Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Ambientación: País del Viento
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#1

País del Viento


Breve historia

El País del Viento es uno de los territorios más inestables del continente, con un gran número de Daimyōs provenientes de distintas familias feudales a lo largo de su historia. Las guerras entre nobles, las traiciones y los regicidios —los más famosos mediante el veneno—, son una tónica habitual del país, y no hay generación que haya vivido bajo un mismo mandatario.

La familia que más tiempo ha logrado permanecer en el poder es la actual: los Natsukatto. Natsukatto Rafû alcanzó el poder en el año 193, tras dar un golpe de estado y aniquilar a la familia gobernante. El suyo fue un gobierno duro, como acostumbra a ser en estas tierras, teniendo que sofocar varias revueltas tanto de la plebe como de pequeñas agrupaciones de nobles que trataron de hacerse con el poder.

En el año 208, sin embargo, murió envenenado, como también su esposa e hijo mayor, por Natsukatto Erina, su propia hermana, quien se hizo con el poder. Natsukatto Amura, hija de Rafû y con 12 años por aquel entonces, también fue envenenada y dada por muerta. Su cuerpo se tiró a los cerdos junto a los cadáveres de su padre, madre y hermano. No obstante, por alguna misteriosa razón su cuerpo resistió el veneno, y logró escapar de Inaka sin ser vista.

Erina gobernaría los siguientes seis años, ganándose poco a poco al pueblo. Bajó los impuestos, fomentó el comercio y la exportación, y quitó privilegios a los nobles. Incluso, mandó ejecutar a varios de ellos al conocer que abusaban de su poder. Nobles que, por su parte, estaban cada vez más disgustados. En el año 210, Erina lidió con dos intentos de golpe de estado, cada uno hecho por una familia noble distinta.

En el año 213, sin embargo, las mismas familias que antaño habían luchado por separado se unieron bajo una nueva aspirante al trono: Natsukatto Amura, quien volvía de la muerte para reclamar lo que le pertenecía. Al contrario que el resto de nobles, Amura no solo dirigía su propio ejército, sino que luchaba en primera línea junto a los soldados.

Las batallas fueron sucediéndose en favor de Amura, y se dice que Erina, cada vez con más miedo, solicitó un encargo a las tres grandes Villas para que le trajesen la cabeza de su sobrina. Los rumores cuentan que los tres shinobis enviados dejaron en ella tres heridas: la de la vida; la del amor; y la de la muerte. Y que ella, a su vez, ofreció una única respuesta: colgarles de un poste y abrirles vivos en canal para facilitar el trabajo a los buitres.

En el 214, Amura, con 18 años recién cumplidos, logró finalmente derrotar a su tía, a quien tiró junto a su esposo y único hijo a un pozo lleno de serpientes que mandó hacer, dándoles una muerte lenta y dolorosa. Gobierna desde entonces con mano férrea, y pese a que no es tan querida por el pueblo, tiene su respeto, y la adoración del ejército, quien la venera como a una diosa.

Por el momento, no tuvo que enfrentarse a ningún intento de usurpación. El viento, no obstante, arrastra noticias de que sus maestresalas —las personas a las que encarga probar su comida por si contiene veneno— empiezan a morir con más frecuencia de lo habitual.



Mitología

En construcción...



Ambientación

El País del Viento se encuentra al suroeste de Oonindo, y se caracteriza por ser una zona desértica, compuesta principalmente de interminables dunas de arena. Existen oasis desperdigados por el desierto, donde se concentran los poblados, así como ríos intermitentes y estacionales. Hay una excepción a estos últimos, conocido como el Río de Oro, que cruza todo el país desde su fuente en el País de la Lluvia hasta vaciarse en el mar, con un caudal inagotable. A la ribera de este es donde habitan la mayoría de poblaciones, y de donde se nutre la ciudad de Inaka.

El país tiene el clima más severo del mundo. Con temperaturas que pueden alcanzar los 50ºC por el día y los -10ºC por la noche. Apenas caen precipitaciones una vez o dos al año, y se dice que sucede cuando en Arashi no Kuni deja de llover. Dichas lluvias suelen ser torrenciales, y alargarse durante un día entero. Además, acostumbran a haber peligrosas tormentas de arena y pequeños tornados —más conocidos como el Diablo del polvo— a lo largo del desierto.

Es común ver dromedarios, camellos y cabras —principal ganado del pueblo—. También escorpiones, serpientes, zorros, antílopes blancos, cocodrilos —en el Río de Oro— e incluso algún guepardo (guepardo del Desierto). El pueblo se nutre principalmente del ganado, de las palmeras datileras y del cereal que cultiva. Pese a ser muy pobre, es conocido en todo el mundo por su hospitalidad, negando rara vez un buen vaso de agua o un plato caliente al viajero necesitado.

En un claro contraste, los nobles del país suelen estar rodeados por el lujo y la opulencia, enriquecidos por la herencia de sus ancestros, quienes explotaron numerosas minas de oro y diamantes encontradas en el desierto. Por ello, pese a que la pobreza de sus habitantes es mayor a la del País de la Tierra, no se considera al País del Viento como el más pobre, pues es una potencia económica importante.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es