Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
[WIP] Escrituras de un Monje
Karamaru Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 14
Exp: 13 puntos
Dinero: 500 ryō
#1
Todo está sujeto a cambios, agregados, y eliminaciones.

[Imagen: wqLodxy.png]
He de notar, que incontables textos que yacen dentro de la Gran Biblioteca, escritos por hombres y mujeres que dedicaron su vida entera al relato para las nuevas generaciones, ocupan el mismo contenido escrito a continuación. Textos más fieles, completos, detallistas, amenos, divertidos, intrigantes y entendibles. Sin embargo, el área de influencia de mi templo ha sido nula desde incontables años y toda esa cultura plasmada en tinta, que cuenta la gran historia de los Dioses, los guardianes, y el Ermitaño, ha sido reservada puertas adentro, reservada por los maestros y reservada por los clanes. Es por este motivo que, desde mi conocimiento actual como un joven e inexperto monje shinobi, he decidido comenzar a hacer correr la pluma por sobre el papel para que la gente del exterior pueda conocernos.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
Responder
Karamaru Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 14
Exp: 13 puntos
Dinero: 500 ryō
#2
[Imagen: A4MRtDu.png]
Según la información otorgada a la población general, y la que he podido leer y estudiar, el comienzo de nuestro hogar data de los tiempos de Rikudo Sennin. Desconozco cual fue su formación exacta, la agrupación de personas que comenzó a levantar las paredes del lugar ni el momento exacto en qué lo hicieron. Pero si sé, que por aquel entonces la gente viajaba desde cada punta del continente para refugiarse en el templo y ser dirigidos por el buen camino. Con las enseñanzas del gran Rikudo a sus espaldas, y con la revolución que eso impuso en el mundo, el templo consiguió reputación rápidamente tanto para bien como para mal. A los oídos de la gente llegaba la información de un lugar casi oculto entre la naturaleza donde personas de todos lados y culturas se reunían para practicar el arte del control del chakra.
Se podrá decir en realidad que, en sus albores, era un punto de encuentro donde varios discípulos de Rikudo pudieron seguir transmitiendo sus enseñanzas y que aún no podía considerarse un templo con devoción a los dioses. Por entonces no conocían su presencia en nuestro mundo, y a pesar de saber que el refugio comenzó a poblarse en ese momento, es desconocido para la gran población actual cómo fue la formación del grupo y su asentamiento allí en el caso de que existiese con anterioridad.
Los años transcurrieron y la cantidad de gente que allí entrenaba y residía fue aumentando de manera regular convirtiendo ese tiempo en una historia irrelevante para la intención de mi relato. Sin embargo, en un momento indeterminado un simple y humilde hombre, mas vestido de ropas elegantes y de alta calidad, hizo acto de presencia. Exactamente ese momento es el gran punto de inflexión de nuestra historia.

Al contrario de la mayoría todos los hombres y mujeres que llegaban sin conocimiento del arte del control del chakra, ese hombre de nombre también desconocido, era realmente poderoso. Las dudas del por qué unas personas podían transformar el chakra en un elemento y otros en otro eran demasiadas, y el por qué algunos podían llegar a controlar incluso dos o tres a la vez aún más. Pero aquel hombre, como dije, no solo era poderoso, más poderoso que los más grandes maestros que residían en los tiempo que corrían, sino que también demostró la capacidad de manejar las cinco naturalezas que hoy conocemos. Rápidamente se convirtió en un hombre de gran jerarquía y gracias a el misterio y misticismo que lo rodeaba comenzó a hacerse escuchar. Era un hombre que había logrado contacto directo con los dioses, que había vivido con ellos y que fueron sus maestros en el camino del chakra y la sabiduría.
El nombre de Emisario de la Naturaleza fue el que se le otorgó, pero también se lo conoce simplemente como Emisario u Hombre de los Dioses.

Las nuevas enseñanzas entregadas por este emisario, considerado por muchos estar un paso atrás del mismísimo Rikudo, se mantuvieron de manera bastante reservada sin fomentarlas en gran medida. Los pocos que llegaban a conocer sobre el hombre y se animaban a intentar conocerlo y entregarse como pupilos, lo hicieron en la búsqueda de convertirse personas con la misma capacidad que él, controlar las cinco naturalezas del chakra. Pero el tiempo le dio la razón al consejo del sabio, y no todos ellos pudieron obtener el objetivo deseado. Esos pocos años se conocen como la Fuga de Incapaces y fue un tiempo de tristeza y pena para el ya considerado templo por el abandono de muchos conocidos y queridos de los habitantes. Pero al Emisario de la Naturaleza no le importaban esos abandonos, mas estaba contento por encontrar cuatro discípulos directos, aprendices a los que dedicó la mayor parte del tiempo en sus últimos años.

Cuatro pequeños hombres recién salidos de la adolescencia traídos de la nada misma a ser las personas más cercanas de la persona más importante de todo el templo. El recelo se agrandó con gran velocidad y a pesar de recibir malas miradas donde quiera que fuesen, el respeto no faltaba. Las palabras del Emisario de la Naturaleza eran claras: Este acto de presencia, de estos poderosos y sabios hombres son un regalo de los dioses. Me atrevo a decir, con gran seguridad, que una parte de cada una de las grandes bestias vive en ellos. Ellos son la encarnación de las deidades, ellos son el futuro.

Habaki, Sao, Fushima y Tenshi. Los cuatro apellidos de los cuatro hombres descendientes de los dioses y la generación siguiente al todo poderoso Emisario, venerados por unos odiados por otros. Entre esos otros, tras años de entrenamiento, estaba su maestro. Dicen que el poder lo cegó, que alcanzó la divinidad y su mente no la soporto, dicen muchas cosas pero lo único cierto es que tras una semana de actuar de manera extraña decidió actuar.

"El Sol caía en el horizonte dejando a la vista un hermoso cielo anaranjado cubierto por unas pocas y esparcidas nubes que se quedaban para recibir la noche. Los centros de entrenamiento estaban repletos, los puntos sagrados donde los fieles se dirigían a hablar con los dioses emanan vida humana. Los cuatro "hermanos" recorrían juntos la plaza central del templo viendo a todas las personas que en algun momento los llamarian maestros y que dependerían de sus nobles enseñanzas. Todas esas personas, y las que estaban por venir, a las que le marcarían el camino de la sabiduría de la misma manera en la que el emisario hizo con ellos, y los dioses con el emisario.

Tiempo antes del anochecer, el anciano se mostró tras salir del edificio central y una erupción de fuego inundó los ojos de los presentes. Los cuatro jóvenes contemplaron a un ser que no conocían, si en apariencia, pero esa mirada... nunca nadie podría haber visto algo así. Pocos segundos pasaron y los gritos, la gente corriendo, y la gente cayendo manchando el suelo de sangre llenaron el paisaje del interior del templo. Los cuatro hermanos elementales, así llamados por entonces por su habilidad manejar cada uno un elemento, se encontraron ante la desazón ante una situación en la que no sabía cómo reaccionar.

Era su maestro, su preciado maestro divino creador de todo ese templo como lo conocían, pero su cabeza no era la misma desde hacía tiempo y debían anteponerse al trauma que las muertes les generaban. Lo confrontaron, y aquella noche, un ser divino falleció a manos de sus hijos."


Dicen que se desvaneció, que en las manos de su "hijo" Sao comenzó a evaporarse hasta convertirse en una pequeña llama que se apagó con el viento nocturno. Dicen que se convirtió en una parte de Kasai, que después de todo esa era la prueba de su lado divino y lo que había hecho antes, la prueba de que no se debía dejar llevar por la codicia y avaricia e intentar alcanzar objetivos sagrados sin el debido consentimiento.

Esa muerte fue la que los convirtió en maestros y cada uno formó su propia escuela. Grupos comandados por uno de los "Cuatro Maestros Elementales" que manejaban su elemento, que seguían sus enseñanzas y que, a pesar de estar divididos, se ayudaban y delegaban las tareas para poder mantener aquel recinto auto-sustentable. La cantidad de gente era minúscula, más fácil de volver a construir, pero más difícil de poder mantenerse.

Los años pasaron en paz tras la reconstrucción del templo y la creación de cinco Villas Ocultas por parte de Rikudo. Pero la guerra que a tantos hombres y mujeres llevó al templo volvía a suceder, pero esta vez, la acción de aquellas criaturas bestiales conocidas como bijuus amenazaron con su inmenso poder al templo. Solo los dioses podrían derribarlas y por eso mismo, por la muerte que los habitantes no querían volver a ver jamás el templo se escondió.

Se me permite decir que está en algún lugar cerca de Amegakure bajo potentes genjutsus y trampas desconocidas para todos los que alcanzan el título de "Maestro". Solo un verdadero habitante, sin compañia, puede atravesar esa protección e ingresar a su hogar.

Fue durante esos tiempos que los primeros niños con el control sobre el fuego, igual que el emisario, nacieron. Se los consideraban especiales y eran entrenados de manera especial por los más ancianos, sabios y poderosos de cada clan. Porque por aquel entonces, las familias ya estaban bien divididas y los apellidos bien marcados. Las alas del templo están habitadas una por cada familia, cada una con tareas, educación y formación distinta pero con un denominador común: el Emisario de la Naturaleza.

La ascensión de la Arashikage Yui formó un nuevo pacto, y los que nacieran con ese mismo poder del control del fuego, los más poderosos y con mejor enseñanza de entre todos, le serían otorgados a la mujer de mayor rango en Amegakure para que les sirviese en agradecimiento por la paz. Para ayudar a sus habitantes y transmitir la calma armonía que existe dentro de las aisladas paredes.

Yo soy uno de esos tantos que sirvieron y aún sirven las órdenes de Yui-sama y que forman parte de esta historia.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
Responder
Karamaru Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 14
Exp: 13 puntos
Dinero: 500 ryō
#3
[Imagen: 7XeZQ8g.png]
Imposible no escribir que soy el primero en admitir que no cumple al pie de la letra las enseñanzas del Ermitaño ni de los cuatro grandes maestro, pero también puedo decir que ninguno puede darse a tal tarea. Como bien se detalla en mis próximas palabras, los saberes son un camino del cuál uno se puede desviar, incluso es de esperar que lo haga. Es un trayecto difícil de recorrer, con muchos baches y contratiempos, pero que poco a poco con la experiencia uno lo puede ir aplanando y limitando para alcanzar los objetivos propuestos. Sin embargo, para eso se requieren años y los más inexpertos, como mi persona, estamos condenados a los desvíos hasta alcanzar la sabiduría que otorgan los años.

Tras las enseñanzas del Maestro Ermitaño, sus cuatro discípulos decidieron plasmar el mensaje de los dioses y de su mentor desarrollando una ideología y una forma de vida particular. Estos fueron el legado y el motivo de los pensamientos y las acciones de todos los monjes que les sucederían en los terrenos del templo. Años después del asesinato del Hombre de los Dioses, el conocimiento de sus pupilos se plasmó en seis pergaminos con el objetivo de transmitir sus experiencias y sabiduría a generaciones venideras, como la mía. Estos muestran una guía para recorrer el "Camino de la Sabiduría" y lograr el equilibrio espiritual, el orden mental, la paz interior, la armonía cuerpo-mente y la búsqueda de la perfección de forma pura. Los seis escritos, cada uno titulado de una manera distinta, presentan las reglas, normas y pautas que mantuvieron al templo en orden durante décadas y fueron las que se le inculcaron a cada monje desde su nacimiento, aún sabiendo que sus objetivos son utópicos y que es un sendero sin final. Más allá de las puertas zafiro del templo, debemos tratar de actuar siempre bajo estos mandamientos

El primer pergamino se titula "Las tres búsquedas eternas", y se conoce como el "Pergamino del Agua" por haber sido escrito por el primer Sao, y nombra los objetivos que todo monje debe proponerse durante su vida. Son los fines, las metas, el punto final de su vida. Sin embargo, al ser eternas sus limites son infinitos y en vez de marcar la llegada solo muestran el camino. Estas son:

  • Buscar la extrema sabiduría
  • Buscar la inalcanzable perfección
  • Buscar el equilibrio interior y natural completo


El segundo pergamino, el "Pergamino del Viento" escrito por el primer maestro de fuuton Hashima, determina la existencia de la persona. Son los valores que justificaran sus acciones y su forma de ser y tratarse con otras personas. Son ideales para mantenerse en la buena fe y en el camino correcto. "Las doce normas del ser" son las siguientes:

  • Ser sano
  • Ser humilde
  • Ser correcto
  • Ser respetuoso
  • Ser coherente
  • Ser valiente
  • Ser honesto
  • Ser leal
  • Ser responsable
  • Ser noble
  • Ser equitativo
  • Ser misericordioso


Como continuación de las indicaciones que mostraban los otros pergaminos, el tercero, el "Pergamino de la Tierra", trata de reflejar los puntos a los que no hay que acercarse y que siempre hay que evitar en el camino de la vida. Son los actos de los cuales los Tenshi, y todos nosotros en general, preferimos evitar de su Dios particular. Se consideran menos catastróficos que el quinto pergamino pero no por eso poco importantes. Su cumplimiento también debe de ser a consciencia al igual que el resto de pergaminos. Son "Las ocho prohibiciones del hombre" y sus palabras son las siguientes:

  • Prohibido apropiarse de los mujeres u hombres ajenos
  • Prohibido apropiarse de objetos ajenos
  • Prohibido realizar actos de crueldad
  • Prohibido participar en actividades ilegales
  • Prohibido rebelarse
  • Prohibido ser avaricioso
  • Prohibido humillar
  • Prohibido guardar rencor


El cuarto de los pergaminos fue a cargo del feroz Habaki con el objetivo puesto en mostrar el legado combativo. Su actitud bélica era su distinción con los otros maestros y por eso tituló al "Pergamino del Rayo" como "Los siete principios de la defensa" para que nunca un descendiente suyo actuase como bárbaro en el combate. Estos son:

  • Ser hábil
  • Ser discreto
  • Ser audaz
  • Ser veloz
  • Ser práctico
  • Ser feroz
  • Ser inteligente


El quinto de ellos muestra los límites más importantes que la persona debe de llevar durante su vida, hechas a conciencia por los cinco maestros en conjunto obteniendo el nombre de "Pergamino Elemental". Son reglas que en ningún momento se deben romper, a no ser que una situación crítica lo permita. Siempre hay que tratar de encontrar un camino alternativo y buscar la forma de resolver las cosas sin sobrepasar estos límites. Por eso, el segundo pergamino se titula "Las tres reglas de la abstención" y sus normas son:

  • Abstener de matar
  • Abstenerse de robar
  • Abstenerse de la auto-alabanza


El siguiente, y por lo tanto último pergamino, menciona las acciones que un monje debe cumplir. Son principios morales y éticos, mostrados por el mismísimo Ermitaño, y por eso más importante que el resto. Es conocido generalmente como el "Pergamino de los Dioses" o "Las enseñanzas del Maestro". Son deberes que siempre ha de estar en la mente de los seguidores de este camino y que ayudan a encaminarse en la paz mental. Siendo así su título "Los nueve deberes morales" con sus pautas escritas:

  • Debe ser obediente
  • Debe cooperar
  • Debe ser útil para sus compañeros
  • Debe ser cortes y prudente
  • Debe ser bondadoso y benevolente
  • Debe desarrollar el auto-control
  • Debe ser pacífico
  • Debe defender al débil
  • Debe reforzar su cuerpo y mente diariamente
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
Responder
Karamaru Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 14
Exp: 13 puntos
Dinero: 500 ryō
#4
[Imagen: eE5E1vl.png]

Ayudantes, súbditos, protectores, compañeros, guardianes. Creados por los cuatro grandes Dioses, estos conjuntos de tríos son el vínculo que mantienen a la cercanía de la humanidad. Salvo el Ermitaño, nadie tiene relatos de encuentros con las más grandes bestias, pero muchos son los que cuentan sus aventuras y las vistas que tuvieron de estas increíbles criaturas. Con el tiempo comenzaron a ganar fama y, junto a los dichos de su gran tamaño, se convirtieron en seres completamente relevantes solo un escalón más abajo de los Dioses. Las investigaciones que llevaron al descubrimiento de su formación como tríos fue el broche final para catalogarlos como "Guardianes Mayores".

TRÍO DEL AGUA

Tiburón de Sangre
(Lago de los Llantos)

Un animal visiblemente transparente pero con estelas líquidas de un intenso escarlata oscuro corriendo por sobre su piel. El más fiero entre sus pares, el más temido por los humanos y según las leyendas el más grande entre los guardianes. Un inconfundible rastro de sangre deja a su paso al compás de su aleteo, merodeando aquel lago que tanto se tanta evitar. Un guardián que protege con recelo, y bien conocido es su odio irracional hacia los hombres y mujeres que habitan el continente. Pocos son los que declaran haberse sumergido en aquel lugar y sobrevivido para contarlo, menos aún los que pudieron divisar las gotas de sangre moviéndose bajo el agua. Solo unas contadas tres personas, fallecidas al momento de la escritura, fueron las que pudieron dar detalles visuales sobre el imponente guardián.

Tortuga Burbuja
(Oasis de la Luna)

Protectora del oasis, parte del trío del agua de Oonindo, se muestra como una tortuga marina completamente transparente y llena de aire que recorre las profundidades del oasis de la Luna.
Inconfundible con el agua que la rodea, la Tortuga Burbuja cuida del territorio lejos de la intrusiva presencia humana. Más allá de las visitas ocasionales, vive en soledad y mantiene las distancias con esas almas que recorren el desierto para encontrarse con el hermoso paisaje del oasis. Suele acercarse mucho a la superficie, porque su cuerpo le permite mantenerse oculta, pero muchos fueron los que divisaron una alteración en los rayos solares en la superficie del agua. Muchos otros afirman fuertemente que ella es la responsable del reflejo de la Luna sobre el oasis.

Medusa del Sol
(Cascadas del Mar)

Anaranjada y tan brillante como el astro principal, cuida de las cascadas sin dejarse llevar por la corriente ni dejarse tirar al inmenso mar territorio de Umi. Es el único que logra, del trío del agua, obtener muy ocasionales encuentros lejanos con el Dios del Agua y es conocido por todos que su color y calidez fueron otorgados por Kasai. Es el guardián creado por Umi que fue bendecido por el Dios del Fuego, aunque significa que la Medusa del Sol es la vigilante de Umi por parte del Dios Mayor.

TRÍO DEL AIRE

Canario Estela

El Canario Estela se le considera desde que se tiene conocimiento de este, como el guardián de la suerte. Si algún lo ves volar, siéntete afortunado, porque ese día te traerá grandes e increíbles sorpresas. Siendo el más pequeño de todos su iguales, este pequeño pájaro de un fuerte color amarillo vuela a bajas alturas esquivando árboles y edificios a un velocidad impresionante. Los ojos humanos serían casi incapaces de verlo, pero si logran ver una hermosa traza amarilla translúcida que deja a su paso junto con un leve olor a miel. Aunque este último dato esta en discusión entre los investigadores, porque solo una persona, aunque muy respetada en el templo, fue la sintió este olor.

Lechuza de los Vientos

A pesar de ser Kuki la creadora y gran movilizadora de los grandes vientos y sus corriente sobre el continente, es la Lechuza de los Vientos la que le da los detalles a bajas alturas. Ese golpe fuerte, esa leve brisa, ese cambio de dirección, cambio de velocidad. Animal que le gusta el orden por sobre todo y que intenta en su tarea sin fin de administrar los arrebatos aéreos del gran Dios. Se lo suele mencionar como el Guardián de la Precisión, y siempre que se suelta una flecha, un kunai, un shuriken, se pide implícitamente que el viento lo acompañe y ayude en golpear el objetivo.

Buho Obsidiana

El más protector de todos los guardianes, el más querido por todos. Cuando Kasai se esconde y el Cuervo de la Noche domina los cielos infundiendo miedo con su mera presencia, es el búho nocturno el que recorre el continente alerta del inmenso animal oscuro. Es un ser de gran fiereza siempre dispuesto a batallar donde y cuando sea con su férrea armadura. Posee un cuerpo duro y brillante como un metal reluciente, y suele mostrar solamente a los más afortunados un pequeño destello arcoíris. Verlo durante el día es significado de un terrible, terrible, presagio.

TRÍO DE LA TIERRA

Lobo Fantasmal

El ser principal de los Guardianes de la tierra, del continente. El Lobo Fantasmal, como su nombre indica, es un canino visiblemente blanco con ciertos destellos verdes difíciles de ver y con una apariencia fantasmal. Vuela por sobre el terreno protegiendo a los humanos que se sumergen en los densos bosques de Oonindo, en todos ellos, pero por su gran cantidad de avistamientos se conoce que sus territorios preferidos son el Bosque de la Hoja y el Bosque de Hongos. Al igual que los otros dos es un guía para los humanos, y nunca falta una pequeña oración al recorrer las zonas arbóreas del continente.

Ciervo Albino

Cornamenta brillante y blanca, piel del mismo color. Pezuñas blancas, cola del mismo color. Un ser puro que con su brillo puede cegar la vista de aquellos que considera peligro. De ojos celestes profundos, recorre las llanuras al igual que lo hace su par el Lobo Fantasmal en los bosques. Según las investigaciones, y por los destinos de los testigos de este animal, parece ser que su avistamiento otorga fortuna y buen futuro a pesar de que todavía las investigaciones siguen su curso. Batalla con los peligros que acechan los páramos llanos, principalmente en el gran Desierto del sudoeste.

Lagarto de Barro

En pantanos y cenagales, donde el agua borró la tierra y la hizo barro, es allí donde el gran Lagarto se desliza por sobre el pasto mojado y gran velocidad. Es el único guardián que se le conoce un territorio estrictamente cerrado, siendo este los terrenos del País de la Lluvia. Al igual que el suelo que suele recorrer, el animal está cubierto o es enteramente- aún desconocido- de barro. Por su cercanía con el templo es entre sus pares el más avistado, y más de uno contó como dirigió la marcha en terreno difícil.

TRÍO DE LA MONTAÑA

Puma Bípedo
(Valle de los Dojos)

Conocido por su gran interés en las peleas, y de espíritu combativo, se le otorga el mérito de llevar a hombres y mujeres a construir en aquel valle aquella ciudad dedicada en cuerpo y alma a los combates. Un ser sabio, y guía de todos los luchadores allí presentes. Observa desde las montañas, entrenando el mismo y supervisando a los de abajo. Cada mejora que uno hace en aquel lugar es otorgada por el Puma y muchos monjes en la historia entrenaron allí durante un tiempo por su supuesta mejoría en velocidad y eficacia de entrenamiento otorgados por el guardián.

León de Niebla
(Valle de Unraikyo)

Entre los restos de una ciudad destruida, con su melena ligeramente rosada, el León blanco recorre el agua y los pilares de roca en total soledad. Vela por todas las vidas que allí se perdieron y por todas las vivas que aún pasan por allí. Fue posiblemente el único capaz de evitar la caída de esa ciudad, pero no siendo su trabajo prefirió no hacerlo. "La humanidad dicta su camino" fue la enseñanza de aquella acción. Se suele decir que ni siquiera los dioses, y por supuesto ningún otro guardián, pueden levantar una niebla tan rápido y tan densa como él.

Pantera de las Nieves
(Cordillera Tsukima)

Blanca como el mismo Dios del Rayo, como el Ciervo Albino y como el León de Niebla, es invisible ante el paisaje nevado de la cordillera Tsukima. Conoce de primera mano los peligros que allí existen y se niega a enfrentarlos, pero tomó un serio trabajo en alejar a los humanos del lugar. Los ahuyenta de los peligros y las adversidades tanto del terreno como de lo que allí se encuentra, mas admira la valentía. Aquellos que logran atravesar esa muralla generada por el guardián, y que con decisión buscan enfrentar los peligros, son otorgados con un fiel guía, compañero y protector como lo es la Pantera de las Nieves.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
Responder
Karamaru Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 14
Exp: 13 puntos
Dinero: 500 ryō
#5
[Imagen: pirnwtc.png]

*Creación on-rol*
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
Responder