Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#1
Fue mucho antes de llegar al Puente Tenchi, que regresé aquí. Obviamente, el camino más corto para llegar de Amegakure al País de la Hierba es atravesar por en medio el País de la Tierra. Aunque, en serio consideré tomar un rodeo.

Hace un calor del diablo en esta época, además que el cuero impermeable me es de lo más inservible. Ah, pero logré conseguirme un look de la vieja escuela que se acomoda a la estación. Quise llevar mi guitarra, que quería prepararme para el evento en Tanzaku Gai que mencionó Aotsuki. Debo decir que aún no sé que canción podría ser. No sé si una profunda, una reflexiva, o si irme por el camino fácil de cantar una de amor y desamor que tango venden comercialmente. Lo cierto, es que no viene al caso.

Nada venía al caso.

Este sitio estaba en mi camino, sí o sí. Ha pasado medio año desde aquello. Me gustaría decir, que ahora si podría subir estas escaleras, pero no soy de los que dicen mentiras. Ni siquiera me esforzaré en intentarlo.

Las aldeas ahora están en paz, pero me pregunto cuanto durara. Los altos mandos siempre deshacen y hacen a su antojo y conveniencia. Cada quién hace lo mejor que le parece para sus cercanos, sin conocer a los pequeños que estamos en nuestros rincones lejanos del mundo. Todos estamos entrelazados, sin tomar en cuenta que nuestras acciones, por insignificantes que sean, cambian el mundo. Y es que algunos, ponen más peso a la balanza de lo que creen. Echan leche y más leche al vaso hasta que se derrama. Luego dicen que no hay que llorar por ella, sin pensar a quienes salpicaron con ello. Ojalá esta paz no sea de papel.

Dije que no iba a intentarlo, pero luego de un tiempo empecé a subir escalones. Dos, cuatro, cincuenta, chorrocientos; ya ni los conté.

Volteaba, añorando que alguien estuviese subiendo atrás de mí. Esperando a quién nunca iba a venir.

Me puse a pensar en que debí ir a la Torre de Meditación, aunque luego no sabría que decirle a Geki. No era tan fácil cómo "Oye Kurozuchi-sensei déjame salir de la aldea en medio de esta tensión internacional que tengo un encuentro pactado con un ninja de Kusagakure para ir buscar un lobo gigante". Seh, no suena demasiado bien. Aunque ahora mismo tras varios meses, no tengo cómo demonios encontrarlo tampoco.

Me detuve en un punto del trayecto. No por cansancio, sino por inercia.

Aquí discutimos.

El abuelo se niega a contarme la verdad de Zhūquè Yì y el resto de locuras de las armas de los dioses cardinales. En serio, tengo suficientes dramas personales para andarme con sus deudas pendientes de una era perdida. No le arreglo las cuentas a nadie, pero algo me dice que de una u otra forma el viejo querrá que me haga cargo de lo que sea que traiga entre manos. Supongo, que no es tan relevante, pues desde el incidente del País del Viento no me ha mencionado nada. Aunque creo que la pintura robada de Tanzaku Gai puede tener algo que ver. Ya se lo contaré luego, no quiero verme envuelto en dilemas innecesarios. Por ahora.

Me quedé mirando la lejanía en la montaña. Todos los pensamientos con los que quise llenar mi cabeza se esfumaron.

Demonios, me marcó más de lo que esperaba.


Me gustaría decir que sólo era una loca...

...


...


...


...¿dónde estás?


***

Rōga se descolgó la mochila, dejándola a sus pies. Se detuvo unos segundos observando su equipaje, pensativo. Tenía razón, le extrañaba más de lo debido. De toda la gente que había conocido hasta el momento, era la más cercana a lo que podía ser una amiga.

"¿Ya hay paz verdad? Podríamos vernos de nuevo, sin miedo a ninguna repercusión ¿Entonces dónde estás?"

Caminó, tomando aire para cantar. Y sin embargo, aún ensayándolo cientos de veces, repitiendo el ejercicio mil veces más, le costó horrores soltar aquellos versos.


Este siniestro cielo de plomo,
me advierte que el sol está roto
atravesado por dagas blancas
chirriando a través de mis oídos

Huyendo, huyendo.
Una golondrina dibuja ochos sobre sí
Sobrevolando la ciudad
Porque la lluvia se acerca al atardecer

El cielo se nubló, pero ella se olvidó....
Del paraguas y está con miedo, sola en la lluvia
Porque yo solo soy un cobarde, bajo el cielo azul
Mirando hacia arriba.

Por aquí y por allá: Sorteando el camino con habilidad
Busco refugiarme en una cafetería
Donde finalmente pueda descansar
No puedo volver, no puedo volver.

El cielo se nubló, caminando sin rumbo
Los dos marchamos como soldados
Un corazón tímido, es una desventaja
Para alguien que gusta del peligro

El cielo se nubló, pero ella se olvidó....
Del paraguas y está con miedo, sola en la lluvia
Porque yo sólo soy un cobarde, bajo el cielo azul
Mirando hacia arriba.




Sus ojos reflejaron su corazón, y llovió dentro de su alma.
[Imagen: 7FT8VMk.gif]

RushHablo || Pienso || NarroRush

~Ausente los fines de semana~
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.