Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Baile de espadas a las tres
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#1
Daruu caminaba por las calles de lo que durante un tiempo sería su ciudad. Aunque, para ser sinceros, al lado de Amegakure aquello como mucho se podía llamar pueblo grande. No es una etiqueta despectiva, simplemente, era mucho más pequeño y los edificios mucho más tradicionales. ¡Y le gustaba!

Ahí lo tenéis, con la sonrisa de idiota plantada en la cara y silbando mientras mira a un lado y a otro y se maravilla con todos los dojos que hay.

¡Madre mía, un micropaís dedicado al entrenamiento! En cierta manera, estaba muy bien, y después de su renovado interés por mejorarse a sí mismo y superar al resto, el Valle de los Dojos parecía un paraíso.

Claro, eso hasta que uno ve el decimocuarto dojo. Ahí uno se empieza a cansar y se dirige a partes de la ciudad más ociosas. Ahora mismo estaba mirando el escaparate de una tiendecita donde vendían una especie de tortas de tomate frito con verdura por encima.

—¿Señor? —Daruu trató de llamar la atención a un señor mayor que parecía estar... ¿durmiendo? en una silla detrás del mostrador.

—¡Oh! Oh... —El anciano dio un respingo y se recompuso. Dio un pequeño salto, muy ágil para su edad, y se puso enfrente de él. El cristal le llegaba por la frente, de modo que Daruu tuvo que agacharse para verle la cara a través del vidrio.

—Esto... ¿Esto es pizza de verduras, no? Es que como ahí pone Koshoposhi...

—¡Otro jovenzuelo irrespetuoso! —espetó el viejo—. ¡Los Koshoposhi los fabrica mi familia desde generaciones! ¡Ahora no vas a venir tú, imberbe, a decirme cómo se llama esto!

Daruu podría haber tenido tres puntos dibujados en la cara perfectamente. Se dio la vuelta, metió las manos en los bolsillos y marchó, malhumorado.

—Es una pizza.

—¡¡¡UUAAAAAAAAAAARRR!!!
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#2
Un par de días después de haber llegado al valle Daigo pensó que sería buena idea salir a correr y retomar su entrenamiento para prepararse adecuadamente para el torneo, pues desde que llegó hasta el recinto se pasó la mayoría del tiempo preguntándose por qué demonios había ido hasta allí en primero lugar.

Y fue así como el chico agarró su sudadera favorita y se puso a correr para mejorar su aguante, aunque lo cierto era que lo hacía solo para prepararse física y mentalmente para un entrenamiento mucho más duro que vendría más tarde.

Luego de un rato corriendo se alejó de Kitanoya lo suficiente como para adentrarse en Sendōshi. No era un lugar especialmente increíble y la arquitectura le recordaba en gran medida a su aldea, pero le causaba la suficiente impresión como para fijarse y apreciar el ambiente con interés, pues era la primera vez que viajaba fuera de su aldea.

A su izquierda podía ver una gran cantidad de dojos, igual que a su derecha, y si veía más allá, mucho más allá frente a él, tan solo se encontraba con más de lo mismo. Si no fuese por los establecimientos que podía encontrar por el lugar, casi podría haber jurado que todo el país estaba compuesto únicamente por dojos.

Y es que por algo lo llaman el Valle de los Dojos.

En cuanto llegó a una tiendecilla en la que vendían pizza de verduras se detuvo casi en seco. Le apetecía un montón pillar una, pero el dinero que llevaba era apenas suficiente para pagarse el alojamiento donde descansar durante el viaje de vuelta casa, y no le interesaba gastárselo en ese momento.

— Esto... ¿Esto es pizza de verduras, no? Es que como ahí pone Koshoposhi... —

— ¡Otro jovenzuelo irrespetuoso! ¡Los Koshoposhi los fabrica mi familia desde generaciones! ¡Ahora no vas a venir tú, imberbe, a decirme cómo se llama esto!—

¿Pero qué es lo que pasa allí?

Los gritos de quien parecía ser el dependiente de la tienda llamaron la atención de Daigo, que estaba observando la escena desde fuera de la tienda.

— Es una pizza. —

— ¡¡¡UUAAAAAAAAAAARRR!!!

Y el chico salió de la tienda como si nada, pasando al lado de Daigo, quien se había apartado de la puerta sin acabar de comprender lo que había presenciado.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#3
Su cara se topó de pronto con una mano pequeña, femenina, que le frenó el paso. Daruu retrocedió, confuso. Ante él acababa de aparecer una muchacha: tenía el pelo negro y lleno de trenzas, atados detrás de la cabeza en una coleta alta; los ojos verdes y la tez morena. Vestía un uwagi sin mangas de color amarillo atado con un cinturón de color negro. Los pantalones eran de un color azul marino muy oscuro. Llevaba dos pares de katanas cortas atadas al cinturón a cada lado de la cintura. No tenía el cuerpo desarrollado, los músculos del brazo estaban tonificados y fuertes, era un poco más alta que él a pesar de aparentar su edad y casi parecía un chico, pero por su voz quedó claro que no era así.

—¡Eh, eh, eh, forasteros! —dijo. Sólo entonces Daruu miró su alrededor y descubrió que no era el único shinobi de la calle. También había un chaval de Kusagakure. Lo que más le llamó la atención es que tenía... ¿el pelo verde?—. He oído que los shinobi lucháis muy bien. ¿Tengo que esperar al torneo para verlo?

«¿En qué clase de lío me he metido?»

—Lo... lo siento, pero estoy algo ocupado... —Bordeó a la muchacha, pero ésta, deliberadamente, chocó su hombro con él, con tanta fuerza que, aunque siguió andando, vio desviada su ruta unos grados.

—Por lo visto también sois unos cobardes. ¿Pretendéis pasar de la primera ronda?

Los pies de Daruu, atraídos por un imán inexistente, se pegaron al suelo.

La muchacha sonrió, a espaldas del shinobi.

—Tú, el de Kusagakure —dijo—. ¿Eres igual de cobarde que él?
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#4
En cuanto el chico salió de la tienda, Daigo pudo ver como este fue detenido por una chica algo alta y que llevaba una katana atada a cada lado de la cintura. Al ver esto esto Daigo dio un par de pasos hacia atrás, no quería meterse en problemas.

— ¡Eh, eh, eh, forasteros! — Ambos chicos miraron a su alrededor buscando a un segundo, o puede que incluso a un tercer forastero.

Tardó un par de segundos en darse cuenta de que él era el otro forastero.

Demonios, ¿Por qué me da la impresión de que me he metido en un lío?

— He oído que los shinobi lucháis muy bien. ¿Tengo que esperar al torneo para verlo? —

Eso a Daigo le sonaba a proposición de combate y no le gustaba nada esa idea.

— Lo... lo siento, pero estoy algo ocupado... —

El chico estaba a punto de marcharse y el peliverde iba a ser el siguiente en irse, pero el de los ojos blancos fue detenido bruscamente por la muchacha con un choque de hombros alteró su ruta un par de grados hacia un lado.

— Por lo visto también sois unos cobardes. ¿Pretendéis pasar de la primera ronda? —

El peliverde apretó los puños por reflejo para calmar su disgusto, pues no le hacía la más mínima gracia que esa chica insultase su profesión tan a la ligera.

Aunque si solo se refiriese a mí, no le faltaría razón...

— Tú, el de Kusagakure ¿Eres igual de cobarde que él? —

Luego de un suspiro y contar hasta tres, Daigo dio un paso hacia el frente. Quizá podría resolver esto solo hablando.

— No señorita, y en verdad dudo que mi compañero sea un cobarde, pero creo que tendrá hasta el torneo—

La intentó mirar a los ojos, pero fue demasiado para él y volvió la mirada a un lado, intentando evitar cualquier contacto visual. Ya le era demasiado difícil mantener los nervios en esa situación.

— Además, estoy seguro de que si espera hasta entonces podrá ver muchos shinobi más interesantes que yo, así que si me disculpa... — hizo una pequeña reverencia, — Yo también estoy algo ocupado. —
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#5
La muchacha resopló y cambió de postura, intercambiando el peso del cuerpo de una pierna a otra. Le señaló entre ceja y ceja directamente, a una distancia que casi se consideraría incómoda.

—¿Vas a decirme que no a un simple duelo de entrenamiento, piltrafilla? —dijo—. Si has venido al torneo a ser relleno, no sé para qué narices te apuntas.

Se giró entonces hacia Daruu, y con exactamente el mismo descaro, le señaló y escupió a un lado.

—Y tú, nenaz...

—Acepto el desafío.

La muchacha se acercó dos pasos e inclinó la espalda hacia él, giró la cabeza y puso la mano al lado de la oreja, como si estuviese intentando escuchar mejor.

—¿Oooooh? ¿He entendido bien?

—Acepto el desafío, y haré que te tragues esas palabras.

La morena soltó una carcajada de desprecio.

—Pero sólo si tu compañero viene también. Contra ti sería demasiado fácil.

Daruu apretó los puños y los dientes, y resistió el impulso de salir corriendo y golpearla en el rostro.

»¿Qué me dices, kusareño? ¿Vas a dejar sólo a tu compañero ninja?
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#6
La chica, sin acabar de aceptar un "no" por respuesta, apuntó a Daigo de forma amenazante.

— ¿Vas a decirme que no a un simple duelo de entrenamiento, piltrafilla?

El peliverde solo pudo reaccionar intentando evitar la mirada de la chica, con pena. En momentos como ese habría deseado tener el valor suficiente para hacerla callar, o incluso aceptar el duelo y hacerla tragarse sus palabras. Pero muy a su pesar, no tenía ese valor.

— Si has venido al torneo a ser relleno, no sé para qué narices te apuntas.

En ese momento su expresión cambió y mostró al completo el enojo que intentaba contener. Planeaba demostrarle a la chica cuanto se equivocaba, tanto si tenía que hacerlo ahora, como si debía de hacerlo en el torneo.

— Y tú, nenaz...

— Acepto el desafío.

Daigo no pudo evitar mirar al chico, luego a la chica, y nuevamente al chico, confundido. Pero no tardó mucho en entender que el muchacho probablemente se sentia igual que él. No es propio de un shinobi permitir que hieran su orgullo tan fácilmente.

— ¿Oooooh? ¿He entendido bien?

— Acepto el desafío, y haré que te tragues esas palabras.

La muchacha se rio de una de una manera que Daigo solo podía tildar de desesperante.

— Pero solo si tu compañero viene tam...

— Acepto.

Teniendo su orgullo renovado, aceptó el reto. Haría que esa chica se tragase sus palabras y lo haría ahora.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#7
Daruu se había dejado llevar por las provocaciones de la muchacha, que ahora sonreía con gran satisfacción. Ambos shinobi habían aceptado su desafío. Se abrió de brazos, mientras daba un paso tras otro hacia atrás, soltando una risilla socarrona.

—Menos mal, todavía hay un poco de orgullo en esos corazones —dijo, canturrona—. Pronto comprobaréis que no tengo nada que envidiaros, "shi-no-bi". —Dibujó en el rostro un entrecejo marcado y sus ojos, del mismo color, tenían una tonalidad anímica muy diferente, más iracunda.

»No obstante, las cosas o se hacen bien o no se hacen.

Hizo una reverencia, tomó el aire, y lo dejó escapar lentamente mientras recuperaba su postura. Cuando se levantó, estaba serena y su rostro volvía a presentar una sonrisa.

—Me llamo Kirin. ¿Vuestros nombres?

Lo que había empezado como un ataque de ira ahora se había convertido en curiosidad. Daruu estaba interesado en aquella muchacha. ¿Por qué quería pelear con ellos? ¿Por qué insistía tanto, provocándoles, insultándoles

—Amedama Daruu.
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#8
Tanto Daruu como Daigo cedieron finalmente y aceptaron el reto de la muchacha, que sonreía enormemente satisfecha.

—Menos mal, todavía hay un poco de orgullo en esos corazones —dijo, canturrona—. Pronto comprobaréis que no tengo nada que envidiaros, "shi-no-bi".

De pronto su expresión cambió y abandonó la sonrisa que presentaba hace unos instantes, para mostrar en su rostro lo que parecía ser ira contenida.

¿Pero qué?...

El repentino cambio en la expresión de la chica tomó por sorpresa a Daigo, que ahora se preguntaba el porqué de todo esto.

—No obstante, las cosas o se hacen bien o no se hacen.

La chica hizo una reverencia y tomó aire, dejándolo escapar mientras recuperaba su postura y su sonrisa.

—Me llamo Kirin. ¿Vuestros nombres?

—Amedama Daruu.

—Tsukiyama Daigo, un gusto. —Se presentó con educación a la vez que efectuaba una pequeña reverencia.

La velocidad con la que parecía cambiar el estado de ánimo de la muchacha no hacía más que preocupar a Daigo. Tenía la impresión de que había algo detrás de este encuentro, quizá la chica no se les había acercado por simple orgullo, o quizá lo había hecho por algo más que orgullo. Fuese cual fuese el motivo, sabía que lo descubriría pronto.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#9
—Tsukiyama Daigo, un gusto.

Daruu saltó y se colocó al lado de su compañero shinobi, poniéndose en guardia. Kirin les observó unos segundos con la cabeza torcida. La muchacha sonrió, apretando mucho los dientes y entrecerrando los ojos.

—¿Qué acabo de decir? —rio, socarrona—. Las cosas, o se hacen bien, o no se hacen.

»Os espero dentro de una hora en el Bosque Sesgado, al suroeste de aquí. Hay una bifurcación si salís por el oeste. Allí tendremos nuestro baile de espadas.


···


Daruu y Daigo estaban sentados en uno de tantos tocones gigantescos. El amenio suspiró y se llevó una mano a la nuca.

—No debimos aceptar —dijo—. El torneo está a la vuelta de la esquina, y debemos llegar en forma. No parecía dispuesta a entrenar, era como... si quisiera pelear en serio. ¿No te dio esa sensación?

»Es igual. Debemos saber un poco más el uno del otro. ¿Cual es tu especialidad?
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#10
Con la hora y el lugar del duelo ya estipulados, ambos chicos buscaron asiento para charlar y prepararse para el reto.

—No debimos aceptar —dijo Daruu llevándose una mano a la nuca—. El torneo está a la vuelta de la esquina, y debemos llegar en forma. No parecía dispuesta a entrenar, era como... si quisiera pelear en serio. ¿No te dio esa sensación?

—Completamente. No estoy seguro de por qué tendrá tantas ganas de pelear con nosotros, pero lo que sí es seguro es que no se contendrá un ápice.

—Es igual. Debemos saber un poco más el uno del otro. ¿Cual es tu especialidad?

—El Taijutsu. —Dijo, mientras levantaba su puño a la altura del pecho— También sé algo de Fuuton, pero me baso mayormente en mis puños. ¿Qué hay de tí?
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#11
—El Taijutsu —contestó Daigo, levantando el puño a la altura del pecho. Ciertamente parecía fuerte, además era de una estatura que sobresalía de los estándares de su edad—. También sé algo de Fuuton, pero me baso mayormente en mis puños. ¿Qué hay de ti?

Daruu se balanceó y saltó del tocón al césped. Caminó mientras se daba la vuelta y se apoyaba sobre otro de los árboles partidos.

—Yo también me especializo en Taijutsu, aunque no es lo único que sé hacer. Uso técnicas de agua —explicó—. Mi Taijutsu no es muy común, tengo sangre y entrenamiento Hyuuga. Atacamos al sistema de circulación del chakra y a los órganos internos, de modo que alguien con mucha resistencia física no tiene por qué tener especial ventaja contra nosotros. Y... tenemos buena vista.

Lo dejó en el aire. No quería dar demasiados detalles al respecto, y de todos modos no iba a suponer una ventaja estratégica que su improvisado compañero de combate supiera que podía ver en todas las direcciones. Además, quién sabe quién podría estar escuchando en ese preciso momento.

—Faltan apenas unos minutos —dijo—. ¿Hay algo más de lo que podamos hablar? ¿Se te ocurre?

Balanceó la cabeza a un lado, al otro, apretando los labios

—Esa chica no era una shinobi, eso está claro. Nos ha hablado con tono despectivo respecto a nuestra profesión —razonó—. Tenía varias espadas. Quizás vive aquí. ¿Un samurái? ¿Una hija de samurái? Parece fuerte y no conocemos qué sabe hacer. Tenemos que tener cuidado, pero no creo que sepa usar Ninjutsu. Eso nos da ventaja... ¿No?

Daruu no tenía ni idea de qué tipo de habilidades utilizaban los samurái, ni tampoco que sabían utilizar el chakra. Si tan sólo lo hubiera sabido, tened por seguro que no hubiera hecho esa afirmación.
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#12
—Yo también me especializo en Taijutsu, aunque no es lo único que sé hacer. Uso técnicas de agua —explicó Daruu—. Mi Taijutsu no es muy común, tengo sangre y entrenamiento Hyuuga. Atacamos al sistema de circulación del chakra y a los órganos internos, de modo que alguien con mucha resistencia física no tiene por qué tener especial ventaja contra nosotros. Y... tenemos buena vista.

Mientras Daruu le explicaba sus habilidades, Daigo intentaba trazar un plan con lo que sabía de su compañero y lo poco que sabe sobre los samurái.

—Faltan apenas unos minutos. ¿Hay algo más de lo que podamos hablar? ¿Se te ocurre?

Daigo levantó la mirada, pudiendo ver como el chico movía su cabeza de lado a lado mientras apretaba los labios. Quizá estaba tan nervioso como él.

—Esa chica no era una shinobi, eso está claro. Nos ha hablado con tono despectivo respecto a nuestra profesión. Tenía varias espadas. Quizás vive aquí. ¿Un samurái? ¿Una hija de samurái? Parece fuerte y no conocemos qué sabe hacer. Tenemos que tener cuidado, pero no creo que sepa usar Ninjutsu. Eso nos da ventaja... ¿No?

El peliverde se levantó para ir al lugar de encuentro, pero esperó a que fuese su compañero quien iniciase el paso.

—Dudo que eso nos suponga una gran ventaja, Daruu-San... —dijo, sin querer subestimar a su oponente—. Además, como samurái seguramente sea muy buena con el kenjutsu, y eso no podemos subestimarlo.

Se tomó un segundo para mirar a su alrededor, como si estuviese buscando algún plan escrito en alguno de los troncos del lugar.

—Quizás si la conseguimos desarmar podamos conseguir la ventaja... ¿Alguna idea?.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#13
—Dudo que eso nos suponga una gran ventaja, Daruu-san... —replicó Daigo—. Además, como samurái seguramente sea muy buena con el kenjutsu, y eso no podemos subestimarlo.

Daruu asintió con gravedad.

Luego, el muchacho miró alrededor.

—Quizás si la conseguimos desarmar podamos conseguir la ventaja... ¿Alguna idea?

Daruu negó con la cabeza.

—Si realmente es tan buena con el Kenjutsu, no vamos a poder desarmarla tan fácilme...

—¡Las tres en punto!

Daruu activó su Byakugan y movió el brazo tan rápidamente como pudo, sacando un kunai de su portaobjetos. Instintivamente, lo puso delante de él al tiempo que Kirin se plantaba frente a los muchachos en un parpadeo imperceptible. Kunai y katana chocaron y chirriaron con chispas de color anaranjado.

—Una dama nunca llega tarde.

—¡Una dama no hace trampas!

—¿Trampas? Shinobi, creía que vuestra especialidad era atacar por sorpresa. ¿Dónde está vuestro orgullo?

Daruu apretó los dientes y sintió el filo de la muchacha acercarse a él. Tuvo que sujetar la mano que aferraba su arma con la otra para poder resistir la increíble fuerza que estaba aplicando Kirin en el choque.

—¡Daigo...!
Esto es una prueba.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 16
Exp: 2 puntos
Dinero: 300 ryōs
#14
Tal y como se lo temía Daigo, Daruu negó con la cabeza. Simplemente es demasiado complicado desarmar a un buen usuario de Kenjutsu y su compañero lo sabía.

Si realmente es tan buena con el Kenjutsu, no vamos a poder desarmarla tan fácilme...

¡Las tres en punto!

En tan solo un parpadeo, la chica apareció frente a Daruu y atacó con su katana sin dejarle otra posibilidad más allá de defenderse con un kunai, aunque solo fuese por instinto.

—Una dama nunca llega tarde.

¡Una dama no hace trampas!

—¿Trampas? Shinobi, creía que vuestra especialidad era atacar por sorpresa. ¿Dónde está vuestro orgullo?

Daigo cerró los puños instintivamente, todo había ocurrido tan rápidamente que ni siquiera tuvo la oportunidad de reaccionar antes, así que ahora tendría que tomar la iniciativa. Se movió lo más rápido que pudo para flanquearla y atacar por un costado.

—¡Daigo...!

Apenás escuchó la voz de su compañero, pisó lo más fuerte que pudo con su pie izquierdo adelantado y balanceó su cuerpo con fuerza para golpear el pómulo izquierdo de Kirin con su diestra.


Vida

150/150

0


Chakra

80/80

0



Inventario:
  • Hitai-ate (Hombro derecho)

Daños previstos: Puñetazo de 14 PV
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 8 punto
Dinero: 240 ryō
#15
Kirin se apartó en el último momento echándose hacia atrás, soltando la espada que empuñaba y dejando que ésta cayera al suelo. La chica agarró el antebrazo de Daigo con una destreza que superaba con creces a la de ambos y redirigió el golpe empujándolo hacia el tocón. El puño chocó contra la mandíbula de Daruu, que vio sus pies despegados del suelo y salió volando en dirección contraria. El muchacho cayó al suelo tras tropezar con una raíz y se golpeó la parte de atrás de la nuca.

La samurai movió su brazo izquierdo sin soltar el antebrazo de Daigo y cogió del codo al muchacho, interpuso su pierna izquierda delante de las de él y giró el cuerpo para soportarlo sobre su espalda. Tiró del brazo del shinobi hacia adelante arqueando su torso para que éste volara por encima suya y voltease en el aire, terminando por caer de espaldas hacia el césped. En el último momento, Kirin saltó y proyectó la rodilla derecha hacia adelante, golpeando la espalda de Daigo y causándole un tremendo dolor, además de lanzarlo hacia Daruu, que tuvo que apartarse rodando hacia la izquierda para esquivarlo.

Kirin tomó aire y lo soltó, despacio, mientras se agachaba y cogía su katana de nuevo.

—Madre mía, ¿y vosotros sois los participantes del torneo? ¿Los expertos en Taijutsu? —espetó—. No me hagáis re-

El brazo de Daruu, que había disparado una elongación de sí mismo hecha de un caramelo espeso de color rosa, rozó la mejilla de la samurai cuando ésta giró el cuerpo para esquivarlo. Chasqueó la lengua, y cortó el proyectil con la espada. El brazo falso cayó al suelo y se desparramó.

Daruu se levantó de un salto y se abalanzó sobre ella con un golpe directo lleno de rabia con la palma, pero ella se limitó a sonreír, dar un paso hacia un lado y patearle el costado. Daruu tosió malherido y golpeó con la espalda otro árbol partido.

—Sois patéticos.

Roleemos sin tabla Sonrisa
Esto es una prueba.
Responder