Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
Zarpemos
#16
—Normalmente no, es que... —respondió la muchacha de los extraños accesorios en el pelo, bajo la atenta mirada de Kokuō—. Debo admitirlo, te vi hace un rato cuando bajabas por la calle y me gustaron tus párpados, entonces cuando estuve más cerca noté el cansancio en tu cara y bueno una cosa llevó a la otra —se explicó, antes de hacer una breve pausa—. Y como al parecer viajas sola pensé que quizá quisieras hablar con alguien o necesitar algo de ayuda... No sé.

«¿Una humana preocupándose desinteresadamente por otro? Esto es nuevo...» Pensó el Bijū para sí, alzando una ceja con cierto escepticismo. «Seguramente esté tramando algo...»

«Oh, vamos, ¿por qué eres tan desconfiada con la gente, Kokuō?»

«Para no cometer los mismos errores que usted, señorita.»

—Pues no. No necesito ayuda. Le agradezco su preocupación, pero estoy perfectamente —respondió, de forma cortante, al tiempo que volvía a clavar la mirada en el oleaje que se extendía frente a ambas como una alfombra de inmenso azul—. ¿Sólo ha venido siguiéndome o también espera un barco? Porque seguir a alguien sólo por el color de sus párpados es un poco... siniestro.
[Imagen: A6TaiGC.png]

[Imagen: GuENxrn.gif]
[Imagen: stTphko.gif]

No respondo dudas por MP.
Responder
#17
—Pues no. No necesito ayuda. Le agradezco su preocupación, pero estoy perfectamente —respondió tajante, mi rostro cambió, aquellas palabras tan duras y repentinas me cambiaron el ánimo, una simplemente iba por ahí tratando de socializar, tratar de ayudar al prójimo. Eso de: has bien sin importar a quién ¿Dónde había quedado?

Pagué aquel segundo de molestia con aquella inocente galleta cubierta de chocolate que se encontraba en mi boca, seguramente la muchacha pudo haber escuchado el crujir que se produjo.

¿Sólo ha venido siguiéndome o también espera un barco? Porque seguir a alguien sólo por el color de sus párpados es un poco... siniestro. — atacó nuevamente, no quería dar tregua.

«¿Qué le pasa a esta chica?»

¿Las horas que no había dormido le causaban mal humor? A algunas personas les pasaba, ¿por qué a ella no?

—Cuando algo entra en mi cabeza que me da curiosidad no puedo simplemente pasar de largo, tengo que saberlo, hasta que no lo haga no podría marcharme— respondí en defensa, con un tono de voz un poco más serio que el habitual — Y no, no estoy esperando ningún barco, aproveché la situación para poder sentir la brisa del mar. — mis labios callaron por unos segundos mientras amuñuñaba el empaque del snack y lo metía en la bolsa con los demás—. Por cierto... Sería siniestro que alguien siguiera a una persona con malas intenciones hacia ella, con malicia, mejor dicho. Pero seguirle por inocencia o interés diferente no debería causar ningún problema— manifesté para luego expulsar un poco de aire por mis fosas nasales.

«Por eso es que uno no puede ir tratando de ayudar o simplemente hablar con desconocidos, te salen con una patada» recapacité con malhumor.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
#18
—Cuando algo entra en mi cabeza que me da curiosidad no puedo simplemente pasar de largo, tengo que saberlo, hasta que no lo haga no podría marcharme —respondió la muchacha, algo más seria que antes.

Y Kokuō no pudo evitar soltar una risilla entre dientes.

—Oh, sí. Conozco esa sensación —comentó, maliciosa.

«¡¡¡EH!!!»

—Y no, no estoy esperando ningún barco, aproveché la situación para poder sentir la brisa del mar. —continuaba hablando la pelinegra, mientras guardaba la cajita en la bolsa junto al resto del contenido —. Por cierto... Sería siniestro que alguien siguiera a una persona con malas intenciones hacia ella, con malicia, mejor dicho. Pero seguirle por inocencia o interés diferente no debería causar ningún problema —replicó, aparentemente molesta.

Pero Kokuō simplemente ladeó la cabeza.

—Alguien que se siente perseguido no sabe qué intenciones tiene su seguidor. Ya pueden ser buenas o malas, que para el que lo sufre no va a ser algo menos que siniestro —repitió, aunque desde luego no era su caso—. Creía que era algo evidente, pero es evidente que usted no piensa lo mismo, señorita.

«Humanos...»
[Imagen: A6TaiGC.png]

[Imagen: GuENxrn.gif]
[Imagen: stTphko.gif]

No respondo dudas por MP.
Responder
#19
A la final ella terminó coincidiendo conmigo sobre cierta forma de actuar, pero aquella risa no era de fiar, demostró una imagen un tanto perversa de ella, algo no parecía ir muy bien del todo.

«El ambiente se está poniendo un poco pesado.» Me dije con cierta incomodidad por la actitud que empezaba a tomar mi acompañante.

—Alguien que se siente perseguido no sabe qué intenciones tiene su seguidor. Ya pueden ser buenas o malas, que para el que lo sufre no va a ser algo menos que siniestro. Creía que era algo evidente, pero es evidente que usted no piensa lo mismo, señorita.

Suspiré dejando escapar la tensión que se estaba acumulando en mi.

—Lo que yo creo es que necesita un buen descanso— finiquité para dar media vuelta y con todas las intenciones de marcharme me dispondría a alejarme, pero ni siquiera llegué a dar un paso, me detuve en seco. ¿Por qué tenía que irme yo?

Respiré profundamente y con un poco más de determinación, para manejar una conversación que se tornaba difícil, me senté y puse cómoda, a gusto.

«Sí no está a gusto que se vaya ella.»

—De todas formas puede relajarse que yo no he venido a causarle ningún daño, sí es lo que le preocupa— metí mi mano en la bolsa y saqué algún otro snack y le abrí con delicadeza, tomé una papa crujiente con supuesto sabor a cebolla y disfruté un bocado.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder