Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
[Unific] Llegada a Uzushiogakure!
Keisuke Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 16
Exp: 28 puntos
Dinero: 3500 ryō
#1
"Ya es el día... Se acabó el tiempo"" No había más tiempo para entrenar, no es que no lo hubiese en un futuro, es que este día en particular partía el barco para los aspirantes del examen, el barco que nos llevaría a todos a Uzushiogakure, algo en lo que acababa de caer en cuenta y no había reparado del todo. ¿Quiénes seríamos los shinobis que iríamos a bordo? Sería el primer examen que haría en un largo tiempo, puesto que el último fue le de genin, y éste en comparación no le llegaba ni por los talones...

No podía evitar sentirme nervioso, con miedo, ansioso e inseguro; ya había visto que mi entrenamiento no lograba un gran efecto a la hora de los combates... ¿Estaría bien que me presentase? ¿Mi postulación para el examen fue una buena opción?

Y ahí me encontraba yo, cuestionando nuevamente las decisiones de los superiores, pero esta vez era diferente, porque aunque yo mismo creía en mi habilidades y me creía muy capaz, empezaba a dudar sí serían suficientes para pasar este nuevo reto...

...

La lluvia acompañó todo mi camino hacia donde la nave esperaba por mi, me empapé en la misma como solía hacer, después de todo sentía que cada gota que caía sobre mi en ese momento era parte de la bendición de Amenokami, ¿cómo podría negarme yo a una bendición? ¿Por qué los demás no entendían la generosidad de éste Dios? ¿Por qué temían empaparse? Era algo que a esta alturas no lograba saber, pero que no me importaba, porque yo lo prefería así...

Caminar bajo aquel manto me hizo relajarme un poco, mi tensión cedió y aquellas dudas mermaron, ahora había dejado volar mi imaginación en otra dirección, me encontraba entre una niebla de felicidad patrocinada por la fantasía; y sí por el contrario... ¿No tendría un enfrentamiento directo? Quizá pudiera ser algo relacionado con la supervivencia, tenía bastante conocimiento sobre plantas... ¿Y sí hacían un examen escrito? Los conocimientos eran importantes y no lo veía precisamente como un punto débil en mi.

Lo que estaba claro era que no podía dar por cierto nada, quizá tuviera una sorpresa y hasta terminaba ganándome aquel chaleco y el nuevo rango.

Y aunque realmente prefería quedarme rodeado de aquellos pensamientos, la imagen del navío ya entraba en mi rango visual, el lugar estaba bien custodiado, los rumores de que la mismísima Arashikage nos acompañaría, al parecer eran ciertos; varios ninjas se encontraban ahí, no podía decir sí los conocía o no, porque sí los había visto probablemente no me recordase de ellos. Realicé mi presentación y después de asegurar que todo estaba en orden me adentré al barco.

Dio un rápido recorrido por la zona de libre acceso, en vista de que no me topaba con ningún otro candidato me hizo considerar que era uno de los primeros en abordar o que se encontraban en algún otro lugar que sabía, eso solo aumentó mi curiosidad, ¿habría alguien que conocía o algún otro shinobi inesperado? ¿Cuántos presentaríamos el examen? Nuevamente la ansiedad me empezaba a rodear con su remolino de preguntas.

Sin mucho más que hacer me dirigí a mi camarote, a esperar que el viaje por mar comenzara.

Cuando el barco por fin empezó a moverse, recordé la última vez que había estado en uno, la aventura que tuve con Koutetsu en la tierra cubierta por nieve... ¿Estaría presente en el examen? Tenía muchísimo tiempo sin saber de él. La idea de un reencuentro sería emocionante, después de todo estaría en su villa. No obstante, él no era la única persona que conocía del remolino, ahora también sabía que estaban Uchiha Akame y Uchiha Datsue, dos jounin de esa aldea, por lo que era muy probable que me topase con alguno de ellos, sí es que no se encontraban en una misión... Cuando pensé que ellos eran el final, recordé aquella aventura alrededor de unas rocas muy peculiares, sí... ¿Cómo olvidar a Senju Riko?

"Nunca me había sentido tan emocionado hasta ahora, no puedo esperar a que lleguemos y dé inicio el examen"

...

Para cuando el viaje terminó, ya sabía quienes eran los representantes de la villa, entre ellos destacaba Aotsuki Ayame, la kunoichi que había rivalizado con Uchiha Akame en el torneo de los dojos; también estaban Amedama Daruu, Umikiba Kaido y Habaki Karamaru.

"A estas alturas no sé si podría vencer a uno de ellos en combate, a pesar de ser mis compañeros de villa solo sé poco datos de ello, lo que he visto y poco más..."

La bienvenida la lideró un grupo de shinobis de Uzushiogakure, nos guiarían hacia el lugar en dónde nos alojaríamos.
Hablo - "Pienso" - Narro
Color de diálogo: Limegreen
Byakugo no In: Inicio 19/04/2018
[Imagen: 5b744fac64c6fe9ec924f3cf50c4417fo.jpg]
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#2
Hay quienes creen en el sexto sentido. Hay quienes no. Pero todos compartieron la misma sensación en algún momento de su vida. Ese hormigueo en la nuca cuando alguien te está mirando desde atrás. Esa certeza absoluta en clase o en un restaurante de que alguien a alzado la mirada para observarte. Y levantas tú la tuya, y efectivamente, por mucho que ahora trate de esquivarla, te estaba mirando.

Eso fue lo que le pasó a Keisuke.

Cuando avanzaba por las preciosas calles de Uzushiogakure, de camino a su alojamiento, lo sintió. Captó un brillo rojo en lo alto de un tejado, tan efímero como ese puntito de luz que se nos queda grabado en la retina por un instante, y que cuanto más tratas y te concentras por verlo, más desaparece entre la oscuridad de tus párpados.

Pero lo supo. Lo supo como ese chico vergonzoso que sale a la pizarra y sabe, sin necesidad de mirar atrás, que tiene todas las miradas de clase clavadas en la nuca. Supo que estaba siendo observado. Supo que era por Uchiha Datsue. Y supo…

… que no era el único al que observaban.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder