Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
Verde hoja
#1
Era una mañana de verano como cualquier otra. El cielo estaba despejado y el sol brillaba con fuerza sobre Kusagakure no sato.

Allí, en el Acantilado Rompe-Olas se encontraba el peliverde el peliverde entrenando junto a un apaleado muñeco de entrenamiento que seguramente había pasado por mejores momentos.

—Uno, dos —golpeó dos veces al aire antes de dar un paso a su izquierda, rodeando a un enemigo invisible.

El chico continuó boxeando con la nada durante un par de minutos más. Se desplazaba, se defendía y golpeaba como si de una pelea real se tratara, hasta que finalmente se dejó caer sentado en la hierba.

—Maldita sea, esto es inútil, así no estoy mejorando nada... —se dijo a sí mismo.

Mientras recuperaba el aliento, Daigo tomó tomó un sorbo de agua de una botella que había dejado a su lado, junto a su mochila.

—...Pero quejarme no me convertirá en Chūnin, ¿verdad? —Concluyó.

Era bien sabido por todos que los exámenes Chūnin estaban terriblemente cerca, y aunque Daigo sabía que simplemente no podría participar en ellos, no podía evitar querer entrenar como si mañana mismo fuera a atender la prueba más intensa de toda su vida.

Quizá aquella era su manera de sentirse mejor consigo mismo, de descargar todo lo que sentía al verse incapaz de participar él mismo y dar un paso más en su carrera como shinobi.

De cualquier manera, el joven se levantó y se cuadró frente al muñeco una vez más para continuar con su entrenamiento.
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#2
Cada mañana Tsubaki salia a dar una vuelta Kusagakure después de desayunar para despejar la mente él ha querido practicar con alguien, pero no tiene ningún amigo, de tanto caminar va a un sitio que él desconocida y ve a alguien desde lejos moviendose como si intentará pegarle a alguien.

¿Que esta haciendo ese chico... Pelea con alguien o solo práctica y si fuera así porque no golpea al muñeco?

Tsubaki se acercaba cada vez mas al chico, no deja de mirarlo ni si quiera pestañea como si de su ídolo se tratara cuando ya se acerco lo suficiente para poder verlo a la perfección el chico se siente sin dejar de verlo.

¿Debería de entrenar con el? No creo que me deje entrenar con el y tampoco tengo el valor de preguntarle, mejor solo me quedo aquí sentado mirándolo.

Era la primera vez que Tsubaki miraba a alguien boxear.
Responder
#3
Daigo continuaba concentrado en su entrenamiento, ahora se movía alrededor del muñeco, buscando diferentes ángulos de golpeo y probando distintas combinaciones.

Pero algo no andaba del todo bien, pues ahora el peliverde no conseguía encontrarse del todo cómodo mientras entrenaba. No es que pasara nada raro con él, simplemente se sentía observado.

Echó un vistazo rápido a su alrededor antes de encontrar a un chico peliverde como él que lo miraba muy fíjamente, quizá demasiado.

«¿Cuánto tiempo habrá estado mirando? Esto es incómodo...»

—Esto... ¿va todo bien? —le dijo mientras sonreía algo nervioso.
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder