NinjaWorld
Pescando lo que sea - Versión para impresión

+- NinjaWorld (https://ninjaworld.es)
+-- Foro: Valle de los Dojos (https://ninjaworld.es/foro-valle-de-los-dojos)
+--- Foro: Lago Partido (https://ninjaworld.es/foro-lago-partido)
+--- Tema: Pescando lo que sea (/tema-pescando-lo-que-sea)

Páginas: 1 2 3 4


Pescando lo que sea - Karamaru - 06/09/2017

No iba a dejar que la decepción de haber perdido en primer ronda lo dominara, «NO SEÑOR», no iba a dejar de entrenar y mejorar por una derrota, «NO SEÑOR», no iba a dejar de divertirse por la tristeza, «NO SEÑOR», no iba a quedarse encerrado en su habitación hasta que el torneo terminase, «NO SEÑOR».

¿Por qué alguien se iba a quedar encerrado viendo el techo cuando un Sol hermoso brillaba en un cielo sin nubes? Era un día de entrenamiento, como cualquier otro, no había excusa que valiera para no salir a mover los músculos un poco y de paso divertirse. Por suerte para Karamaru, había llevado su pequeña caña de pescar por si en algún momento tenía que relajarse, más suerte aún cuando encontró ese lago vagando sin rumbo por los dojos días atrás.

Pero lo último que hizo con esa caña fue relajarse, ahora más que nunca su cuerpo pedía movilidad, entrenamiento, desgaste. No aguantó ni unos pocos minutos parado en el puente que cruzaba por el medio del lago, tenía que correr a como sea, aunque de todas maneras si estaba allí era para pescar algo, o muchos algos que eso siempre es mejor.

¡¡¡¡¡IUUUUUUUUUJUUUUUUUU!!!!!- los gritos del calvo resonaban entre el silencio del lugar cada vez que saltaba aquel puente.

Corría en círculos con el centro tomado en su caña de pescar que reposaba en la barandilla de madera, saltando dos veces por vuelta por sobre encima del puente que partía el lago en dos. Cada tanto se paraba a lanzar unos puños al aire, otras veces un par de patadas, y otras tantas lo hacía sin siquiera parar de correr. Había que aprovechar que no había nadie cerca para que se queje de que andaba molestando.


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 07/09/2017

— Venga Gen, es hora de que entrenemos un poco.

Juro estaba de buen humor. Tras el escarmiento que se había llevado el día pasado en los templos, había decidido regresar al lugar en donde se había reencontrado con Nabi y había conocido a Eri: el Lago Partido. Había pasado ya una semana desde entonces, y no sabía que se encontraría, pero le parecía un buen lugar.

Después de haber conseguido pasar la primera ronda, el chico estaba más que satisfecho con su desempeño. Ahí estaba: dirigiéndose a un curioso campo de entrenamiento, formando un enorme lago con un puente partido en mitad.

El chico llevaba puesto lo de siempre: una camisa verde y unos pantalones marrones oscuros. Sobre su pierna derecha se encontraba su portaobjetos habitual; en su frente, lucía la bandana de Kusagakure, a mucha honra. A su espalda, un enorme bulto cubierto por una lona. No, no tenía una deformidad: era Gen, escondido a su espalda.

« Parece que hay movimiento hoy »

Conforme avanzaba por el puente, Juro pudo ver a un adolescente completamente calvo de ojos color ámbar hacer diferentes tipos de ejercicio, desde correr en círculos hasta saltear el puente y combinarlo con aspamientos o alzamientos. Parecía un gran entrenamiento físico al que el chico se estaba sometiendo. Con un poco más de cuidado, Juro pudo apreciar la bandana de Amegakure colgar en su cintura.

Tal y como imaginaba, era un ninja.

El chico no pareció repara en su presencia al primer momento. Aun así, Juro se vio con la necesidad de hacerse ver: tenía curiosidad por ver lo que hacía, pero no quería que pensase que le estaba espiando. Así pues, decidió hacer lo que le pareció mejor: aplaudir ante la exhibición de fuerza y destreza del ninja.

— Siento interrumpir, pero pasaba por aquí y no pude evitar verte... — murmuró, llevándose la diestra a la nuca, casi disculpándose —. Le pones mucha pasión a tu entrenamiento.


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 07/09/2017

Sonreía al sentir la brisa en su rostro, luego se tensaba y mostraba una cara seria al romper el viento con sus golpes, y nuevamente sentía el viento correr por su cara a medida que se movía y saltaba. Trataba a intervalos de correr tan rápido como pudiera y poder los aros que generaba él mismo en el agua, pero no detrás de él, no, eso sería fácil, si no frente a él. Quería ver los aros que creaba en la vuelta anterior. Pero siempre se le hacía imposible.

No importaba aquello, él se sentía vivo y libre y fuerte, sus piernas reaccionaban igual que al principio a pesar del poco cansancio que comenzaban a sentir y seguía saltando por sobre el puente con las mismas ganas y energía que cuando había comenzado. Pero en un salto cerró los ojos y escuchó ruido. Aplausos para ser específicos.

Miró a su izquierda y pudo ver a un muchacho de camisa verde golpeando sus manos. Le pareció raro y se lo quedó mirando fijamente, olvidándose de su entrenamiento, olvidándose de lo que estaba haciendo, olvidándose....

¡¡SPLASHH!!

...de que tenía que concentrar chakra para no caer bajo el agua. Sus fosas nasales se inundaron y su boca contuvo la el aire dentro de su cuerpo hasta que pudo salir más pronto que tarde. Solamente asomaba la cabeza y un poco los hombros, y desde la posición en la que estaba podía ver a aquel hombre que lo había visto entrenar y que en un momento a otro habló.

Siento interrumpir, pero pasaba por aquí y no pude evitar verte...- Karamaru tosió un poco de agua que había tragado.

Le pones mucha pasión a tu entrenamiento.

Pues si, lástima que todo haya sido para nada. Tendré que volver a empezar.

Nadó resignado hasta el borde del puente, concentró chakra en sus manos y se empujó sobre el agua para volver a pararse sobre ella. Un pequeño salto terminó el combo para encontrarse nuevamente sobre el puente, aunque esta vez empapado y acompañado.

Estaba tratando de pescar algo mientras entrenaba, pero arruinaste toda mi estrategia.

No pasa nada
- se dijo a si mismo más que a aquel hombre, riéndose y rascándose la nuca.

Karamaru, del clan Habaki- le extendió el brazo para un saludo de manos tras una leve reverencia- ¿También vienes a entrenar? ¿O tal vez a pescar? ¿O tal vez las dos?


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 07/09/2017

Juro había pensando que con esos aplausos el joven se detendría y se percataría de él. Y bueno, dicho así, si que lo hizo. El problema fue que le miró fijamente mientras estaba haciendo un salto. Se quedó tan perplejo que se olvidó del ejercicio que estaba haciendo... y cayó al agua irremediablemente.

El adolescente salió como pudo, revelando su cabeza — y su gran calva — junto a sus hombros. Desde ahí, observó al niño, que le miraba con una mezcla de lastima y arrepentimiento.

Pues si, lástima que todo haya sido para nada. Tendré que volver a empezar. Estaba tratando de pescar algo mientras entrenaba, pero arruinaste toda mi estrategia. — dijo el chaval, mientras se recuperaba y salía del lago, colocandose encima del puente.

Juro le miró, con aire dubitativo. Hablaba en serio.

« No se si a eso se le puede considerar una estrategia »

— Lo lamento... — murmuró, con aire de disculpa.

Pero el chico musitó unas palabras que claramente decían: "No pasa nada". Tal vez para él, tal vez para calmarse así mismo. Aunque desde esa posición, a Juro no le pareció nada enfadado. Eso le dio un poco de seguridad. Igual era como Aiko, un shinobi amigable. O como Mogura, alguien respetable y serio. Eso último lo descartó. No después de lo que había visto.

Karamaru, del clan Habaki ¿También vienes a entrenar? ¿O tal vez a pescar? ¿O tal vez las dos?

Juro sonrió un poco. Se decantó por lo de amigable, de momento. No le sonó eso del clan Habaki, pero no preguntó.

— Soy Juro, Eikyu Juro. Encantado — dijo, imitando su saludo —. La verdad es que venía a entrenar para la siguiente ronda del torneo. La pesca no esta dentro de mis cualidades.

Contuvo el reírse por lo que había dicho. Sus cualidades decía.

— Nunca había visto un entrenamiento tan curioso como el tuyo — admitió, observando la caña de pescar —. ¿Participas en el torneo?


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 07/09/2017

«Juro... Juro... Eikyu Juro...... Pues no, no me suena» pensó el calvo tomándose el mentón con una mano y el codo con la otra tras escuchar el nombre de aquel chaval. Nunca en su vida había escuchado esas dos palabras siquiera, pero la justificación estaba en su frente. El hombre era de Kusagakure, un shinobi como él y, de hecho, el primero que conocía según su memoria.

Un leve "wuaaa" de sorpresa salió de su boca por sobre encima de las palabras del morocho. Parecía mirarlo a los ojos pero en realidad miraba un poco más arriba, a su bandana de metal, y al símbolo de Kusa en el.

¿Participas en el torneo?- esas palabras lo sacaron de su ensimismamiento y lo hicieron dar un paso atrás y mirar al suelo un poco avergonzado.

Participaba...- la vergüenza era mayor sabiendo que Juro había pasado de ronda- Fui derrotado por Riko, de Uzushiogakure.

Tal vez y hasta lo conocía, pero aquel shinobi había sido superior en todos los aspectos y era un justo ganador, y Karamaru se seguía debatiendo entre si mismo si avergonzarse por completo o sentir un poco de satisfacción por el desempeño realizado.

Igualmente, ¡Felicitaciones!- gritó volviendo a su postura curiosa y amigable- ¿A quién le has ganado? Tal vez lo conozca, ¿Es de Amegakure? ¿O de tu propia aldea? Eso si que sería entretenido, ¿O tal vez era uzujin, como mi rival?

Karamaru seguía con las energías arriba de tanto correr y saltar y entrenar como para tener conversaciones tranquilas y serias.


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 07/09/2017

Habaki Karamaru pareció quedarse pensativo al escucharle. ¿Habría escuchado su nombre? Lo dudaba bastante, pero su posición pensativa le hizo dudar. Así mismo, se quedó muy impresionado mientras el chico hablaba, cosa que le extrañó aún más. ¿Qué había dicho tan importante? Si el que se había quedado flipando era él por su entrenamiento.

Juro se dio cuenta de que miraba a su bandana.

« Quizá no este acostumbrado a ninjas extranjeros »

Sin embargo, el ninja se encogió y se echó hacia atrás, en un gesto de verguenza, cuando le escuchó hablar otra vez. En esta ocasión, por el torneo.

Participaba...Fui derrotado por Riko, de Uzushiogakure.

— Oh... ¡Lo siento! ¡No debería haber dicho nada! — dijo, mientras se ruborizaba otra vez. Había llegado ahí y no hacía más que fastidiarla con el pobre chico.

Era solo que el chico se veía tan... apasionado. Juro nunca hubiese pensado que ese sería el rostro de alguien que había perdido su combate. Igualmente, el nombre de Riko le sonó mucho. Era uno de los ninjas compañeros de Nabi, del que le había contado historias. Y uno bastante inutil, según le había dicho. Pero como Nabi era Nabi, tampoco era para fiarse.

Igualmente, ¡Felicitaciones! ¿A quién le has ganado? Tal vez lo conozca, ¿Es de Amegakure? ¿O de tu propia aldea? Eso si que sería entretenido, ¿O tal vez era uzujin, como mi rival?

— Yo... bueno... fue un uzujin — El color fue desapareciendo, al igual que la vergüenza. Era un chico bastante amable a su parecer —. Nara Rain. Es bastante alto y quizá ronde por tu edad. Iba completamente tapado, y solo se le veían los ojos, negros. Llevaba una espada también. Daba algo de miedo.

Juro fue sintiéndose un poco mejor, mientras le daba una detallada descripción de su anterior rival, al que ya no había vuelto a ver por los dojos. Se preguntó donde estaría o cómo.

— Gracias por los ánimos... y la comprensión — dijo, volviendo a su sonrisa habitual —. Conozco a muy buenos ninjas que no consiguieron pasar. No te desanimes por eso, solo tendrías mala suerte.


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 07/09/2017

«¿UZUJIN?»

Karamaru había conocido a dos shinobi y una kunoichi de aquella aldea y se impacientó bastante esperando el nombre. Con uno de esos tres había peleado él, y los otros dos no parecían ser personas débiles y si aquel Juro les había ganado era porque debía de ser incluso más fuerte que ellos. La tan solo idea de pensar el potencial de aquel hombre lo ilusionaba.

Nara Rain.- el calvo volvió a su posición de pensador. Mano al mentón y los ojos mirando al cielo.

Rain.... Nara Rain... Nara Rain...- repitió varias veces el nombre mientras el morocho hablaba. Terminó por decidirse que completamente no era uno de los conocidos de Uzushiogakure, menos aún por aquella descripción de hombre completamente tapado de negro. Alguien así por supuesto que sería un poco tétrico y daría algo de miedo, mejor ni imaginarselo pensó Karamaru.

No te desanimes por eso, solo tendrías mala suerte.- Karamaru negó con la cabeza y el dedo, agachando la cabeza y cerrando los ojos.

No, no, no... No gané porque me falta entrenamiento ¡ESO ES, ENTRENAMIENTO!

No me voy a conformar con la mala suerte, ¡TENGO QUE SEGUIR ENTRENANDO DÍA Y NOCHE!


«O mejor solo de día»

Karamaru se asomó, en punta de pies, por sobre el hombro de Juro al terminar con sus efusivas palabras. Vio un busto raro y grande y le llamó muchísimo la atención.

¿Qué llevas ahí?- preguntó curioso señalando con el dedo.


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 08/09/2017

Kamaru repitió muchas veces el nombre que Juro le había dado, como una letanía. Quizá fuese cosa suya el mostrarse pensativo cada vez que escuchaba un nombre, como si rebuscase en su cabeza para ver si lo recordaba.

No fue el caso. Mostró desinterés por el nombre. No debía de acordarse.

Por otro lado, su intento de consuelo no funcionó absolutamente. Puede que hubiese sido muy confiado por su parte, después de todo, solo sabía de él que se había pasado el rato saltando a un lado y a otro del puente por puro entretenimiento. O entrenamiento, claro.

No, no, no... No gané porque me falta entrenamiento ¡ESO ES, ENTRENAMIENTO! No me voy a conformar con la mala suerte, ¡TENGO QUE SEGUIR ENTRENANDO DÍA Y NOCHE!

— S-si, claro — murmuró, sobresaltado por los espasmos que tenía el joven amejin —. Tienes mucha razón. Yo también debo entrenar mucho más, para ser un gran ninja.

Después, el chico se puso de puntillas, poniendo más diferencia de altura aún entre él y Juro. Juro, ante el efecto, retrocedió un paso. No asustado, pero casi. Más bien, cauteloso.

¿Qué llevas ahí?

« Si estuviera tratando de sacarme información, lo haría mucho mejor » — Definitivamente, ese era el peor intento que le habían hecho de sonsacarle información. Y mira que solía llamar la atención.

— Oh, esto... — murmuró, como si se acabase de dar cuenta de que lo llevaba. Maldijo por lo bajo. ¿Cuándo podría usar los malditos pergaminos y no exponerse así —. La gente suele pensar que tengo alguna deformidad. En realidad, es un tipo de mercancía. Mi hermana posee una tienda.


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 08/09/2017

Karamaru movía la cabeza de un lado a otro, hacia arriba y hacia abajo, como si eso hiciese revelar el contenido debajo de la lona. Eso no, pero aquel pedazo de tela ya se lo podía conocer de memoria de tanto verlo y examinarlo. Sin embargo, de un momento a otro, los ojos del calvo se abrieron como platos.

En realidad, es un tipo de mercancía. Mi hermana posee una tienda.

¡COMIDA!- dijo más que pregunto.

Dio un paso atrás y pasó su lengua por los labios y se frotó el estomago con ambas manos.

Hhhhmmmmm, como daría por un buen plato de arroz y carne ahora mismo. Entrenar cansa, ¡Y UNO SIEMPRE DEBE DE TENER ENERGÍA!- no era común en Karamaru andar a los gritos y tan contento y activo por el entrenamiento, tal vez era que simplemente una derrota en un combate oficial lo había tirado más para abajo de lo que él mismo se daba cuenta.

«Toriyaki... Dangos... Fideos...»

¿Convidas? Es que corrí mucho y me agarró un poco de hambre a decir verdad. Espera....

Tardó, pero finalmente había caído en cuenta que podía estar equivocado y que toda esa ilusión que había creado podría ser en vano. Por lo que él sabía, ahí dentro podía haber cualquier cosa excepto comida.

¿Traes comida verdad?


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 08/09/2017

Karamaru estaba más que dispuesto a averiguar el contenido de su espalda. Tanto, que por unos momentos se sintió amenazado ante sus vaivenes de cabeza.

¡COMIDA!

— ¿Qué? Eh, no... — musitó, pero fue interrumpido por las locuras del ninja.

Este dio un paso hacia atrás y prácticamente comenzó a salivar mientras imaginaba la perspectiva de, supuso Juro, poder comer algo caliente tras el entrenamiento.

Hhhhmmmmm, como daría por un buen plato de arroz y carne ahora mismo. Entrenar cansa, ¡Y UNO SIEMPRE DEBE DE TENER ENERGÍA! ¿Convidas? Es que corrí mucho y me agarró un poco de hambre a decir verdad.

« Este tío esta mal... »

Juro retrocedió otro paso, con cautela. Los gritos de aquel tio le empezaban a inquietar bastante. ¿Estaba bien de la cabeza? ¿o era solo un apasionado? Ya empezaba a dudarlo. Solo al final de su numerito pareció darse cuenta de que, igual, se había precipitado. Le miró, con ojos inquisitivos, y le hizo la pregunta que debería haberle hecho mucho antes.

Espera.... ¿Traes comida verdad?

Juro suspiró. En ningun momento había dicho algo así.

— Nunca dije nada de comida. Mi hermana lleva una tienda ninja — dijio, dejandolo más que claro —. Esto de aquí es madera, no te lo puedes comer.

Si, era madera. Aunque no le ofreció echar un vistazo. Con lo rarito que era, igual le daba un bocado a su marioneta.

— La comida más cercana que podrías encontrar sería en la capital, supongo — añadió, con una pizca de lógica. Nantōnoya también debía de estar cerca, pero ninguno era un shinobi de Uzushiogakure — Reponer fuerzas es importante para un entrenamiento.


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 08/09/2017

Nunca dije nada de comida.

La cabeza del calvo se agachó decepcionado, le costaba la idea de que su única comida durante el entrenamiento sea lo que pudiera pescar. Quería con todas sus fuerzas que aquel hombre viniera con exquisitos platos y bebidas, pero parecía ser que si no sacaba un pez del agua hasta el anochecer, o incluso más- nunca se conocía qué tanto podía durar su entrenamiento- se quedaría con el estómago vacío.

«Yo quería comer...»

Esto de aquí es madera, no te lo puedes comer.

¿Eh? ¿Madera?- respondió al instante, pero parecía que el morocho seguiría hablando. Gentil de su parte, pero el calvo ya conocía el lugar más cercano para conseguir comida. No hubiese hecho ese tipo de entrenamiento sin saber donde se podía mandar algo a la boca de la forma más rápida posible.

¿Pero madera?- dijo haciendo caso omiso de las palabras del kusajin- ¿A dónde llevas madera? Porque te puedo ayudar a cargarlo si quieres.

No sabía que tan pesado podía ser, pero correr con algo pesado a sus espaldas era un entrenamiento que solía y ya estaba acostumbrado.


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 08/09/2017

Juro pudo ver mientras hablaba como el rostro de Karamaru se mostraba cada vez más y más decepcionado al escucharle. No, no tenía comida. Tenía otra cosa.

¿Eh? ¿Madera?

Juro continuó hablando, creyendo que Karamaru le escucharía. Error. Otra vez, el chaval amejin se había quedado con unas palabras concretas y había hecho caso omiso de lo demás. Lo comprendió en cuanto volvió a abrir la boca otra vez, tras haber dicho todo lo que tenía que decir.

¿Pero madera?¿A dónde llevas madera?

— Si, madera. La llevo conmigo, no es que tenga ningún objetivo en concreto —. Al parecer, el chico no le estaba entendiendo. Tampoco podía culparle del todo.

Antes de poder decir más, el chico le vino con una cosa que le hizo muchisima gracia.

...Porque te puedo ayudar a cargarlo si quieres.

Juro soltó una carcajada, sin poder evitarlo. Después, se serenó un poco, y le dedicó una sonrisa. Le había hecho gracia, de eso no había duda. Pero le tenía cierto respeto por la petición.

— Lo agradezco, pero te estas confundiendo. No es madera normal, es madera ya tratada y manipulada, y no pesa demasiado. No llevo troncos de madera aquí sueltos — le explicó, omitiendo el hecho de que formase una marioneta—. No te preocupes. La he llevado a cuestas prácticamente toda mi vida. No necesito ayuda.


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 08/09/2017

El calvo miró primero a sus costados, luego a sus espaldas, extrañado. Estaba tratando de entender que es lo que había pasado, pero tuvo que llegar a la conclusión que las risas que se estaba mandando el morocho era por algo que él había dicho. ¿Por la comida, por la madera, por el ofrecimiento? Se decidió por la paciencia y esperó a que el hombre explicará el motivo.

No te preocupes. La he llevado a cuestas prácticamente toda mi vida.

«Toda su...»

¿Pero que clase de entrenamiento es ese? Debes de tener una espalda y una piernas bien fortachonas, seguro que si.

Karamaru volvió a su posición de pensador, revoleando los ojos para un lado y hacia el otro mientras miraba un punto lejano un poco más arriba de la cabeza morocha. Él también podía hacer un entrenamiento así, tan solo era cortar un pedazo de madera- cada vez más grande- y llevarlo encima hasta para ir al baño.

Aunque hay una cosa que no entiendo....- levantó el dedo índice y le lanzó una mirada sospechosa.

Bueno, dos en realidad...- levantó el dedo corazón- ¿Por qué llevas durante toda tu vida la mercancía de tu hermana? ¿Y por qué después de tanto tiempo de entrenamiento ¡¡¡¡¡SIGUES CON MADERA LIVIANA Y NO CON GIGANTES LISTONES DE METAL!!!!!?- abrió sus brazos y manos y las agitó para marcar el tamaño de los pilares.

No gritaba de forma ofensiva, no trató de invadir su espacio personal ni cuestionarlo como sospechoso de asesinato, si no que gritó por no poder entender como no mejoraba en su propio entrenamiento, si incluso su mirada reflejaba más motivación que agresividad.

En algún momento el monje se tendría que dar cuenta que su obsesión con el entrenamiento que llevaba durante esos días después de la derrota comenzaba a hacerse demasiada.


RE: Pescando lo que sea - Eikyuu Juro - 08/09/2017

La incertidumbre partió el rostro de Karamaru desde el mismo momento en que Juro le trató de explicar, sin comprometerse, lo que era su cargamento.

¿Pero que clase de entrenamiento es ese? Debes de tener una espalda y una piernas bien fortachonas, seguro que si.

— Eh, bueno, tampoco es para tanto...

Ahí si que no supo que decir. No era muy fuerte a decir verdad. Llevar ese peso solo le daba problemas de espalda y poco más. Si no se combinaba con ninguna clase de entrenamiento, de poco servía para los músculos. Y Juro nunca se había preocupado por el taijutsu, realmente.

Aunque hay una cosa que no entiendo....Bueno, dos en realidad...

« Ay dios, aqui viene »

Supo al instante que iba a decir algo comparable a como se había comportado hasta el momento. Una idiotez, vamos. Seguramente, hasta se pondría a gritar.

¿Por qué llevas durante toda tu vida la mercancía de tu hermana? ¿Y por qué después de tanto tiempo de entrenamiento ¡¡¡¡¡SIGUES CON MADERA LIVIANA Y NO CON GIGANTES LISTONES DE METAL!!!!!?

— Te obsesionas mucho con el entrenamiento, ¿eh? — murmuró Juro. Esta vez ni retrocedió ni se asustó. Tampoco buscó sacarle de su error; realmente, no iba a hacerle cambiar de opinión sobre eso —. En primer lugar, es mercancia de mi hermana, pero me pertenece. Y le doy utilidad en mi vida ninja. Lo llevo porque lo necesito, no es que sea un entrenamiento.

Se cruzó de brazos y asintió, como si con eso lo dijera todo. Con lo curioso que era, quizá le volviera a bombardear con preguntas, pero ya no sabía por donde salir. Igualmente, casi era hasta ridículo tanta discrección: decenas de personas habían visto a su marioneta en acción, gracias al torneo.

— Y eso que dices es una locura. ¿Cómo podría llevar eso tan grande? ¡El cuerpo tiene un límite! — se quejó. Por mucho que entrenara y entrenara, no había forma de que su joven cuerpo fuera capaz de llevar eso.


RE: Pescando lo que sea - Karamaru - 08/09/2017

Karamaru miraba con curiosidad al kusajin mientras hablaba. Miraba a sus ojos casi que buscando explicaciones de como una montón de madera inservible le podría ser en su vida ninja. ¿Combustible para fogatas? No, árboles había a patadas por todo el continente. ¿Para construir algo? No, debería de llevar todo un set de herramientas y utilidades, además de que no era mucha la madera que llevaba.

«Lo necesitas...»

Pero sus pensamientos profundos se vieron interrumpidos por una últimas palabras que lanzó aquel joven. Unas que sintió en su corazón casi como pecado, que hizo que lo mirara como si fuese un raro de otro mundo, que sus ojos se abrieran a más no poder. Una idiotez, para él, que no valía la pena ni contestar.

Hagamos una cosa- dijo chocando los puños y tratando de olvidar lo que había dicho Juro- Si nada va bieeeen......

Miró de reojo su caña de pescar, que seguía tan firme como cuando la colocó y lamentablemente quieta en el mismo lugar. Varios segundos siguió mirando el palo de madera pero terminó por resignarse y tras la decepción volvió la vista al shinobi.

Quiero ver el poderío de otro shinobi de segunda ronda. Perderé, pero prometo hacer mi mejor esfuerzo.- su mirada indicaba que sus palabras iban en serio, MUY en serio, como si estuviesen en aquella arena con ingentes cantidades de personas gritando a la espera de un combate.

Sus puños volvieron a chocar.