Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Un poco nervioso
Kisho
Invitado
#31
Bueno kisho ya no podia seguir ocultando el dolor y tuvo que ceder y aceptar que nesecitaba su ayuda, asi que se quedo trankilo y se sento en el suelo, mientras se empezaba a sonrrojar sin razon ni motivos a excepción de que ella tendria que acercarse a el para poder curar sus heridas.

--Bueno pero voy a aceptar solo para no hacer el desaire a una joven como tu, por que en realidad estoy bien pero devo curame para estar seguros.--

Luego kisho comenzó de repente a temblar a parte de que eataba sonrrojado y muy nervioso por que ella estaria tocandolo para sanarlo.


<<Waoo que lindo ahora ella me quiere ayudar a sanar la herida, creo que despues de sanarme volvere a hacerme otra herida, para que ella vuelva a sanarme, pero por que estoy tan nervioso que me esta pasando estoy sonrrojandome y ademas no puedo dejar de temblar por los nervios, creia que esto seria mas facil pero es muy dificil, devo controlarme no quiero que creas que soy un niño karma. >>
Responder
Karma
Invitado
#32
Karma sonrió de manera socarrona. Se agachó junto al Hyuga y sostuvo la extremidad herida con ambas manos. La aguda falta de luminosidad en el ambiente iba a dificultarle la tarea, desde luego.

Pon la luz aquí —le indicó, para entonces dirigir ella misma el foco de luz y posicionarlo sobre el brazo de Kisho, esperando que el joven lo sostuviese—. Vaya, ¡tienes esto hecho una pena, Kisho-san!

La kunoichi sacó una pequeña botella de su kit médico así como un rollo de vendas. Destapó la primera tirando del tapón que cubría el cuello, para acto seguido verter un poco del líquido sobre las heridas del Hyuga.

Esto es un desinfectante, escuece, ¿verdad? Pero seguro que no es nada para un fortachón como tú —afirmó con una media sonrisa.

El fluido le causaría cierta molestia, efectivamente, aunque nada serio. La uzujin cerró el frasco y comenzó a vendarle el brazo de un lado a otro, hasta cubrir las laceraciones. Entonces se guardó el antiséptico en el mismo lugar del que había salido y se alzó.

Ya está.
Responder
Kisho
Invitado
#33
Kisho se quedo sorprendido con la forma en la que karma lo estaba curando por que el estaba notando que ella era muy buena en eso, y razon por la cual kisho de nuevo se ponia mas nervioso tener a alguien tan cerca como ella, era algo nuevo que el no sabia como manejar esa situacion.

--Claro que no duele, ademas aunque duela a mi no me haria nada, jajajajajaja. --

Entonces despues de decir esto kisho voltea la cara para donde ella no esta y dejar caer algunas lagrimas sin que ella se de cuenta de que le esta ardiendo un poco.

<<Waooooo esto si duele no resisto mas pero que es esa cosa, creo que la cura es mas fuerte que la enfermedad, pero devo disimular no quiero parecer un debil delante de ella. Debo de parecer un hombre fuerte.>>

Luego kisho volvio a mirarla, y a observar el buen trabajo que ella habia hecho.

--Eres muy buena gracias mi karma querida.

Pero no podemos quedarnos aqui vinimos a ver esa playa y esa playa veremos. Asi que vamos a seguir por aqui. >>


Entonces el muchacho se levanto con un gran animo y se dispuso a seguir .
Responder
Karma
Invitado
#34
Karma ya se sentía más cómoda al tratar con el muchacho, a pesar de que era consciente que bajar la guardia demasiado podría ser un error dado el sospechoso trasfondo de aquella extraña "cita". No obstante, a la pelivioleta todavía le agobiaba el poco respeto por su espacio personal del que el Hyuga hacía gala a menudo.

Adelante, el camino es todo tuyo —indicó con un cortés ademán de brazo, como si fuese una camarera mostrando su mesa a un cliente recién llegado.

Karma seguiría a Kisho cuando este se pusiera en marcha.
Responder