Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Un hueso duro de roer
Inuzuka Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 1 punto
Dinero: 940 ryōs
#1
Tras un efímero viaje a Notsuba por asuntos de su padre, Etsu había podido disfrutar de un tiempo de relajación en casa. Bueno, quien dice de relajación dice de entrenamiento intensivo en el dojo familiar, dado que había perdido mucho tiempo de entrenamiento. Pero en fin, no era algo que el chico no pudiese afrontar, era algo a lo que ya estaba mas que acostumbrado; casi se le haría raro que no fuese de esa manera, cualquier otra cosa sería antinatural.

Pero, como cabía de esperar, entrenar siempre de la misma manera era contraproducente, y eso era algo mas que temido por el chico. Estaba mas que harto de enfrentar a los discípulos del dojo, pues en lo referente al estilo Tekken era casi un maestro, y era el único estilo permitido en el mismo. Por mas que quisiera, el chico no iba a evolucionar si se afianzaba en machacar a los iniciados o intermedios, debía abrir su mundo y experimentar en estilos nuevos, en desafíos totalmente diferentes con tal de avanzar.

Tomando esa iniciativa, el chico tomó una mochila, alimentos y material para emprender un pequeño viaje, y salió de casa nuevamente. Su rumbo no estaba claro, pero daba igual... quien se queda en el lugar de confort, nunca avanza.


[...]


Las montañas casi podían con su aliento. Las malditas formaciones rocosas gigantes se alzaban por todo el paraje, haciendo casi imposible averiguar dónde diablos se encontraban. Los goterones de sudor caían por su sien, así como por todo su cuerpo. Quizás si el chico se lo hubiese tomado como un paseo, todo habría ido bien... pero, ya que estaban allí, ¿por qué no hacerlas corriendo?

Quizás una de las peores ideas que había tenido en su corta vida. Pero oye, la verdad es que era un buen adiestramiento físico, o pasaba la prueba o perecía allí en mitad de la nada.

A su vera, siempre fiel, su hermano lo acompañaba —posiblemente cagándose en sus muertos— a pocos metros de distancia. Por obligación o no, él también estaba mas que dispuesto a superar su límites. Casi se habían criado de esa manera, ya mas que una obligación era una forma de vida...

Vamos, hermano, ya queda poco —aseguró Etsu, aunque casi parecía una broma.

El medio huskie apenas hizo caso a su hermano, tan solo soltó un leve bufido, aclarando que se dejase de tonterías. No era para menos, le había dicho exactamente lo mismo en otras tres o cuatro montañas, a cada cuál mas escarpada. El can aumentó la velocidad, en pos de darle un escarmiento a Etsu en plena ascendente. Sin embargo, el chico no iba a ser menos, también apretó los dientes y aumentó el ritmo.

«¡Ni se te ocurra que voy a perder!»

Ambos tomaron una endiablada carrera hacia lo mas alto de la montaña, buscando ganar el uno al otro. Saltaban de roca a roca, buscaban la senda mas accesible, esprintaban en las zonas menos escarpadas... hasta que ambos llegaron casi a la par a la cresta de la montaña. Donde tuvieron que plantarse de inmediato, al borde de un acantilado tan brusco que les propinó un buen susto.

¡La madre que me trajo!

Bajo sus pies, o mejor dicho al fondo del acantilado, se alzaba una serie de edificios totalmente derruidos, que eran parte de algún tipo de ciudad que en algún momento había sido abandonada. Nada parecía resaltar en esas tierras, ni un solo ruido salvo el que ellos mismos habían provocado...
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
King Roga Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 35 puntos
Dinero: 50 ryōs
#2
Tres pruebas tenia yo para ti, tres pasos a seguir.
Primero, puliste tu espada.
Segundo... Se suponía que debíamos corregir puntos flacos tuyos pero oye, la intención cuenta.
Ahora en la tercera, cómo las demás, deberás descubrir el propósito de tu viaje. Sin embargo, esto ya no es mi voluntad. Este es quizás el paso más importante, pues no existirá respuesta verdadera o incorrecta. Escoge un camino aquí y este será la senda que seguirás para...


¿Podrías dejar de hacerte el dramático e ir al grano?

Ay, que me matas el discurso, insensible. Con lo que me costó escribirlo.
Bueno, ya ni qué.
Si te me pones así, realmente no hay mucho más que decirte. No hay tiempo límite esta vez, la prueba será lo que tu quieres que sea. ¡Buenos días!

Fue así cómo el joven Isa despertó de aquella ilusión. ¿Qué cómo estaba seguro que era una ilusión? si no lo fuese seguramente no habría despertado, seguiría roncando cómo oso ivernando. "Al menos esta vez tuvo la decencia de avisar que se iba." Meditaba mientras se reincorporaba ante el paisaje.

La subida por aquel terreno había sido a la antigua, o sea, sin el uso del chakra. La obligada escalada constó de usar un kunai en cada mano para sostenerse, siendo un total martirio superarlo. Nunca había sido un peleador, y probablemente nunca lo sería. Así de bajas eran sus esperanzas. "Algo me dice que pasaré el resto de mis días haciendo misiones de rango D. Triste mi caso." Aunque en realidad había aprendido a moverse por terrenos inhóspitos, siendo este una pequeña parada entre los largos viajes. "Quizás luego me venga bien echarme un relax en algún sitio tropical del País del Bosque, para variar." Fantaseaba mientras avanzaba el poco trecho que le separaba de una vista que no imaginaba.

Tras escalar torpemente los escasos metros, finalmente tenía ante sí el ansiado destino. "Cuantas historias no fueron enterradas aquí." No recordaba cuando fue la última vez que experimentó una genuina curiosidad por algo. Los libros no eran capaz de relatarle la verdad, más allá de alimentar su imaginación. Es ahí dónde Kagekatsu le convenció para realizar el viaje, que si bien no era tan tortuoso cómo la nieve o el desierto, de todas maneras se las ingenió para que se le complicara.

"¿Qué hay para mí aquí?" Aprovecharía la libertad para introducirse en aquel sitio. Con cuidado, pegó sus pies a los bordes mientras daba saltos cortos y pausados para intentar llegar a dónde estaban los edificios. No había presión, no había prisas, se tomaba su tiempo para admirar cada detalle. En otro tiempo, aquello sería condena de muerte.

Y aún así, el Senju no tenía ni la más remota idea de que no estaba sólo en aquella cruzada.
[Imagen: 7FT8VMk.gif]

RushHablo || Pienso || NarroRush

~Ausente los fines de semana~
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#3
Los personajes no pueden tener el conocimiento ni el motivo para viajar a las Ruinas de Iwagakure. Es un lugar secreto y aislado. En este caso, aunque aparece en el mapa, incluso carece de subforo.

Lamentamos las molestias, pero tenemos que cerrar esta trama.

Consideraremos añadir una lista de lugares que, sin previo chivatazo de localización o justificación on-rol vía misión importante/master, no se pueden visitar, al considerar que este error se ha cometido varias veces y reconocer que la culpa no recae única y totalmente en los usuarios.

Un saludo, y de nuevo, lamentamos las molestias profundamente.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder