Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Primavera-Verano de 221

Fecha fijada temporalmente. Actualmente están ocurriendo sucesos importantes para el destino de Oonindo y todos jugamos en una ambientación temporal fija. La fecha irá avanzando y finalmente ocurrirá un salto temporal tras el que volveremos al sistema de calendario habitual.
Situación actual (global): La muerte de Amekoro Yui, en Yukio, ha desencadenado una guerra hace tiempo anunciada. Kurama y sus renovados Ocho Generales, al mando de sus ejércitos, se mueven rápido y ya han conquistado territorios a oeste y este del Oonindo septentrional. Los ataques han sido rápidos y en algunos casos desde dentro, así que se sospecha que el Nueve Colas llevaba tiempo clavando sus zarpas desde las sombras. Sea como fuere, estos logros retrasan una posible reconquista de la nevada Yukio, terreno ya difícil por las condiciones climatológicas adversas del norte del País de las Tormenta.

Los ninjas de Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure son la única esperanza que queda de acabar con esta amenaza. No todos están seguros de que puedan vencer, e incluso algunos parecen decantarse por el otro bando. Entre los muros de las ciudades de los países que aún no han caído ante Kurama se esconden, además, agentes del zorro ocultos en las sombras, a la espera de una oportunidad...

Los tres líderes mundiales han convocado una reunión para discutir sobre sus siguientes pasos. Es necesario actuar. ¡Y rápido! ¿Conseguirá la guerra que unan sus fuerzas contra un enemigo común, o morirán con su orgullo como única defensa?
#16
Uchiha Datsue se mostró visiblemente ofendido ante las palabras del médico:

¿Cómo que es cierto? ¿Qué el nivel de los Uzukage ha descendido drásticamente, dice usted?

Zetsuo no respondió a esa pregunta. Prefirió dejarle el gusto de intentar adivinar si de verdad era algo que había planteado o si en realidad se había producido un cómico malentendido. Por eso, se mantuvo impertérrito, serio como sólo podía ser él y con sus ojos aguamarina aún clavados.

Eso es… Eso es… Bueno, para qué engañarme, verdad —Al nuevo Uzukage se le escapó una risa desenfadada—. Shiona y Hanabi han dejado el listón demasiado alto. Y usted debe de ser…

Aotsuki Zetsuo, Uzukage-sama —respondió de inmediato, inclinando la cabeza muy a su pesar—. Jōnin, jefe de cirugía en el Hospital de Amegakure y... el padre de Ayame —agregó, señalando a la aún confundida muchacha con la cabeza.

Ella se adelantó, ahora visiblemente feliz de ver a un amigo del que hacía mucho tiempo que no sabía nada. Sus labios estaban curvados en una sonrisa que no se extendía a sus ojos, pero aún así saludo tanto a Daruu como a Datsue con otra inclinación muda.
[Imagen: kQqd7V9.png]
Sprite por Karvistico.


—Habitación de Ayame: Link

No respondo dudas por MP.
Responder
#17
Aquella conversación era un castillo de naipes. Y durante un segundo, Daruu creyó que Datsue estaba a punto de lanzar un tremendo Fūton que la desabarataría. Con su encanto natural, desvió un doloros malentendido antes de que Daruu pudiese decir "espera". Se había adelantado y mostraba la palma de la mano, preocupado, pero pronto relajó los hombros y en su lugar dirigió la mirada hacia Ayame. La sonrisa fue instantánea. La de Daruu. Hacía mucho tiempo que no veía tan feliz a la Hōzuki, y aunque eso quizás era aventurarse mucho, lo cierto es que no se trataba de una exageración... por desgracia.

Daruu se acercó.

Estábamos en la reunión, y este tipo casi me da un infarto cuando se aparece por la puerta disfrazado de señor importante —bromeó Daruu, dándole una palmada en la espalda a Datsue como si nada. Se imaginaba que Zetsuo estaría retorciéndose por dentro, siendo tan tradicional y recto como solía ser—. Datsue, aclárales que Hanabi no ha muerto, que yo por un momento casi me desmayo.

Claro que, tal vez ellos lo sabían.

De pronto, Daruu se dio cuenta de algo. Saber... saber... Si alguien podía enterarse de aquellas cosas, seguramente sería su madre. Siempre estaba metiendo las narices en todo. Era su trabajo. Y, naturalmente, hay gente que escoge como profesión lo que más le gusta hacer en la vida. Vaya, que era una cotilla profesional. Y por supuesto, a Daruu nadie le había informado de nada.

«Seguro que le ha parecido gracioso que me entere por sorpresa. Maldita sea.»
[Imagen: K02XwLh.png]

No hay marcas de sangre registradas.
Responder
#18
«Dioses, pues no podéis pareceros menos» Al menos a primera vista, en cuanto a actitud y carácter, padre e hija no podían ser más opuestos. Claro que igual Zetsuo era un cacho de pan en cuanto se abriese un poco. ¿Quién sabe? Mayores sorpresas se había llevado en la vida.

¡Zetsuo! Vaya, me han hablado mucho de usted —exageró. Luego se le escapó una sonrisa y se encogió de hombros ante el comentario de Daruu—. Nah, ¡a Hanabi aún le quedan muchas décadas que vivir! ¡Tiene la salud de un roble! —exclamó, aunque seguramente en aquello último estaba exagerando también. Intercaló la mirada entre Zetsuo y Ayame—. En la Espiral declaramos la República hace unos meses. Hanabi se presentó a las elecciones y… ganó. Ahora es presidente, el cabrón. Elegido democráticamente para dirigir al pueblo. Y yo a dedo para conducir a la villa. ¿Quién lo hubiese dicho, eh?
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado



Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#19
¡Zetsuo! Vaya, me han hablado mucho de usted —exclamó Datsue, con un tono de lo más exagerado.

El médico ni siquiera se molestó en preguntarle qué le habían hablado sobre él. No le importaba, en realidad. Por eso, correspondió con una inclinación de cabeza. Mientras tanto, Daruu, que hasta el momento se había mostrado visiblemente nervioso por el escenario que se estaba dibujando, se adelantó:

Estábamos en la reunión, y este tipo casi me da un infarto cuando se aparece por la puerta disfrazado de señor importante —bromeó, dándole una palmada en la espalda al nuevo Uzukage como si fuera lo más normal del mundo. Aotsuki Zetsuo, pese a que conocía la nueva amistad que se había formado entre los chicos, no pudo evitar fruncir el ceño ante tal falta de decoro—. Datsue, aclárales que Hanabi no ha muerto, que yo por un momento casi me desmayo.

Nah, ¡a Hanabi aún le quedan muchas décadas que vivir! ¡Tiene la salud de un roble! En la Espiral declaramos la República hace unos meses. Hanabi se presentó a las elecciones y… ganó. Ahora es presidente, el cabrón. Elegido democráticamente para dirigir al pueblo. Y yo a dedo para conducir a la villa. ¿Quién lo hubiese dicho, eh?

Algo había escuchado al respecto. De lo que no me había enterado era de su ascenso, Uzukage-dono —respondió Zetsuo—. Un... curioso modelo de gobierno, debo decir.

Lo más parecido a aquella llamada República en lo que podía pensar era en aquella Democracia de la antigua Kusagakure. Y todos sabían cómo había acabado aquello. Sólo podían rezar porque la República de Uzushiogakure no los condenara al mismo destino.

Bueno, supongo que tendréis muchas cosas de las que... hablar. Así que si me disculpa, Uzukage-dono —Zetsuo se despidió, con otra reverencia, antes de volverse hacia su hija—. Ayame, encárgate junto a Daruu de enseñarle la aldea. Y sed cordiales.

Ella asintió ligeramente, y, poco después, Aotsuki Zetsuo abandonó la escena por el mismo lugar por el que Daruu y Datsue habían entrado. La muchacha les miró a ambos, interrogantes: ¿Adónde querían ir?
[Imagen: kQqd7V9.png]
Sprite por Karvistico.


—Habitación de Ayame: Link

No respondo dudas por MP.
Responder
#20
Zetsuo no disimuló muy bien su opinión sobre la democracia. Nadie en Amegakure podía hacerlo. Porque en Amegakure, durante mucho tiempo, el pez grande se comió al pequeño. Dio la casualidad de que el pez más grande de todos, Amekoro Yui, trajo una época de prosperidad y sobretodo estabilidad nunca antes vista, y además su pérdida era una herida reciente. No, Amegakure no estaba en el espacio mental adecuado para imaginarse una democracia.

Zetsuo se despidió tras darles un par de instrucciones. Daruu se cruzó de brazos y se dejó caer sobre el tronco de un árbol, deslizándose por la corteza hasta el suelo, con las manos detrás de la cabeza.

Llueve Nueve —Daruu sonrió.
[Imagen: K02XwLh.png]

No hay marcas de sangre registradas.
Responder
#21
Oh, sí, la República era una curiosa forma de gobierno, en eso estaba de acuerdo. Innovadora también, por más que tuviese sus parecidos con la antigua democracia de Kusagakure. Y arriesgada, de ello no le cabía duda, o Hanabi no hubiese tenido que presentarse a candidato.

No obstante, Zetsuo no parecía tener ganas de quedarse a hablar de ello. No le culpaba. Ayame y Datsue habían tenido sus encontronazos en el pasado, algunos tan gordos que casi habían provocado la guerra entre villas por ello. Siendo el padre de ella, se imaginaba que no le caía demasiado bien.

Hasta la próxima, Zetsuo —dijo, con una inclinación de cabeza cordial a modo de despedida. En cuanto le vio desaparecer, añadió:—. Joder, tu padre no se parece en nada a ti, eh, Ayame. ¡Qué tío más serio!

Daruu, que se sentó junto a un árbol como si fuese a echarse la siesta, pronunció unas palabras que despertó una sonrisa sincera en el Uchiha. Su rostro se inclinó hacia arriba, hacia el cielo del que caía una tromba de agua.

Llueve nueve —repitió, como si se tratase de un mantra, un código secreto que tan solo ellos conocían.

En cierta parte, así era.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado



Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#22
Hasta la próxima, Zetsuo —le despidió Datsue, con una cordial inclinación de cabeza—. Joder, tu padre no se parece en nada a ti, eh, Ayame. ¡Qué tío más serio!

Ella se encogió de hombros y sonrió, en un gesto que mediaba entre el nerviosismo y el apuro. Era algo que no podía negar, la verdad. Poca gente se atrevería a afirmar que eran familia a simple vista sin conocerlos de antes. Tras la marcha de Zetsuo, Daruu se cruzó de brazos y se dejó caer a la hierba, deslizando la espalda sobre el tronco de un árbol cercano. Cruzó las manos detrás de la cabeza y sonrió:

Llueve Nueve —pronunció, invocando recuerdos de un vínculo antiguo que los había unido a los tres hacía tiempo.

Demasiado tiempo.

Llueve nueve —repitió Datsue, alzando la mirada hacia aquel cielo siempre nublado.

Casi parecía que había pasado una eternidad desde la última vez que había pronunciado aquellas dos simples palabras.

Los labios de Ayame se cerraron en una "u"; pero, tras un breve instante de vacilación, ningún sonido brotó de su garganta. Al final, frunció los labios, agachó la mirada, y terminó por llevarse el dedo índice y corazón a la parte posterior de su oreja derecha. Allí donde, hacía tanto tiempo, había lucido el sello con el ideograma "Nueve".
[Imagen: kQqd7V9.png]
Sprite por Karvistico.


—Habitación de Ayame: Link

No respondo dudas por MP.
Responder
#23
Daruu observó a Ayame con una mueca triste. Luego bajó la cabeza y suspiró, cerrando los ojos. No dio ninguna explicación, tan sólo se mantuvo en silencio y dejó que el sonido de la lluvia lo llenase. El sonido de las gotas cayendo de las rebosantes hojas de los árboles a los grandes charcos anegados de barro de detrás del estanque del parque. El de los pájaros bañándose en sus aguas.

Paz.

Quizás es eso lo que Ayame buscaba en aquél santuario alejado del ruido y el ajetreo de la ciudad de Amegakure. Quizás por eso no pronunciase palabra alguna. Quizás tenía miedo de romper el silencio.

Y tener que verse forzada a usar su voz para abrir una supurante y dolorosa herida.

¿Qué tal va la cosa, Shukaku?
[Imagen: K02XwLh.png]

No hay marcas de sangre registradas.
Responder
#24
El rostro de Datsue todavía miraba hacia la lluvia cuando se dio cuenta: Ayame no había repetido las palabras con ellos. Su silencio fue tan atronador como los rayos que caían sobre la Tormenta. Los ojos de él bajaron hasta ella, hasta la mano que se posaba tras su oreja derecha. Allí donde el sello de la hermandad ya no estaba.

Una duda le golpeó el pecho de pronto. ¿Hubiese cambiado algo, de estarlo? Ayame hubiese podido comunicarse con Daruu, también con él. No sabía exactamente cómo había sucedido la misión en la que había fallecido Yui, pero quizá… «Mejor no preguntar», decidió, al momento. Había sido un error no renovarlos meses atrás, y casi que prefería no saber de cuánta magnitud. La pregunta de Daruu le empujó fuera de la burbuja de sus pensamientos…

… y de su propio cuerpo.

Con ganas de acción —confesó. Sus ojos dorados miraron más allá de Ayame—. Kokuō, ¿a ti también se te ha comido la lengua el zorro?
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado



Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#25
Tras aquel breve, pero tan simbólico, intercambio, Daruu se giró hacia Datsue. Pero no fue al Uchiha al que dirigió sus palabras, sino a algo que había en el núcleo de su ser.

¿Qué tal va la cosa, Shukaku?

Y el bijū respondió desde el mismo cuerpo del ahora Uzukage. Sus ojos oscuros se volvieron dorados como la arena del desierto y su voz se vio truncada con aquel tono tan amenazador y escalofriante que Ayame había escuchado en alguna que otra ocasión. Pero que ya no temía. Después de todo, los tejemanejes de aquel astuto tanuki la habían salvado la vida frente al mismísimo Kurama.

Con ganas de acción —confesó. Entonces se volvió hacia Ayame. Pero, tal y como había hecho Daruu, sus palabras viajaban más allá de ella—: Kokuō, ¿a ti también se te ha comido la lengua el zorro?

Ayame dejó escapar el aire en un profundo suspiro y hundió los hombros, sus labios curvados en una tenue sonrisa. Entonces entrelazó las manos y una nube de humo estalló justo junto a ella.

Yo también me alegro de verte después de tanto tiempo, hermano —Tras la nube de humo surgió la figura del tamaño y una forma similar a la de un caballo. Pero con la cabeza de un cetáceo y cinco colas ondeando con suavidad tras su espalda—. Entonces... es cierto. El Uchiha se ha convertido en Uzukage.

Kokuō entrecerró ligeramente sus ojos aguamarina.
[Imagen: kQqd7V9.png]
Sprite por Karvistico.


—Habitación de Ayame: Link

No respondo dudas por MP.
Responder
#26
Daruu suspiró. A él las ganas de acción se le habían quitado hacía mucho tiempo. Había querido vengar a Yui, claro. Todavía quería. Pero ahora mismo le preocupaba más el estado de Ayame, que ni siquiera era capaz de hablar por sí misma.

El Hyūga no había intercambiado muchas palabras con Shukaku. La última vez que recordaba escucharle hablar —y no estaba seguro de haberlo hecho—, había certificado que era exactamente como Kokuō le había descrito: sádico, impredecible. Pero Datsue confiaba en él, y eso le bastaba.

Los bijū intercambiaron un breve diálogo. Daruu se sintió como una hormiga entre gigantes. Pero dado que él no tenía a nadie que hablara por él, se vio animado a participar.

Ya ves, qué locura. No sé cómo lo ha permitido el Consejo de Sabios Uzumaki. ¿Les ha sobornado, Shukaku? ¿De cuánto estamos hablando? —Daruu fingió quedarse pensativo unos segundos—. Ahhhh, no. No creo que Datsue se hubiese dejado de aferrar a esos billetes por un sombrero nuevo.
[Imagen: K02XwLh.png]

No hay marcas de sangre registradas.
Responder
#27
Shukaku rio ante la reacción de ambos por el ascenso de su Hijo.

Os sorprendería lo que mi Hijo tuvo que hacer para ganarse la confianza de esos viejos —dijo, en referencia al Consejo de Sabios—. Diría que equiparable a un maletín lleno de billetes de quinientos ryōs.

Datsue retomó momentáneamente el control.

Bueno, depende qué tan grande sea el maletín —puntualizó, formando como Ayame un sello para generar un clon de tanuki. Era Shukaku en su forma diminuta—. Tuve que clavarme una espada en el corazón —soltó, como si claramente eso valiese menos que un puñado de fajos de billetes—. Una espada encantada, por así decirlo, por el primer Uzukage. Si mi corazón era uzujin, no pasaría nada. De lo contrario... Bueno, de lo contrario la cosa se pondría fea y pringosamente roja.

» Claro que si fuese Hozuki como Ayame aquello hubiese tenido menos peligro —añadió, desviando la mirada hacia ella—. Casi me meo encima, no os voy a mentir.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado



Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.