Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Tantas estrellas y he perdido el Norte
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#1
Luego de las peleas, las bijuudamas, las carreras.

Luego de la desconfianza, la confusión, el terror.

Luego de que casi estallara una guerra, ahora los kusajin se dirigían todos de vuelta a su villa, a su hogar.

Estaban todos rodeados de ninjas de altísimo nivel y ya se encontraban fuera de peligro, pero era seguro decir que nadie volvía a casa sintiéndose tranquilo, nadie volvía sintiéndose a salvo.

El peliverde se hallaba aquella noche en la popa de la embarcación, apoyado en ma barandilla mientras observaba el mar, reflexionando.

Reflexionaba sobre todo lo que había y sobre lo que él mismo había hecho. Había cometido errores y el ardor que sentía en toda la parte frontal de su cuerpo lo demostraba.

No, aquello no fue un error, su error fue no estar preparado para llevarlo acabo.

Pero su error mas grande no fue otro sino olvidarse de su verdadero objetivo cuando las cosas se pusieron tensas. Pues su verdadero deseo nunca ha sido proteger solo a su aldea y compañeros, no, su deseo era más grande.

Quería protegerlos a todos, y para eso tendría que haber empezado por hablar, por confiar.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#2
Como un fantasma que vaga por un castillo encantado, Etsu deambulaba por el barco que tomaba regreso a casa. Sin ánimo alguno, pues toda ésta situación le había hecho verse como algo en lo que no quería convertirse. Un monstruo sediento de conflicto, de peleas; una abominación que busca conflictos tan solo con afán de mejorar sus fuerzas, pese al costo de vidas que podría significar eso.

Alegrarse por el comienzo de una guerra.

Golpeó el mamparo del barco, enfadado consigo mismo. Akane, a su lado, prefirió no molestarlo. Sabía que al igual que él en muchas ocasiones, ésas situaciones no eran mas que cosas pasajeras, que pronto su hermano volvería a ser el de siempre. Quizás estaba en lo cierto, o quizás no...

Fuere como fuere, el Inuzuka tomó aire, y le exhaló con mesurada lentitud.

Mierda ya... necesito aire.

Con las mismas, comenzó a andar, dejando tras de si su camarote. Tras salir del mismo, buscó la salida de los alojamientos, y poco mas tarde de toda pared que pudiese impedirle tomar aire fresco. En el umbral de la última puerta, tomó de nuevo una bocanada de aire; tomó tanto que casi desfalleció en el intento. Tras apenas deliberarlo, lo dejó escapar.

Muchos, aún tensos por lo sucedido, habían imitado al Inuzuka. No era el único que andaba por la cubierta de la embarcación, ni mucho menos. La tensión casi se podía rasgar con un tenedor. Aunque, en gran parte también algunos celebraban que no había estallado la guerra.

Si, quizás ese era un buen punto a celebrar.

Pero no estaba el horno para bollos. Etsu no era de tomar alcohol, y mucho menos tenía pretensión de empezar justo ahora. Caminó hacia la popa, buscando alejarse un poco del resto, y ver cómo iban dejando atrás esa tierra de locos. Uzushiogakure había sido para él la tierra de los condenados, el hogar de los dementes.

Llegó hasta la barandilla, donde alguno que otro andaba apoyado, e imitó el gesto. Se dejó caer casi a peso de plomo, con la mirada perdida en la nada, pues ya ni se veía Uzu...

Vaya mierda...
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#3
Mientras Daigo todavía se encontraba apoyado en ma barandilla, una persona en particular se ubicó a su lado.

—Vaya mierda...

Daigo giró la cabeza por instinto y pudo comprobar que aquel chico se trataba del Inuzuka que había golpeado a Datsue.

Probablemente lo normal habría sido ignorarlo y centrarse en sus propios problemas, pero Daigo creía que era en momentos como este en los que la gente debía apoyarse.

—Hola, no me llegué a presentat antes, soy Tsukiyama Daigo.

Y para apoyarse, qué menos que empezar por conocerse.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#4
Como si no destacase por su cabellera, no fue a parar al lado de otra persona, si no justo a la vera de uno de los chicos con los que se había unido a la persecución a lo loco. Éste se giró hacia Etsu para cuando éste soltó el insulto a la nada. Sin mas, se presentó. Su nombre era Tsukiyama Daigo, y obviamente era de Kusagakure. En cierto modo, no habían tenido tiempo antes para presentaciones, ni mucho menos. Pero también era cierto que Etsu y Akane se habían separado del grupo para el regreso. No había querido saber nada del grupo, ni del co-lider de la aldea, y era porque tenía sus motivos...

Podía volver a hacerlo. Ignorar al chico éste que tenía a su vera, y reflexionar sobre todo eso que ahora mismo golpeaba de manera tan abrupta su cabeza. Pero no pudo hacerlo, la verdad. Si algo le habían enseñado en Kusa —su abuelo en realidad— eran modales. No se podía dejar ahí plantada a una persona que se presenta debidamente.

Inuzuka Etsu. Éste es Inuzuka Akane. Encantado.

En realidad, había sido tosco y seco como el culín de una cerveza que lleva media tarde a pleno sol. Casi que desagradable, pero bueno... al menos lo intentaba, lo de no ser del todo desagradable. Hasta intentó sonreír, que ya era más de lo que había logrado Akane hasta el momento.

Modales. Malditos todos ellos.

Dejó caer de nuevo la mirada sobre el horizonte. Tomó un poco de aire, y volvió a soltarlo poco a poco, en un suspiro prolongado. Por un momento, desvió su mirada hacia Daigo, mirándolo de reojo, aunque no de mala manera —¿también andas buscando un poco de aire? esas paredes agobian, ¿verdad?

Podía hablar de mil y una cosas, quizás... hasta del tiempo. Pero seguramente hubiese sido un descaro, ¿no? aunque en realidad, no tenía don de palabras. No habría funcionado de igual manera.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#5
El chico, a quien ahora Daigo podía identificar como Inuzuka Etsu «¡Su nombre me suena!» Se presentó lo mejor e incluso intentó sonreír, pero parecía que le costaba horrores.

A cualquiera le costaría volver a la normalidad luego de todo lo que sucedió.

Daigo continuó observando a su compañero mientras intentaba descifrar qué debía hacer para apoyarlo, pero este se giró hacia el horizonte, solo mirando al boxeador de reojo.

—¿También andas buscando un poco de aire? esas paredes agobian, ¿verdad?

El peliverde se giró también hacia el horizonte al escuchar a su compañero. Demonios, en verdad parecía afectado.

—Tienes razón, entre paredes es muy complicado pensar con claridad, especialmente luego de todo lo que ha pasado... —dijo—, ¿tú qué piensas, Etsu-san? respecto a todo lo de hoy...

Tenía la esperanza de que si le contaba como se sentía, quizá se sentiría mejor.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#6
El chico que tenía a su vera adoptó una posición similar a la suya, observando también el horizonte. Reflexionó un poco en lo dicho por el rastas, y terminó escupiendo que entre paredes no se piensa con igual claridad. Al menos no después de todo lo sucedido en esa demente villa. Sin pelos en la lengua, lanzó la pregunta. Preguntó al Inuzuka qué pensaba respecto a lo sucedido.

Siendo sincero, lo sucedido había sido bastante singular y hasta catastrófico, pero... le molestaba más su propio comportamiento. Lo sucedido casi había pasado a un segundo plano tras darse cuenta de que el verdadero problema era él, y posiblemente todos aquellos que como él, hubiesen sentido unas atroces ganas de combatir, bajo el mínimo motivo.

La verdad, todo el caos que se formó... ni me enteré. Fui a por unos refrescos y unos aperitivos, y para cuando llegué, todo estaba patas arriba. La gente gritando de un lado a otro, civiles buscando auxilio, ninjas peleando contra otros ninjas... —todo había sido un mal trago —...creía que había estallado una guerra, sinceramente.

»Cuando os vi a todos enfrascados en una persecución, buscando alcanzar a Uchiha Datsue... ni lo pensé, me lancé a asestarle un puñetazo en plena jeta. El muy cabrón y yo tenemos cuentas pendientes. Pero... eso no es lo que me está agobiando...

Tomó aire, y volvió el gesto hacia Daigo.

Quiero ser el shinobi mas fuerte de todos los tiempos. Quiero que mi apellido sea de nuevo reconocido, que reluzca entre los mejores clanes de Onindo. Cuando todo ésto estalló... tan solo me sentí contento. Contento por lo que creía era una guerra. Contento por poder combatir. Contento por poder herir a otros sin motivo...

»Ahora me veo... un monstruo... ¿cómo pude tener la poca vergüenza de emocionarme por eso?

Akane, que en todo momento había permanecido a su lado, comprendió un poco mejor la situación. No había querido insistir en el asunto, pero Daigo no era él, ni tampoco conocía tanto a Etsu como para saber que tan solo necesitaba tiempo.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#7
Etsu acabó sincerarse con el peliverde, contándole todo lo que vio y como se sintió durante toda aquella catástrofe. Le contó que aquello lo pilló comprando algo de comer, que pensó que había estallado una guerra y se lanzó a por Uchiha Datsue al ver que sus compañeros lo perseguían.

«Sí... aquello fue un accidente».

Pero incluso más importante que aquello, Etsu le habló de sus sueños, le dijo que quería llegar a ser el shinobi más fuerte de todos...

...y que se sintió bien al pensar que podría pelear, que había estallado una guerra.

Daigo le sonrió y puso su mano más cercana sobre el hombro de su compañero para reconfortarlo.

—Está bien sentirse mal por estas cosas, Etsu-san, porque un monstruo no se arrepentiría. —le dijo—, quizá solo es cuestión de llegar a casa, seguir adelante, hacerlo lo mejor que podamos y... no cometer los mismos errores de hoy, nunca más, ¿no crees?
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#8
Daigo, lejos de reprocharle que era un puto monstruo, y salir corriendo moviendo estrepitósamente las manos de un lado a otro a grito pelado, le puso la mano sobre el hombro. Con las mismas, inquirió que los monstruos no son capaces de razonar sus errores, y que si de verdad se había dado cuenta eso lo eximía de serlo. Todo era cuestión de regresar a casa y seguir adelante, y no volver a tropezar dos veces con la misma piedra.

Razón no le faltaba al chico, estaba realmente en lo cierto.

«Si, supongo que sí... pero, eso no cambia el cómo me sentí...»

Entiendo lo que dices... pero me sentí condenadamente feliz... y eso no está bien. —sentenció el Inuzuka.

Akane tomó aire, cargó sus cuerdas vocales con chakra, y decidido se atrevió —touuwntorl.

Etsu no pudo evitar girarse, asombrado. No entendía como cada vez que se daba la vuelta Akane hablaba mas parecido a una persona... era asombroso.

Joder, Akane... deja ya de ladrar tan raro, que así no hay quien te entienda...

Akane mostró una mirada de desdén hacia Etsu acorde a su estado. No podían entender cómo no le había entendido en humano, casi lo había hecho perfecto. Quizás, solo quizás, le faltaba algo de práctica aún.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#9
—Entiendo lo que dices... pero me sentí condenadamente feliz... y eso no está bien —respondió Etsu.

Daigo cerró los ojos, pensativo. Estaba claro que no conseguiría que se sintiera mejor de golpe, pero tan solo esperaba haber causado algún efecto.

—touuwntorl.

—¿Eh?

Se giró hacia Akane, confundido. Aquel había sido en verdad el ladrido más extraño que Daigo había escuchado en su vida.

—Joder, Akane... deja ya de ladrar tan raro, que así no hay quien te entienda...

El peliverde no pudo evitar reírse tontamente cubriendo su boca con el puño ligeramente cerrado.

—¡Qué mono! Casi parecía que te había llamado tonto y todo.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#10
Daigo se sorprendió tanto del ladrido, aullido, o lo que coño fuese de Akane como Etsu. Éste no pudo evitar una risa tonta, y terminó por confesar que hasta le había parecido mono, porque casi parecía haberle llamado tonto. Etsu no rió, si no que quedó aún mas extrañado. El can ya llevaba un tiempo haciendo unos ladridos y aullidos de lo mas raro, y en ésta ocasión hasta había escuchado lo mismo que Daigo...

Se llevó la mano al mentón, y lo rascó dubitativo. No pudo evitar arquear una ceja en lo que observaba al enorme huskie. No sabía de demasiados Inuzuka, y al que mas conocía era a su abuelo. Pero el enorme can del abuelo no hablaba como una persona, ni la imitaba... simplemente ladraba y gruñía. Pero Akane... se veía bastante mas listo que ese otro can, ¿sería posible que imitase las voces como un loro?

¿Puedes hablar o eres como un loro, tío?

Akane ladeó el rostro, cual can que intenta comprender lo que su dueño dice. Volvió a ladear el rostro hacia el lado contrario, y miró a Daigo. Casi parecía hacerse el interesante, a saber qué pasaba por su cabeza en ese instante.

¿Tiiioooorl? —¿ladró?

Etsu no pudo evitar un leve respingo de sorpresa, jamás hubiese imaginado que el can era capaz casi de hablar. Aún le faltaba práctica, pero... ¿cómo?

¡Hostia puta! —bramó el Inuzuka —¿cómo cojones...? ¿desde cuando...? ¿cómo coño....?

El chico fue incapaz de terminar una sola frase, estaba impactado. Realmente impactado.

¡La madre que lo parió!

Miró a Daigo —éste perro me ha salido medio loro... ¿qué cojones...?

Como si Daigo supiese más que él sobre perros.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#11
—¿Puedes hablar o eres como un loro, tío? —Incluso más sorprendido que Daigo, el Inuzuka se dirigió a su perro.

Akane miró a Daigo, confundido, y el peliverde le devolvió la mirada. No creía que el perro pudiera estar hablando, aquello era imposible, pero ya había visto él mismo la araña de Yota...

—¿Tiiioooorl?

Daigo dio un paso hacia atrás por instinto.

—¿Cómo puede...?

—¡Hostia puta! ¿cómo cojones...? ¿desde cuando...? ¿cómo coño....?

Ninguno de los dos podían entender lo que estaba pasando.

—¡La madre que lo parió! —exlamó Etsu y miró a Daigo—, éste perro me ha salido medio loro... ¿qué cojones...?

Daigo se giró hacia Etsu, incluso más sorprendido por su reacción que por el perro parlanchín.

—¿Me estás diciendo que nunca te habías enterado de que hablaba? —entonces, Daigo se acercó peligrosamente a Akame. Quería cogerlo, acariciarlo, abrazarlo o todo a la vez, no lo sabía—, ¡este tiene que ser el perro más listo del mundo!
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#12
El perro-loro imitó nuevamente la voz de Etsu, mas o menos. Las palabras no le salían del todo, pero si que estaba pillandole el truco a imitar a su hermano. Obviamente, de manera un tanto cómica. No fue tan solo Etsu quien se extrañó, Daigo también quedó sorprendido de que Akane pudiese hablar. No era una invocación, ni era un perro sagrado de un monje budista... era tan solo un huskie normal y corriente. Al menos eso siempre había creído Etsu.

Daigo preguntó sin tapujos si no tenía conocimientos de que Akane podía hacerlo. La respuesta era obvia, no, claro que no... de lo contrario, no se habría sorprendido de esa manera. Además, ¿qué clase de perro es capaz de hablar? Daigo lo interpretó como que debía ser un el can mas listo del mundo.

Es la primera vez que lo hace, la verdad... —Etsu volvió la mirada hacia Akane —¿pero... puedes hablar o solo escupes palabras sin sentido?

¿Ababaur?

Etsu lo miró de reojo. Si, como de costumbre, volvía a ladrar de lo mas raro... eso no era una palabra, era una respuesta tan típica como de costumbre. Aunque, al menos así fue capaz de preguntar a qué se refería.

Digo que si puedes hablar humano como canino...

¡Woof! —contestó de manera rotunda.

Entiendo.

El maldito can si qué había de ser inteligente, no era cosa sencilla lo que estaba haciendo. Tendría que preguntarle al abuelo, éstas cosas escapaban radicalmente de su comprensión... ¿qué mas cosas ocultaba su linaje?
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#13
Los hermanos Inuzuka empezaron a conversar sobre la aparentemente recién adquirida habilidad de Akane, pero esta vez el perro no intentaba hablar como un humano, sino que utilizaba únicamente ladridos que por algún motivo Etsu podia entender mejor que los intentos de Akane de comunicarse mediante el verbo.

Daigo se quedó unos segundos mirando a los Inuzuka, algo conmovido por la relación que parecían tener ambos, una relación lo suficientemente fuerte como para entenderse a pesar de las barreras del lenguaje...

...o quizá Etsu solo resultaba ser un shinobi muy especial que podía entender a los perros. De todos modos, aquello no era menos sorprendente.

«Vaya, parece que no solo hay animales ninja que hablan, sino que también hay ninja que pueden hablar con animales... ¡mola!»

Daigo posó su mano sobre la cabeza del perro y, si se lo permitía, lo acarició suavemente.

—¿Y bien? ¿Qué te ha dicho?
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#14
Akane sin lugar a dudas era inteligente, casi mas inteligente que Etsu a decir verdad. Pero había superado sin medida al resto de perros comunes, imitar el lenguaje humano era complicado hasta para los loros y demás psitacidas. Aún no podía hacerlo en plena capacidad, casi se confundía con un mal ladrido... pero ya era un principio. Con su lenguaje habitual, informó que era capaz de hablar pero que aún no sabía hacerlo, así que tan solo podía hacer falsas frases, intentos de diálogo... como mucho podía hacer como una cacatúa.

Lo bueno es que al menos no tenía que cargarlo al hombro cual pirata. Hubiese sido una desdicha con un can de más de 30 kilos...

Entre tanto, Daigo aprovechó la situación para acortar las distancias para con Akane. Con calma pero decidido, se atrevió a intentar acariciar al can. Éste obviamente no se negó. No era de ir buscándolas, pero si una persona lo intentaba, no era de los que ladraban o mordían para impedirlo. Daigo pudo palpar el suave pelaje del animal, que aunque parecía asalvajado y para nada cuidado, realmente era justo todo lo contrario.

El peliverde preguntó qué había respondido, intrigado por la respuesta ante tantas dudas.

Pues básicamente es como un loro... sabe imitar palabras, pero aún no sabe relacionarlas, y tampoco es que tenga mucha idea de cómo pronunciar... ya lo has visto.

» Pero bueno, la verdad es que no tenía ni idea sobre ésto. Tendré que preguntarle al abuelo.


Etsu tomó las confianzas para golpear a Daigo en el hombro; un puñetazo muy leve, simplemente que llamaba su atención.

Por cierto, gracias por intentar animarme a pesar de que ni nos conocemos apenas. La gente debería ser más como tú...

«Algún día me gustaría hacer equipo con éste chico, me cae bien.»
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 12
Exp: 4 puntos
Dinero: 500 ryōs
#15
—Pues básicamente es como un loro... sabe imitar palabras, pero aún no sabe relacionarlas, y tampoco es que tenga mucha idea de cómo pronunciar... ya lo has visto.

» Pero bueno, la verdad es que no tenía ni idea sobre ésto. Tendré que preguntarle al abuelo.


Al escuchar eso, Daigo soltó un "Ooh" mientras dejaba en paz a Akane. Por lo visto el can solo repetía palabras sin conocer su significado, pero aquello no era mucho menos impresionante, no señor ¡Era un perro loro!

Un golpecito en el hombro llamó la atención del peliverde. Se trataba de Etsu, que parecía querer decirle algo.

—Por cierto, gracias por intentar animarme a pesar de que ni nos conocemos apenas. La gente debería ser más como tú...

Etsu lo pilló muy desprevenido, casi se le había olvidado por qué se había acercado a hablar con él en primer lugar, ¡pero lo había conseguido! Ahora solo tenía que responder adecuadamente a su agradecimiento.

—No hay de qué, simplemente no podía dejarlo pasar así sin más —dijo mientras se rascaba la nuca, restándole importancia—, especialmente ahora, no sé qué sucederá, pero tendremos que trabajar muy duro para salir de esta.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder