Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
¡Únete a nuestro grupo de Telegram!
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
(C) Un asesinato en el Norte
#46
—Hasta luego, Umichi-san. Tenga buenas noches —se despidió de manera educada una vez el alguacil los había acompañado hasta la salida.

Ya fuera, junto a su compañero, Daigo se dirigió a Geki, quien había sido el más prudentes de los dos, tomando notas que probablemente les resultarían muy útiles en el futuro.

—¿Tú qué opinas, Geki-kun, por dónde deberíamos de empezar?
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#47
El Senju se llevó la mano del brazo derecho al mentón mientras cerraba los ojos por unos segundos. —Sinceramente esperaba un poco más de información —Sonó en una voz quejosa

—Pero creo que lo ideal sería que fuéramos al lugar de los hechos a ver si podemos conseguir alguna otra pista—
Se encogió de hombros mientras le devolvía la mirada a Daigo. En realidad el alguacil tenía razón, no les habían pagado para servirles todo en bandeja, esto Geki lo sabía pero tenía la manía de quejarse de las cosas obvias.

—También tenemos el dato de las personas de la Rivera Sur que cruzan hacia aquí, pero sabiendo de la rivalidad de estos pueblos no conviene sacar nuestras conclusiones tan pronto y culparlos, pero tampoco podemos descartarlos...

Geki movía los labios de un lado a otro, esto daba la ligera sensación de estar pensando cuando en realidad se comía la piel del interior de su boca. Al final soltó un suspiro y se rascó la nariz.

—¿Qué te parece si vamos y de paso caminamos por el pueblo echándole un ojo? quizá tenemos la suerte de encontrar algo.

Finalizó el genin esperando la aprobación de Daigo. Si que esto iba a ser un lío, debían meterse hasta el fondo de la cuestión para averiguarlo.
[Imagen: firma-a-ver.jpg]
Responder
#48
Continuad dialogando hasta que veáis. Cuando sea necesario ya volveré a meterme Guiño
Responder
#49
—Pienso lo mismo, Geki-kun —respondió—. De paso podemos preguntar en La Cascada Infinita cuando acabemos. Quizá allí consigamos más información sobre ese grupo.

Sí, esa le parecía un buen sitio para empezar a buscar. Aunque las autoridades ya deberían de haber investigado el escenario del crimen, quizá con la percepción de un shinobi puedan encontrar algo ellos hayan dejado pasar.

Daigo dio un par de pasos, empezando a tomar el camino por el que el alguacil los había traído.

—Oye, Geki-kun, ¿sabes cómo llegar a Kasketo?
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder