
Asentí, aunque realmente yo sí tenía un poco de hambre. Mis mecanismos necesitan combustible. Pero no discutí, pues ya luego compraría algo sencillo para llevar, y me iría a uno de esos baños termales.

Sí, es tarde. Qué bonito es conocer gente —dije sin mucha preocupación —. Gente bonita como ustedes, como mi amiga Jun, y no gente fea como esos disque cocineros. Espero volver a verlos pronto. Y espero que conozcan a mi Hermana mayor algún día.

Habiendo regresado a la parte más central del pueblo, me despedí con una reverencia tan teatral como sólo las mías. Me compré unos dangos después de eso.

Y así, alejándome de la chica fénix y de... Ahm... Natsu, se cerró el telón de aquel día.
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.