Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
(C) ¡Vaya panda!
#46
Juro estuvo tan concentrado que se perdió el espectáculo de las flechas, los osos panda rodando y toda la magia. Simplemente escuchó el rugido del oso mayor, y notó como se le agotaba el tiempo.

Entonces, el chakra extinguió el fuego y se lo llevó a su pergamino. Este tenía un simple kanji "Fuego", donde a partir de ahora almacenaría el fuego de la hoguera. A su espalda tenía su marioneta, que le miraba con algo de reproche, por haberle quitado su puesto.

« En cuanto me libre de este fuego podrás volver » — pensó, pero no quiso distrarse.

¡Terminé!

¡Vale! ¡Ahora apártate!

Juro alzó la cabeza y pudo ver a sus enemigos: un oso panda de tres metros de altura, y cuatro osos más pequeños, que avanzaban. Unos se habían rezagado más, pero todos iban hacia su dirección. Probablemente continuarían hacia la aldea, y ya no podía hacer nada.

Él no tenía fuerzas para derribar a aquellas criaturas.

Juro corrió con todas sus fuerzas y se lanzó al suelo, imitando al cazador, para apartarse de la trayectoria de las criaturas. Con suerte, pasarían de largo y ni le mirarían. En sus manos, agarraba el pergamino en el que había sellado el fuego. Con cuidado, lo guardaría, una vez estuviera a salvo.

¿Qué hacemos ahora? — murmuró, claramente preocupado por el espectáculo que tenía delante.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
#47
Mientras Juro y el cazador se encargaban del pueblo, Daigo corría lo más rápido que su cuerpo le permitía para alcanzarlos.

—Huff huff...

"Malditas piernas las mías ¿Por qué no puedo ser más rápido? Necesito más velocidad, o quizá ellos..."

Agitó la cabeza un par de veces antes de devolver su mirada al frente, a su objetivo. No quería imaginarse lo que pasaría si alguien resultaba herido por su culpa.

—Por favor, espero que estén bien...

Pocos minutos más tarde el joven boxeador llegó al lugar donde se encontraban su líder y su cliente, solo para ver lo tarde que había llegado.

"No..."

Apenas llegó, Daigo pudo ver a cuatro osos panda, probablemente los que había visto antes, a Jin y a Juro. Por lo visto los osos llegaron poco antes que el peliverde, pero aquelllo no lo iba a detener, no. Si Daigo tenía una oportunidad para ayudar era esta.

Los apresurados pasos del peliverde pronto se transformaron en largas zancadas a medida que intentaba acercarse a los osos. Si pretendía ayudar ser de ayuda antes de que las bestias hiriesen a alguien inevitablemente tendría que arriesgarse. Y así fue.

Más pronto que tarde, Daigo saltó en dirección hacia los osos impulsado por su propia inercia. Solo tuvo que preocuparse por saltar lo más alto que pudo y girarse a tiempo.

—¡Fūton: Soyokaze no Jutsu!

Con el sello del carnero formado en su mano, mientras volvía a girarse para quedar nuevamente boca abajo, Daigo escupió un chorro de aire a presión que le ayudaría a corregir su trayectoria e impulsarlo un par de metros hacia adelante, con la esperanza de quedar poco por encima de uno de los pandas más atrasados.

En cuanto llegara a situarse por encima de uno de ellos, Daigo juntó sus manos en una palmada para atacar al panda desde arriba.

—¡Fūton: Reppūshō!

Un potente vendaval se formaría frente al peliverde para arremeter contra el oso. No sabía si aquello lo dañaría lo suficiente para que cesara con su ataque, pero tenía la esperanza de que al menos lo retrasaría.

Aún así, el chico no contaba con un plan de aterrizaje...

¤ Fūton: Soyokaze no Jutsu
¤ Elemento Viento: Técnica de la Brisa Ligera
- Tipo: Apoyo
- Rango: D
- Requisitos: Fūton 20
- Gastos: 12 CK
- Daños: -
- Efectos adicionales: Desvía el rumbo en medio del aire
- Sellos: Carnero (una mano)
- Velocidad: Rápida
- Alcance y dimensiones:
  • Desvía al usuario 3 metros de su rumbo en mitad de un salto o una caída, en línea recta.
  • (Fūton 80) El usuario puede desplazarse parabólicamente.
Escupiendo un fino pero concentrado chorro de aire desde su boca, el usuario es capaz de cambiar la dirección de caída o aterrizaje de un salto en medio del aire a alta velocidad durante distancias cortas. Esto le permite amortiguar caídas o incluso esquivar ataques en pleno vuelo. Esta técnica puede utilizarse sobre el suelo para disipar bombas de humo o nubes de polvo.

¤ Fūton: Reppūshō
¤ Elemento Viento: Palma del Vendaval
- Tipo: Ofensivo
- Rango: C
- Requisitos: Fūton 25
- Gastos: 30 CK
- Daños: 50 PV
- Efectos adicionales: -
- Sellos: Palmada
- Velocidad: Muy rápida
- Alcance y dimensiones: El vendaval abarca 1'5 metros de ancho y avanza un metro antes de disiparse
Una técnica simple pero eficaz en la que el usuario da una palmada y comprime chakra de viento a su alrededor, creando un poderoso vendaval que lanza a su oponente casi instantáneamente enseñándole las palmas de las manos. Esta técnica puede utilizarse cuerpo a cuerpo para dañar un oponente a cortas distancias, pero junto con el vendaval el usuario puede, además, lanzar hasta tres armas arrojadizas de cualquier tipo, que viajarán a tres veces su velocidad normal durante 10 metros.
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#48
El cazador no contestó a Juro, o más bien, estaba demasiado asombrado de lo que sus ojos veían como para siquiera escuchar al muchacho. Daigo no solo había aparecido en escena sino que sin avisar a nadie ni pedir ningún tipo de consejo de sus superiores metafóricos se había lanzado a por uno de los pandas que se habían detenido un momento para dejar pasar al grande.

El animal fue aplastado contra el suelo por una suerte de ninjutsu de aire y su chillido de dolor ensordeció a varios de sus compañeros, incluso el mayor de ellos se giró para comprobar qué acababa de pasar. Desafortunadamente para Daigo, el oso se puso a dos patas, percibiéndolo como una amenaza.

Aún estando en el aire, sin darle tiempo ni a pensar, recibió un golpe de pata tremendo, que lo lanzó al lado opuesto a Juro y Jin y le hizo rodar un par de veces una vez hizo contacto con el suelo. Jin le pasó un brazo por delante al shinobi, indicándole que no se moviese. Después de un par de tensos segundos, el oso rugió y se giró de nuevo a su comida, ignorando todo lo demás.

Hay que matarlos antes de que acaben de comer.

Fue seco y directo. Señaló al pobre animal que Daigo había aplanado contra el suelo, ahora se intentaba arrastrar hasta donde estaban los muebles de bambú, entre sollozos y quejidos.

Y a ese hay que rematarlo, que vaya chapuza.

-30 PV para Daigo por manotazo poderoso al estilo panda.
Responder
#49
Juro había deseado que su compañero — y también, su subordinado, ya puestos — estuviese bien. Lo que no hubiese esperado es que fuese a ser tan alocado.

Daigo se lanzó, y por medio de ninjutsus de viento, se mantuvo en el aire y utilizó una técnica para golpear a uno de los osos más rezagados. El oso fue herido completamente, y con su chillido, llamó la atención de todos. Por unos momentos, Juro temió que todos fuesen a destripar a un herido Daigo.

« ¡Tengo que...! »

Juro habría saltado, y probablemente, les habría condenado a todos, sino fuera por las indicaciones de Jin. El cazador extendió el brazo, impidiendo que se moviese. Durante unos tensos segundos, Juro trató de luchar consigo mismo para no hacer nada. Después, finalmente, el oso volvió a centrarse en la comida.

Hay que matarlos antes de que acaben de comer — Después, señaló al oso que había sido herido por Daigo, que resollaba. Se notaba que su sola existencia le estaba provocando sufrimiento —. Y a ese hay que rematarlo, que vaya chapuza.

Juro suspiró, tratando de ver cómo estaba Daigo, al otro lado.

— Entonces tenemos que apresurarnos. Son muchos más de los que esperaba — se lamentó Juro. Quizá con sus dos marionetas a la vez podía hacer algo, pero no sabía si podría con todos —. Tengo un par de venenos. Son toxinas hechas para atacar personas, que provocarían picos, parálisis y malestar. Eso podría darnos tiempo, aunque desconozco si el efecto en el oso será el mismo. Se los lanzo y atacamos con todo.

Juro se lamentó de que Daigo no estuviese ahí para escucharle. Si asomaba la cabeza, le haría un gesto con la mano desnuda, para que esperase a su señal.

— ¿Lo hago?

Si la respuesta esa si, Juro no perdería tiempo. Se acercaría hasta tener un buen angulo de tiro, agazapado para que no lo observasen, y lanzaría los tres frascos. Cada uno caería a un lado de la antigua fogata donde había muebles, para tratar de alcanzar a todos los osos por igual, y provocarían diversos gases de colores.



[b]
Estado de Juro

PV:

180/180


CK:

170/170




Inventario:
¤ Hitai-ate [Atada al cuello]
¤ Portaobjetos básico [5/10]
  • Picadura de mosquito
  • Mordisco de serpiente
  • Veneno común
  • Makimono
  • Makimono
¤ Marioneta Básica [Atada en la cintura]
  • Cuchillas Acoplables X 2 [2/2 ranuras acoplables para cuchilla]
  • Bola de Fuego Marionetista [3/3 espacios lanzadores palma de la mano]
  • Bola de Humo Marionetista [1/1 lanzador en la boca]
  • Escudo Retráctil [20/20 PV] [espacio único pecho]


¤ Mordisco de serpiente[/b]
- Tipo: Veneno
- Tamaño: Pequeño
- Requisitos: Iryo-Nin o Marionetista
- Precio: 2500 ryos
- Uso: Parálisis en la zona afectada durante 3 turnos.
Veneno líquido que se fabrica mezclando los venenos de distintas serpientes y que da como resultado una poderosa neurotoxina que paraliza las partes del cuerpo afectadas.

¤ Picadura de mosquito
- Tipo: Veneno
- Tamaño: Pequeño
- Requisitos: Iryo-Nin o Marionetista
- Precio: 1500 ryos
- Uso: Incontrolable picor durante tres turnos.
Este líquido rojizo, preparado a partir de una mezcla de pólenes y hierbas, ocasiona un intenso picor e hinchazón en la piel de la víctima durante tres turnos al entrar en contacto con ella.

¤ Veneno común
- Tipo: Veneno
- Tamaño: Pequeño
- Requisito: Iryo-Nin o Marionetista
- Precio: 400 ryos
- Uso: 3 PV/turno durante 6 turnos
Existen pequeños tubos de veneno común, estos están en forma líquida pero al estallar pueden producir un gas que al ser inhalado provoca los mismo efectos que un corte con una espada envenenada.


Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
#50
Una enorme corriente de adrenalina recorrió el cuerpo del genin en cuanto su técnica impactó en el oso. ¡Lo había conseguido! Ahora que consiguió retrasar a uno de los osos sus compañeros estarían más seguros... ¿no?

Antes de que Daigo llegara a darse cuenta del resultado de sus acciones fue impactado por la pata el oso más grande, que lo hizo salir despedido un par de metros antes de caer al suelo y rodar un par de veces antes de detenerse.

Se intentó levantar con dificultad mientras sostenía su costado, adolorido. No se veía con las fuerzas ni el coraje para pelear con un oso frente a frente de ninguna manera. Simplemente no podía, pero tenía que hacerlo.

Por suerte y para la sorpresa del peliverde aquella pelea nunca vino, pues el oso simplemente lo ignoró y continuó con su camino.

—¿Por qué?... —se preguntó en voz baja, entonces comprendió que lo que había hecho era un error.

Por supuesto que Juro y Jin jamás estuvieron en un peligro tan directo como el peliverde pensó en un principio. Al fin y al cabo dañar a la gente nunca fue el objetivo principal de los pandas, eso no era más que un efecto colateral. Su objetivo siempre había sido el bambú.

Entonces Daigo miró a su alrededor y comprendió dos cosas importantes.

La primera es que un shinobi no debería actuar por su cuenta de esa manera si no queria poner en peligro la misión y su vida. Aquello fue fácil de comprender, pero la segunda...

"Oh no..." Se llevó una mano a la boca al oso agonizar.

...La segunda era que el Ninjutsu era un arma muy, muy peligrosa que no debía ser usada a la ligera.

El chico se quedó callado mientras observaba las palmas de sus manos. Puede que su inexperiencia le haya jugado una mala pasada, pero fue él quien disparó.
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#51
— Entonces tenemos que apresurarnos. Son muchos más de los que esperaba

En eso coincido.

Tengo un par de venenos. Son toxinas hechas para atacar personas, que provocarían picos, parálisis y malestar. Eso podría darnos tiempo, aunque desconozco si el efecto en el oso será el mismo. Se los lanzo y atacamos con todo.

Jin se quedó como se había quedado, no sabía qué esperaba Juro de él. ¿Una respuesta? Pero si él era un escultor convertido a cazador a traición, ¿qué iba a saber él de venenos?

— ¿Lo hago?

Mientras después te asegures de que estén muertos, haz lo que quieras. ¡Pero date prisa!

Despues de eso, el hombre se adentró en el recién inaugurado campo de batalla en dirección al panda paraplejico para rematarlo. Sacó un cuchillo bastante rudimentario y se lo clavó en la garganta, tras unos sonidos de ahogo el animal dio su ultimo aliento antes de quedarse inerte.

Quedaban tres pandas pequeños y el grande, los pequeños se arremolinaban alrededor del montón de bambú e intentaban coger trozos pequeños sin que el grande se sintiera ofendido y decidiese reventarlos. El grande comía y comía sin parar. A ese ritmo no les quedaba mucho tiempo. El hombre le hizo una señal de Juro de que empezase a moverse mientras se ponía tras uno de los pandas aprovechando que éste estaba pendiente de su comida.

Había ignorado a Daigo porque no tenían tiempo para ayudarle a salir de su trauma, o se espabilaba solito o Juro tendría que hacer algo.

Responder
#52
« Bien Juro, hora de brillar » — pensó el chico, con ironía.

A pesar de la supuesta experiencia que tenía Jin con los osos, no sabía mucho de venenos. Podría funcionar o no. Juro tendría que arriesgarse. Jin, por su parte, se arrastró hasta el oso moribundo, y con un cuchillo, puso fin a su vida. Uno menos, supuso. Quedaban tres pequeños y el grande. Daigo se mantuvo quieto, aunque Juro no pudo ver que hacía. Esperó que no estuviese herido. Si tuviera tiempo, podría ir a por él.

Pero claro. El problema era precisamente que no tenía.

Juro salió agazapado de los arbustos, sin querer llamar la atención de ninguno.

« Ahora o nunca »

Juro entrelazó sus manos en una secuencia de sellos. Como un francotirador, acechando a su presa, cogió aire y escupió una bala de aire comprimido. Esta fue en dirección a uno de los tres osos pequeños que estaban comiendo tranquilamente. Juro estuvo pendiente del cazador, y eso fue lo que evitó que hiciese una técnica a gran escala. No quería dañarle de ninguna forma.

Acto seguido, y consciente de que había revelado su posición, agarró dos de los frascos de veneno que tenía en su portaobjetos y lo lanzó: uno en dirección al oso grande, que explotó en una nube amarillenta, y otro, en dirección a los muebles, de dónde comía los osos pequeños, explotando en una nube rojiza.

« Por favor, que sea bastante »


Estado de Juro

PV:

180/180


CK:

134/170

-
36


Inventario:
¤ Hitai-ate [Atada al cuello]
¤ Portaobjetos básico [5/10]
  • Picadura de mosquito
  • Mordisco de serpiente
  • Veneno común
  • Makimono
  • Makimono
¤ Marioneta Básica [Atada en la cintura]
  • Cuchillas Acoplables X 2 [2/2 ranuras acoplables para cuchilla]
  • Bola de Fuego Marionetista [3/3 espacios lanzadores palma de la mano]
  • Bola de Humo Marionetista [1/1 lanzador en la boca]
  • Escudo Retráctil [20/20 PV] [espacio único pecho]


¤ Mordisco de serpiente
- Tipo: Veneno
- Tamaño: Pequeño
- Requisitos: Iryo-Nin o Marionetista
- Precio: 2500 ryos
- Uso: Parálisis en la zona afectada durante 3 turnos.
Veneno líquido que se fabrica mezclando los venenos de distintas serpientes y que da como resultado una poderosa neurotoxina que paraliza las partes del cuerpo afectadas.

¤ Picadura de mosquito
- Tipo: Veneno
- Tamaño: Pequeño
- Requisitos: Iryo-Nin o Marionetista
- Precio: 1500 ryos
- Uso: Incontrolable picor durante tres turnos.
Este líquido rojizo, preparado a partir de una mezcla de pólenes y hierbas, ocasiona un intenso picor e hinchazón en la piel de la víctima durante tres turnos al entrar en contacto con ella.

¤ Fūton: Renkūdan
¤ Elemento Viento: Bala de Aire Perforador
- Tipo: Ofensivo
- Rango: B
- Requisitos: Fūton 30
- Gastos: 36 CK
- Daños: 60 PV
- Efectos adicionales: (Fūton 80) El proyectil puede lanzarse de forma parabólica.
- Sellos: Carnero → Liebre → Carnero
- Velocidad: Rápida
- Alcance y dimensiones: La esfera mide 80cm de diámetro, y recorrerá 15 metros antes de desestabilizarse y estallar
Para lanzar esta técnica, el usuario respirará primero profundamente, tras lo que incrementará de forma intensa la presión del aire que respiró dentro de su estómago. A continuación, lo lanza de forma súbita en forma de esfera de aire comprimido y visible a través de la boca. Gracias al chakra mezclado con el aire comprimido, la esfera explota al alcanzar a su objetivo, además de desviar cualquier tipo de arma que le es lanzada. Es posible disparar varias seguidas, aunque el gasto de chakra puede agotar al ejecutor.


Daños causados: 60 PV a uno de los tres osos pequeños. Parálisis dónde alcance al oso grande (si es que le afecta), y picores incontrolables a oso pequeño (si es que les afecta)

Daños recibidos:


http://sketchtoy.com/68643198

Reutilice el mapa para que se entienda xD. Primero tiraría la técnica y luego lanza los dos frascos, primero el amarillo y luego el rojo. Y eso.

Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
#53
Todo el mundo se empezó a mover rápidamente mientras Daigo se lamentaba por lo que había hecho. Tanto Jin como su capitán ya habían empezado a moverse.

El cazador no tardó en sacar un cuchillo para acercarse al panda que había sido herido por Daigo y acabar con su vida. Luego de unos quejidos ahogados por el filo del arma de Jin.

Al acabar, Jin no perdió más tiempo y empezó a acercarse a los osos para hacer lo mismo con ellos. Juro, por su parte, salió con mucho cuidado de su escondite con una intención similar.

"Si me quedo sin hacer nada van a acabar la misión sin mí"

El chico respiró profundamente mientras intentaba retomar el control de sus sentimientos. Si quería ser útil en esta misión tenía que aprender de sus errores y demostrar que tenía la voluntad suficiente para superar aquel pequeño trasipié.

"Necesitaré utilizar el Ninjutsu de manera mucho más precisa si quiero conseguir que no sufra."

Entonces, una vez Juro había lanzado sus venenos, Daigo se acercó un par de metros mientras para apuntar mejor mientras ejecutaba una serie de sellos.

—¡Fūton: Renkūdan!

Pronto, una esfera de aire comprimido similar a la de Juro -pero menos poderosa- saldría disparada buscando a otro de los osos más pequeños.

Tan solo esperaba que aquello fuera suficiente para darle una muerte rápida al oso. No deseaba que aquello se alargase mucho más.


Vida

150/150

0


Chakra

72/120

-32
+20
-36



Inventario:
  • Hitai-ate (Frente)

¤ Fūton: Renkūdan
¤ Elemento Viento: Bala de Aire Perforador
- Tipo: Ofensivo
- Rango: B
- Requisitos: Fūton 30
- Gastos: 36 CK
- Daños: 60 PV
- Efectos adicionales: (Fūton 80) El proyectil puede lanzarse de forma parabólica.
- Sellos: Carnero → Liebre → Carnero
- Velocidad: Rápida
- Alcance y dimensiones: La esfera mide 80cm de diámetro, y recorrerá 15 metros antes de desestabilizarse y estallar
Para lanzar esta técnica, el usuario respirará primero profundamente, tras lo que incrementará de forma intensa la presión del aire que respiró dentro de su estómago. A continuación, lo lanza de forma súbita en forma de esfera de aire comprimido y visible a través de la boca. Gracias al chakra mezclado con el aire comprimido, la esfera explota al alcanzar a su objetivo, además de desviar cualquier tipo de arma que le es lanzada. Es posible disparar varias seguidas, aunque el gasto de chakra puede agotar al ejecutor.

60 PV a uno de los osos pequeños.

—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#54
Jin, en su infinita sabiduría y viendo que los shinobis no tenían necesidad alguna de acercarse, decidió esperarse a rematar a los osos en vez de meterse en medio y arriesgarse a recibir una bala perdida. Esa idea le pareció especialmente buena al recordar que Juro le había dicho que iba a usar todo tipo de venenos.

Tras una breve serie de sellos, una bala de aire comprimido voló hasta el oso más próximo a Juro. La zona donde impactó, se hundió con un sonido de crujir típico de huesos siendo convertidos en polvo. Unos segundos después, el animal volvió a acercarse a su comida cojeando y soltando gemidos de dolor para seguir comiendo.

El marionetista hizo lo prometido y empezó tirando todo tipo de sustancias ilícitas a los animales. Un frasco se rompió cerca del oso pequeño de en medio, al principio, el oso lo ignoró por completo, pero poco después empezó a dar síntomas y a rascarse como si no hubiera un mañana. Por suerte, no tardó en detenerse cuando el oso mayor apartó de un manotazo lo que, gracias a un reflejo de luz solar en el frasco, reconoció con el rabillo del ojo como una amenaza. Ese frasco, inicialmente lanzado al oso más grande, acabó por reventarle en la cara al oso que ya estaba sufriendo las picaduras del primero.

Así, ambos venenos acabaron en el mismo oso, que se quedó paralizado con pequeños arañazos allí donde le alcanzaban las garras. Cayó al suelo incapaz de mantenerse en pie y, al parecer, luchaba por respirar ya que la parálisis empezaba a llegarle a las zonas más delicadas de su peludo cuerpo.

Esta vez fue Daigo quien entró en acción repitiendo la técnica de Juro, esta vez en el oso que había quedado libre de ataques por parte del primer shinobi. Éste al recibir el tremendo golpe de la técnica, cayó al suelo y no se volvió a levantar. Jin se acercó a él para rematarlo agilmente antes de que se recuperase del impacto.

Sin embargo, todos habían obviado al oso grande. Quien acababa de comer y acababa de darse cuenta de que parte de su comida le había sido substraída. Rugió, haciendo que todos recordasen quien mandaba en esos lares, y se acercó al oso paralizado, lo apartó de un manotazo tirandoselo encima a Jin y se zampó su comida de un bocado.

El oso que había herido Juro sintió de nuevo el impulso extraño de intentar sobrevivir e intentó huir cojeando, cosa que pareció enfurecer aún más al jefe oso. Le dio un buen pisotón, provocando múltiples sonidos de huesos rotos, y después lo lanzó sobre Juro igual que había hecho con Jin.

Todo eso fue en apenas unos segundos, después volvió a donde había estado la comida para olfatear si se había dejado algo.

Jin había tenido suerte de tener al otro panda muerto justo al lado, ya que éste amortiguó el golpe del panda que le habían tirado encima, sin embargo, sus piernas estaban atrapadas entre pandas. Juro no había tenido tanta suerte, el panda le aplastaba todo el cuerpo, necesitaría un buen rato para recuperarse y quitárselo de encima.

20 PV por panda arrojadizo y un turno para quitártelo de encima.
Responder
#55
El jutsu de Juro fue directo e hirió a uno de los osos, dandole en sus patas.

« ¡Bien! »

Sin embargo, no hubo mucho tiempo de celebraciones, puesto que ese mismo oso no pareció herido de muerte. Es más, volvía a comer tan tranquilamente.

Sus venenos tampoco surtieron el efecto esperado. Uno de ellos afectó al oso pequeño — y sí, Juro comprobó que también funcionaban con animales —, pero el oso grande intervino y dificultó el trabajo. Daigo se espabiló y utilizó su misma técnica, hiriendo a otro en el proceso. Jin entonces salió y lo remató, acabando con otro.

Al final, todo terminó con que el oso grande le lanzó el oso pequeño a Jin y lo atrapó.

« ¿A-Acaba de lanzarlo...? »

Juro se quedó paralizando, observando a aquella enorme criatura. Después, esta se acercó al oso que Juro había herido. Entonces, el oso grande empezó a matarlo violentamente: crujidos, huesos rotos. Después, lo cogió y se lo arrojó al pobre chico, quién estaba debatiendose entre vomitar o mantener la compostura.

— ¡Ah!— Juro no pudo evitar gritar, al ver como aquella cosa se le caía encima. Ni su entrenamiento ninja ni su velocidad pudieron salvarle de algo tan improvisto como un enorme oso lanzando osos pequeños como proyectiles.

Juro cayó al suelo. Una enorme mole de carne muerta le aprisionaba. La piel le asfixiaba y olía horriblemente mal. Para colmo, era mucho más que él y tenía que hacer esfuerzos por evitar ser aplastado.

— Mierda... estoy atrapado — murmuró, consciente de que igual Daigo ni le escuchase —. ¡Necesito tiempo!

Era la única orden que le había dado a Daigo, y ni si quiera era una orden. Pero era consciente de que Daigo no podía cruzar el claro para ayudarle, y Jin tenía sus problemas. A pesar de cómo se encontraba, tenía que salir de ahí de por sí. El Oso no tenía intención de matarlos aún, por lo que tenía que darse prisa.

Antes de que se quedara sin comida.

Juro hizo acoplo de todas sus fuerzas y de su dolorido cuerpo y empezó a empujar el cadaver del oso, tratando de quitarselo de encima.



Estado de Juro

PV:

160/180

-
20

CK:

154/170

+
20


Atrapado bajo el oso durante 1 turno

Inventario:
¤ Hitai-ate [Atada al cuello]
¤ Portaobjetos básico [5/10]
  • Picadura de mosquito
  • Mordisco de serpiente
  • Veneno común
  • Makimono
  • Makimono
¤ Marioneta Básica [Atada en la cintura]
  • Cuchillas Acoplables X 2 [2/2 ranuras acoplables para cuchilla]
  • Bola de Fuego Marionetista [3/3 espacios lanzadores palma de la mano]
  • Bola de Humo Marionetista [1/1 lanzador en la boca]
  • Escudo Retráctil [20/20 PV] [espacio único pecho]


Daños causados:

Daños recibidos: 20 PV golpe oso

Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
#56
Daigo se estremeció un poco al escuchar el impacto de la técnica de Juro sobre las patas de los osos. Aquel sonido no era nada placentero, pues el peliverde sabía que significaba "dolor".

"¡No te levantes!" Deseó con todas sus fuerzas que el animal no se levantase para que Jin pudiera rematarlo rápidamente.

Pero los pensamientos de Daigo no llegaron al oso, quien se levantó con dificultad y se volvió a acercar a su comida mientras uno de sus compañeros recibía un bombardeo de venenos de parte de Juro.

Luego de una corta serie de sellos, una bala de aire había salido disparada de la boca de Daigo.

"¡Por favor, perdóname!"

—¡Fūton: Renkūdan!

La bala impactó de lleno en uno de los osos, tirándolo y dándole tiempo al cazador de rematarlo con su arma. Daigo no pudo evitar apartar un poco la mirada.

A partir de ese preciso momento todo se convirtió en un desastre.

El panda más grande, luego de un potente rugido, atacó al panda que había sido inmovilizado lanzándolo contra Jin. Por su parte, el único otro oso que quedaba con vida intentó escapar sin mucho éxito, pues su jefe no tuvo remordimiento alguno al matarlo de un potente pisotón y lanzarlo contra Juro.

Todo el cuerpo de Daigo se tensó en una mezcla de ira y terror al presenciar la escena. Sus puños se cerraron mientras apretaba los dientes para controlarse. No podía simplemente saltar y atacar al oso si quería que todos salieran de esta.

"Maldito..."

Entonces, cuando la mente del genin ya estaba casi del todo nublada y estaba dispuesto a atacar con tal de proteger a sus compañeros, pudo escuchar la voz de su líder.

—¡Necesito tiempo!

Daigo asintió, no tenía claro si Juro podía verlo o no, pero en ese momento estaba concentrado con un solo objetivo en mente.

—¡Eh, tú! —Gritó mientras recogía una piedra para lanzarla contra el oso—, ¡por aquí, ven a por mí!

Con las piernas algo temblorosas, pero con la fuerte convicción de ayudar a sus compañeros, Daigo empezó a lanzar piedras, tierra y todo lo que estuviera a su alcance para llamar la atención del animal y conseguir el tiempo prometido.

"¡Dense prisa, por favor!"


Vida

120/150

0


Chakra

82/120

+10


Inventario:
  • Hitai-ate (Frente)


-


Se me olvidó restarme el manotazo del panda, me he bajado la vida ahora e.e
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#57
Los tres osos pequeños estaban más que fuera de combate, estaban ya con el Dios Panda comiendo bambú sagrado en el reino de los cielos. Sin embargo, el oso grande estaba vivo, más vivo que nunca, en pleno acceso de ira.

Volvió a rugir para girarse a encarar a Daigo, que parecía dispuesto a ser la primera victima del animal. Ignoró a Juro, que trabajaba arduamente por quitarse el cadáver peludo y sangriento de encima, e ignoró a Jin, que no se atrevía a poner demasiado ímpetu en quitarse al oso de encima por miedo a llamar la atención del mayor.

El panda clavó sus ojos inyectados en sangre en el shinobi, evaluándolo. Tras unos segundos, Daigo se daría cuenta de que no le estaba mirando a él, estaba mirando por encima de su hombre, detrás suyo. Ni Juro ni Jin estaban mirando así que era imposible que le advirtieran del enorme peligro que corría.

Al menos esta vez no salió volando ni rodó, aunque tal vez lo hubiera preferido. Sintió una fuerza arrolladora que le tiró al suelo de cara y después, inevitablemente, el mismo ser que lo había arrollado, lo atropelló.

Una panda se lanzó sobre el panda grande. Ambos podían llegar sin problema a los tres metros si se ponían erguidos, sin embargo, la panda recién llegada se había tirado encima del otro panda y ahora ambos estaban en el suelo en una pelea un tanto deplorable. A pesar de tener las ansias de aniquilarse, no tenían la ferocidad ni las herramientas que pudieran tener unos verdaderos depredadores.

Poco le importaba eso a Jin, que ahora luchaba desesperadamente por salir de donde estaba, que era justo al lado de la pareja de pandas gigantes intentando destruirse. Consiguió sacar una pierna, pero la otra no parecía ceder.

30 PV por empujon y atropello. Todo incluido en los 30 PV.
Responder
#58
No mencionaste si me libero o no en el anterior post, pero como dijiste que tardaría 1 turno, supuse que en este ya me liberaba. Corrígeme si me equivoco y lo edito.

Juro no supo si Daigo le había escuchado — afortunadamente, así fue —, pero supo que tenía que darse prisa. El oso no mostraba deseos de atacarles por el momento, solo de comer. Mientras no se le acabase la comida, estarían bien. Tenía que liberarse y ayudar a Jin para poder enfrentar a la bestia.

Pero si se quedaba sin comida antes de tiempo...

« Vamos. Vamos. VAMOS » — Con el último empujón, Juro consiguió liberarse del cadaver.

El cuerpo del oso pequeño — bastante grande para el chico, cabe decir — cayó, rodando. Juro estaba dolorido y manchado de su sangre, pero libre por fin.

Cuando se levantó, vio el caos que se había formado. Otro enorme oso — esta vez parecía ser hembra — se había alzado para enfrentar al oso macho. ¿Sería ella el oso que tenían que eliminar? ¿No era el otro? ¿Cuántas de esas criaturas había en aquel lugar?

« ¿Y por qué se están peleando? » — pensó, sin comprender al actitud de los animales.

Buscó con la mirada a su compañero.

— ¡Daigo! — exclamó, con preocupación. Había recibido demasiados golpes que podrían haber sido mortales. Era una suerte que siguiesen vivos los dos. Jin estaba tratando de zafarse del cadáver de la criatura —. ¡Sal de ahí! ¡Tenemos que sacar a Jin, pero no te acerques a ellos!

Juro pensó que si alguno de los dos se atrevía a acercarse a ambos, sería destrozado. Claro, podían tratar de atacarles con algun jutsu a gran escala. Pero entonces, la vida del cazador correría peligro.

Juro corrió, aprovechando que los pandas estarían muy ocupados entre ellos. Rodeó la escena, y trató de aproximarse a donde estaba Jin, sin llegar a acercarse a su lado, a cinco metros de distancia. Entonces, alzó sus dedos y un hilo de chakra azulado voló hacia lo que aprisionaba al pobre cazador, conectándose al cuerpo del cadáver.

— ¡Voy a tirar! ¡intenta sacarla! — exclamó. Miró a los pandas pelear, y se apresuró. Si uno de ellos por accidente caía sobre el hilo, la técnica se iría a la mierda.

Si todo iba bien, Juro empujaría su hilo. El tirón sería desde el lado opuesto de Jin. Aunque no lograse mover el robusto cadáver, podría facilitar el que el cazador, haciendo esfuerzos en dirección contraria, la pudiera sacar.



Estado de Juro

PV:

160/180


CK:

139/170

-
15


Inventario:
¤ Hitai-ate [Atada al cuello]
¤ Portaobjetos básico [5/10]
  • Picadura de mosquito
  • Mordisco de serpiente
  • Veneno común
  • Makimono
  • Makimono
¤ Marioneta Básica [Atada en la cintura]
  • Cuchillas Acoplables X 2 [2/2 ranuras acoplables para cuchilla]
  • Bola de Fuego Marionetista [3/3 espacios lanzadores palma de la mano]
  • Bola de Humo Marionetista [1/1 lanzador en la boca]
  • Escudo Retráctil [20/20 PV] [espacio único pecho]

¤ Chakura no Ito
¤ Hilos de Chakra
- Tipo: Apoyo
- Rango: C
- Requisitos: Marionetista 20
- Gastos: 11 CK por conexión
- Daños: -
- Efectos adicionales: Permite mover objetos, articulaciones o incluso una persona entera
- Sellos: Ninguno
- Velocidad: Moderada
- Alcance y dimensiones: Cuerpo a cuerpo (clavar los hilos), 15 metros de longitud
Técnica que se utiliza generalmente por los miembros de esta brigada para enseñar a sus alumnos a controlar sus marionetas en la batalla. Cuando un alumno adquiere suficiente experiencia es capaz de usar los hilos para más cosas que manejar marionetas básicas. Dado que estos hilos están constituidos a partir de chakra muy concentrado, son visibles para el ojo común. Esto permite desde arrastrar objetos hacia ellos con los hilos, así como empujarlos.

Alterador (Hikō no ito): Con una mayor habilidad, el usuario ha aprendido a concentrar mejor el chakra y potenciar sus hilos. De esta manera, no necesita estar en contacto con el objeto en cuestión para clavarlos, sino que puede “dispararlos” desde la punta de sus dedos, por un coste de chakra adicional (4 CK). El usuario es capaz de utilizar la técnica a distancia, en un rango de 5 metros, aunque una vez conectada, puede extenderla hasta 15. Aun así, estos hilos a distancia únicamente son capaces de mover objetos, siendo incapaces de enfrentarse a personas o articulaciones.


Daños causados:

Daños recibidos: —-

Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
#59
El peliverde continuaba lanzando todo lo que tenía a su alcance para provocar al enorme panda, deseando con todas sus fuerzas que ignorara a sus compañeros y lo encarara a él.

Daigo cerró sus puños con fuerza a la altura del mentón mientras reculaba un par de pasos. El animal finalmente se había dado la vuelta y rugió más amenazador que nunca.

El boxeador y el oso se observaron durante unos pocos segundos que parecieron interminables.

"¿Qué debería hacer ahora? No puedo pelear con él y seguro corre más rápido que yo, ¡pero tengo que distraerlo de alguna manera!"

Pero antes de que pudiera tomar una decisión conscientemente, Daigo pudo sentir como algo lo golpeaba por la espalda y posteriormente lo atropellaba echándolo a un lado.

—¡Daigo! —exclamó Juro, pero a los oídos del peliverde no llegó nada más que un sonido distorsionado mientras se recuperaba del golpe.

—¿Juro?

—¡Sal de ahí! ¡Tenemos que sacar a Jin, pero no te acerques a ellos!

Esta vez Daigo pudo entender a medias lo que decía su capitán: tenían que sacar a Jin de allí y eso fue todo lo que llegó a entender en aquella situación.

—¡Aguanta, voy para allá.

Se puso de pie y agitó un par de veces la cabeza para recuperar la concentración antes de empezar a correr hacia Jin, intentando flanquear a los pandas.

El chico se apresuró lo más rápido posible en llegar a su compañero mientras este todavía tiraba del cuerpo del oso.

—¡Ya estoy aquí!

Apenas avisó de su llegada, se posicionó tras Jin y lo abrazó con fuerza por debajo de sus brazos para tirar de él en dirección opuesta a Juro.


Vida

90/150

-30


Chakra

102/120

+20


Inventario:
  • Hitai-ate (Frente)


-

—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
#60
¡Joder! Yo no debería estar aquí, soy carpintero, joder.

Intercalaba los lamentos y las maldiciones con echar una mirada a la pelea de pandas e intentar sacarse de encima el oso muerto. De momento parecía que el macho llevaba ventaja. Juro y Daigo se apresuraron a ayudarle a apartar el cadáver. Justo cuando ya estaba libre, los pandas empezaron a alocarse aún más.

El panda macho, en un brote de adrenalina, se lanzó a por su rival y la agarró con sus dos patas delanteras y la lanzó por los aires. El vuelo no duró mucho, lo suficiente para alcanzar la aldea, donde hasta hace unos instantes, algunos aldeanos se agrupaban a mirar pensando que estaban a una distancia prudencial. Grave error.

La panda aterrizó sobre el tejado de una casa, durante un segundo pareció que la estructura había aguantado el impacto y justo después se vino abajo. La gente entró en pánico. Entre los chillidos y la carrera por alejarse de allí era imposible saber si había alguien atrapado.

Ambos animales parecían estar perfectamente, como si todo el rato que habían estado peleándose no hubieran acertado ni un solo golpe. Daba la impresión de que la aldea duraría menos que su pelea.

Jin, que había estado observando la impactante escena atónito, abrió la boca lentamente para hablar con un tono bajo y preocupado.

No tengo ni la más mínima idea de donde cojones ha salido ese otro panda. ¿Es que esto no va acabar nunca? Y ahora son dos, joder.
Responder