Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Entretiempo, Otoño del año 217.
Últimos rumores: Durante el mes de Augurio la situación política de Oonindo dio una sacudida que casi causa una guerra. Uzumaki Gouna, la Cuarta Uzukage, murió durante una reunión de los tres líderes de las aldeas más importantes en Kusagakure. Ame acusó a Kusa, y Kusa acusó a Ame. Durante la mayor parte del mes, se creó un rencor entre los ninjas de ambas potencias al que finalmente puso fin la propia Uzushiogakure. Zoku, un traidor a la villa, se había hecho con el poder y asesinado a Gouna intentando inculpar a las otras dos aldeas. El orden fue restablecido por el Daimyo de la Espiral, y Uzushio emitió una disculpa pública. Circula el rumor de que Zoku selló a un bijuu en dos genin, pero sólo los uzujin conocen su identidad. Sólo se conoce que se hacen llamar los Hermanos del Desierto.

Uzushiogakure: el nuevo mandato de Sarutobi Hanabi como Quinto Uzukage legítimo ha sido recibido con los brazos abiertos, pero hay un sentimiento generalizado de temor a un nuevo cambio de líder. Sin embargo, la gestión de la aldea se está produciendo como debería, así que hay esperanza colectiva en que esta vez todo vaya bien. La relación con las demás aldeas se mantiene neutral, pero, sintiéndose debilitados, los shinobi consideran que tal vez podrían llegar a ser una amenaza, de modo que hay cierto clima de desconfianza hacia Kusagakure y Amegakure, al mismo tiempo de que todos saben que la culpa de todo la han tenido ellos mismos.

Kusagakure y Amegakure: la noticia de que la propia Uzushiogakure había sido la causante de la muerte de su propia líder fue recibida con algo de alivio, aunque inevitablemente algo de rencor, aunque sea muy ligero, ha penetrado en los shinobi de ambas aldeas para con las otras. Hacia una porque creían que habían traicionado al Pacto y hacia la otra porque la inestabilidad de su liderazgo les causa desconfianza, escépticos de que este nuevo líder no sea otro peligro.
El deseado reencuentro
#1
— Hay que entrenar con esto... me dije en voz alta mientras sostenía mi nueva arma. Jamás había utilizado uno pero mamá estaba empecinada en que ese hankyu me sería realmente útil. No dudo que tuviese razón. Era la arma que podía usar a más distancia sin tener en cuenta mis técnicas, pero no acababa de comprender la insistencia — En fin, en casa no aprenderé a usarlo, así que será mejor que mueva el jodido trasero

···

Después de una caminata a paso ligero, con el carcaj de flechas en mi espalda y el hankyu en mi diestra, llegué a la zona de lanzamiento de shurikens. Aquel era el mejor lugar para llevar a cabo la práctica, cambiando las estrelas metálicas por aquel pedazo de madera curva, con un hilo unido a sus extremos y las flechas. Un arma distinta, perfectamente pudiendo ser letal, pero sobre todo, me brindaba más diversidad estratégica de cara a hipotéticos combates y una herramienta más para contrarrestar posibles bazas del enemigo.

Me coloqué a unos 6 metros de una de las dianas, observándola con seriedad. Me puse de perfil y alcé el brazo derecho que estaba armado con aquel arco, cogí con la zurda una de mis flechas y la coloqué en el hankyu, tensando la cuerda que actuaría de amortiguador para poder lanzar el proyectil hasta la diana.

«Bien... Veamos qué tal se da esto...»

suspiré y luego contuve la respiración sintiendo los latidos de mi corazón palpitando bajo la bandana, cerré el ojo izquierdo y con el derecho apunté al centro de la diana y disparé con suavidad, soltando la flecha.

El proyectil salió disparado hacia delante y... ni siquiera se acercó al centro.


— Puta mierda. voy a intentarlo de nuevo

No quedaba de otra que seguir practicando así que volví a intentarlo. Tomé otra flecha y repetí el proceso. Esta vez en vez de simplemente soltar el proyectil intenté hacerlo con la mayor suavidad posible para crear la menor turbulencia posible. Sí, al parecer dio resultado pero seguía estando lejos del centro de la diana de madera.

Suspiré pesado mientras dejaba caer el brazo que sostenía el hankyu.


— Voy a tener que practicar duro según parece...

Alcé otra vez el brazo y tomé una tercera flecha.

— Una vez más...
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#2
Kikazura Hirami estaba de buen humor ese día. Ririki había llegado a visitarlas desde temprano, y entre las tres habían hecho un bonito (aunque no muy grande) desayuno. Taeko se arriesgó a perder los ánimos de su madre al decirle que iría a entrenar esa mañana. Su madre suspiró, pero le soltó un amable "Está bien, ve con cuidado."

Parecía que su madre estaba aceptando al fin la vocación de la jovencita como ninja. Así que, con una gran sonrisa, un hanfu amarillo suave y su equipo de combate, Kikazura Taeko partió hacia los dojos de entrenamiento. Sacó un par de shuriken y comenzó a girarlos por el anillo en sendos dedos índices.

"Pronto" pensó "Ya lo puedo sentir. No hace falta mucho para poder usar la Sagin. Pero no debo de apresurarme. Todo a su tiempo, como dice mamá. Dejaré de ser..."

No sabía cómo le había hecho para ir todo el camino dese su casa hasta los dojos ensimismada en sus pensamientos, y sin chocar con nadie. Sin embargo, un muro invisible la detuvo de repente cuando alzó la mirada y se fijó en quién estaba en ese momento en el área.

"Débil."

Era Sasagani Yota.

Taeko se sonrojó de repente, y los shuriken se detuvieron en sus manos. Los apretó con fuerza (aunque de los lados planos, claro. No apretaría algo tan filoso sin cuidado). Sintió una molestia creciente en su estómago y su cabeza. Era el chico con quien había luchado en esa misión rango S. Tenía vagos recuerdos sobre aquel momento. Recordaba que habían luchado fieramente, y que por culpa de ella él había acabado herido. Pero también recordaba que, en un fugaz momento de euforia, Yota la había besado.

Y no podía perdonarle el haberle robado su primer beso.

Con el ceño fruncido, la boca torcida y un borrón rojo sobre sus mejillas, entró al dojo, pues era el lugar indicado para practicar su técnica. Y el día antes de eso no habría podido ser mejor. Justo cuando entraba la chica, Yota disparaba lo que parecía ser su segunda flecha. Estaba practicando con un arco pequeño. Taeko caminó sin prisa, e intentando que sus pasos no hicieran ruido alguno. Se colocó a varios metros a la derecha de Yota, intentando no prestarle atención. Hizo algunos sellos y tomó otros dos shuriken.

"Jiton: Jiryoku Hiki"

Los proyectiles brillaron de un violeta suave por unos momentos. Luego, la peliplateada lanzó uno. Sintió el enojo en su brazo, y cómo se canalizaba a la estrella ninja. Ésta viajó a gran velocidad, impactando con mucha fuerza sobre una de las dianas de la parte derecha del dojo. No había acertado en el centro, aunque no había sido un mal tiro. Eso sí: la molestia de Taeko le había dado un impulso extra. Lanzó un segundo proyectil, el cual impactó a una distancia similar del centro de la diana. La chica refunfuñó. Todavía le hacía falta más práctica para mejorar su precisión.

"Aunque no falta mucho, eh. Al menos me acerqué más que él. Creo..."

Viró la cabeza casi sin querer, intentando ver qué tan preciso estaba siendo el rubio.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#3
Estaba completamente concentrado en lo mío. Me importaba un completo comino lo que estuviese sucediendo a mi alrededor y, básicamente, estaba absolutamente concentrado en mi hankyu, mis flechas y aquella jodida diana, concretamente en el centro de aquella diana. Tenía que lograrlo o aquella nueva arma no me serviría de mucho en un combate real.

Ni siquiera me di cuenta de que Taeko había entrado en la zona de entrenamiento. Taeko... la muchacha muda de la misión con Yubiwa. Aunque solo habíamos coincidido en aquella misión del demonio, les cogí bastante aprecio a ambos. Incluso, una vez terminada, me dejé llevar demasiado...

Pero bueno, había que seguir practicando así que tomé la tercera flecha, la armé en el arma y fue entonces cuando sentí un característico silbido seguido de un par de golpes secos en una de las dianas del lugar giré el rostro y ahí estaba precisamente Taeko practicando con sus shuriken.


— ¡Taeko-chan! Cuanto tiempo, ¿eh? — exclamé, totalmente feliz de verla de nuevo — ¿Cómo te va todo?

La verdad es que me moría de ganas de enseñarle algo que había aprendido en mi viaje al Valle Aodori, algo que solo me serviría de utilidad con gente muda como ella.
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#4
Al escuchar la voz del rubio, Taeko lanzó casi al instante los dos shuriken que quedaban. El primero golpeó la diana en uno de sus anillos exteriores, casi fallando. El segundo, sin embargo, acertó justo en el medio, por suerte. Al igual que los anteriores, la molestia le había dado potencia extra a los proyectiles, enterrándose un poquito más de lo normal en la madera.

Taeko sonrió nerviosamente hacia Yota. Asintió con un dejo de rubor en sus mejillas. Ni siquiera lo recordaba bien. Solo que el chico se había atrevido ("¡Atrevido!") a darle un beso después de la batalla. No recordaba ni la sensación ni el sabor, ni el tacto. Bien podría haber sido algo en el aire que rodeaba al Árbol Sagrado, una distorsión en el tiempo y su memoria. O tal vez solo no quería recordarlo.

Levantó el pulgar derecho para su compañero mientras avanzaba un poco hacia la diana. Cuando estaba en el rango de su técnica alzó ambas manos y los shuriken se desprendieron de la madera para volar de vuelta hacia ella. Los atrapó uno a uno con veloces movimientos de sus manos. Esa parte del jutsu ya estaba lo suficientemente dominada, ahora solo le hacía falta ser más precisa...

Guardó los shurikens mientras sacaba su libretita de su cinto y escribía rápidamente.

≫Todo bien, dentro de lo que cabe, Yota-san.
No sabía que eras un arquero...


A decir verdad no sabía mucho de Yota. Solo que era usuario de Raiton, y era muy enérgico. "¿Será eso? ¿Los usuarios de Raiton tendrán personalidades electrizantes? Me pregunto si la Naturaleza de cada ninja influye en su forma de ser... ¿O será al revés?"
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#5
La peliplata estaba actuando algo... ¿rara? No sé, llamadme loco pero simplemente levantó el pulgar en cuanto le hablé, recogió sus shuriken y vino hasta mí para escribirme una de sus notas. Pero de un modo u otro la notaba algo extraña, dentro de lo que cabe para alguien que es mudo y tiene sus limitaciones por la discapacidad con la que tiene que convivir.

Pero según ella todo iba bien. Tan solo se sorprendió de pensar que fuese arquero. Pero noe ra el caso, sacudí al cabeza con energía.


— No, no no. Nada de eso. Esto... — levanté el hankyu con la diestra — Bueno, mamá se empecinó y me lo regaló. Dice que me irá bien así que... estaba practicando

Sonreí a la muchacha y sentí que debía hacer algo para sacarla de su preocupación o lo que fuera que le pasaba. Quizás si le contaba lo que había aprendido conseguiría algo.

— Lo cierto es que tomé el consejo de Yubiwa-dono y desde aquella misión me he estado esforzando mucho en todo, incluso en lo quotidiano, lejos de los entrenamientos y los jutsus. Y bueno, aprendí algo y lo hice por ti

Junte mis manos y estas se juntaron formando símbolos que le serían muy familiares a Taeko, dichos signos, formaban letras y a su vez palabras.

«Estoy muy contento de volver a verte desde entonces»
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#6
Taeko soltó una risita. Se le hizo sinceramente gracioso el que una madre le diera un arma de largo alcance como regalo a su hijo.

"Pues la mía me dará diez kilos de metal en polvo..." pensó, sonriendo más ampliamente. Escribió una nota más.

≫Una vez pensé en intentarlo. Pero creo que prefiero sentir el metal al lanzarlo >w<

Yota estaba siendo bastante amable, mientras que la peliplateada no quería dejar ir su enojo. Aquello acentuó el pensamiento de que había sido un momento de impulso, y no uno de perversión. "Pero aun así...". Bajó la mirada un momento. Se preguntó qué tanto podría estar molesta con él. Sin embargo, el chico le dijo que había estado practicando algo especial.

"¿Por... mí?"

Cuando alzó la mirada, vio al joven moviendo sus manos. Y entendió sus manos. Su sonrisa se encogió en un gesto de sorpresa. Por varios segundos no alcanzó a hacer nada. No sabía cómo sentirse. Seguía molesta en el fondo, pero sabía que no había sido algo de mala voluntad. Asintió y sonrió de nuevo. Guardó su libretita en su cinto e hizo señas, tal como Yota lo había hecho. No sabía qué tanta práctica tendría el chico, pero no se detuvo a pensar en ello.

"Yo también estoy contenta de volverte a ver, Yota-san." Y de cierta forma era verdad. Le llenaba de emoción (y pena) que alguien se hubiese tomado la molestia de estudiar lenguaje de señas solo por ella. Se sonrojó ligeramente "No puedo creer que hayas aprendido esto... ¿y por mí?".

Soltó una risa silenciosa, pero totalmente honesta.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#7
Inicialmente, la joven escribió una de sus notitas y me la extendió haciendo una pequeña referencia al hankyu. Fue entonces cuando vi necesario hacer aquello, hablar con las manos, que fuese el silencio y la naturaleza el único sonido del ambiente.

— Claro que lo hice por ti, se supone que somos amigos, ¿Verdad?

De nuevo mis dedos se movieron solos ante la sorpresa de la muda por aquello que estaba descubriendo de mí.

— Además, quién sabe si nos mandarán de nuevo juntos a una nueva misión, y en ese caso este lenguaje nos será realmente útil — sonreí mientras pensaba en aquella misión que me cambió por completo — Aunque no ha sido lo único que he aprendido. También he entrenado duro, ¿Sabes? Supongo que tu también lo has hecho. He aprendido nuevas técnicas aunque aún no estoy totalmente familiarizado con ellas así que bueno tendría que seguir prácticando

Me puse el Hankyu en la espalda de nuevo. El entrenamiento del día había terminado y mientras miraba a los ojos de Taeko recordaba aquel fugaz beso. Recordaba lo bien que me sentí al hacerlo y lo jodidamente impulsivo y desacertado que fui. Por una parte me sentía genial, pero por la otra avergonzado, era extraño.

— ¿Y tu qué me cuentas? ¿Qué ha sido de ti durante todo este tiempo?
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#8
Yota mencionó que eran amigos, ante lo cual Taeko sonrió nerviosamente. Era adorable que el rubio pensara eso, pues apenas y se habían visto dos veces. ¿Sería una de esas personas hiperpositivas que nunca se rinden y creen en el poder de la amistad por encima de todo? La peliplateada no lo consideraba 100% amigo, solo por el mini-rencor que sentía por lo del beso.

A pesar de ello, asintió, incluso más sonriente, como si su cabeza se guiara de algo más que su pensamiento.

El chico dijo que había entrenado mucho y había aprendido más técnicas. La fémina lo recordó a medias, moviéndose por el campo de batalla y utilizando movimientos eléctricos. Esto hizo que una Taeko pesimista apareciese en la parte trasera de su mente.

"Qué genial. Yo no he hecho nada. Qué triste, ¿no?" pensó, pues por algunas circunstancias no había podido entrenar a como quería en un inicio, como cuando comenzó su misión. "Ni siquiera puedo utilizar la Sagin todavía..."

"Yo también he practicado. Pero no he mejorado mucho." le dijo con el movimiento de sus manos. Si bien cuando lo conoció ya presentía que era más fuerte que ella, ahora la diferencia era abismal. "Tuve que pasármela ayudando a mi madre. Está enferma. Aunque a veces una buena amiga nos echa la mano, yo tuve que estar mucho tiempo a su lado. No he entrenado bien en... mucho tiempo." Se encogió de hombros.

"A estas alturas debería de poder controlar la arena... ¡Ay de mí y de mi camino ninja! No me lamento del tiempo con mi madre, solo siento que tal vez pude haberlo aprovechado mejor..." sus pensamientos reverberaron negativamente en su cabeza, aunque sus manos decían cosas en un sentido más... inspirador.

"Debo de trabajar en mi precisión, y en mis técnicas magnéticas. ¡Es lo que he venido a hacer!"

Aparte de ello, no tenía más noticia que darle a su compañero. Su vida, por algunos meses, había sido muy lenta, y casi sin evento alguno. Lo cual desmotivaba a Taeko en demasía.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#9
"Yo también he practicado. Pero no he mejorado mucho."

Hice una mueca, ladeando el lado izquierdo de mis labios, observando sus manos moviéndose mientras se explicaba.

"Tuve que pasármela ayudando a mi madre. Está enferma. Aunque a veces una buena amiga nos echa la mano, yo tuve que estar mucho tiempo a su lado. No he entrenado bien en... mucho tiempo."

— ¡Ostras! Con razón se te ve tan apenada... — vaya, había pensado en voz alta — Quiero decir... Lo siento. No debe ser sencillo tener que cuidar de tu madre, y tampoco debe ser agradable verla enfermando... Si no es mucha indiscreción...

Tragué saliva de golpe y me acerqué un poco más a la peliplateada, esta vez observandola a los ojos con ternura.

— ¿Qué le ocurre a tu madre? Espero que pueda recuperarse lo antes posible y, bueno, si me necesitas con algo y puedo ayudarte no dudes en consultarme, ¿vale?

Terminé mi intervención con una sonrisa.

De pronto recordé mi fugaz encuentro con papá. Allí en mitad de la nada, en aquel valle protegido de la inclemencia de la nieve y el hielo, como le vi morir, muiendo para que las arañas me diesen su bendición, afrontando como el hombre que era su parte del trato con Kyodaigumo-sama. Sentí el vacío de nuevo y cerré mis puños con fuerza, los cuales estaban pegados a mis peirnas, deseando con todas mis fuerzas que la madre de Taeko no acompañase a mi padre en el más allá.
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#10
Yota estaba interesado en la condición de Hirami, la madre de Taeko. No quería ser indiscreto, pero a la peliplateada nunca le molestó contar lo que pasaba con su madre. Sí, era una situación triste y muy complicada, pero no ganaba nada con dejarla en secreto. Sonrió y negó amablemente con la cabeza. Luego comenzó a mover sus manos de nuevo.

"Envenenaron a mi madre cuando estaba embarazada de mí. Por eso yo nací así, sin voz. Y ella quedó debilitada permamentemente. A veces me pregunto si..." Se interrumpió.

"Si yo también tuve la culpa. Si no hubiese estado embarazada, ¿se habría recuperado por completo?" terminó la expresión en su cabeza. Se sorprendió, pues nunca antes lo había pensado de esa manera. Una oleada de desesperación recorrió su cuerpo por un momento. Luego agitó la cabeza y continuó.

"No te preocupes, Yota-san. Una vecina nos ayuda con las cosas médicas. Fuera de ello, no hay nada que se pueda hacer. ¡En fin!" Juntó las manos, sonriente, queriendo dejar un tema así de melancólico detrás "Dime, ¿qué nuevas técnicas has aprendido? ¡Apuesto a que son geniales! Si se puede saber, claro..."

A Taeko le era extraño entrenar con otras personas, y una demostración de lo que otros podían hacer (o habían practicado), le animaría mucho. Aunque entendería si Yota prefiriese mantenerlas en secreto. Al fin y al cabo eran ninjas.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#11
Las delicadas manos de la kunoichi volvían a entrelazarse, formando más palabras, pero hasta con aquel lenguaje que uno podría pensar que carecía de sentimientos y emociones, provocó que mi corazón se encogiese de pura pena y tristeza. Había oído de historias duras, incluso la mía podría serlo. Pero aquella era aún más dura.

"Envenenaron a mi madre cuando estaba embarazada de mí. Por eso yo nací así, sin voz. Y ella quedó debilitada permamentemente. A veces me pregunto si..."

— ¡No! No debes pensar eso, Taeko-chan — dije, sobresaltado quitandole cualquier absurda idea que pudiese rondar la cabeza — Lo que le sucede a tu madre es una putada de narices, pero tu no tienes la culpa de nada, ¿entendido?

Aunque no hubiese acabado la frase, se podía saber lo que pensaba en su interior. Y la verdad, no me apetecía que se torturase de ese modo.

"No te preocupes, Yota-san. Una vecina nos ayuda con las cosas médicas. Fuera de ello, no hay nada que se pueda hacer. ¡En fin!" Juntó las manos, sonriente, queriendo dejar un tema así de melancólico detrás "Dime, ¿qué nuevas técnicas has aprendido? ¡Apuesto a que son geniales! Si se puede saber, claro..."

— Oh bueno, claro que se puede saber pero... bueno, digamos que es complicado. Aún me estoy familiarizando. Será mejor que te presente a alguien para que lo entiendas mejor

Silbé con fuerza tras colocar mis dedos meñique e índice estrategicamente cerca de las comisuras de los labios.

De entre el follaje apareció el inconfundible arácnido con el que ya empezaba a estrechar amistad. Era oscuro como la noche y en su abdomen se dibujaba un reloj de arena carmesí, mismo color que sus ocho ojos.


— Te presento a Kumopansa, Taeko-chan

El animal se acercó hasta la muchacha.

— ¡Hostias! — exclamó — Tenías que haberme dicho que te habías echado novia tio — indicó finalmente para acabar soltando una ligera y breve carcajada.

— es un poco impertinente, pero es una buena araña, ya te acostumbrarás
[Imagen: tumblr_mv3cygL4jU1stlpyfo1_500.gif]

Narro ~ Hablo ~ Pienso
Responder
#12
Yota no tardó en intentar hacerla sentir bien. Taeko se preguntó qué la había delatado en su pensar. ¿Había puesto una expresión tan triste? Sonrió ampliamente ante su comentario.

"Es un buen chico... Creo que yo estaba exagerando al comportarme tan fría al inicio... ¡Cuánto lo siento!" pensó, contenta. Era así como deberían de comenzar las amistades.

El chico hizo el comentario entonces de que su técnica era algo complicado. La peliplateada se preguntó si era un jutsu difícil de realizar, o si solo necesitaba de mucha práctica. Yota entonces llamó a alguien mediante un silbido, para ayudarle a ilustrarse. Quien se acercó, sin embargo, dejó a Taeko con los ojos cuadrados. Era una araña enorme. Bueno, no enorme, pero sí grande para una araña. La chica dio medio paso hacia atrás, como un acto reflejo, hasta que Kumopansa habló.

"¿Echado... novia? Novia... novia... novia..." esa palabra resonó en su cabeza como bolita de pachinko. "¿¡NOVIA!?"

Sin pensarlo, entonces, como un acto reflejo, Taeko le soltó una patada a Kumopansa. La chica se había puesto totalmente roja, y parecía echar humo por las orejas. Un segundo después, comenzó a agitar las manos nerviosamente frente a Yota, para luego hacer señas.

"¡Lo siento, lo siento, lo siento! ¡Fue sin querer!"

No sabía qué más decir, pues había sido una acción muy poco natural de su parte. No habría reaccionado así si hubiese sido con otra persona. Parecía que aquel beso sería un lastre en su mente por mucho tiempo...
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder