Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
Había que reconocer que la chica le ponía entusiasmo a su trabajo, seguramente era la única manera de darle un poco de emoción al trabajo de oficina.

— Eso es, eso es. Sora nos dijo que vinieramos aquí a que se nos asignase la misión el rubio seguía en su linea, parecía que en lugar de estar pidiendo una misión en el Edificio del Morikage estuviese en la barra de cualquier bar en el que dejasen entrar a un mocoso

"Es un maldito salvaje..."

Mientra tanto la muchacha se había dado la vuelta para rebuscar entre las cosas que tenía en su lugar de trabajo, para finalmente regresar con un pequeño rollo de pergamino entre sus manos

— ¿Quién va a ser el encargado de portar el pergamino? miró primero a uno y luego al otro

— ¡Oh!.. Creo que lo hará Izumi — le hizo un gesto a la recepcionista para que se acercase para luego murmurarle algo al oído que la pelirosa no llegó a captar

—Será lo mejor...— dejó escapar un suspiro mientras alargaba la mano para recoger el pergamino.

Mientras Yota flirteaba con la chica del pelo corto y alegría eterna, Izumi desplegó el pergamino para ver que tarea se les había asignado hoy.

"Me conformo con que sea cerca..."
Responder
#17
¡Bien, bien! ¡Pues al lío, jóvenes entusiastas! — Algo que quedaba muy claro es que Neru no tenía ni idea de leer las emociones ni el ambiente, así que después de entregar el pergamino volvió dando pequeños saltitos hacia su lugar de trabajo. — Cuando terminéis de hacer la misión, el encargado os dará otro pergamino acreditando que habéis cumplido la misión, volved aquí con ambos pergaminos una vez acabéis, ¡buena suerte!

Y sus ojos alegres se escondieron detrás del mostrador a seguir haciendo lo que se supone que era su trabajo.

Mientras tanto, Izumi podía leer tranquilamente el pergamino.


Misión rango D


Peticionario: Kimura Kuro
Lugar: Dojos de Instrucción
Solicitud: Después de un periodo largo de instrucción del Taijutsu básico, los jóvenes necesitan ver algo más que a su profesor dar patadas y puñetazos al aire o a muñecos, por eso necesitamos a una pareja de genin (recién graduados o con poca experiencia) para que los alumnos y alumnas vean como sería un combate de verdad nada más salir de la academia, tomándolo como clase de instrucción. Por ello los genin, a parte de combatir frente al alumnado, tendrán que ayudar a los más jóvenes con sus dudas o posibles problemas.
Responder
#18
Obviamente, ¿Qué iba a decir Izumi sino? Pues exactamente eso. Tomar la responsabilidad ante mi supuesta inmadurez y hacerlo con las pocas ganas con las que iba en aquel día. Ni más ni menos. Con lo cual, la chica de cabellos cortos le tendió el pergamino a mi compañera.

¡Bien, bien! ¡Pues al lío, jóvenes entusiastas! — dijo al volver a la zona de trabajo de una forma excesivamente feliz, aunque no puede evitar sonreír al verlo. — Cuando terminéis de hacer la misión, el encargado os dará otro pergamino acreditando que habéis cumplido la misión, volved aquí con ambos pergaminos una vez acabéis, ¡buena suerte!

— ¡Volveremos con los dos pergaminos!

Alcé el puño convencido pero... Ardía en deseos de saber qué era lo que nos habían encomendado.

— Bueno, ¿Qué pone? ¿Qué tenemos que hacer?

La pregunta, claro está, iba dirigida a la pelirosa que tenía en sus manos toda la información sobre la misión y era la que tendría que resolver mis dudas y mi curiosidad. Era el precio que tenía que pagar por hacer el papel de madura.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#19
— ¡Bien, bien! ¡Pues al lío, jóvenes entusiastas! — Izumi recogió el pergamino de las manos de aquella chica que cada vez le parecía más extraña, sobre todo después de ver como se alejaba dando saltitos

"Hay que valorar que al menos tiene la moral alta..." mientras la chica se alejaba en dirección a su lugar de trabajo, la pelirosa extendió el pergamino entre sus manos y lo leyó atentamente

— Cuando terminéis de hacer la misión, el encargado os dará otro pergamino acreditando que habéis cumplido la misión, volved aquí con ambos pergaminos una vez acabéis, ¡buena suerte!

"En principio no parece difícil, simplemente tenemos que hacer de sacos de boxeo para que el sensei se luzca..."

— ¡Volveremos con los dos pergaminos! Izumi miró a Yota con condescendencia

"A él seguro que se le da genial"

— Bueno, ¿Qué pone? ¿Qué tenemos que hacer? reclamó impaciente su compañero

Le tendió el pergamino a su compañero para que pudiese leerlo mientras ella le hacia un rápido resumen

—El resumen es que vamos a ser los muñecos de entrenamiento de un tal Kimura Kuro— no le hacía especial ilusión, pero al menos era dentro de la aldea
Responder
#20
Ahora con la misión en sus manos, solo les quedaba visitar el dojo donde tendrían que llevar a cabo la misma: el dojo encargado del Taijutsu básico, casi siempre enseñado por Kuro-san, el hombre de cejas anchas y pelo rapado, con una sonrisa de oreja a oreja y unos músculos notables que siempre resaltaban porque el hombre en cuestión llevaba una camiseta ceñida con el símbolo de su villa en la espalda.

El comienzo era fácil: llegar allí y presentarse, lo demás corría a cargo de cómo tomasen los jóvenes su actuación.

Hale, id a los dojos de instrucción, yo no tengo mucho más que decir, muevo el tema al lugar correspondiente.
Responder
#21
—El resumen es que vamos a ser los muñecos de entrenamiento de un tal Kimura Kuro—

— ¿Eh? Bueno, no parece demasiado complicado — Bromeaba ante la explicación de la apática kunoichi.

Tomé el pergamino en cuanto me lo cedió para ver de que se trataba. Santo Dios. No esperaba algo así de buenas a primeras. Supongo que hacer de ayudante de profesor de taijutsu no está nada mal, a fin de cuentas era una de mis especialidades. Aquello iba a estar bien.

— Bueno, pues vamos a ver si encontramos ese tal Kimura Kuro — dije, dándome la vuelta para dar a entender que ya me iba.

Mi destino eran los dojos, siempre característicos del lugar y esperaría a que Izumi optase por tragarse su orgullo y su mala leche y viniese. Aunque me temía lo peor, ¿Un puñetazo en la cara de algún alumno impertinente? Sí, seguro que Izumi estaría encantada de hacer eso.


— Toma, guárdalo tu — le devolví el pergamino a mi compañera de misión y equipo.

*A fin de cuentas se supone que eres la madura responsable*
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#22
— ¿Eh? Bueno, no parece demasiado complicado — y la verdad es que tenía razón, en principio iba a ser una larga y aburrida jornada ayudando a un profesor a lucirse frente a sus alumnos... lo que no hacía ni pizca de gracia a la pelirosa

"Bueno... sabía que esto empezaba así, solo espero que no tarden mucho en darnos misiones un poco más complejas" se lamentaba para sí mientras su compañero leía el pergamino "No creo que mi nivel sea tan malo como para estar haciendo este tipo de misiones mucho más..." llamar la atención de su kage completando esos absurdos encargos se le antojaba imposible y eso provocaba en ella una mezcla de frustración e impotencia "Hasta la abuela empezó así" trató de animarse, tampoco era plan de ir al borde del suicidio

— Bueno, pues vamos a ver si encontramos ese tal Kimura Kuro — el chico se dio la vuelta — Toma, guárdalo tu — aunque antes de ponerse en marcha, le devolvió el pergamino.

—¿Te suena de algo el nombre del sensei?— comentó la joven mientras guardaba el pergamino en su portaobjetos, a la vez que echaba a andar a la par de su compañero —Por que a mi de nada...—

"Solo espero que sea bueno, así al menos algo podría aprender..." era su última esperanza, aunque no conocer el nombre del sensei le hacía indicar que seguramente sería otro de esos mediocres
Responder
#23
El sol se encontraba exactamente en el mismo punto donde estaba antes de que ambos entrasen en el Edificio del Morikage, haciendo el mismo perfecto día que el anterior y el anterior...

E Izumi y Yota seguían teniendo que ir a los dojos.
Responder
#24
—¿Te suena de algo el nombre del sensei?— comentó la joven mientras guardaba el pergamino en su portaobjetos, a la vez que echaba a andar a la par de su compañero —Por que a mi de nada...—

— Pues la verdad es que no aunque... — decía mientras me frotaba la nuca como si aquello sirviese para que recordase algo — Quizás cuando le veamos la cara si que logre recordarle

Sin darnos cuenta, cruzamos las pocas calles que nos separaban de los dojos y allí los teníamos delante de nuestras narices. Bastante más pequeños que el dojo del cual veníamos pero que me traían tantos recuerdos. No solo de las clases prácticas de la academia donde me forje como ninja, sino de los entrenamientos por la tarde e incluso a veces por la noche con Setsuna.

— Bueno, pues ya hemos llegado. Vayamos a buscar al sensei ese
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#25
Que ha Yota tampoco le sonase de nada aquel nombre, no hacia nada más que aumentar sus sospechas y disminuir sus ganas de hacer aquella misión... pero no le quedaba más remedio que cumplir con su deber, fuese el que fuese. Si quería llamar la atención de Morikage-sama debía de cumplir todos los encargos con diligencia

No tardaron mucho tiempo en llegar hasta la puerta del dojo donde solían impartirse las clases de Taijutsu a los alumnos de la Academia, era un edificio bastante grande aunque no podía compararse con el dojo familiar. Sin embargo, aquel lugar traía consigo recuerdos no muy lejanos, de cuando ella se preparaba en la academia

— Bueno, pues ya hemos llegado. Vayamos a buscar al sensei ese por una vez Izumi estaba de acuerdo con el chico

—Sí, cuanto antes empezemos antes acabamos— respondió la joven mientras avanzaba hacia la puerta del edificio junto con su compañero de fatigas
Responder
#26
Si alguien conocía a Kimura Kuro, seguramente lo definiría como alguien sin sangre en las venas, que había aprendido a luchar simplemente porque de eso solía ir ser un shinobi, por eso cuando tuvo la oportunidad de retirarse a dar clase en los Dojos no dudó dos veces en aceptar. No era un mal ninja, al contrario; solo que era muy perezoso, paciente, y pocas veces se daba cuenta de lo que sucedía a su alrededor.

Abrió la puerta despacio cuando escuchó unas voces fuera, que habían causado que dejase de dar su habitual clase de Taijutsu en aquel lugar, así que antes de que Izumi pudiese abrir, una cabeza de piel morena y cabello más oscuro todavía apareció con ojos entrecerrados por ella.

¿Qué queréis? — Preguntó mirando a Yota, luego viró su vista hacia la joven de cabellos rosados. — No quiero nada de lo que vendáis, ¿no veis que estamos en medio de una clase?
Responder
#27
Antes siquiera de que Izumi pudiese abrir la puerta, esta se abrió, previsiblemente porque alguien desde el otro lado hizo lo que iba a hacer la joven gennin.

¿Qué queréis? — Preguntó mirando a Yota, luego viró su vista hacia la joven de cabellos rosados. — No quiero nada de lo que vendáis, ¿no veis que estamos en medio de una clase?

Vi al tipo de cabello y piel morena esperando que fuese la persona que íbamos a buscar para empezar con aquella peculiar tarea.

Me acerqué un poco.


— Venimos en buca de Kimura Kuro, ¿Sabe donde podemos encontrarle? —

Miré a mi compañera y le indiqué que se acercará hasta nosotros.

— Vamos, enséñale el pergamino
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
#28
Si aquel tipo, como parecía, era el sensei al que buscaban "Vaya pintas me lleva este hombre..."

— ¿Qué queréis? — Preguntó mientras pasaba la mirada por ambos gennins, primero al chico y luego a la chica — No quiero nada de lo que vendáis, ¿no veis que estamos en medio de una clase?

"¡¿Pero quién se cree que es este tipo?!" la pelirosa iba a protestar, no soportaba que la tratasen de aquella forma tan despectiva, pero por suerte el pelirubio siguió fiel a su habitual velocidad de respuesta y se adelanto

— Venimos en buca de Kimura Kuro, ¿Sabe donde podemos encontrarle? — el chico se giró para indicar a la pelirosa que se acercase — Vamos, enséñale el pergamino

"Sé fuerte Izumi, recuerda que estás en una misión y que ese tipo es el cliente" haciendo un esfuerzo sobrehumano, decidió tragarse una vez más su orgullo en pos de la misión

Sacó con rapidez el pergamino y lo extendió con la misma presteza, para finalmente ponerlo frente a los ojos de aquel tipo. De hecho se lo había puesto tan cerca que casi rozaba la punta de la nariz

—Ha esto hemos venido— añadió la joven secamente
Responder
#29
Cuando el Yotsuki mencionó su nombre enarcó una ceja pero se mantuvo en su posición, solo cuando la kunoichi de la pareja sacó el pergamino para entregárselo en la cara no sacó todo su cuerpo dejando ver a un hombre alto y con el cuerpo bastante trabajado.

Veamos... — Mencionó mientras tomaba el pergamino de las manos de Izumi y lo leía por encima. — ¿Sois los del encargo? Bien, llegáis cuando os necesito, ¡si es que sé que en esta villa las misiones se hacen en tiempo récord! — Su semblante cambió a uno más iluminado, sin embargo no sonrió en ningún momento. Le devolvió el pergamino a la chica y abrió más la puerta para que ambos pasasen. — Pasad, os presentaré a la clase y luego ya podéis proceder a hacer una demostración, ¿os importará que los alumnos os hagan alguna pregunta?

Esa pregunta la lanzó cuando ambos ya estuviesen dentro del recinto, que no se alejaba de lo que era un Dojo normal, típico; de colores oscuros y normalmente caracterizado por ser de tonos marrones, un pasillo era lo que tenían que recorrer para llegar a la clase donde se encontraban, seguramente, un grupo de unos doce alumnos, puede que catorce.

Antes de entrar, la última pregunta, ¿habéis peleado alguna vez entre vosotros? — Preguntó girándose a ellos. — Dos personas que entrenan juntas suelen favorecerse a la hora de combatir, tanto en contra como en equipo, creo que os vendría bien si no lo habéis hecho a menudo.

Luego esperó a sus contestaciones.
Responder
#30
Vaya, tras la presentación del pergamino parecía que todo había cambiado, ¡Hasta el tipo se atrevió a mostrar un semblante más relajado! Buenas noticias, sin duda. Y bueno, tal y como esperábamos, aquel hombre era el tal Kimura Kuro.

Nos invitó a ir entrando para conocer cuanto antes a los alumnos.


¿Sois los del encargo? Bien, llegáis cuando os necesito, ¡si es que sé que en esta villa las misiones se hacen en tiempo récord! — Su semblante cambió a uno más iluminado, sin embargo no sonrió en ningún momento. Le devolvió el pergamino a la chica y abrió más la puerta para que ambos pasasen. — Pasad, os presentaré a la clase y luego ya podéis proceder a hacer una demostración, ¿os importará que los alumnos os hagan alguna pregunta?

Eso hice. Acceder al interior del dojo el cual lucía como todos los demás con el mismo tipo de colores y materiales. Pero hubo algo que no me terminó de agradar. Sora iba a ponernos más a prueba de lo que el par de gennins podían imaginarse.

— Espera, espera un segundito, ¿Has dicho demostración? ¿Voy a tener que luchar con Izumi?

*Todo el mundo sabe que eso es una locura*

Metí mis manos en los bolsillos del pantalón mientras avanzábamos por el pasillo del dojo, totalmente pensativo. Pensando en como hacer para que esa demostración fuese lo más parecido a una demostración.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.