Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#31
«Pestañas claras…» Datsue todavía seguía rumiando en su cabeza sobre aquel detalle. Al principio había creído que habían sido imaginaciones suyas, pero cuánto más rememoraba la imagen de aquella joven, justo cuando se cruzaron e intercambiaron miradas, más convencido estaba de que sus pestañas, efectivamente, eran clarísimas. Extraño, cuanto menos. Muy extraño. De alguien rubio no lo sería tanto, pero una chica de pelo tan negro como el suyo…

«A no ser que sea teñida…» Datsue sacudió la cabeza, tratando de quitarse aquellos pensamientos. Pero era algo inevitable. Así como un especialista en Taijutsu disfrutaba de los ejercicios físicos y de poner su cuerpo a prueba, él se deleitaba con los pequeños enigmas. Le encantaba teorizar, poner a prueba su ingenio con los pequeños misterios que se le iban presentando a lo largo del día, tratando de deducir la razón que había tras ellos.

«Pero no es el momento, no es el momento…», se dijo, obligándose a prestar atención a lo que decía el doctor. Un doctor que no paraba de mirar hacia la pared mientras les hablaba. Decir que era un hábito raro era quedarse corto. El Uchiha había conocido a personas que se quedaban contemplando el paisaje a través de una ventana. Les ayudaba a concentrarse mejor. Pero a una pared… Nunca había visto semejante costumbre.

Lo que decía tampoco era positivo. Aseguraba que ningún doctor le daría lo que pedía, y aún en el caso de que él lo hiciese, no tenía con qué. Justamente —ya era mala suerte— le habían robado todos los medicamentos, incluidos los sedantes.

Koko le tomó por los hombros y le obligó a girarse hacia ella, casi tocándose la frente el uno al otro. La pregunta era clara: ¿esperar al próximo cargamento, o dar con los ladrones?

La respuesta no era fácil. Por un lado, si daban con los ladrones, eso era un punto muy a favor de Datsue para que el doctor cediese a sus pretensiones y, en agradecimiento, le diese un poco de lo que pedía. Por no hablar de que así, con suerte, dormiría aquella noche. ¿El punto negativo? Que tenía muchos preparativos que hacer antes del viaje con Aiko, y aquello gastaría un tiempo vital del Uchiha.

Suspiró pesadamente por la nariz.

Busquemos a los ladrones —susurró—. Quizá tengamos suerte y demos con ellos rápido.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#32
El chico se tomó unos momentos antes de finalmente dar una respuesta, bastante clara si vamos al caso. Pero claro, una cosa era hablarlo y otra cosa era lograrlo. Es decir, que quisieran dar con aquellos ladrones no significaba que fueran a encontrarlos, menos en el mismo día.

—Bien —respondió a secas, liberándole del agarre.

Justo después se separó de Datsue y se volteó a mirar una vez más al anciano, aquel que se había mantenido estático con la mirada perdida en las llamas de la chimenea incluso tras escuchar a la kunoichi hablar.

—Iremos a buscar a los ladrones, si es que ha visto algo que nos pueda ayudar a encontrarlos —dijo seriamente al viejo.

Este simplemente suspiró y bajó un poco la mirada hasta el piso. Guardó silencio por casi un minuto.

—Katsumi ha ido ya a por ellos —dijo al fin.

Tras aquellas palabras, el anciano se volteó y caminó en dirección a la pared que tanto parecía fascinarle, solo que esta vez siguió su camino hasta la puerta del otro lado.

—Ya le dije todo lo que sabía a ella, vayan con ella —afirmó antes de desaparecer.

Si Datsue miraba en ese preciso instante a Koko, podría ver en ella una expresión iracunda incluyendo una vena bastante hinchada en su frente.

—Vamos —dijo cortante a Datsue.

No había más que hacer en aquella cabaña, por lo menos eso era lo que la Kageyama parecía sugerir al dirigirse a la puerta de salida. Después de todo, era ella quien conocía al doctor y no Datsue, ¿verdad? Por algún motivo no les habrá querido dar detalles.
Responder
#33
Pero, ¡quería responder de una vez el maldito anciano! ¡Un minuto! ¡Un minuto llevaban esperando a que dijese algo! «Y luego soy yo el dramático… Pero a él no nos quejamos, ¿eh, Koko?»

Un minuto esperando para que luego le diesen una respuesta ambigua. Estaba probando de su propia medicina a base de bien, vaya que si lo estaba haciendo. Cuando miró a Koko para ver si sabía a quién se estaba refiriendo con Katsumi, captó su mirada iracunda. «Oh, entonces debe de ser…»

Vamos.

Al Uchiha no le quedó más remedio que seguirla. Si Koko no quería insistir por los detalles, él poco podría hacer al respecto, pues no parecía tener mucho poder de influencia sobre el doctor, ni mucho menos.

Esa tal Katsumi… Es la que nos acabamos de cruzar, ¿no? —preguntó, una vez ya fuera—. Da la impresión de que os conocéis de hace… mucho, ¿me equivoco?«De que os conocéis de hace mucho y de que os lleváis rematadamente mal, de eso no hay duda.». ¿Quién es? No me suena de haberla visto por la Villa.

Datsue era pésimo con los nombres, pero nunca olvidaba un rostro.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#34
La kunoichi caminaba a paso rápido, quería terminar con aquellos asuntos tan pronto como le fuese posible así significase que tendría que coincidir con aquella persona tan... poco amena. Además, se lo debía a Datsue, y como le mandase al cuerno en ese instante seguramente Hideo se la cobraría de alguna manera poco interesante para la rubia. Además...

—Sí, es una Sakamoto —respondió entredientes—. Es una de las nueve personas que el viejo permitió que se inscribiera a la academia —añadió, no muy feliz al respecto.

¿Qué más podía decir al respecto sin insultarla? Absolutamente nada, todo lo que sabía de aquella mujer probablemente serían los aspectos negativos, desde inicio hasta el final y nada ni nadie podría cambiar su opinión sobre aquella chica.

—Es una genin al menos, no va a poder mandonearnos como seguramente le gustaría —afirmó con una sonrisa algo sádica dibujada—. No es alguien que quieras tener cerca en ninguna circunstancia.

Al finalizar aquella frase, a lo lejos cualquiera de los dos podría divisar la silueta de la tan mencionada Katsumi, alejándose en dirección a las murallas, probablemente con la intención de salir de los límites de la ciudad.
Responder
#35
Nueve personas bendecidas por el viejo para poder inscribirse en la Academia. Nunca a una frase le había podido sacar tantas conclusiones. Primero que había un viejo, seguramente el patriarca, que parecía gobernar la familia con mano de hierro. Esto lo deducía porque, en una familia más normal, dicha bendición no era necesaria. Los críos de la Villa, por mucha reticencia que tuviesen los padres, se acababan alistando en la Academia quisiesen o no. Pero si eran estrictos, entonces era una decisión que se tomaba en conjunto: madre y padre. Esto dejaba dos opciones a la teoría del Uchiha: o la madre había muerto; o, efectivamente, era una familia asentada todavía en el antiguo patriarcado, ese que, según creía el Uchiha, era heredado de los propios samuráis. «Ah, los samuráis. Van de honorables por la vida y luego son los más rancios…»

La segunda conclusión que podía sacar, era que efectivamente era una familia muy numerosa. Si había nueve personas elegidas, al menos habría otro tanto que no. Otras algo más… marginadas. Quizá no habían pasado alguna prueba, o simplemente era una decisión a dedo por el viejo. Le faltaban datos para saberlo. Koko debía ser una de las nueve elegidas, aunque algo debió hacer por el camino. ¿Por qué, sino, se había ido de la mansión? ¿O acaso se había ido precisamente por no ser una de las elegidas? Ah, muchas preguntas sin respuesta. Quizá debiese preguntar a Akame. «A saber qué respuesta me daría…»

Lo que Koko le dijo a continuación, sin embargo, le llamó todavía más la atención. Estaba criticando a su propia hermana. O prima, la kunoichi no lo había especificado. La trataba de mandona y de alguien a quien no querrías tener cerca.

Pero, ¡Koko! —exclamó por lo bajo—. No deberías criticar a sangre de tu sangre. Eso está feo —Ay, cómo estaba disfrutando con aquello—. Además, si algo he aprendido de los Sakamoto, es que son complicados, pero buenos en el fondo. ¡Seguro que lo que te pasa con ella se trata tan solo de un malentendido! —No, Datsue no lo pensaba realmente. Y sí, lo estaba haciendo por chinchar un poco. Básicamente, repetía las palabras que ella misma le había dicho, meses atrás, cuando el shinobi criticaba a su hermana Noemi.

»Venga, apurémonos o se nos escapa —la apremió, aumentando el ritmo para alcanzar a la genin.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#36
—Existen dos tipos de Sakamoto, los que son como Noemi y yo, orgullosos y algo estúpidos pero inofensivos, y luego los que son como Katsumi, o incluso Katsu, otro de los nueve —dijo bastante fastidiada.

No le agradaba para nada aquella chica y no importaba cuanto le hablasen, no iba a cambiar en lo más mínimo su postura.

La conversación de todas formas tendría que esperar un poco, pues ya estaban puede que... Demasiado cerca de la tan mencionada kunoichi, quien frenó en seco, probablemente al percatarse que la estaban siguiendo.

—¿Qué quieren? —soltó escueta. No parecía interesada en forjar ningún tipo de relación.

Ah pero cuando se volteó a mirar a los shinobis centró su vista en la Kageyama y pareció que comenzó un duelo de miradas, uno en el que las chispas hubiesen salido disparadas en todas direcciones de no ser porque aquello era completamente imposible, al menos sin haber desarrollado alguna técnica o similares.

En cualquier caso, cualquiera podía deducir que aquellas dos féminas estaban a un paso de darse de golpes. Por eso y mucho más, la pecosa prefirió simplemente devolver aquella mirada fulminante a la de cabellos oscuros y dejar que su compañero hablase.
Responder
#37
—Existen dos tipos de Sakamoto, los que son como Noemi y yo, orgullosos y algo estúpidos pero inofensivos, y luego los que son como Katsumi, o incluso Katsu, otro de los nueve.

«Comprendo…»

Teniendo en cuenta que Koko se catalogaba a sí misma como inofensiva, y casi se había quedado sin cabeza por uno de esos Lariats suyos, no quería ni imaginarse cómo eran los considerados peligrosos. Mejor andarse con cuidado. Trató de grabar también, como un hierro candente en su cerebro, el nombre de Katsu.

Cuando al fin llegaron junto a la kunoichi, ésta se dio por aludida y en seguida pregunto que qué querían. La tensión no es que se palpase en el ambiente, es que literalmente el Uchiha casi podía ver como saltaban chispitas entre la mirada de ambas. Solo un loco se interpondría entre ellas, y Datsue no era ningún loco, así que simplemente se limitó a responder.

Creo que no he tenido el placer de que nos presentasen… Uchiha Datsue, también conocido como Datsue el Intrépido. —O uno de los Hermanos del Desierto, pero no era plan de mencionar aquel apodo fuera de la Villa. Siempre podía haber oídos indiscretos.

Le hubiese ofrecido la mano, pero sospechaba, por su actitud, que ésta se limitaría a quedársele mirando sin devolverle el gesto.

Katsumi, ¿verdad? Venimos a ayudar a encontrar a esos malditos ladrones. Tres cabezas siempre piensan mejor que una, ¿eh? Salvo cuando esas tres cabezas son de Kusareños, claro. En ese caso, el lío que montan es todavía peor —bromeó, tratando de rebajar algo la tensión que había en el ambiente.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#38
Y lo primero que Datsue tenía que hacer era presentarse como usualmente hacía él, como el intrépido.

La de cabellos oscuros alzó una ceja al escuchar aquella presentación, miró al Uchiha de arriba abajo y algo lento para asegurarse de que no se pasase ningún detalle y finalmente, con una sonrisa socarrona se regresó a la rubia, dispuesta a decir algo pero... Datsue agregó más a la apuesta.

Esta vez, la kunoichi desconocida no pudo evitarlo y río a carcajada limpia, alejándose un par de pasos de ambos.

—¡Claro! Pero no creo que sean mejores que Kusareños una rubia con tetas más grandes que su cabeza o un payaso recién salido del circo —dijo sin ningún reparo mientras se volteaba dispuesta a retirarse—. Ya tienen las tres cabezas con solo ustedes dos, confórmense con eso —aseguró despidiéndose con un simple gesto de la mano.

Y sí se había burlado abiertamente de ambos.

—¿Ahora me crees? —preguntó a regañadientes la pecosa.

Tenía las manos hechas puño y le temblaban bastante, estaba incluso más enojada que cuando Datsue terminó con su paciencia en la playa, es decir, en cualquier momento iba y le lanzaba un lariat a traición, o tal vez... algo más.
Responder
#39
¡La madre que le parió! Pero, ¿de qué iba esa tía?

¡O-oye! —exclamó, interceptándola, y empezando a caminar de espaldas si ella no se detenía, solo para poder mirarle de frente—. ¿De verdad quieres que nos pongamos a comparar? Seré un payaso… pero un payaso que mató a quien tú sabes y detuvo una segunda Gran Guerra Ninja, mientras otras —remarcó la última palabra, mientras hacía un gesto con las cejas en señal de que se refería a ella—, estaban escondiditas en su mansión. ¿Quieres que comparemos expedientes? Una misión de rango S completada con éxito, más lo otro que te acabo de decir. ¿Qué hiciste tú en comparación, hmm? ¿Qué hiciste tú para venirnos con esos aires a mí y a Koko?

«¡Así se habla, hombre ya!» Demasiada mierda había tenido que tragar y seguía tragando como para que aún por encima tuviese que soportar los aires de diva de una genin.

Hizo un casi imperceptible guiño a Koko, como diciéndole: «todo controlado »
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#40
La chica no pareció prestarle ni un mínimo de atención al Uchiha a pesar de que este la estaba siguiendo, caminando de espaldas en un intento por mirarla de frente durante todo el trayecto. Aunque ella seguía con la vista fija al frente, como si nadie le estuviese hablando.

—Sí, escondiditas como tu novia o la pecosa esa, mientras que yo estaba fuera completando una de las cuatro misiones de rango A que figuran en mi expediente —dijo con aires de grandeza, para desviar la vista a Datsue por tan solo un instante—. Completadas todas con éxito —concluyó acompañando a sus palabras con una de sus sonrisitas.

Sin más que decir, regresó la vista hacia el frente y se dispuso a alejarse, seguir por el camino en alguna dirección que ninguno de los otros dos shinobis conocía ya que no se les había proporcionado tal información.

Koko por su parte avanzó simplemente para interceptar al Uchiha y obligarle a parar, después de todo, estaba hablando sin saber absolutamente nada.

—Para un poco —le dijo esperando que le hiciese caso.

Se notaba que estaba algo molesta aún, pero al mismo tiempo parecía un tanto preocupada.

—Es la perra faldera de Katsu, es un jounin, se la suele llevar a cumplir sus encargos y por eso le figuran esas misiones en el expediente —comenzó a explicarle algo fastidiada—. Algo así como lo que pasó con Noemi, pero sin inconvenientes de por medio.

En otras palabras, Katsumi o bien tenía suerte, o gozaba de auténtica habilidad como para sobrevivir a todo ello, además que ni siquiera habían hablado de otro tipo de misiones y la Kageyama era consciente de que la otra genin tenía un buen historial de misiones de rango C completadas…

—No tiene sentido que intentes meterle alguna idea en la cabeza —prosiguió centrando la mirada en la espalda de la chica de cabellos oscuros—. Mejor la seguimos y ya.
Responder
#41
—Sí, escondiditas como tu novia o la pecosa esa, mientras que yo estaba fuera completando una de las cuatro misiones de rango A que figuran en mi expediente —dijo con aires de grandeza, para desviar la vista a Datsue por tan solo un instante—. Completadas todas con éxito.

No sé si no te lo enseñaron en la Academia o es que ese día justo faltaste a clase, pero la A sigue estando por debajo de la S —le devolvió, sacando la lengua y haciendo una pedorreta, en gesto de burla. No sabía cómo lo hacían, pero los Sakamotos siempre lograban sacar lo peor de él.

Pero tratar de convencerla era misión imposible. Lo sabía incluso antes de que Koko se lo dijese. Después de todo, se trataba de una Sakamoto. Así que cuando la kunoichi pasó a su lado, Datsue le dio una pequeña palmada en el hombro, como cuando un camarada se despide de otro.

Adiós pues, super genin —se despidió, sarcástico, mientras veía como Koko iba a su encuentro, pidiéndole que parase un poco y que la dejase estar, pues tratar de convencerla era inútil. El Uchiha se aseguró que Katsumi estaba lo suficientemente lejos como para que no le oyese y respondió:—. Por favor, Koko-chan, no soy tan ingenuo. He tratado con dos Sakamotos ya —le recordó, esbozando una media sonrisa—. Si todavía pensase que se os puede convencer de algo no sería un tipo demasiado optimista, sino un loco. —Aquella regla no parecía aplicarse a los varones de aquella familia. Pero en cuanto a las mujeres… todas eran más tozudas que una mula.

»Pero sí, no es mal plan. De hecho, lo pensé yo también. Fíjate —añadió, mientras se llevaba una mano al antebrazo. De pronto, se dibujó con líneas negras una brújula en la manga de su túnica blanca, justo en el antebrazo. Y la aguja apuntaba a… Katsumi, pues el Uchiha había aprovechado aquella palmada en el hombro para ponerle un sello de rastreo—. ¿Ves la aguja? Apuntará siempre hacia tu hermana. No importa qué tan lejos se vaya. Así que no hay que preocuparse ni por perderla de vista.



¤ Tsuiseki Fūin
¤ Sello de Rastreo
- Tipo: Apoyo
- Rango: B
- Requisitos: Fūinjutsu 40
- Gastos: 30 CK (sello de rastreo), 15 CK (sello-brújula; impide regeneración de chakra)
- Daños: -
- Efectos adicionales:
  • Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentran en la misma cuadrícula del mapa
  • (Fūinjutsu 50) Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentra en la misma cuadrícula del mapa o en una adyacente
  • (Fūinjutsu 60) Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentra en la misma cuadrícula del mapa o en dos adyacentes
  • (Fūinjutsu 70) Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentra en la misma cuadrícula del mapa o en tres adyacentes
- Sellos: -
- Velocidad: Instantánea
- Alcance y dimensiones: Cuerpo a cuerpo
Al tocar con la palma de la mano a una persona, animal u objeto, Datsue es capaz de implantar en él un sello especial, llamado sello de rastreo, que permanecerá activo durante (Poder/10) estaciones. Este sello permanecerá invisible ante su víctima, a no ser que la brújula esté buscando su posición, momento en el que cobrará color sobre la superficie en la que se implantó, tomando la forma del Kanji del Norte (北), de unos cuatro centímetros de ancho.

Y es que este sello no tiene ningún tipo de utilidad sin el segundo tipo de sello: el sello-brújula. Datsue es capaz de implantar un sello en su propio cuerpo, en el de otro o en un objeto, con forma de brújula, cuya aguja apuntará siempre hacia un sello de rastreo. El Uchiha tiene que decidir hacia qué sello de rastreo apuntará en el momento de implantar la brújula, pudiendo elegir entre los (Inteligencia/15) últimos sellos de rastreo implantados. Sin embargo, este sello requiere de emisión constante de chakra y de una gran concentración, imposibilitándole realizar otras técnicas mientras tanto (cualquier golpe recibido rompería su concentración, deshaciendo el sello).

Se ha de remarcar que esta técnica no dispone de una clave para nada complicada. Los sellos podrán ser rotos por cualquier practicante de fūinjutsu con suficiente maestría (40, 50, 60 ó 70).
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#42
La joven genin tenía una muy buena respuesta para acallar a aquel a quien había llamado payaso. Pero en su lugar, le dedicó una risa burlona y se retiró en dirección a una arboleda y reaccionando con repulsión ante aquella palmada sobre su hombro.

Justo después de que Datsue la soltó, ella se dio un par de palmadas en el hombro como si estuviese limpiando algún tipo de suciedad del mismo. Claro que, ignoraba aquel sello que el Uchiha le había dejado y siguió su camino.

Pero justo después, cuando el chico se acercó a la Kageyama soltó una frase algo desafortunada que le hinchó levemente una vena de la frente a ella. «Lo dices como si nosotras fuésemos el problema »pensó con ciertas ganas de darle un puñetazo, pero se contuvo.

Fue entonces que el shinobi le mostró una de sus cosas raras de Fuuinjutsu. Ya con él eran dos los que hacían gala de dichas habilidades y comenzaba a fastidiarle principalmente por lo inútil que ella era para esas cuestiones. Algunos llaman a dicho sentimiento envidia, pero si le preguntas, ella lo llamará frustración.

—A veces me das miedo —le dijo al ver esa brújula en la manga.

Si era cierto, cualquier persona corría cierto riesgo de ser perseguido por Datsue si entraban en contacto físico de algún tipo, y definitivamente aquello no era nada bueno.

—De todas formas, esperemos a que se adelante un poco para que no sospeche que la seguimos, ¿te parece? —sugirió, mirando en la dirección por la que Katsumi se había retirado.

No le apetecía en lo más mínimo volver a encontrarse con aquella kunoichi.
Responder
#43
A veces me das miedo.

A veces tú también a mí —respondió, ya que estaban de confesiones. No mentía, la kunoichi realmente era capaz de ponerle nervioso, especialmente cuando ponía esa sonrisita de loca psicópata tan suya… Pero mejor no pasarse de sinceros. La sinceridad, pensaba Datsue, era como el alcohol. Un poquito de vez en cuando sentaba bien, pero demasiada… Datsue había visto demasiadas veces a su padre de resaca como para querer sentirlo en su propio cuerpo.

Su padre… Sacudió la cabeza. No era momento de pensar en él.

De todas formas, esperemos a que se adelante un poco para que no sospeche que la seguimos, ¿te parece?

Tú mandas —respondió Datsue, en una leve inclinación de cabeza, como si le estuviese hablando al capitán de su equipo—. Esto es como si fuera una misión, y en una misión es importante que haya un líder. —La democracia pintaba muy bonita en papel, pero a la hora de la verdad no era más que una carga, una losa que entorpecía y retrasaba cualquier acción. Los Kusareños lo habían aprendido bien, para su desgracia, con el Consejo que les había gobernado durante una temporada—. Sé que no me aceptarías como tal —o de aceptar, tal y como la conocía, sería solo hasta cuando le conviniese. Probablemente lo mismo que el Uchiha, pero eso no tenía por qué decirlo—, así que te declaro oficialmente Capitana Temporal del Escuadrón de Superkunoichis de Datsue el Intrépido. —Muchas eran las noches en las que había soñado con aquel escuadrón. Generalmente, era un grupo formado por varias kunoichis y él como comandante… Pero supuso que para empezar no estaba mal. Ya iría mejorando con el tiempo.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#44
Realmente no sabía cómo interpretar aquellas palabras del Uchiha, no lo de que a veces daba miedo, sino por lo de que tenían que tener un líder en cualquier tipo de misión así sea en realidad una estupidez sencilla. Es más, probablemente para cuando interceptasen a aquella kunoichi ya habría terminado todo el lío.

—Bien… —respondió vagamente.

No podía tomarse completamente en serio aquello cuando lo finalizas con algo relacionado a un escuadrón de superkunoichis, es decir, la pecosa comenzaba a sospechar que ese chico era en realidad un donjuán y no le agradaba demasiado la idea de que su hermana estuviese liada con alguien así. Peor sería si llegaba a entrar a la residencia Sakamoto, seguramente se alborotaría, como mínimo.

—Nunca entraste a la mansión, ¿verdad? —preguntó escueta, mientras comenzaba a marchar en dirección a la arboleda tras asegurarse de que la genin hubiese desaparecido.

No había mucho más por hacer, tan solo seguir en aquella dirección y esperar porque Datsue la guiase correctamente para dar con Katsumi.
Responder
#45
Pues no —respondió el Uchiha, sincero. Las veces que se había visto con su hermana había sido en su propio apartamento y… Lo cierto es que no habían salido demasiado de allí. «Quizá sea hora de ampliar horizontes…». ¿Por qué lo dices? —preguntó, curioso.

Mientras tanto, ambos shinobis caminaban guiados por la brújula del Uchiha, que apuntaba a la Sakomoto como si ella fuese el Norte. Ni siquiera un Kusareño se podría perder con aquello, si bien era cierto que aquello consumía recursos. Chakra y concentración, para ser más específicos. El chakra, realmente, apenas se notaba. El problema era el esfuerzo por mantener la brújula activa. Era como mantener un Henge no Jutsu, solo que todavía peor.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.