Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Tocado y... ¿hundido?
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 21
Exp: 26 puntos
Dinero: 2550 ryō
#31
La joven del clan Yuki no pudo evitar esbozar una tímida sonrisa al escuchar cómo la rubia argumentaba que lo que ella hacía era bonito, pero lo de la Sakamoto era mil veces mejor, o al menos útil.

«Vaya, en su familia sí que son exigentes...»

El discurso de Noemi dejó casi boquiabierta a la pequeña, ¡vaya con la familia Sakamoto! Si una no prosperaba, se la reemplazaba en breves por otra, ¿por otra? ¡Entonces era una familia bien grande! Recordó que su hermano la enseñaba de vez en cuando, siempre que su tiempo se lo permitiese pues, claro; ahora que solo estaban los dos, él tomaba misiones más a menudo para que el dinero no faltase en casa.

Justo cuanto la rubia quiso continuar con su pequeño relato, algo la hizo callar de repente, quizá el fuerte viento que hizo tambalear el barco y a los que iban a bordo, aunque no tanto a ella que solo se movió por la inestabilidad del navío en el que se encontraba. Entonces se dio cuenta de la tormenta que se avecinaba, aunque no de la roca que Noemi sí había avistado.

—Eri… ¿Te parece si vamos con los chicos?

— Eh... Sí...

Aunque hubiera dado su afirmación, la rubia tomó a la de cabellos rosáceos por la muñeca y prácticamente tiró de ella para acercarse a ambos chicos que se encontraban en el otro lado de la embarcación, sin embargo, la joven desvió la mirada por un momento hacia la razón del nerviosismo de la joven: no era la tormenta, sino la roca que se alzaba ante ellos, y que, seguramente, acabaría con el barco que les transportaba.

Esto... Una... Roca... — Articuló ya junto a los chicos con el corazón latiéndole más deprisa de lo normal, intentando elaborar un plan o lo que sea para, si pudiese, salvar aquel navío y sus tripulantes.
Hablo (Crimson)«Pienso»
Responder
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#32
. Oye, no notas esto demasiado… . ¿Silencioso?

Cuando me lo soltó pensé que simplemente me estaba dando largas, buscando un pretexto para finalizar la conversación que no iba por donde él quería, pero al afinar el oido pude escucharlo. Bueno, afinar no, más bien dejar de escucharme a mi mismo para escuchar el alrededor. Pues... no se escuchaba nada, más bien, se escuchaba justo lo que se escucha cuando Kami-sama está planeando algo gordo.

Me di la vuelta esperando ver alguna cara desagradable y que oliera mal solo con verla, sin necesidad de oler nada, sin embargo, eso estaba más vacio que el club de fans de un Uchiha ciego. No tenía ni zorra idea de navegacion, pero si había algo o alguien manejando el rumbo de la nave, a la vista no estaba.

Entonces descubrí qué planeaba Kami-sama, un trueno resonó por el aire y un destello destelleo ante ellos. Kami-sama planeaba problemas, en forma de una tormenta sin parangón. Mi primer impulso, obviamente, fue ir a ver si las chicas estaban bien y alerta o se habían volado por la tormenta.

Chicas, tened cuidado que viene una tormentaca del...

Vi que Noemi tiraba de Eri para alejarla del peligro, quien tenía la vista clavada en algo que la tenía paralizada. Una roca, delante del barco, digo delante porque ibamos derechitos a ella. Me volví a girar, cayendo ahora en la cuenta de que, si no había nadie, ¿quien iba a cambiar de rumbo el barco?

¡EH! ¡ROCA A ... ALANTE, COÑO! ¡GIRAD EL BARCO!

A pesar de no ver a nadie, tenía esperanza de que algún tipo de ente, físico o metafísico fuera capaz de modificar el rumbo del navío. Intentaba pensar un plan B, pero el plan B acababa con el barco explotado. ¿Podía hacer un Doton sin partir aquella fragil estructura en dos? Era dudoso y nada digno de experimentar en esa situación.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Responder
Uchiha Datsue En línea
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#33
Esto... Una... Roca...

¿Eh? —Después de que un trueno casi le reventase los tímpanos, lo que menos se esperaba era que Eri volviese a hacer acto de presencia para resaltar sus… bíceps. ¿A qué otra cosa se iba a referir sino? Haskoz acababa de levantar las manos cegado por el repentino relámpago, y obviamente con una sudadera tan ajustada la kunoichi no pudo evitar fijarse en sus nada desdeñables músculos. No la culpaba, por supuesto, aunque viendo la situación en la que se encontraban no le parecía el momento más adecuado para…

¡EH! ¡ROCA A ... ALANTE, COÑO! ¡GIRAD EL BARCO!

Ho… Ho… ¡HOSTIA PUTA! —Ninguna otra expresión lo hubiese definido mejor.

El timón, sin timonel que lo manejase, hizo caso omiso a los gritos de los jóvenes ninjas. La piedra cada vez más cerca. Más grande. Iban a colisionar. Entonces, una enorme ola elevó la embarcación en el momento oportuno. Parecían haber pasado por encima de la roca sin mayores inconvenientes.

Un milagro caído del cielo.

Fiuuu… ¡Parece que Izanami está de nuestro lado! —exclamó el Uchiha, aliviado por el golpe de suerte. Pero el hecho de tener a Izanami de su lado no era necesariamente bueno…

¡CRAAAAAAAAAAACK!

Un sonido horrible. Horripilante. El sonido de la madera de un barco al crujir, al partirse. Un barco en plena mar, que de pronto frenó de golpe, tirando con la inercia a los jóvenes Gennins. La lluvia empezó a caer en tromba, y un nuevo rayo cruzó el nublado cielo de Oonindo.

La situación era, en definitiva, nada halagüeña.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#34
Llevar a Eri era más que nada para asegurarse que la contraria no se quedaría completamente sola mirando a la tormenta y a la roca, según la rubia era mejor que se quedasen todos juntos para cuando ocurriera el desastre, además que así, ella al menos tenía más chances de sobrevivir considerando que no sabía nadar.

De cualquier forma, Noemi dejó libre a la kunoichi que le acompañaba y se acercó al Uchiha tras sus maldiciones, simplemente quiso acercársele para así apegarse a su brazo y así susurrarle al oído.

—No sé nadar. —Confesó con un hilo de voz al contrario.

Esperaba que entendiera el mensaje y no la dejase sola para cuando la embarcación se viera destrozada.

Pero incluso habiendo recibido una respuesta, el barco finalmente chocó contra la roca y poco después comenzó a hundirse de forma que en pocos segundos la Sakamoto cayó al agua, momento en el que intentó concentrar su chakra para poder mantenerse sobre la superficie pero debido al temor que sentía fue incapaz de ello y no tardó en hundirse un par de metros.

Apenas si había logrado tomar aire antes de hundirse y por mucho que pataleara o agitase sus brazos no parecía ascender, es más, casi daba la impresión de que estaba hundiéndose.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 21
Exp: 26 puntos
Dinero: 2550 ryō
#35
Los chillidos de los jóvenes ninjas resonaban junto a los truenos que la tormenta dejaba a su paso, y Eri no podía hacer otra cosa que retorcerse los dedos de su mano derecha y morderse el labio con fuerza. Parecía tarde para reaccionar, muy tarde, demasiado tarde, hasta que el agua actuó por su parte haciendo que tras una gran ola la embarcación fantasma que parecía que solo tenía a ellos como tripulantes pasase por encima de la roca.

Fiuuu… ¡Parece que Izanami está de nuestro lado!

El nudo en la garganta que tenía no dejaba a la joven articular palabra, sentía que el miedo recorría todo su cuerpo e inundaba su cabeza como el agua parecía querer hacer con el barco, sin embargo; no todo estaba de su lado por mucho que Izanami lo estuviese...

¡CRAAAAAAAAAAACK!

«MIERDA, MIERDA, MIERDA, MIERDA»

Todo era un caos frente a ellos, y sin saber si el barco finalmente había sido estropeado y reducido a pequeñas astillas, la joven cayó por la borda sin si quiera tener tiempo a reaccionar para mantenerse a pie en el agua, zambulléndose en el mar unos pocos metros. El agua la arrastraba de un lado para otro y ella solo luchaba por salir a flote.

Una vez salió lo único que alcanzó a hacer es tomar bocanadas de aire por si acaso las aguas volvían a tragársela, y la sensación de miedo no ayudaba para que se tranquilizase. Volvió a hundirse pero aquella vez salió antes.

«Tengo... Que salir... Del agua...»
Hablo (Crimson)«Pienso»
Responder
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#36
En mi mente pasaban planes a una velocidad de vertigo para mi y ninguno tenía sentido ni era minimamente posible. Estaban en medio de la nada maritima, con una tormenta a un lado y una piedra al otro, si chocaban, jodidos iba a ser un eufemismo bastante amable.

Pensé que si entre todos nos manteniamos unidos podía no ser tan catastrofico, pero la única que se movió fue Sakamoto y para irse con su amado Haskoz, dejando a Eri petrificada en plena proa del barco.

La roca estaba casi encima nuestro y todos simplemente observaban el desastre por venir, salté hacia Eri, corrí hacia ella intentando alcanzarla antes de que ocurriera algo, fuere lo que fuere.

De repente, el barco se elevó llevado por una ola fortuita, evitando la roca, aunque fuera momentaneamente. Intenté alcanzar a la kunoichi alargando el brazo pero la roca no se dio por desaparecida del todo y frenó en seco la embarcación, la inercia hizo el resto. Por lo menos Eri y yo salimos volando hacia el agua, los otros dos a saber.

Apenas habíamos aprendido a andar sobre agua llana y calmada y ahora estabamos en medio de una tormenta en pleno mar, así que dudo mucho que ninguno de los cuatro que estabamos allí consiguieramos ponernos en pie. Nos quedaba el metodo no ninja de nadar a la vieja usanza.

Intenté mantenerme a flote a base de brazadas y pataleos, lo siguiente sería buscar alguna superfície en la que apoyarme y despues buscar a mis compañeros. Con la fuerza de las olas y su inestabilidad, además de la lluvia y los rayos, no sabía cuanto tardaría si es que lo conseguía. Pero hasta que no pudiera mover ni el dedo meñique, seguiría resistiendome al mar.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Responder
Uchiha Datsue En línea
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#37
El freno en seco de La Pequeña Blanca provocó la caída de Uchiha Haskoz, que sin haberse preparado para semejante desaceleración salió volando contra la barandilla. El golpe le sacó el aire de los pulmones y le dejó levemente confuso durante unos instantes, mientras las funestas palabras que Noemi acababa de pronunciarle todavía resonaban en su cabeza:

No sé nadar.

Una Noemi que por otra parte no tuvo tanta suerte como él. Ni ella ni sus dos compañeros, que más pequeños y livianos que él, salieron disparados por encima de la barandilla para ir a zambullirse de lleno contra la madre mar, que aquel día no parecía de muy buen humor.

Haskoz trató de agarrarse a la barandilla para alzarse. Lo consiguió a duras penas, justo a tiempo para ver como Noemi, vestida con un bañador de nadadora profesional, no paraba de patalear como un pollo sin cabeza, hundiéndose cada vez más en los abismos del océano.

Lejos de verlo como algo malo, lo vio como una oportunidad. La oportunidad que todo hombre deseaba tener. Rescatar a la princesa en apuros y convertirse en su príncipe azul. Se quitó la sudadera roja, que le molestaba para tal menester. Se alzó imponente sobre la barandilla y…

… Bueno, entiéndase que Uchiha Haskoz no es ningún príncipe azul. Ni Noemi su princesa.

Paralizado en el último momento, perdió la oportunidad de lanzarse como un héroe en busca de su amada. Y es que ante sus ojos no se encontraba el embravecido mar tratando de tragarse un navío entero, sino las puertas del Yomi abriéndose de par en par para darles la bienvenida. Demasiado arriesgado lanzarse sin un plan…

A no ser que…

Las manos del Uchiha volaron raudas hacia su portaobjetos, extrayendo un hilo metálico que ataría a la barandilla. Su pequeño plan de seguridad. Su especie de cuerda de salvavidas. Ahora sí, no se lo pensó —porque de hacerlo volvería a dudar—, y saltó sobre el enfurecido océano del Remolino. Al principio, creyó que se sumergiría. ¿Qué Gennin recién graduado no lo haría con un oleaje tan fuerte?

La respuesta no podía ser más evidente: un Gennin de Uzushiogakure no sato. Porque si de algo eran famosos los shinobis de Uzu, eso era ir a contracorriente del mundo. Probablemente Nabi y Eri también tuviesen tan prodigiosa habilidad, solo que todavía no lo sabían…

Un Nabi y una Eri, por otra parte, que luchaban como buenamente podían para mantenerse a flote. Una oportuna tabla de madera —que tenía toda la pinta de haber pertenecido a La Pequeña Blanca—, surgió de pronto de entre las embravecidas aguas. La mano de Nabi se topó con ella antes incluso de que sus ojos color marrón la viesen, encontrando una inestimable ayuda con la que mantenerse a flote.

A pocos metros se encontraba Eri, hundiéndose por la fuerte corriente y saliendo a flote una y otra vez a base de puro tesón. Pero cada vez estaba más cansada, le faltaba más el aire y le ardían más los músculos. Algo tenía que cambiar si no quería acabar sucumbiendo…

… como Noemi, que se veía zarandeada una y otra vez por los cambios súbitos de corriente. Hacía ya un tiempo que no era capaz de sacar la cabeza a flote, los pulmones le ardían como si hubiese respirado las brasas del corazón de Amateratsu y le dolía la cabeza. Le dolía mucho.

Entonces vio un destello rojo en la penumbra. Dos orbes inyectados en sangre que se dirigían hacia ella como dos saetas de fuego en busca de su diana. Alcanzó a distinguir una mano que se estiraba hacia ella, implorante. Estaba tan cerca y a la vez tan lejos… Si tan solo hiciese un último esfuerzo…
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#38
¿Qué hacen los otros? Da igual, Noemi solo estaba segura que si Haskoz no decidía sacarla del agua terminaría muriendo allí mismo, en el medio del mar porque nunca nadie tuvo la presteza de enseñarle a nadar y a causa de ello ahora mismo la chica se encontraba en una lucha imposible bajo el agua, que obviamente perdería.

Así era como lo sentía, los pulmones exigiendo aire desesperados, un dolor de cabeza que iba en aumento por la falta de oxígeno y la vista nublándose como si estuviese adormilada, claramente estaba a punto de perder el conocimiento pero fue justo en ese preciso momento en que lo vio…

«Mierda… »Pensó la chica al ver aquellos orbes rojizos que brillaban demasiado para su gusto. Pero aun así pudo divisar algo con una silueta muy similar a la de una mano y entendió casi al instante. «Haskoz… »Pensó extendiendo su mano tanto como pudo mientras que sus pulmones se negaban a seguir reteniendo el aire que habían acumulado e infinidad de burbujas salieron de su boca.

En poco tiempo caería completamente inconsciente y a saber si se salvaría, aunque los pulmones se le terminarían por llenar de agua rápidamente si aquello ocurría y allí sí que estaría jodida.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 21
Exp: 26 puntos
Dinero: 2550 ryō
#39
Subir, bajar, subir, bajar. Eri no podía ya seguir la cuenta de cuantas veces se había sumergido en el agua y cuantas otras había salido a flote. Cada vez estaba más y más cansada y sus brazos, agarrotados ya de tanto movimiento casi en vano, le pesaban más con cada movimiento que hacía.

«Me hundo...»

Una idea pasó por su cabeza, y una de las veces que se sumergió tardó más en salir puesto que su mano izquierda ejecutó el sello de la liebre. Poco a poco se estaba formando un cubo de hielo a partir de su mano derecha, y cuando volvió a salir para tomar una bocanada de aire el cubo de hielo ya estaba formado. La pequeña se aferró a él con la esperanza de que éste no se hundiera, pues poco le quedaba ya bajo su manga.

«Por favor, mantente a flote...»

Necesitaba recomponerse, pero para ello lo que realmente necesitaba era que sus pulmones se llenasen de aire de nuevo.


100 - 10 = 90 CK.

Técnica usada:

¤ Hyōton: Kōttatatchi
¤ Elemento hielo: Toque de Hielo
- Tipo: Apoyo
- Rango: C
- Requisitos: Yuki 10
- Gastos:
  • 5 CK/Objeto pequeño
  • (Yuki 20) 10 CK/Objeto mediano
  • (Yuki 30) 20 CK/Objeto grande
- Daños: -
- Efectos adicionales:
  • Los objetos creados pueden soportar daños de PV siempre que sean menores al gasto en CK de su creación
  • Los objetos creados se destruirán si reciben daños de PV iguales o más al gasto en CK de su creación
  • Los objetos creados no causan ningún tipo de daño por PV
- Sellos: Liebre
- Velocidad:
  • Rápida (objeto pequeño)
  • Moderada (objeto mediano)
  • Lenta (objeto grande)
- Alcance y dimensiones:
  • Los objetos pequeños no pueden superar los 10 centímetros cúbicos
  • Los objetos medianos no pueden superar el metro cúbico
  • Los objetos grandes no pueden superar los 5 metros cúbicos
Primera técnica aprendida del Clan Yuki del cual proviene la familia de Eri. Esta técnica es una muy sencilla ya que consiste en la manipulación del elemento hielo para crear objetos a partir del propio cuerpo del usuario (principalmente alguna de sus extremidades) o a partir de superficies si estos están en contacto directo con el cuerpo del ejecutor de la técnica, esto es lo que la caracteriza pues de ahí su nombre.

Todo el daño que puedan ocasionar estos objetos a algo o alguien a través de ellos es meramente interpretativo, no se sumará al daño recibido ni causará efectos adversos, por lo cual no es ideal para utilizarlo en combates. Además, si éstos logran romperse se desharán en pequeños cristales de hielo.

Hablo (Crimson)«Pienso»
Responder
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#40
Con mi mano divina agarré algo, algo que flotaba, y no iba a hacer más preguntas. Necesitaba localizarme. Más bien localizar a los demás. Al primero que vi fue al suicida de Haskoz, que era el único que se habia mantenido sobre una superfície solida. Contemplé, alucinado, como se ataba con un hilo shinobi al cacho de barco sobre el que estaba y se tiraba al mar de cabeza.

Tenía que ir a, ni siquiera sabía qué coño podía hacer, pero la idea del Uchiha hacía aguas por todas partes, literal y metaforicamente. Si la tormenta arrastraba el trozo al que estaba atado, podía despedirse. Si algo golpeaba el cable, otro escombro del barco, por ejemplo, podía despedirse.

Mire alrededor y ahí estaba Eri, más espabilada que ninguno, flotando tranquilamente con un cubo de hielo. Noemi no estaba por ninguna parte. Hasta yo era capaz de sumar dos y dos de vez en cuando.

¡Eri! ¡Ven! ¡Hay que ayudar a Haskoz!

Definitivamente, no podía quedarme de brazos cruzados esperando que Haskoz fuera un superheroe y consiguiera sacarse a flote a sí mismo y a otra persona por su propia fuerza en medio de una tormente impresionante. Teníamos facilidad para nadar contracorriente, pero no somos besugos ni tenemos la piel azul todavía, seguramente en Ame sí que haya gente así.

Nadé tan rápido como pude hasta allí, sin soltar la tabla de madera, lo cual fue un plus en lentitud. Si para cuando llegara al trozo de embarcación donde Haskoz se había atado éste no estaba a la vista, me subiria para tirar usando un trozo de camiseta para tirar del hilo sin dañarme las manos.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Responder
Uchiha Datsue En línea
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#41
Las manos lograron entrelazarse y Haskoz apretó con fuerza, tirando de ella para pasar el brazo de ella por encima de su hombro y así poder sujetarla con firmeza. La parte más difícil estaba hecha. Ahora solo quedaba arrastrarla hasta la superficie del mar mientras una corriente como nunca había visto azotaba las aguas bajo las que se sumergían.

Sí… fácil.

No tardó ni segundos en comprobar que su plan no estaba saliendo tan bien como debería. Al tener que sujetar a Noemi con una mano, al Uchiha solo le quedaba una con la que ayudarse a tirar del hilo, atado al mismo cordel que sujetaba su portaobjetos. Pataleó con rabia las piernas, tensó los músculos de su brazo hasta que pensó que iba a partirse, pero no avanzó al ritmo que debería. Estaba empezando a comprobar, para su más absoluto horror, que la kunoichi pesaba mucho más de lo que aparentaba.

Estoy jodido. Ni siquiera sabía si estaba avanzando o no. La corriente le zarandeaba demasiado y las aguas estaban demasiado turbulentas como para poder distinguir nada. Joder, ¡estoy jodido! En su desesperación, una idea, pequeña al principio pero que iba ganando fuerza a medida que sus pulmones le ardían más y más, fue dominando su mente.

La mano que sujetaba la de Noemi empezó a aflojarse. Es la única opción... Sí, era la única opción y lo sabía. Su mano estaba a punto de hacerlo cuando de pronto sintió un tirón. Algo estaba tirando con violencia de él. Notó como el hilo se tensaba y le arrastraba corriente arriba, con mayor fuerza y determinación que nunca. Sin entender nada ni mucho menos preocuparse por entenderlo, ayudó él mismo a tan frenético ascenso, olvidándose por completo de lo que había estado a punto de hacer y apretando con más fuerza si cabe la mano de Noemi.

Su cabeza salió por encima de la superficie mucho antes de lo que hubiese soñado, llenando sus pulmones de un aire que le supo a gloria. Nunca se había percatado, pero el aire fresco era jodidamente maravilloso.

¡Noemi! —rugió, una vez sus pulmones se vieron saciados. La mantenía pegada a su espalda, pero no sabía en qué estado se encontraba. Trató de agarrarla por la cintura y mantenerla a flote, mientras notaba como seguían tirando de él—. Noemi, ¿estás bien?

···

Hay tres tipos de personas: los que en una situación límite se derrumban; los que mantienen la calma; y los que, imbuidos por la adrenalina, no solo dan lo mejor de sí sino que incluso superan sus límites. Si preguntasen a Uchiha Haskoz, Nabi estaba demostrando ser del tercer tipo.

Había logrado llegar a la embarcación, que en aquel momento parecía haberse partido en dos. La proa y popa se sumergían cada una por su lado, formando una especie de triángulo momentáneo. El hilo que había atado Haskoz se encontraba en la popa, y Nabi —quizá también con la ayuda de Eri, cuya técnica de hielo le había salvado de morir ahogada— había tirado de él para ver como finalmente Haskoz y Noemi salían a flote. A pesar de ello, se encontraban a diez metros de su posición, y ambos shinobis no parecían muy en condiciones de llegar hasta allí por sus propios miedos.

Y lo que era peor, la mitad de la embarcación en la que estaba el hilo atado se sumergió de pronto varios metros más. El hilo salvador podía terminar por convertirse en la trampa final. No había mucho tiempo…
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#42
¿Realmente moriría allí? ¿Arrastrando a su pareja consigo y todo por subirse a un barco sin siquiera saber nadar? Todo parecía apuntar a que sí ocurriría, la chica ya no tenía aire en los pulmones y la luz se estaba esfumando demasiado rápido, lo suficiente como para que cualquiera desesperase de no ser porque lentamente estaba perdiendo el conocimiento.

Llevaba poco tiempo sin aire, es cierto, pero el agua estaba demasiado agitada y para una niña mimada como lo era Sakamoto Noemi, en consecuencia, la joven no fue capaz de retener el aire en su organismo por demasiado tiempo, escapó por su boca y tragó algo de agua con ello y no sería ninguna sorpresa que algo de agua haya terminado en sus pulmones lo cual terminaría trayendo problemas si es que salía viva de allí…

Por suerte para la chica, el peli-blanco tras lanzarse al agua logró alcanzarla y tiraba de una de sus casi inertes manos pero no había avances, al menos no notorios de buenas a primeras hasta que bajo misteriosas circunstancias, el Uchiha que se suponía la salvaría comenzó a ascender rápidamente de alguna manera pero no lo suficientemente rápido para evitar que la rubia terminase por perder el conocimiento convirtiéndose en un peso muerto para el contrario.

Desde el punto de vista de la Sakamoto, ella nunca salió del agua, perdió el conocimiento para probablemente morir ahogada allí mismo, pues ya no estaba consciente para cuando el Senju se las arregló para sacar a Haskoz del agua y en consecuencia a ella.

Según los manuales con los atributos que tengo debería de aguantar al menos 2 turnos bajo el agua, pero considerando la tormenta y que Noemi en sí no sabe bucear ni nadar normalmente supuse que sería lógico que no aguantase ni los 2 turnos mencionados en el manual.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 21
Exp: 26 puntos
Dinero: 2550 ryō
#43
Eri, una vez subida en el cubo de hielo que había realizado; observó la escena con horror. Nabi nadaba hasta lo que quedaba del barco para ayudar a Haskoz y a Noemi.

«¿S-se ha atado con un hilo?»

La joven con los ojos abiertos como platos comenzó a patalear el agua para acercarse lo más posible a la pareja, ya cuando Nabi se encargaba de tirar del hilo que sujetaba al Uchiha, hasta que llegó a una distancia prudente para divisar que Noemi no parecía consciente. Eri se concentró para formar de nuevo otro cubo de hielo, exactamente igual al anterior, y se maldijo a sí misma por no poder hacerlo más grande.

¡Haskoz! — Exclamó mientras pataleaba hacia su posición. — Voy a poner a Noemi encima de este cubo y la sujetaré fuerte, ¡intenta desatarte!

Creía que sería lo mejor pues con Noemi a salvo, Haskoz podría desatarse y sujetarse al cubo por abajo para no volver a sumergirse a la par que sujetaba a la rubia para no caerse. Sin si quiera recibir una respuesta por parte del peliblanco, la joven tiró por los hombros de la Sakamoto para tumbarla sobre el cubo y liberar a Haskoz de aquella presión, dejándola de tal manera que su cabeza quedase lo más retirada del agua posible.
Hablo (Crimson)«Pienso»
Responder